Anoche vi “Garden City”, una comedia romántica del año 2000. Cuando veo películas, muchas veces me hago preguntas, cosas que se me cruzan por la cabeza. Esta vez me fijé en lo siguiente: ¿por qué los estadounidenses no pueden ponerse de acuerdo sobre la manera de saludarse? Un beso, un abrazo, un apretón de manos. Vean una película norteamericana y notarán todas estas combinaciones.

No tengo la respuesta, pero sí una reflexión.

Acordar en una forma de saludarse parece ser un problema de los estadounidenses exclusivamente. En cualquier otra sociedad, la gente sabe como saludarse. En España es un apretón de manos entre hombres y dos besos entre distintos sexos y las mujeres entre si. En Argentina es un beso en la mejilla derecha. En Suiza tres besos. ¿Y en Estados Unidos? Miren una película y se darán cuenta. En “Garden City” se besaban en la boca, en la mejilla, se abrazaban, movían la cabeza, las manos…

¿Por qué pasa esto? Tengo una teoría.

Si alguien fuera a un restaurante en Los Ángeles, Nueva York o Chicago y preguntase qué tipo de relación une a los comensales de una misma mesa, probablemente descubriría que —a diferencia de lo que ocurriría en París, Tokio o Madrid— muchos de ellos apenas se conocerían.

Mientras que otras culturas construyen sólidas amistades entre grupos pequeños, los estadounidenses “coleccionan gente”, frecuentan mucha gente a la que no conocen demasiado (el famoso Rolodex americano, ahora reemplazado por contactos en Outlook). Los estadounidenses ven la calidad de las amistades en su cantidad. Pero la desventaja es que resignan intimidad.

Por lo general, dedican más tiempo a gente que conocen menos y menos tiempo a quienes más conocen. Es por esto que creo que desarrollaron una variedad de formas de saludarse, que varía con la cercanía que sientan con una o otra persona.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Hernán L. Romay en mayo 8, 2005  · 

Una razón para tal confusión puede que radique también en la carencia, en la lengua inglesa, de pronombres personales de segunda persona que permitan diferenciar el trato entre personas de diferentes sexos, edades, jeraquía, etc. En castellano tenemos por lo menos 5 segundas personas (tu, vos, usted, ustedes, vosotros) las cuales determinan un trato específico y, por consecuencia, el tipo de saludo pertinente a cada una de ellas.

3,0 rating

gastòn en junio 12, 2006  · 

Coincido con usted, señor Varsavsky. Pero yo me pregunto, porquè algunos franceses se saludan con un beso en la boca o porquè los rusos hacen lo mismo, solo que con tres besos?.
Le agradezco si puede respondernme.

3,0 rating

ana en noviembre 14, 2007  · 

Si los norteamericanos son así,el gobierno tendrìa que aplicar política anticíclica para para la inflación amistosa

3,0 rating

Dejar un Comentario