Mi padre, Carlos Manuel Varsavsky, falleció el pimero de marzo de 1983 cuando solo tenía 49 años. Murió en un avión, volando de Nueva York a Buenos Aires. Fué una tragedia. Mi hermana Paula, relata parte de lo terrible que fue ir a buscarlo a Ezeiza, el aeropuerto internacional de Buenos Aires y que le digan que había fallecido. Lo cuenta en su libro “Nadie Alzaba la Voz” que recomiendo leer. Su cadaver fue transportado de vuelta a Estados Unidos y lo enterramos en el cementerio de Cedar Lawn en una ceremonia judía en East Hampton, en el estado de Nueva York. Fue el momento más triste de mi vida. Tenía 22 años.

La muerte temprana de mi padre me dejó bastante marcado. Todos queremos a nuestros padres, cada uno a su manera. La mía era de gran admiración por ese señor “Google antes que Google” que todo lo sabía. Doctorado en astrofísica en la universidad de Harvard pero también apasionado de la historia y la industria. Mi padre era para mi una gran fuente de amor y educación. Era mi Sarmiento (gran educador argentino).

Pero aunque en 1983 ya se sabía algo de lo malo que era el colesterol para el corazón lo que mi padre no tenía claro que su sobrepeso, su mala dieta, su estilo de vida sedentario y de mucho estrés iban a resultar en la tormenta perfecta. Y así fue.

Desde la muerte de mi padre que yo me propuse dos cosas: una era recordar todo lo que había aprendido de el, y eso lo he conseguido y logrado transmitir a mis hijos, pero la segunda y también muy importante es vivir una vida sana.

Fue así que desde 1983 cambié mi dieta argentina (en Argentina las enfermedades cardiovasculares son tristemente muy comunes) y controlé las grasas animales pasándome a la dieta mediterranea/asiática, sin manteca (mantequilla), crema (nata), quesos, huevos, de bajo colesterol. Mis comidas alternan entre la comida española pero sin huevos ni frituras, la italiana del sur y la asiática en general. Salvo en el norte de Europa no tengo problemas en encontrar comida buena para mi. En Francia a veces la paso mal porque con el tiempo perdí la capacidad de digerir los quesos franceses, huevos, comida con mucha mantequilla y en especial comida cocinada con nata. No soy talibán del tema, me puedo comer un postre, un asado alguna vez, pero en general como muy bien y sano.

También me hice chequeos médicos cada dos años desde los 30 que me siguen dando muy bien. El doctor Ben Lewis del Columbia Presbiterian me dice que debo tener los genes de mi madre pero aunque los análisis den muy bien que me cuide. Desde que vine a España me entusiasmé con el ciclismo que además de apasionarme me ayuda a estar en forma. Me recorrí mucho de este país en bicicleta. También en Argentina crucé los Andes dos veces en bici y me fui de Tucuman a Salta.

No fumo y evito los sitios con humo, algo muy fácil afuera de España pero que lamentablemente aún es muy común aquí y lo sufro. Espero que de una vez por todas pasen la ley para que proteja la salud de los que no fumamos. El tema del tabaco es difícil porque a mi no me importa que otros coman muchos grasas pero si me afecta que fumen pura exclusivamente por el humo que me llega a mi. Por lo demás por mi que cada uno haga lo que quiera. Tampoco estoy contra las drogas salvo si estas hacen que el drogadicto pueda poner en peligro a los demás. Solo bebo vino. No me gustan las otras bebidas alcoholicas.

Ahora ¿por qué cuento todo esto hoy? Porque hoy, o exactamente anoche, fue la noche que sobreviví a mi padre. De ahora en más mi vida es más larga que la de el. No fue a propósito pero anoche yo también pasé la noche en un avión volando de Miami a Madrid. Pero dormí bien, de la mano de mi esposa Nina. Con Nina siempre duermo bien 🙂 Además en Madrid me esperaban mis hijos, Isa y Tom, que sabían que hoy era un día especial para mi.

Reconozco estar un poco sentimental. En familia vimos Invictus, la película sobre la vida de Mandela y se me cayeron unas lágrimas en algunos momentos claves de la película. Me pareció emocionante como Mandela logró superar el odio por sus enemigos y los transformó en compatriotas. También me dio pena que el podía ser todo menos padre. Que su relación con su propia familia quedó truncada. Sus hijos resultaron ser los 43 millones de sudáfricanos.

¿Cual es mi plan? Seguir viviendo mi vida tal como la vivo ahora. Disfrutando de mis 4 hijos divinos, de mi hermosa relación con Nina, de mi trabajo, de mis amigos, de mi capacidad de crear empresas y venderlas y tomarme sabáticos cada 5 años (ya me tomé cuatro).

Pero habiendo dicho esto recuerdo nítidamente el último día de la vida de mi padre porque lo pasamos juntos. Ese 28 de febrero de 1983 en el que mi padre me ayudó a completar la solicitud para entrar a hacer un doctorado en epistemología en la universidad de Oxford. Nunca se enteró que me aceptaron. Nunca se enteró que no tenía dinero para ir y me pasé a un MBA en Columbia. Nunca se enteró de que aunque me hice empresario también me hice profesor ocasional en el Instituto de Empresa como homenaje a el. No se enteró de cómo fue el resto de mi vida. Pero como decía mi abuela Ora Waisman, “solo mueren los que son olvidados”. Y en ese sentido, Carlos Manuel Varsavsky está conmigo todos los días.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Agustín Louro en febrero 27, 2010  · 

Vivir y dejar vivir, gracias por el consejo

Emmanuel Frezzotti en febrero 27, 2010  · 

Muy emotivas tus palabras. Se siente el amor que le tienes a tu padre. Y es muy lindo que lo admires como lo haces. Me emociona.

Abrazo!

Rubén Pérez Bachiller en febrero 28, 2010  · 

esa manera de pensar tan fria demuestra un excelente estado y salud mental…. sigue así 🙂

Miguel Cp en febrero 28, 2010  · 

emocionante articulo, muy sincero y muy abierto.
Mi padre tambien es un profesional destacado, que sigue trabajando a sus 87 años. Es un hombre de mucha personalidad, inteligente y dominante, que ha influido muchisimo en todos sus 10 hijos. Su obsesión siempre ha sido que triunfaramos mediante los estudios universitarios. En mi adolescencia tuve mala relacion con él, pero ya hace años que nuestra relacion es muy buena.

Gerardo en febrero 28, 2010  · 

Precioso artículo Martín, precioso artículo.

Raul Moreno en febrero 28, 2010  · 

Muy profundo. Gracias por compartir esta experiencia. Mi abuelo por parte de mi padre tambien murio en un accidente de avion–y se lo mucho que esto le afecto a mi padre. Su madre (mi abuela) murio hace poco de cancer al estomago y mi otro abuelo de parte de mama tambien tiene cancer al estomago y esta en sus ultimos dias. Estas experiencias me han creado una pregunta que todavia no logro responder—es mejor saber o no saber cuando te vas a morir?

Hace un anio, yo deje de fumar, casi no bebo, y empeze a comer saludable—ayer converse con mi abuelo porque el siempre quiso poner un colegio, y le prometi que algun dia yo iba poner un colegio/universidad/instituto gratituito en su ciudad natall—espero poder hacerlo—-para mi seria la mejor memoria para nunca olvidar todo lo me ensenio y lo que le queremos.

Manuel Marcos Fal en febrero 28, 2010  · 

Resulta admirable el orgullo, cariño y admiración que sientes por tu padre.
Se nota que aprovechastes bien el tiempo aprendiendo tantas cosas buenas de él, y parece que lo sabes transmitir bien a tu familia y a tus lectores del blog.
Siempre he pensado que la diferencia la marca la “Educación” y tu recibistes una muy buena en casa.

Guillermo Buelna en febrero 28, 2010  · 

Hola Martín, me has hecho reflexionar con tu relato. Mi padre tuvo una experiencia similar, más o menos a la misma edad que tenía tu perdió a su padre (mi abuelo) y eso lo marcó para siempre. Debe ser muy difícil perder al padre siendo uno tan joven, y hace algunos años mi padre cuando cumplió los 65, uno menos que cuando murió mi abuelo, ese año se la pasó sintiendo que el debía morir también a los 66, ese año pude estar más cerca de él, y afortunadamente ya pasaron casi 5 años más, ya va a cumplir los 71, tiene una envidiable salud y cosa curiosa, tiene poco más de 50 años fumando a diario, no hace dietas y a su edad sigue tomando cerveza y comiendo carne en todas sus modalidades varias veces por semana, lujo que ni yo me quiero dar a mis 45.

Te mando un fuerte abrazo, hombre seguro que tu padre ha visto lo que has hecho y es mucho más valioso de lo que te imaginas…

Tijuana, Baja California.

Sebastian Diaz De Falco en febrero 28, 2010  · 

si se entero, quedate tranquilo.

Humberto Sánchez Gaviño en febrero 28, 2010  · 

me queda claro que por este y muchos de tus post continuo inspirado, y agradecido con martín y toda esta red que siempre aporta sus experiencias y conocimientos siempre tan interesantes, te felicito martín, pues se siente en tus escritos la pasión y el amor con el que vives… Me quedo con la frase de la abuela, y comento lo siguiente, estoy seguro que no soy el único que te recordara por el resto de su vida. Un abrazo.

David Maté Garabito en febrero 28, 2010  · 

Felicidades, por recordar a tú padre, por tener las ideas claras y ejecutarlas y por tener la suerte de hacerlo todo en familia. Y GRACIAS por compartirlo con nosotros.

Javier G Ayvar en febrero 28, 2010  · 

” El Dia en que vivi mas que mi Padre” Memorable Titulo que no logra entenderse si no se lee el Post Completo.

Marga F. Rosende en febrero 28, 2010  · 

Siempre me transmites la sensación de ser una persona muy familiar y feliz.
Saludos

Miguel en febrero 28, 2010  · 

La película Invictus es solo una película, y lo único cierto de ella es que sudáfrica jugo el mundial de rugby que organizaba y lo gano, en contra de todos los pronósticos, probablemente incluso de los propios gobernantes.

Cuando en el 2000 estuve en Johannesburg, aquello era lo mas parecido a MadMax que he visto nunca. Sólo la película “Distrit 9” refleja el estado de abandono de una ciudad que en su día debio de ser prospera. Edificios enteros abandonados, sedes de empresas cerradas y okupadas, …. apocaliptico. El rand estaba tirado, te tomabas 4 cervezas en un hotel de lujo por 2 euros (300 ptas entonces).

Mandela hizo una ley de cuotas, que obligaba a que en todas las empreas, y en todos los niveles, hubiera la misma proporción racial que en la sociedad. Pero ingenieros negros no había muchos, y se los sorteaban, mientras que miles de recien licenciados, blancos, claro, tuvieron que irse a Australia, Chile, Argentina. Tu eres empresario ¿justificas una ley de este tipo, aplicada de forma tan radical?.

O podemos hablar de la reubicación de población negra hacia Cape Town, para poder quitar el poder a los blancos mayoritarios en esa zona. O del SIDA, estaban convencidos que era un invento de los blancos para que no siguieran creciendo en número …

En fin, comprado con otros países de la zona, desde luego están mejor. Pero Mandela no es de mi devoción, y su familia tampoco.

Saludos,

Martín Alejandro Carmona Selva en marzo 1, 2010  · 

¡Qué buen post!

¡Fuerza!

¡Un recuerdo para tu padre!

Jorge S. King en marzo 1, 2010  · 

Que buen post. Muchas gracias. Nosotros, gracias a Dios aún los tenemos a nuestros padres, él recientemente ha cumplido 89 años, y lo disfrutamos todos los días. Realmente, y como dijo su abuela “solo mueren los que son olvidados”, creo que mientras vivamos y algunos de los que nos siguen en la familia, mis padres también vivirán.
Me agrado mucho leer un post tan lleno de sentimientos. Saludos Santiagueños

Mario Alvarez Rivero en marzo 1, 2010  · 

Ayer volé desde Madrid a Buenos Aires, como casi todos los meses. En el medio de la noche, sin turbulencia ni algo específico que me lo dispara pensé: ¿que pasaría si me muero aquí?.
Este pensamiento me acompañó parte del viaje. Recuerdo ayer sábado llegar a casa y sentir nuevamente la misma sensación de “sobrevviente”.
Hoy leo tu post, y lo rememoro. Curiosa coincidencia.
Profundo. Plácido. Coincidente.

Josue Gio en marzo 1, 2010  · 

Increíblemente emocionante, tal vez porque ahora mismo mi padre, es ausente, aun viviendo con el y a unos pocos días de mudarme de casa, aun siento que lo pierdo cada día mas, me ha conmovido tus palabras y hoy a mi con 24 años, alienta a tomar una vida diferente, veo muchos deseos de vivir y de ver a tus hijos crecer, lo que tu padre no puedo ver y me emociona aun mas, ahora que tengo un hijo de 8 meses, cada minuto vale la pena vivirlo con él, sin duda. A veces pienso en cuanto Internet nos acerca a otras personas y nos ayuda a cambiar no solo de estilo de vida y progresar, sino que el conocimiento que se comparte, las experiencias de otros, nos ayudan a cambiar cosas aun mas difíciles, como son nuestros pensamientos, nuestra mente, es radical. Tu padre, un hombre de respeto, me he decidio a leer su biografía y he visto algunos de sus logros, tal vez algún día tenga el honor de conocer a otro mas de sus logros, que no vienen señalados como tal en su biografía. 😉

Un abrazo y saludos desde México.

Martin Mikulik en marzo 1, 2010  · 

Excelente post Martin, hiciste que me emocionara..

Gastón Martin Ferreirós en marzo 1, 2010  · 

Me da bronca tener a mi Sarmiento vivo, y no poder disfrutarlo en plenitud. Sin embargo me sirvio mucho tu post para seguir tratando.

Muchas Gracias.

Nico French en marzo 1, 2010  · 

Muy emotivo tu articulo. Me siento muy identificado con tu admiración hacia tu padre.

“Un hijo nunca olvida”

Carlos Valdecantos en marzo 1, 2010  · 

Genial artículo Martin. Una breve alusión a los eventos de los que tu padre nunca se enteró… amigo mio, a ciencia cierta te digo que se enteró de todas ellas. Llegará el día que seas consciente de ello y ello te hará aun más feliz. La muerte no es más que el principio.

Jorge Korzan en marzo 1, 2010  · 

Coincidimos en quedarnos sin padre a la misma edad, solo que yo tengo ahora 40 años y me faltan 12 para llegar al mismo umbral que cruzaste 🙂
No fue en iguales circunstancias. Un año y medio antes le habían extirpado un cáncer de esófago que ya se había propagado, y posteriormente lo acompañé como pude viendo su declinación. Pero también pude ver cómo la peleó como pudo hasta último minuto, y es un mensaje que me transmitió sin palabras, entre muchas otras cosas.
Te agradezco Martín lo que compartís en este post. A los 40 me siento haciendo balance de mi vida y de mí mismo, y este es un tema que reconozco me marcó y marca mucho. Es doloroso encararlo y tus palabras y sentimiento ayudan.
Creo como padre que soy, que un padre puede estar orgulloso y satisfecho de su tarea cuando percibe que sus hijos lo han trascendido. Que han tomado lo mejor que les pudo dar, y lo pudieron integrar a su vida y estilo para ir más allá de él. Cierto es que tu padre no pudo ver hasta dónde llegaste hoy, pero en ese último día que compartiste, por lo que escribes, me consta que SABIA y CONFIABA en que le ibas a trascender, sin importar cómo.
Un abrazo.

Miguel Cp en marzo 1, 2010  · 

Martin, ¿y tu madre? seguro que merece el mismo homenaje que tu padre. Tradicionalmente el padre es el que manda en la familia, el que toma las decisiones mas importantes sobre la educacion de los hijos, pero es la madre quien les da mas cariño y mas educación diaria en casa. Mi padre, de joven, en mi infancia, era mas severo que cariñoso, mas inteligente que sensible, mas exigente que comprensivo, mas inaccesible que cercano. Mi madre todo lo contrario.
Y tu , Martin, que clase de padre eres? Seguro que inteligente y sensible, cariñoso y cercano. Tambien yo intento ser asi como padre.

niunpelodetonta en marzo 1, 2010  · 

La muerte de mi Papá a los 53 años (yo tenía 18) salvó la vida de mi Mamá 3 años despues. El mismo tipo de cáncer de colón. Lo que mi papá creyó que era un mal estar estomacal, lo condujo a una muerte horrible 7 meses despues. Ante el mismo primer sintoma, mi mamá (a la que todos le dijimos en su momento exagerada) fue al medico y le diagnosticaron la misma enfermedad, a diferencia de mi papá, mi mamá sigue dandonos la lata maravillosa con 74 años en Buenos Aires. Yo en España me siento un poco huerfana de ella pero se que cuento con la suerte de poder tomarme un avion cada vez que pueda para verla. Sin embargo, mi papa era mi amigo, mi apoyo moral, mi todo, y cuando murio, una gran parte de mi murio con el. Recuerdo como si fuera ayer el ultimo beso, su ultima mirada y su ultima caricia, y me aferro a eso dia a dia porque cada dia que pasa lo extraño mas, si, aunque hayan pasado casi 23 años… Y en todos los momentos claves de mi vida siempre pienso “lo que se perdio mi padre”… pero lo realmente triste es lo que nos perdemos dia a dia nosotros sin el. No se si era el mejor hombre del mundo, pero fue el mejor padre que pudimos tener. Un beso grande Martín.

Miguel Cp en marzo 1, 2010  · 

comentario muy emotivo y muy bonito. Un abrazo para ti, niunpelodetonta.

Alfonso Doce en marzo 1, 2010  · 

Que inextricable que es la mente humana, más cuando se mezcla con el corazón, los sentimientos y los recuerdos. Imagino esa sucesión de imágenes que habrán pasado por la tuya como si fuera una película, con tu padre como protagonista. Yo actualmente tengo 80 años y hace 7 falleció un yerno con 50 años, español de origen, suponemos (está en juicio) por una mala praxis en una intervención cardiovascular. Para mí era igual a un hijo más (el mío propio reside en U.S.A. hace 28 años) y lo lloré desconsoladamente. No pudo ver a sus hijos recibirse de: Ingeniera, Licª. en Admin. de Empresa y el varón a punto de terminar Licenciatura en Marketing, más toda la problemática y secuela que deja la situación. Hasta el día de hoy persiste en mí, su recuerdo. Tus sensaciones y como las expresas públicamente sólo muestran que para ti, se mantiene vigente la escala de valores, en un mundo que, en muchos casos, ésta se ha transformado o se ha perdido. Sólo agrego una frase que he leído hace un tiempo: “Nadie es tan joven para no morir mañana, ni tan viejo como para no vivir un día más”. Te saludo con mi más elevada consideración y estima.

Miguel Cp en marzo 1, 2010  · 

Esto me ha recordado una frase reciente de mi padre : ” Nunca imaginé ver a mis nietos licenciarse en la universidad “.
Y tambien tiene relación con algo que he leido esta tarde : “a principios del siglo XX la esperanza de vida en España era de 35 años, y actualmente ya supera los 80.

niunpelodetonta en marzo 1, 2010  · 

PARA MIGUEL CP: MUCHAS GRACIAS, DE TODO CORAZON

Jose en marzo 2, 2010  · 

Hola ,Miguel Cp

La esperanza de vida de 35 años tiene que ver sobretodo con la altísima mortalidad infantil, que baja la media (puedes ver las cifras por ti mismo), no con que la gente que llegaba a adulta no viviera bastante.

Martin
Yo he cambiado mi dieta últimamente, más que eliminar grasas, que creo que son muy necesarias(p.ej el corazón sólo usa grasas saturadas) y sanas(tu sistema inmunitario, tus tejidos, tus células,tu cerebro necesita grasas de calidad) lo que busco eliminar es el azúcar y aumentar lo verde.

Hablo de las grasas naturales, no de las trans hidrogenadas que usan en muchos productos.

Miguel Ángel Saldaña en marzo 2, 2010  · 

Feliz cumpleaños, y gracias por una nueva lección (esta menos técnica, nada “fonera”, pero mucho más valiosa)

Edith Castillo Schrul en marzo 2, 2010  · 

Hoy es el día de decir cuanto se ama. Tal vez mañana es demasiado tarde.

Paolo Miscia en marzo 2, 2010  · 

Martin, me asombra tu disposición a compartir en la “plaza” de internet emociones tan profundas, pero te lo agradezco. Saludos, Paolo

Javi en marzo 5, 2010  · 

Querer es poder.
Brian May, guitarrista de Queen, también es Astrofísico ¿lo sabíais?

Amine en marzo 8, 2010  · 

Excellent and deep note, thanks Martin

anarosarioparente en marzo 10, 2010  · 

Belleza de relato ,cuando el padre muere cuando uno recién comienza la vida-yo también lo perdí a los 22 años-siempre uno llega a superar la edad que ellos tenían al morir.
En mi caso tuve que vivir un poquito más que vos pués mi padre me llevaba màs edad que el tuyo.
Pensar que tenemos algo màs de autoridad con nuestros queridos progenitores en donde estèn.
Juego y no pierdo que hasta tù que eres agnòstico crees que tu viejo està en alguna parte y te està viendo.

German Ulloa en marzo 11, 2010  · 

Mira Martin: Tu eres una especie de VR PAPA para mas de uno en este rollo de los net biz… no se si lo haz notado, pero en el mundo de habla hispana, mas que en los cupertinos y palo altos, eres el ejemplo mas interesante de Papa u Hermano Digital.

Sin ser de extremos de deidades y creencias, estas eternizxado y tienes mas responsabilidadades q tu Nina y Tetrakids, influencias y guias a mucha gente.

Por ejemplo /aun me rio de las pruebas hace un tiempo hacias con talves un N95 desde Narita u otro aeropuerto y ahora caigo en cuenta de q por eso lo acabe comprando!/ y hace meses q no leia algo tuyo, (a excepcion de un articulito en q te mencionaban en el Mercury de San Jose…)

Tienes q alegrarte de haber tenido un gran papa, de cierta forma es quien sem,bro en tu mente un VC y un aventurero empresarial de talla especial… a l e g r a t e !

Dejar un Comentario