corcega.jpg

Córcega y Mallorca son dos de los destinos más importantes del Mediterráneo. Pero este año, mientras navegaba con mi familia y visitaba las dos islas noté con sorpresa lo diferente que han sido sus desarrollo económico. A Mallorca le ha ido muy bien y es una de las regiones más ricas de España. La historia de Córcega dentro de Francia es la opuesta, es una de las más pobres. Si bien esto tiene más de una explicación, creo que el principal diferenciador ha sido la postura que cada una de las islas adoptó frente al turismo de masas.

Mallorca posee maravillosos paisajes que sus habitantes han sabido transformar en un éxito económico. Hay quienes dicen que el desarrollo se debe, históricamente, a la proximidad de Mallorca a Cataluña (donde se realizó la revolución industrial española) y a Barcelona (que se convirtió en un poderoso centro de consumo). También se menciona como decisivo el factor humano, especialmente en lo que refiere a la creatividad de su gente. Pero lo cierto es que, además, esta cuenta con una eficaz política de turismo que se ha sabido mantener en el tiempo y cuyos resultados son evidentes: hoy el turismo es la principal base económica de la isla.

Mallorca no ha alcanzado este crecimiento en un día, sino que sus orígenes como destino turístico se remontan al año 1905, cuando se aprobó su primer reglamento en los locales de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Navegación de Baleares. Fue entonces cuando se comenzó a promover las infraestructuras y los medios de comunicación necesarios para llevar a cabo proyectos como carreteras, lugares de interés público o una incipiente producción publicitaria. Y aunque tanto la Guerra Civil española como la Segunda Guerra Mundial paralizaron toda actividad turística, durante los años 40 se comenzó la reconstrucción y la adecuación de las infraestructuras dañadas y se continuaron las mejoras en las comunicaciones. Luego, la década de los años 50 supuso un punto de inflexión turística para la isla y los años 60 trajeron consigo el turismo de masas tal y como lo conocemos hoy en día. El resultado es que actualmente Baleares es el destino preferido de los españoles, alemanes y muchos ingleses. Aunque mucho de la isla está arruinado por la construcción para el turismo de masa a los mallorquines les ha ido muy bien con el turismo.

Córcega, sin embargo, es uno de los hermosos del Mediterráneo pero carece de una infraestructura adecuada. Llamada “Isla de la Belleza” por su increíble contraste de colores, tiene un territorio tres veces más grande que Mallorca pero tan sólo 260 mil habitantes (en comparación con los 790.763 habitantes mallorquines). Y si bien su población mantiene los rasgos fundamentales del carácter mediterráneo (marcado por la creatividad, iniciativa individual, el “savoir faire” ancestral y las antiguas tradiciones agropastorales y artesanales) su PBI se sitúa entre los más bajos de Europa. La columna vertebral de su pequeña economía no es tanto el turismo sino la función pública absurdamente inflada.

Es cierto que la historia de sometimiento y marginación y lucha independentista del pueblo corso sin duda repercutieron en su posibilidad de desarrollo y crecimiento. También es verdad que su aislamiento geográfico relativo provoca algunos problemas económicos. Sin embargo, esta situación se debe también en gran medida a que Córcega ha decidido apostar por un turismo moderado; de forma que su política opta por la conciencia ecológica y protege sobre todas las cosas el entorno natural. Así es que el viajero que llegue a Córcega verá muy pocas cadenas hotelera, o grandes bloques de edificios en las primeras líneas de mar. Por el contrario, quien circule en coche por carreteras secundarias hallará rebaños de pequeños cerdos, con prioridad de paso y dueño perdido. De esta forma, a pesar de que el turismo (en su mayoría francés e italiano) ha infundido cierta estabilidad económica: hoteles, restaurantes y tiendas han resucitado determinadas áreas, la tranquilidad sigue inalterada. Es mucho el espacio que sigue vacío, las playas solitarias y los valles perdidos; e incluso las zonas explotadas distan mucho del ajetreo de la costa española.

Córcega plantea, en este sentido, más de una controversia. ¿Cuál es el equilibrio entre el crecimiento económico (y el bienestar de las personas) y la protección del medio ambiente? ¿Cuál es el punto medio entre la preservación de la identidad (tan fuerte en Córcega) y el turismo de masas?

Luego de visitar numerosas veces las dos islas mi conclusión es la siguiente. A título personal me encanta Córcega. Aunque le tengo mucho cariño a Mallorca ya no aguanto la cantidad de gente que cirucla por la isla en verano. Realizar una de mis actividades favoritas, el ciclismo es muy difícil debido a la enorme cantidad de coches. Pese a que pasé una parte de todos los veranos desde el año 83 en Mallorca mis estancias en la isla se fueron acortando, especialmente desde en el año 2000 que me compré la finca en Menorca isla que es bastante el modelo de desarrollo de Córcega (pero igual es más próspera). Pero lo que entiendo es que los mallorquines aunque para mi como turista no sea el ideal, prefieran su modelo de desarrollo. No solo lograron en su conjunto sacarle un enorme rendimiento al turismo en la misma Mallorca sino que los emprendedores del turismo mallorquín salieron a conquistar el mundo del turismo global con muy buenos resultados. Y para los que están en contra del turismo de masa mi respuesta es similar a la que le doy a la gente que me habla horrores de los centros comerciales porque causaron mucho daño a los comercios menores y es que gracias a tiendas tipo Carrefour o WalMart millones de personas logran llegar a fin de mes. Es fácil estar en contra de los tour operadores y el turismo en autobus pero para la mayoría de la gente es eso o pasarse las vacaciones en su casa. Es por todas estas razones que aunque yo mismo me haya cansado del desarrollo brutal de Mallorca cuando veo el enorme nivel de desempleo y falta de oportunidades de Córcega me parece que lo que es bueno para los turistas amantes de la naturaleza como yo, es malo para los corsos.

 

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Miguel en agosto 18, 2007  · 

Martín
Me parece interesantísima tu apreciación respecto al impacto del turismo de masas. Es muy dificil, sinó imposible, conseguir un equilibrio entre el ingreso económico generado por la afluencia de turismo y un “desarrollo sustentable”, hay estudios realizados sobre el tema.
El asunto es que la dinámica de la afluencia del turismo tiene una curva que cuando alcanza cierto punto de inflexión se dispara. Pero parece que crecería hasta alcanzar otro punto en que la misma degradación del ambiente actua como una retroalimentación negativa que produce un retroceso. El problema es que el sistema no puede volver a su estado original, porque los recursos naturales y culturales generalmente ya están agotados, y las poblaciones que reemplazaron sus estrategias tradicionales de subsistencia orientándolas hacia el turismo, ahora no pueden volver a lo que hacían antes.
Cómo hacer para crecer económicamente con el turismo sin perder la identidad?
Yo estoy haciendo mi tesis de maestría en arquitectura paisajística en Tilcara, en el norte de Argentina. Ahí se les está planteando el mismo problema a partir de la declaración de la UNESCO de la Quebrada de Humahuaca como Patrimonio de la Humanidad. Vamos a ver si interviniendo en el sistema de acequias, que es una red que abarca todo el pueblo, se puede hacer algo respecto. Antes que la “villa veraniega” mute en ciudad.

3,0 rating

ANA en agosto 18, 2007  · 

Acabo de ver por televisión dos programas de fomento del turismo,uno argentino y el otro de la televisión de Galicia.
Siempre miro la telvisión gallega,no porque tenga vínculos con la región pués no tengo antepasados de esa comarca sino por la calidad de sus programas ´de fomento del turismo y por lo afectivos que son con Buenos Aires.
A veces pienso que los argentinos en ese aspecto tienen mucho que aprender.
Me encanta la calidad de sus filmaciones ,la música acorde con la belleza del paisaje que sirve de fondo.Muestran la naturaleza en todos sus ángulos con el mayor sentido estético.Si fomentan algo relacionado con la cultura o religión denotan una solvencia en el conocimiento que al escucharlos resulta encantadora.
Hasta cuando describen posadas u hospedajes lo hacen con un lenguaje atractivo a tal punto que muchas veces me encanta escuchar las descripciones en galaico ,lo que entiendo perfectamente y percibo que este idioma lo hablan con fluidez y utilizando sus palabras más acordes con la belleza que quieren crear.
Por lo contrario ,nuestro país que tiene paisajes tan majestuoso ,es descripto con lenguaje pobre y hasta con palabras no muy adecuadas.La música de fondo utilizada es angloparlante y sumamente chillona.
Si ponen a una persona que describa ésta trata de lucirse más personalmente que mostrar el paisaje para lo que precisamente fué destinada.Pierden un hernoso tiempo cinematográfico para describir que lucen los jóvenes modelos y que deportes practican.
En fin tenemos un hermoso territorio que cuando lo vemos por primera vez nos es más desconocido que las Islas fiji si de difusión paisajística se trata.

3,0 rating

Ernesto en agosto 18, 2007  · 

Interesante lo que cuentas, pero yo veo un caso en que esto se complica aun mas cuando el patrimonio cultural esta en un pais pobre y son sus ciudadanos quienes no pueden disfrutar de el.

El caso concreto es el de Machu Picchu una de las nuevas maravillas, debido a su ubicacion solo se puede llegar en tren, pero los precios son carisimios para el peruano promedio, mas aun como se puede ver aqui: http://takillakta.org/rcpal/article/269/el-racismo-practicado-en-los-trenes-de-peru-rail-que-operan-en-la-ruta-cusco-macchu-picchu , hay discriminacion y racismo en la forma en que dicho concesionario maneja su negocio.

Resultado, son los propios peruanos quienes tienen que ver como un sueño el visitar su patrimonio debido a los precios abusivos de dichos operadores, vale decir que el tramo Cuzco – Machu Picchu cuesta 60$ lo cual es equivalente a un tramo mediano entre ciudades europeas, pero …. en un pais pobre cobrar eso??? comparemoslo con lo que cuesta un tren Paris-Versalles o un Madrid-Barcelona….

Lo paradojico es que a pesar de esos precios, se corre el riesgo de saturacion y deterioro del patrimonio….. como dices la cosa es ver cual es el punto de equilibrio, y que este equilibrio no impida el disfrute de la propia poblacion.

3,0 rating

Martin Vives en agosto 18, 2007  · 

Martín,

Soy hijo de director de hotel y trabajadora de TUI y soy perfectamente consciente de lo que el turismo ha traído a Mallorca. Además, como hijo de Valenciana e imigrante (primero a Argentina y luego a Alemania) he aprendido a apreciar el enriquecimiento personal que nos aportan los visitantes. Creo que por eso en parte los mallorquines hemos perdido el miedo a salir fuera a buscar respuestas – aunque al final volvamos a nuestra querida tierra a encontrarlas. Quizá sea genético… Podría tardar un rato en mencionar a todas las culturas y etnias que han pasado por esta isla durante el transcurso de la historia. Creo sinceramente que los mallorquines tenemos mucho que agradecer al turismo, puesto que nos ha permitido llevar un nivel de vida bastante alto junto con una calidad de vida envidiable.

Por otra parte, estoy totalmente de acuerdo con la sobre-explotación de la isla. Estos días de Agosto, si salgo a pasear por el centro de Palma, casi no noto la diferencia con Barcelona, donde paso el resto del año. Los mallorquines conocemos los sitios a los que ir cuando queremos un poco de paz y serenidad, aunque requiera conducir una hora en coche (y eso en Mallorca significa prácticamente plantarse al otro lado de la isla), pero eso no nos quita el ligero sentimiento de “invasión”, especialmente en Agosto. (Ayer leí en el periódico que el aeropuerto de Palma estaba teniendo 120,000 pasajeros diarios). Me recuerda a los San Fermines y como los locales se quedaban en casa el primer fín de semana ante la avalancha de turistas que inundaban Pamplona.

Mallorca fué una de las primeras regiones en acoger al turismo de masas -quizás hayas oido hablar de la balearización- y creo que esto tuvo consecuencias positivas y negativas. Por una parte creo, nos dió la oportunidad de aprender de nuestros errores y los testigos de aquella época (el arenal, magaluf…) nos enseñan lo que no debe repetirse. Creo que esa fase fué necesaria, al igual que todos los países pasan por una fase de gran expansión económica en la que no tienen en cuenta ciertas externalidades negativas… Pero considero que mallorca pasó esa fase y debemos concentrarnos en expandir el turismo de calidad. Al igual que la industria española debe aprender a competir en calidad puesto que de cada vez es más dificil competir en precio.

Personalmente me gusta mucho el modelo menorquín de desarrollo. Aunque no te sabería decir si cambiaría mi isla. Creo que en ese sentido las tres islas se complementan a la perfección y que cada una tiene algo que aportar. Supongo que cuando hablo de mi isla soy incapaz de dos cosas: de ser conciso y de ser parcial. En fin, solo tengo una cosa más que añadir y es que si tuviera que elegir entre la locura veraniega y la absoluta paz invernal que impide presagiar lo que acaece en verano, me quedaría sin dudarlo con la primera.

3,0 rating

Patricia Campbell en agosto 18, 2007  · 

Primero tendríamos que definir que es ” vivir bien” si lleno de edificios y centros comerciales o rodeado de campo y comprando en el almacén de doña Juana.
Segundo, la mayoría de los que hacen dinero explotando paraísos naturales y convirtiéndolos en basura masiva no son oriundos de esos lugares.
Tercero, se hace más dinero con un turismo de calidad que con el masivo, aparte de que contaminan menos, gastan menos agua, menos energía, producen menos basura, por lo que los daños ” colaterales” son menores.

Yo vivo en Albufeira, Algarve, vine aquí hace 27 años a pasar un fin de semana y me quedé. Esto era un paraíso, no habían hoteles grandes, ni centros comerciales, ni siquiera existían las pizzerias!!!! Increíblemente hermoso, lleno de turistas bien vestidos, con mucho dinero. En estos 27 años han hecho todo lo posible por destruir toda la belleza del lugar, se cargaron el turismo de calidad que dejaba fortunas en el pueblo para llenarlo de ingleses borrachos de cuarta categoría.

Los del pueblo ganan menos que antes con más trabajo, ya que sirviendo platos de sardinas a 5 euros tienen que servir muchos platos para ganar lo mismo que hace 27 años con 1!!!
Los grandes hoteles, los centros comerciales, los Time Share, etc que ahora tenemos no son de gente de aquí,la mayoría de los que trabajan en esos lugares tampoco son de aquí. Las calles blancas y limpias amanecen convertidas en basurales, lo mismo que las playas, en fin, consiguieron transformar el paraíso en infierno….

Ojalá que Córcega no se venda al turismo masivo, que desarrolle un turismo de calidad, será mejor para ellos

3,0 rating

zahorin en agosto 19, 2007  · 

Es corriente confundir nuestros deseos con la realidad.
Creo que a todos nos gustaría conseguir mucha eficacia en negocios:
El turismo con turistas de élite gastando mucho y molestando poco.
El comerciante, con poca competencia, vendiendo caro y con clientes que no se quejen.
El farmacéutico o estanquero luchando por no perder su parcela de influencia en exclusiva.
Pero la mayor parte de los posibles clientes no pertenecemos a la élite, sino que soos trabajadores con una limitada capacidad adquisitiva. Eso ha sido lo que ha permitido la creación de mucho empleo y lo que salva a este país de la balanza de pagos.
No vivimos en un mundo mágico ni ideal.
Con el buenismo no se come.

3,0 rating

XL en agosto 19, 2007  · 

Un consejo puesto a navegar por isalas mediterraneas visita Malta…

Por otro lado te olvidas en Menorca de la importancia de tener el mayor puerto Natural del Mediterraneo, que eso ayuda mucho…

3,0 rating

Hoteldipity es en agosto 19, 2007  · 

genial post !

3,0 rating

enrique en agosto 20, 2007  · 

Me muerdo la lengua, bueno en este caso los dedos para no escribir en cada post. Pero en este caso si voy a escribir, con conocimiento de causa, uno porque soy mallorquín (aunque vivo en Israel) y dos porque he visitado “mi Isla” al menos 12 veces al año en los últimos 20 años, por lo que he visto sus cambios mes a mes.
Lo primero de todo os recomiendo dos libros a leer, “Un invierno en Mallorca” de George Sand y Queridos Mallorquines de Guy de Forestier.
Una vez hechas estas recomendaciones, quiero solo añadir, que el desarrollo turístico de Mallorca fue debido solo y exclusivamente a 10/15 personas (promotores) y 2/3 tours operadores que en los años 60 trabajaron en la creación de lo que hoy es la mayor concentración turística del mundo. A algunos no les gustara esta afirmación, pero así es. Los principios turísticos de los años 40/50 era común en todas las islas del mediterráneo, pero solo en Mallorca tomo la dimensión macroturistica y fue debido a lo que he dicho, ni mas ni menos.
Saludos desde Zichron Yacov
Enrique
Pd.
Mi pagina (nunca terminada) de http://www.mallorcatime.com esta a vuestra disposición.

3,0 rating

Maziacs en agosto 20, 2007  · 

Hay algo que también puede decirse en el caso de Mallorca, aunque suene paradójico. Los desastres cometidos en algunas zonas -y la presión de los grupos ecologistas, pioneros en todo el país- han motivado una reacción en forma de normativas urbanísticas y turísticas que han dotado a las Baleares de la legislación más restrictiva de España (cosa distinta es cómo luego se aplica o se deja de aplicar). Lo digo porque cuando uno viaja a otras comunidades autónomas (en especial, a Valencia o Murcia) y compara estas cuestiones, se da cuenta de lo avanzado que está el archipiélago, y el riesgo que corren las restantes regiones si no empiezan a aplicar ya medidas más severas. Todo esto no es tampoco ningún mérito especial de los mallorquines, sino simplemente que al vivir en un territorio pequeño han llegado a ser más conscientes de los problemas medioambientales que el turismo de masas provoca, y no han tenido más remedio que reaccionar. Incluso los políticos más de derechas se han visto obligados a incorporar la protección del entorno natural en su discurso. A veces, verle las orejas al lobo ayuda mucho a inclinar la balanza hacia un lado u otro.

3,0 rating

cova en agosto 23, 2007  · 

El problema tambien es que cuando el turismo llega a desarrollarse demasiado y es un turismo de masa, empiezan a desarrollarse otros destinos nuevos y baratos, como Marruecos y no se puede competir con ellos.
Y que se hace entonces en Mallorca, sin otra industria y un paisaje destrozado?
Yo es el unico peligro aue veo…

3,0 rating

Dejar un Comentario