La entrega de premios de la fundación Clinton, una cena “gala” que tuvo lugar al cierre de la conferencia Clinton Global Initiative 2010, logró mezclar el humor en medio de las tragedias. Y lo hizo con éxito. Las tragedias eran tales como el terremoto de Haiti, la terrible situación de las mujeres en Afganistán, y cuando estas fueron contadas en detalle por personajes centrales de las mismas daban ganas de llorar. Y pido disculpas porque tenía poca batería en mi cámara y solo pude filmar algunos momentos, los iniciales en los que predominó el humor. No quiero dar una idea que toda la ceremonia fue como se dice en España “un cachondeo”. Pero ya que quedó así el video, en vez de mostrar a la esposa del primer ministro de Haiti llorando cuando el presidente de la República Dominicana contó como murieron 250 mil personas en 30 segundos, se ve como antes de este relato reía con Ben Stiller y Kevin Spacey. Aunque había unas 100 mesas y unas 1000 personas en la cena tuvimos la suerte de estar sentados al lado del primer ministro de Haiti y su esposa, de Clinton y en primera fila así se pueden ver detalles que no saldrán en el programa que filmó CNBC sobre el evento.

El video es en inglés, si fuera en castellano no sería tan gracioso, el humor inglés es muchas veces imposible de traducir. Pero aquí va.

Estoy en contra de la reforma laboral tal como está. Aquí hay una descripción del proyecto. Esta fue promovida por un lobby de la vieja empresa con poca imaginación ante la crisis, que lo que quiere es reducir plantilla y que les cueste poco. Que haya poca oferta empresarial, mucho trabajador, sueldos bajos, bajo coste de despido y que España siga compitiendo a la baja.

Pero el problema es que España no puede competir a la baja. Tenemos a China, India y cerquita a Europa del Este y África. Tenemos que competir en originalidad y creatividad empresarial, si no, mal vamos.

Lo que yo propondría es algo muy diferente, no solo en contenido, sino también en filosofía: dejaría a los trabajadores con sus costes de despido tal como están y haría el despido igual de difícil, ya que teniendo el récord OECD de paro no lo debemos aumentar. Lo que propongo, en cambio, es crear un nuevo régimen que promueva que se empleen más y nuevos trabajadores, y, para esto, la idea central es reducir el coste del gobierno en el empleo, que es enorme y está explicado en este artículo que escribí: Un mileurista es un dosmileurista espoliado por el gobierno.

A mí me parece que lo que hay que hacer es lo siguiente:

– Que a todos los que emplean nueva gente, el gobierno les preste el dinero de las cargas sociales de sus empleados, a pagar en 10 años al 5% de interés por hasta el 30% del crecimiento de su existente plantilla. El coste gubernamental puede ser un tercio del coste del empleo, o más, si se toman los impuestos indirectos. Los emprendedores pagamos mucho más de lo que la gente recibe y el gobierno nos hace quedar como miserables porque en España, a diferencia de otros países, se habla más en neto que en bruto.

– El gobierno debería hacerse cargo de indemnizar a los nuevos empleados de la empresa en caso de que haya que rescindirles el contrato porque el emprendimiento fracase. La mayoría de las expansiones o nuevos emprendimientos fracasan no por fraude sino porque emprender es muy difícil.  En España se arriesga menos porque el costo del fracaso es enorme. Hay que abaratar el coste del fracaso para probar y probar hasta conseguir el próximo Mango, el próximo Banco Santander, el próximo Inditex, o el próximo Jazztel (empresa de la que soy fundador).

– Que se permita a los nuevos emprendedores declararse en bancarrota si sus emprendimientos fracasan, y que la Seguridad Social no los pueda perseguir toda la vida por las indemnizaciones, que el gobierno se haga cargo de las mismas. La mayoría de los emprendimientos fracasan por temas de mercados, y los emprendedores sólo tendrían que ser responsables si cometen actos criminales y no por probar y fracasar, que en la nueva empresa es algo normal.  Lo que ocurre en España es que cuando los emprendimientos van mal los administradores tienden a acumular deudas con la seguridad social y si luego la empresa cierra, la Seguridad Social no deja al emprendedor declararse en bancarrota y no deber más este dinero.

– Que se cree un nuevo régimen para empresas exportadoras (empresas que venden por lo menos el 80% de su producción al extranjero) y que los trabajadores en empresas exportadoras que salen del paro no paguen cargas sociales durante 5 años. Y digo exportadoras para que no surjan nuevas empresas españolas que destruyan empleo en las viejas empresas españolas y durante 5 años porque esperemos que en 5 años salgamos de la crisis.

– Que se le de al empleador una amnistía por 6 meses para poder blanquear a sus trabajadores extranjeros ilegales y, si no, multa de 20 mil euros por empleado ilegal.  El tema de los trabajadores extranjeros ilegales sigue siendo demasiado grande.

– Que se le de al empleador una amnistía por 6 meses para poder blanquear a sus trabajadores españoles en negro y, si no, multa de 20 mil euros por empleado en negro. Hoy en día las cifras del paro están exageradas por el tema de gente que cobra paro y trabaja en negro.

– Que se pongan severas penas económicas a los que, cobrando el paro, trabajan en negro, y que haya un control para que esto no ocurra.

– Que se libere el mercado de viviendas de alquiler para que se puedan hacer contratos de todo tipo, en los que el dueño de la vivienda pueda sacar al inquilino fácilmente. Esto, aunque parece que perjudica al inquilino, va a inundar el mercado de viviendas de alquiler y en general abaratar el costo de vida. De vuelta, esto no debe ser retroactivo, sino con las viviendas bajo nuevo régimen que se alquilen de ahora en adelante.

– Que se cambie la ley de hipotecas y que de ahora en adelante las hipotecas sólo sean pagables con el bien inmueble y no con todo lo que tiene el hipotecado, como es en USA. En España, los hipotecados contribuyen al paro porque no se pueden ir de su casa cuando tienen buenas ofertas en otros sitios. Aunque el sistema en USA causó enormes desequilibrios financieros y estos se pueden evitar con controles, no puede ser que si baja el mercado la gente tenga capital negativo en su casa y nunca se  pueda ir a buscar mejor trabajo. Especialmente sabiendo que es imposible alquilarla un año, porque al inquilino le da la gana puede quedarse 5 años.

– Que se deje entrar a cualquier extranjero que quiera trabajar en España (pasando los controles consulares) que gane más de 60 mil euros al año. En España es casi imposible traer a jefes del extranjero. Yo he fracasado en mis intentos de traer expertos de Silicon Valley, el régimen es absurdo y dice que hay gente en España que sabe hacer lo mismo, aunque en realidad no la hay. Otros países que han pensado más el tema importan “líderes”. Importar líderes es darle trabajo a los españoles.

– Terminar con el absurdo régimen con el que a los criminales extranjeros no se los deporta, si no que se les hace cumplir condenas en España y se les deja ir siendo criminales sin papeles. O se les deporta, o se les suelta con papeles, pero así estamos creando parados criminales.

En conclusión: El objetivo de la reforma tiene que ser sacar a gente del paro, no hacer más fácil enviarla al paro. Crear más empleo y más movilidad a nivel de puestos de trabajo y vivienda, ya que la misma tiene atada a millones de españoles.

BT hotspotsLa red WiFi de BT y FON ha llegado ya a los 1,6 millones de hotspots en el Reino Unido. Comparado a la red de T-Mobile, que solo con 45,000 hotspots que era la mas grande del mundo antes que les superáramos la hemos dejado enana 🙂 Y en el Reino Unido los BTFoneros tienen acceso a los hotspots en todos los puntos claves tipo aeropuertos, estaciones de tren con BTOpenZone y los puntos residenciales de BTFon (los foneros españoles que van a UK se pueden conectar al 95% de los puntos pero no a los BTOpenZone sin pagar). Y

A partir de ahora conectarse a cualquiera de los puntos WiFi de BT y FON dentro del Reino Unido va a ser mucho más fácil.

Todos sabemos lo pesado que es tener que meter la contraseña de una red WiFi con el móvil: las teclas son demasiado pequeñas, la pantalla también, y cada vez que te equivocas tienes que empezar de nuevo. La nueva aplicación de BT y FON para AndroidiPhone permite a los usuarios de BT Total Broadband conectarse automáticamente cada vez que hay un punto de acceso WiFi de BT – FON cerca, porque la primera vez que se introducen los datos, la aplicación los recuerda para poder conectarse de manera automática. Como la verdadera ventaja de esto es la posibilidad de conectarse a Internet fuera de casa, la aplicación incluye un mapa que te marca los hotspots BT – FON más cercanos a donde estés. Y además es gratis.

Pueden descargar la aplicación (solo para residentes en el Reino Unido) para iPhone y para Android, y cada descarga ayuda a BBC Children in Need.

Aunque esta aplicación no puede ser usada por los Foneros españoles, tenemos otra aplicación para Android que hace prácticamente lo mismo, y la pueden descargar desde aquí. A través de ella se podrán conectar a todos los puntos WiFi de BT FON (Reino Unido), Neuf WiFi FON (Francia), Livedoor (Japón), ZON@FON (Portugal) y ComstarFON (Rusia).

Aunque en general opino que el tema de la criminalidad cometida por extranjeros en España es exagerada en los medios y que España es un país seguro con una tasas de homicidio de las más bajas del mundo, no hay duda que el problema existe. Los extranjeros son un 12% de la gente que vive en España pero constituyen la mayoría de los arrestados. Esta relación se ha hecho tan conocida en España que ha terminado dañando la imagen del inmigrante, algo que no es justo porque la gran mayoría de los inmigrantes (yo incluido) somos trabajadores y muchas veces creadores de empleo (en mi caso creando Jazztel, Ya.com, Fon, etc). Pero ¿cómo hacer para que la ínfima minoría de extranjeros que son criminales (unos 50 mil de 5 millones de extranjeros) no sigan arruinando la imagen del resto y creen un sentimiento racista generalizado?

Lo que sigue es una propuesta para tratar con este problema. La idea es que si un extranjero comete un crimen grave en España, después de ser condenado, el gobierno de España lo deporte a su país de origen, para que el criminal cumpla su condena entre sus compatriotas y cerca de sus familiares. Este regimen se aplicaría a los criminales extranjeros sin arraigo en España que son la mayoría (por ejemplo no se los deportaria si su esposa e hijos están legalmente en España). Como dice este artículo, España ya es el país europeo con más presos por cada 100 mil habitantes, y las cárceles están llenas. Además, aunque cueste creerlo, el 60% de los condenados desde el año 2000 son extranjeros. La repatriación es la mejor opción. Es más, si el país de origen no quiere pagar el coste de encarcelarlos, estos gastos podrían pagarse desde aquí con un tratado. Es probable que sean menores. De esa manera España se ahorra la diferencia entre el costo de la cárcel en su totalidad o la diferencia entre aquí y ahí, y el criminal recibe un trato más humanitario en el sentido de que es reeducado por su gente cerca de su familia. Porque así como los presos de ETA quieren estar en el Pais Vasco, algo que me parece bastante lógico (sea o no un país independiente es una cultura y sus familiares están cerca), creo que los marroquíes, colombianos, peruanos, argentinos, deberían estar presos en su país con sus compatriotas. Otro tema muy grave que está ocurriendo es que España, por un lado no repatria a los condenados, pero por otro cuando les deja en libertad les prohibe legalizar su situación en España y conseguir trabajo. Esto va en contra de un sentido ético de la sociedad. Es decir, si una persona fue juzgada en España, presa en España, pagó su deuda a la sociedad española y luego es soltado en España y no puede trabajar, no es sorprendente que se dedique al crimen. El sistema tal como está es una escuela de criminalidad. Los presos son mayoría extranjeros que saben que al salir no van a poder trabajar y van a estar en España, las cárceles son como la universidad del crimen. Lo que España tiene hoy es el peor de los dos mundos. O se repatrian a los criminales condenados para que cumplan sus condenas en su país (mi propuesta preferida) o cuando se los deja libre luego de cumplir su condena se les dá autorización de trabajo. Encarcelar criminales en un país extranjero y luego dejarlos libre sin dinero para volver a su país y sin trabajo no es un sistema ético ni lógico.

Este artículo es de la semana pasada, pero pensé que sería interesante publicarlo en mi blog español

A estas alturas ya no es  ningún secreto que disfruto mucho paseando en bicicleta. Estos días estoy en Nueva York y decidí salir a dar una vuelta por la ciudad, y me sorprendí gratamente al ver cómo Nueva York está cambiando para adaptarse a los ciclistas.

Esto se lo tenemos que agradecer al Alcalde Bloomberg. Es una pena que en España no se le conozca más, porque las veces que yo he estado con él me ha agradado su compañía y es una persona a la que admirar. Michael Bloomberg es el alcalde número 108 de Nueva York, y antes de renovar su alcaldía en noviembre de 2009 se estuvo hablando de su posible candidatura independiente para la presidencia de los EEUU, aunque al final no se presentó. Además, es fundador y dueño casi total de Bloomberg L.P., una empresa de comunicación e información financiera. Aparte de esto, Bloomberg también es un conocido filántropo.

Volviendo al tema de la bicicleta, les recomiendo Edmondo, una aplicación para la bicicleta. Yo la estuve usando en mi HTC Desire y funciona de maravilla! También existe para iPhone y Blackberry. Aquí pueden ver la ruta que hice, casi toda en Harlem, sobre carriles-bici y otras zonas adaptadas a la bicicleta.

Resumen: Lo que lo que la gente cree en España que son los problemas más serios de este país no lo son, y viceversa.

Vivo en España desde 1995. Lo hago por amor, lo digo en serio. Me encanta este país. Renuncié a la nacionalidad estaounidense para tener la española, y debo ser el único 🙂 Pero habiendo dicho esto, creo que si España no cambia algunos temas claves, los 20 años posteriores al 2010 van a ser mucho peores que los 20 años anteriores. Pero no por lo que la gente cree, sino porque España no solo tiene un problema de fondo sino uno de forma. Es decir, lo que la gente cree que son los grandes problemas de España, tal como son reflejados por los medios, en realidad no son tan graves. Pero los que sí lo son reciben poca atención, y sin un buen diagnóstico no se puede curar la enfermedad.

Empiezo por lo que los medios creen que son los grandes problemas de España: los nacionalismos, el terrorismo y la creciente inseguridad; y seguiré por los que opino que sí son los verdaderos problemas de este país, pero que no reciben el esfuerzo que su solución reclama.

Los nacionalismos no son un serio problema. Aunque se hable de que este es un país con muchas culturas, y puede ser que lo sea, España es curiosamente un país muy homogéneo en sus dificultades. Las actividades económicas de Cataluña y Madrid son curiosamente muy parecidas, y las dos “capitales” de España sufren las mismas penas: La falta de oportunidad, de creación de empresas y el nivel de paro es el mismo. El tema de los nacionalismos es una cortina de humo, algo histórico que levanta emociones pero que poco afecta al día a día. Si España realmente tuviera culturas realmente tan diferentes, los resultados económicos serían diferentes, pero no lo son. Estudiando la realidad cotidiana de Madrid o Barcelona se diría que están claramente en el mismo país. En Italia en cambio, sí que está claro que el nivel de renta entre el norte y el sur es muchísimo más diferente. Ahí se puede hablar de culturas diferentes entre Torino y Palermo, o Milán y Roma, y todos hablan italiano pero a la hora de hacer las cosas las hacen de maneras muy diferentes. En España la diferencia es más de idioma que de cultura. En Italia es al revés. Además, el tema de los nacionalismos españoles se va a agotar, porque como los nacionalistas casi no tienen hijos (la natalidad de la población nativa española es bajísima). Dentro de 30 años el tema del nacionalismo será menor comparado con el de la adaptación del inmigrante y la España cosmopolita y multicultural en todas las autonomías.

El terrorismo no es un serio problema. Más allá del atentado de Atocha que si fué terrible (y no ETA) el hecho que ETA haya matado a unas 900 personas desde 1959 no se puede llamar un serio problema, y digo esto con todo el respeto a las familias de los familiares asesinados y sabiendo que cada asesinato es un horror. Pero en términos de dimensión, el tema ETA es absolutamente desproporcionado, y tapa otros mucho más serios a nivel impacto societario. Ejemplos: España tiene el 20% de todos los cocainómanos de Europa. El consumo de drogas y de adicciones aquí cuadruplica la media europea. También, en España una buena campaña de educación vial logra que se muera menos gente en un año que en toda la historia de ETA (las muertes anuales bajaron de 5000 por año a 2500 aproximadamente). Sin embargo, el terrorismo es el pan de cada día de los medios españoles.

La inseguridad tampoco es un serio problema. Últimamente está muy de moda escuchar el tema de la inseguridad y los inmigrantes, y aunque es verdad que España es más insegura que antes, este país tiene una de las tasas de homicidios más bajas del mundo. España no es insegura en general, o la inseguridad no es uno de los grandes problemas de España, aunque también llena los medios de tenebrosos contenidos.

Entonces, ¿cuál es el problema más grande de España?: La falta de oportunidad de sus ciudadanos.

El síntoma es obvio, un desempleo de un 20% el doble de la media europea y del 40% entre los jóvenes.

¿Pero cuáles son sus razones y ramificaciones? Aquí va una lista.

España sufre de:

Una educación desconectada con la economía del país, una baja tasa de creatividad científica y empresarial que resulta en poca innovación y poca creación de empleo, sueldos miserables debidos a la falta de nuevas empresas y falta de inversión de las viejas (Telefónica tiene márgenes del 40% y un regulador que no le exige invertir) esto produce una sobre oferta laboral y falta de demanda.

También una vivienda carísima e inaccesible para el trabajador medio, unas leyes hipotecarias increiblemente duras para el deudor que hacen que millones de españoles estén presos en sus viviendas y no puedan aceptar trabajo donde lo hay (en USA las deudas hipotecarias no son personales) una política inmigratoria enfocada en atraer al trabajador que menos conocimientos tiene en vez de atraer a los inmigrantes líderes inversores y generadores de empleo, un confuso sistema criminal en el que el 55% de los nuevos presos son extranjeros y estos en vez de enviarlos a sus paises se les hace cumplir condenas aquí y luego a la calle sin papeles, un enchufismo generalizado opuesto a una meritocracia, demasiados niveles de gobierno, número de funcionarios inflado y con privilegios como nunca poder ser despedidos en un pais donde una persona de cada cinco no tiene trabajo, una mala ética hacia el trabajo en general (como si fuera una condena de la que hay que librar al ciudadano), un alto consumo de drogas de todo tipo que en muchos casos están asociados a la falta de ocupación, un excesivo amor por el gobierno y un desprecio generalizado por la empresa.

¿Qué necesita este país? Una serie de cambios que ni el PP ni el PSOE quieren implementar. Porque con la pirámide generacional invertida hay poca probabilidad de venderle ideas nuevas a votantes viejos. No vale la pena arriesgar. De ahí mi pesimismo. ¿Cómo se van a arreglar los problemas de fondo si de lo que se habla a diario en este país es una cortina de humo y los líderes se quedan en ese discurso?

Mi actitud hacia las drogas es peculiar, por un lado me desagradan a nivel personal y por otro estoy a favor de que se liberalicen.

Mi razonamiento:

– No creo que la legalización de las drogas aumente su consumo. Aquí en España ya están disponibles en abundancia, aunque más caras que si fueran legales. Al venir a vivir a España descubrí que muchas cosas que en USA (donde vivía antes) eran ilegales aquí son legales, o casi legales, y no por eso la sociedad se ha colapsado. Lo que más me sorprendió es que robar algo de menos de 300 euros no es punible en España, lo que significa que es como si fuera legal. Que si alguien se roba algo de una tienda, el dueño le tiene que pedir por favor que lo devuelva. Que al final la gente en España no roba por miedo al castigo, sino por educación. Con las drogas tendría que pasar lo mismo: Más tratamiento, más educación, menos policía. Las drogas son un problema de salud mental, no un crimen.

– Creo que hay gente que consume drogas sin por ello ser adictos, y en general estoy a favor de la libertad de elección. No veo mal que la gente consuma drogas, siempre que no pongan en riesgo a nadie. Lo que hay que legislar son cosas como conducir drogado, pero eso ya está legislado. También habría que diferenciar las drogas blandas de las drogas duras, porque no produce el mismo efecto fumarse un porro que esnifar una raya de coca.

– Que alguien se muera de sobredosis es terrible, pero peor aún es que que alguien mate para comprar drogas. La prohibición de drogas repercute en gente que no tiene nada que ver con el tema. Consumir o no consumir es cosa de cada uno, pero si se consume hay que ser responsable y no poner la vida de nadie en peligro, ni la propia ni la de los demás.

– La droga criminalizada termina diseminando enfermedades como el SIDA.  Si la droga fuera legal, el control sobre ella permitiría que la gente se drogara en condiciones más higiénicas y además aseguraría su pureza, que es muy importante: La droga adulterada (que es demasiado común) provoca muchos daños permanentes e incluso la muerte.

Combatir la droga sube el precio de la misma, y le termina dando dinero a gente horrible que mata y corrompe. La enorme cantidad de dinero que se usa en combatir las drogas se podría usar en tratar a los drogadictos, que al final sufren de una enfermedad como cualquier otra pero con pocos recursos para combatirla.

– El tabaco y el alcohol son las drogas más letales y, curiosamente, son legales. Esto supone que todos sufrimos sus efectos negativos aunque nos las consumamos.

Lo curioso del tema de las drogas es que, así como estoy a favor de su legalización controlada y con impuestos, a título personal mi experiencia con ellas ha sido una total “desilusión”. Como no soy candidato a ningún puesto político y vivo en un país muy tolerante como es España, puedo decir contar en este blog que durante mi vida he probado casi todas las drogas y que paradójicamente, ninguna me gustó. Es más, muchas no solo no me gustaron, sino que me causaron mucho rechazo. Concretamente he probado tabaco, marijuana, hachís, cocaína, opio, todo tipo de bebidas alcóholicas, café, mate, té y puros. De toda esta lista lo único que me gusta algo es el vino (solo Rioja y Ribera del Duero y en blancos Albariño y Rueda) y bastante el café. Las demás, nada.

Creo que la “apetencia” de las drogas debe tener algo de genético, o si tienes una personalidad adictiva o no. En mi caso no debo tener los genes que hacen que necesites o te gusten las drogas, algo que no considero una desventaja. Mi experiencia con casi todas las drogas fue siempre la misma: “No puedo creer que esto sea cocaína”, o “no puedo creer que esto sea el tabaco y que la gente se desespere por él”, y así con el resto. Se supone que la cocaína es súper adictiva, pero está claro que yo no tengo el gen para que me guste. Me pareció como tomarme 10 cafés de golpe. Yo soy normalmente bastante activo y positivo, así que es como que ya tengo los efectos de la coca, pero sin que me pique la nariz. El alcohol tampoco me gusta nada. Odio la cerveza, detesto la ginebra, el vodka, el whisky y todo ese tipo de bebidas. No me he emborrachado nuna porque antes de hacerlo vomito, algo que descubrí a los 13 años. No tengo tolerancia por el alcohol, y hasta hace unos años no bebía nada de nada hasta que empecé con el vino, y solo porque me lo recomendó el médico. El tabaco ni hablar de él, detesto el humo, me arruina una comida y dificulta amistades. Para mí es como si los que fuman se tiraran pedos delante mío, del asco que me da el olor. Además el humo me hace toser. No entiendo como alguien puede querer fumar, y directamente me voy si un sitio tiene mucho humo. Me da rabia vivir en la única ciudad  europea en la que aún se puede fumar en casi todos los sitios, y espero con ansiedad que se prohíba. Así como no me importaría entrar a un sitio y que la gente esté esnifando cocaina, sí me molesta el tabaco, porque lo que me molesta es el humo, no la “droga” en sí. Los porros me parecen quizás lo más simpático, pero hace años que no fumo uno y tienen la pega de que se fuman, y yo no sé fumar. El efecto es algo muy liviano y que puede ser agradable en ciertos momentos, por ejemplo navegando. Me cuesta entender que esté prohibido fumar porros en casi todos lo países (en España el consumo no está penado pero sí pueden poner una multa de unos 450€ si te cazan fumando, y además requisarte la droga), y que esté permitido el vodka o las bebidas de mucho alcohol, ya que el efecto es mucho más potente.

Conclusión: A mí no me gustan las drogas y, aunque respeto que otros las tomen, no termino de comprender su atractivo. Me pasa lo mismo que con muchas otras cosas: Estoy a favor del matrimonio gay pero no soy gay; estoy a favor de legalizar la prostitución pero me parece triste e innecesaria; detesto la violencia pero entiendo que los ejércitos a veces son necesarios y la policía también; estoy en contra de las armas pero si alguien las quiere tener y realmente no pone en peligro a los demás, que las tenga. En la vida no te tienen que gustar las cosas para aceptar que a otros le gusten. Con las drogas me pasa lo mismo.