El otro día cuando le conté a un amigo norteamericano que le había dicho a mis hijos que para traer a una pareja a dormir a casa tenían que estar por lo menos un año de novios pero que si esto pasaba a los 16 que entonces sería a los 16, el me sorprendió diciéndome que en Estados Unidos me podrían meter preso. Cuando le pedí que me expicara más en detalle como algo asi sería posible me contó que en Estados Unidos tienen unas increibles leyes por la cual dos adolescentes de 17 años por ejemplo no pueden tener legalmente relaciones sexuales y si las tienen son arrestados. Y si yo “blogueaba” mi política esto podía constituir prueba de que yo era accesorio del crimen. Sorprendido le pedí a Maria Frick que me ayuda a investigar un artículo sobre este tema para mi blog y esto es lo que encontró.

Estados Unidos es la cuna de muchos de los principios democráticos y políticos que hoy se consideran fundamentales para el desarrollo de las naciones y como sabemos a Estados Unidos le gusta liberar paises y exportar su concepto de “libertad para todos”. Pero es asombroso cómo puertas adentro la cosa es muy diferente, al menos en lo que tiene que ver con la libertad sexual de las personas. Sí, Estados Unidos – a pesar de tradiciones como las camisetas mojadas y su enorme consumo de pornografía – conserva todavía su corazón puritano. A tal punto que es completamente legal inmiscuirse en los dormitorios de la gente y determinar qué pueden y qué no pueden hacer allí.

En Estados Unidos, las “leyes de sodomía” castigan las relaciones sexuales entre personas adultas que no se ajustan a determinadas concepciones morales, cuestionando la libertad de los individuos para elegir la vida íntima que desean tener y violando abiertamente los principios universales sobre respeto a la vida personal. Como revela Amnistía Internacional, en muchos estados existen leyes contra la sodomía que penan el sexo anal, el sexo oral y la parafilia: en Puerto Rico y dieciocho estados se penaliza algunas de estas formas de intimidad sexual con hasta diez años de prisión.

Si bien no afecta únicamente a las relaciones entre personas del mismo sexo, el caso más representativo de esta ley es “Lawrence Vs. Texas”. En Septiembre de 1998, dos hombres cuyos nombres eran John Lawrence y Tayron Garner estaban teniendo relaciones sexuales en su hogar en Houston, Texas. Sin advertencia, la policía (que había sido llamada por un vecino por un supuesto disturbio de armas) irrumpió en el lugar y encontró a ambos hombres implicados en el delito de sodomía. Las querellas legales describieron luego el crimen como “relaciones sexuales desviadas con un miembro del mismo sexo”. Definiendo, de acuerdo a la ley del Estado de Texas, “relaciones sexuales desviadas” como “cualquier contacto entre una parte de los genitales de una persona y la boca o el ano de otra persona; o la penetración de los genitales o el ano de otra persona con un objeto”. Lawrence y Gardner fueron multados con U$D 200 cada uno. Y si bien pidieron a la Corte de Apelaciones de Texas y a la Corte de Apelaciones en lo Criminal de Texas que se declarara inconstitucional la condena, fue recién en 2003 que la Corte Suprema dijo que tenían derecho de actuar en la privacidad de su casa.

También es increíble la vigencia del delito de estupro, que establece que es un crimen tener relaciones sexuales (con o sin coito) con alguien menor de 18 años, sin importar si el/la menor dio su consentimiento. Es decir, que está penado que una persona de 18 años y 1 mes tenga sexo con una persona de 17 años y 11 meses, estando de acuerdo ésta última en hacerlo. Pero esto no es todo: en algunos estados también es considerado un crimen que dos menores de 18 años tengan relaciones sexuales. ¿El argumento? Que los menores de 18 son incapaces de dar consentimiento a este tipo de actos; que no son los suficientemente maduros como para decidir por sí mismos si tienen sexo y con quién. Es por esto, justamente, que el estupro se define como el delito que comete el adulto que abusa sexualmente de un menor usando la confianza que este le tiene o el engaño. Entiendo que el objetivo de esta ley es evitar las violaciones y que en muchos casos los límites entre el sexo con consentimiento y el forzado resultan difusos. Pero, hay muchos casos en que no lo son, y entonces esta ley atenta gravemente contra la libertad de las personas.

Otro argumento que mantiene vigente esta ley sostiene que con ella se pueden combatir los embarazos de adolescentes. (California, por ejemplo, ha fortalecido su ley de estupro así como su implementación por parte de las fuerzas policiales como parte de una campaña gubernamental para reducir este tipo de embarazos). Ahora, yo me pregunto: ¿no sería mucho mejor enseñar educación sexual y regalar anticonceptivos?

Mis lectores saben que viví en Estados Unidos 18 años y que quiero mucho más a ese país que la media europea digamos. En muchos sentidos Estados Unidos es un país bastante libre. Pero a medida que pasan los años las tendencias parecen revertirse, en España tenemos el matrimonio gay y en USA estas leyes victorianas.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

jovialiste en Mayo 9, 2007  · 

Anónimo en Mayo 9, 2007  · 

Robhert en Mayo 10, 2007  · 

Jaume en Mayo 10, 2007  · 

salva en Mayo 10, 2007  · 

Ron en Mayo 10, 2007  · 

Desde Japon en Mayo 10, 2007  · 

felicito en Mayo 10, 2007  · 

fer en Mayo 10, 2007  · 

Francisco en Mayo 10, 2007  · 

mint en Mayo 10, 2007  · 

Ernesto en Mayo 10, 2007  · 

juan en Mayo 10, 2007  · 

Javi en Mayo 10, 2007  · 

jlbriones en Mayo 10, 2007  · 

Olli en Mayo 10, 2007  · 

Dani en Mayo 10, 2007  · 

B.Warshavsky en Mayo 10, 2007  · 

Mauro en Mayo 10, 2007  · 

Patricia Campbell en Mayo 10, 2007  · 

acido69 en Mayo 10, 2007  · 

Marcelo en Mayo 10, 2007  · 

yo en Mayo 10, 2007  · 

BlAuGrAnA en Mayo 11, 2007  · 

zahorin en Mayo 12, 2007  · 

Jose en Mayo 12, 2007  · 

JA en Mayo 13, 2007  · 

Antonio en Mayo 22, 2007  · 

Silvana en Septiembre 13, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets