YouTube ha aparecido nuevamente en los titulares de prensa tras el litigio que enfrentó en la Justicia brasileña por la publicación de un video de la modelo Daniela Cicarelli y el banquero Renato Malzoni durante sus vacaciones en la playa. Las imágenes provocaron una demanda por daños morales a la compañía y agregan una anécdota más al historial de demandas que YouTube ha acumulado desde su inauguración en el 2005.

El problema que ocasionan estas demandas es que si bien el sitio prohíbe explícitamente subir videos con copyright o contenidos ofensivos, los usuarios (que suman un total de 50 millones al mes) hacen caso omiso de la norma. Tal es así que a pesar de la multa de U$D 119.000 que deberá pagar en caso de no retirar el video de Cicareli y Malzoni, YouTube no ha logrado cumplir la orden judicial porque los usuarios lo siguen colgando bajo distintos nombres.

Más allá de las posiciones que se puedan sostener sobre los derechos de autor y la regulación de los contenidos en línea, el hecho es que a YouTube le resulta imposible controlar estas acciones. No es que la compañía desee amenazar la intimidad de los involucrados, sino que no cuenta con los recursos suficientes para cumplir la orden judicial: no puede impedir que el video sea colocado en sus servidores porque no tiene empleados que puedan filtrar 50 millones de videos.

Ahora bien, ¿por qué YouTube no puede retirar el video de circulación mientras que los portales iG y Globo – también procesados en el caso – ya lo han logrado? Porque el sitio creció enormemente y no hay manera de supervisarlo. En esta situación, es el éxito alcanzado el que convierte a YouTube en el gigante de su especie, al mismo tiempo que le ocasiona limitaciones que lo pueden debilitar mortalmente. Sólo puede quitar lo que otros denuncian que hay que sacar y para los demandantes esto puede no ser suficiente. Es justamente por este motivo que ya ha estado cerca de tener que cerrar en Brasil y en India.

Hoy, You Tube alcanza un promedio de 100 millones de videos mostrados y 65 mil publicados diariamente. Sin embargo, bajo este esquema de funcionamiento, la eficiencia económica de YouTube no está clara. Se estima que los videos consumen un estimado de 200 terabytes diarios, lo que hace que el sitio requiera de enormes gastos de ancho de banda. Por otro lado, si necesita de un numeroso personal que organice el material y controle manualmente los derechos de autor de forma de evitar los actuales problemas legales – tareas éstas prácticamente imposibles de realizar incluso incrementando drásticamente el actual staff de 60 empleados con que cuenta. En este sentido, el éxito obtenido plantea problemas que atañen al corazón mismo de YouTube. ¿Cómo mantener y controlar el contenido de 65 mil cargas diarias sin modificar su espíritu gratuito e interactivo con tan pocos empleados?

Lo cierto es que, por el momento, YouTube no genera todavía los recursos suficientes como para encontrar este equilibrio, situación que se hace evidente en su incapacidad de encontrar una solución definitiva a las demandas por propiedad intelectual y filtración de contenidos. En el mediano plazo, la incorporación de publicidad, la realización de acuerdos para la promoción de contenidos (como el firmado en 2006 con Warner Music Group), e incluso la explotación de los derechos de autor de los usuarios parecen ser las alternativas más claras para la supervivencia del sitio.

Otra solución quizás pase por la implementación un sistema de censura robotizado que permita encontrar la pornografía mediante filtros al color de la piel y los videos que puedan causar daños personales a través de los tags. O también se encuentre en tecnologías que identifiquen a seres humanos individuales aún estando en un video o en buscadores – tales como Blinkx que escuchan los contenidos de los videos y los catalogan para que los buscadores los puedan encontrar más allá de sus tags. Veremos, en todo caso, cómo este gigante en audiencia pero tan pobre en personal lucha contra sus propias limitaciones y abre camino a nuevos proyectos en la Internet interactiva.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Pablo en Enero 17, 2007  · 

Retroferran en Enero 17, 2007  · 

Asimov en Enero 17, 2007  · 

Galleguayo en Enero 17, 2007  · 

jorge_rp en Enero 17, 2007  · 

Nicolas en Enero 17, 2007  · 

Pablo en Enero 17, 2007  · 

Alejandro en Enero 17, 2007  · 

Martin Revert en Enero 18, 2007  · 

PpGrande en Enero 18, 2007  · 

Luis Rull en Enero 19, 2007  · 

Andrés en Enero 20, 2007  · 

Zen en Febrero 18, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets