macbook-air.jpgLa historia de mi MacBook Air resultó tener una buena solución. Ya conté que el asiento que se hace cama de la clase business de Lufthansa apretó mi MacBook Air de tal manera (tan fina no era al final) que me dejó sin pantalla de plasma y con la MacBook Air toda deformada. Pero, curiosamente, se encendía y funcionaba si le ponía un conector a una pantalla externa como la plana del hotel Sky de Aspen.

Entonces la llevé en Aspen a un tal Derek que tiene una tienda de reparaciones Apple que es un chiste, especialmente porque el mismo repara Macs y usa Windows. Además, su diminuto negocio era un caos y lo que resaltaba eran sus botellas de cerveza vacías que ya no entraban en el tacho de basura. Cuando mi hija Isabella me preguntó como me animaba a dejar mi MacBook Air ahí, le expliqué que no era Derek quien la iba a reparar, sino que Derek recogía productos Apple y los enviaba a Apple. Cuando hablé con Derek me sorprendió contándome que mi MacBook Air –que con impuestos había costado algo así como $1850 dólares– se podía reparar ya que Apple prometía que, tuviera lo que tuviera, y la mía estaba bastante destruida, lo máximo que cobraban por cualquier reparación eran $850 y que si estaba todo roto me daban una nueva.

Y así fue. Hoy me llamó Derek desde Aspen a Menorca para contarme que ya tiene mi MacBook Air reparada. Yo le pedí que la enviara a San Francisco –a donde voy este viernes– y me dijo que así lo haría. Así que no hay que guiarse por la pinta. Derek resultó fiable. Esta historia me recuerda al iPhone que me robaron y que reapareció también.

Pero ahora el problema. Al reventarse mi MacBook Air volví a usar mi MacBook Negra y a este punto no quiero la MacBook Air. No se trata de la información porque uso la Time Capsule y tenía todo exactamente igual en mi copia. El tema de los back ups y copiar todo de una compu a otra en la Mac es absolutamente increíble si vienes de Windows. Es como que sientes que Windows te hizo perder años de tu vida con su manera tan deficiente de hacer back ups e instalar programas uno por uno y no todo el disco duro de golpe como en Mac.

El tema pasa por otro lado y es la MacBook Air en si. Más allá de que es hermosa y livianísima, al final la MacBook Air es como esas modelos que son geniales para llevar a una disco, pero que después cuando te quedas a solas no tienes de qué hablar. Porque la MacBook Air tiene poco cerebro (procesador lentísimo), poca memoria (solo 80GB) y para colmo cuando se calienta….se paraliza. Así es, uno de los temas más raros y absurdos de la MacBook Air es que si la usas en la cama contra un cojín (almohadón), o algo así, al calentarse empieza a funcionar como si fuera realmente una retardada mental.

La conclusión es que me quedo con la MacBook. Y mi consejo es que NO te compres una MacBook Air a menos que te dediques principalmente a navegar y usar correos en red, fotos en red, digamos, que tengas una vida en la nube (cloud computing), porque la Air tiene un exterior que alucinante, pero es bien cortita.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Nicolás en julio 16, 2008  · 

Luis H S en julio 16, 2008  · 

Guillermo en julio 16, 2008  · 

ElPel@s en julio 16, 2008  · 

Colu en julio 16, 2008  · 

ana en julio 16, 2008  · 

XL en julio 16, 2008  · 

Fernando en julio 16, 2008  · 

Alberto en julio 16, 2008  · 

Juan en julio 16, 2008  · 

Pepinazo en julio 16, 2008  · 

Fede en julio 16, 2008  · 

ElPel@s en julio 16, 2008  · 

feli en julio 16, 2008  · 

XL en julio 16, 2008  · 

Ernesto Graf en julio 16, 2008  · 

Francisco en julio 16, 2008  · 

ElPel@s en julio 17, 2008  · 

emmanuel en julio 17, 2008  · 

ivan en julio 20, 2008  · 

emmanuel en julio 20, 2008  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets