El mes pasado puse en mi blog en inglés mi perfil de riesgo de enfermedades genéticas según 23andMe. Para los que no conozcan esta empresa, ofrecen un servicio de exámenes genéticos y dan información y herramientas para ayudarte a comprender tu ADN. El funcionamiento es muy sencillo: compras un kit de su tienda online, escupes en el tubito, lo mandas de vuelta y en 6-8 semanas puedes acceder a tu cuenta y empezar a investigar tu ADN. Yo soy inversor en 23andMe y quise probar el servicio. Los resultados, tanto de mi perfil de riesgo de enfermedades genéticas como de mi ascendencia genética, me resultaron muy interesantes, y por eso los voy a compartir.

En 23andMe pueden encontrar información de ambos lados de la familia, el paterno y el materno. Sobre mi ascendencia materna descubrí que soy del haplogrupo H7. El haplogrupo H tiene más de 40,000 años, se originó en el Este y después de la Edad de Hielo se expandió a Europa, hasta tal punto que ahora es el haplogrupo más común aquí. Más o menos la mitad de la población escandinava pertenece a él, y también está muy presente en la costa atlántica del continente y en el País Vasco. Justo debajo pueden ver un mapa en el que se ve la presencia de este grupo:

Haplogrupo Materno

La información que obtuve de mi lado paterno es completamente diferente y muy interesante. Mi haplogrupo paterno es el E1b1b1c1, un subgrupo del E. Este haplogrupo apareció en la parte este del continente africano hace unos 30,000 o 40,000 años, por lo que allí es bastante común y lo podemos encontrar en los bereberes, los árabes, los senegaleses y algunos grupos bantúes de Sudáfrica y Kenia. El grupo E1b1b1c1 se originó hace unos 15,000 años y es muy común al este de África, en la zona del cercano este y por el Mediterráneo europeo. Abajo pueden ver el mapa de la localización de mis ancestros paternos:

Haplogrupo Paterno

Lo que me pareció más interesante acerca de mi genética paterna es que, según 23andMe, se puede ser genéticamente judío. Si alguien me hubiera dicho esto antes, seguro que habría pensado que la persona que lo ha dicho es extremadamente racista, pero ahora me he dado cuenta de que realmente es algo que se puede determinar por la genética de cada persona. El haplogrupo al que pertenezco por mi parte paterna se encuentra también en judíos etíopes, jordanos, libios, yemenitas, asquenazís y sefardíes; de hecho, en estos dos últimos grupos el E1b1b1c1 se encuentra en más o menos un 10% de la población. Así que el haplogrupo estaba presente en los grupo de judíos que dejaron la zona de Levante y se expandieron por el Viejo Mundo hace unos 2,000 años, lo que significa que sí es posible determinar si una persona es judía a través de su ADN. Realmente fascinante, ¿no creen?

23andMe también te permite consultar tu “afinidad genética global” que indica en qué zonas del mundo hay gente con una genética similar a la propia. Mi mapa indica que mi ADN es similar al de las poblaciones al sur y al norte de Europa, después a las del cercano este y del centro de Asia, así como a las del norte de África, Siberia, Norte América, Sur América, Oceanía y por último a la población al este de Asia.

Similitud global

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Carlos Buj en noviembre 13, 2010  · 

es muy interesante el post, pero teniendo en cuenta que tenemos cada uno miles de ancestros… cómo se determinan exactamente nuestros genes? debe haber un batiburrillo tremendo o simplemente se mira cuál es mayoritario?

por otro lado, algo chirría cuando se asocia un tipo de halotipo a una zona geográfica. La gente se mueve. Esos mapas son de ahora o una media histórica. Seguramente en NY hay más judios que en etiopía…

y ya me quedo con la reflexión, la endogamia de los judíos, perjudica su salud? se podría hacer un estudio comparativo entre los muy mestizos y los judios/vascos etc de “pura cepa”.

Pablo Carballada en noviembre 13, 2010  · 

#1 para Carlos Buj:
lo que se hace en estos análisis es el cromosoma Y y el ADN mitocondrial, que solo dan información de dos líneas, la paterna directa (Y) y la materna directa (mtDNA). Es decir, el padre del padre de padre… y la madre de la madre de la madre… indefinidamente. Aun así, es una información muy valiosa, da una idea muy clara de la historia de esas dos líneas ancestrales.
Los haplogrupos se asocian a las zonas geográficas en las que se asentaron por más tiempo, pero las migraciones son constantes y un haplogrupo que esté, por ejemplo, asociado al norte de Europa hoy en día tiene más representación en otros lugares del mundo, como Norteamérica.

El caso de los judíos es algo especial, al tratarse de una población bastante endogámica. Tengo entendido que la mayoría son del Y haplogrupo J (masculino) aunque cualquier haplogrupo de la cuenca mediterránea tiene mucha representación entre los judíos.

Pablo Carballada en noviembre 13, 2010  · 

Yo soy del haplogrupo I1 (Y), lo cual al principio me sorprendió un poco, ya que es muy minoritario en el sur de Europa (soy gallego), y se concentra más, incluso hoy en día, en Escandinavia y alrededor del Báltico. Aunque bueno, conociendo un poco la historia de Galicia y, en definitiva, de las migraciones europeas, se entienden muchas cosas.

Me gustaría aclarar otra cosa. Mucha gente se hace estos análisis esperando que les digan a qué raza o grupo étnico pertenecen, lo cual es un error. Como mucho, estos análisis predicen a qué grupo étnico pertenecían unos antepasados muy lejanos en el tiempo.

Saludos

Antonio García Morte en noviembre 13, 2010  · 

Martin, parece mentira que una persona tan inteligente como tu pueda quedar tan nublado cuando toca temas relacionados con la educación que recibió en su infancia.
La genética es un tema biológico. Depende fundamentalmente de quienes son tus padres, y lo que ese análisis te dice es de donde vienen tus padres.
La religión es un tema cultural y una elección personal. Tú eliges suscribir una serie de ritos, y para eso no necesitas venir del levante o de marte, sólo tienes que querer. Con exactamente los mismos padres tu podrías elegir adorar a Horus, como hicieron millones de egipcios en la antiguedad, y no pasaría absolutamente nada.
Ningún test biológico te dirá que eres judío. Cuidado con esa puerta, mejor dejémosla cerrada, que ya la abrimos el siglo pasado y no fue nada bueno.

Te puede aportar una visión refrescante y algunas ideas para tu inversión en esta startup el capítulo ‘Sombreros anchos y mentes estrechas’ del libro ‘El pulgar del panda’, de Stephen Jay Gould.

Martin Varsavsky en noviembre 13, 2010  · 

Me molesta cuando me hablan con ese tono. Ser judío es una etnia, una cultura, no es una religión. Somos muchos los judíos ateos.

Urko Alonso en noviembre 14, 2010  · 

Muy interesante. Pero, ¿confias en 23adnme? ¿Creo que hace poco confundieron los arrays de DNA de muchas personas no? Igual eres otra persona jejeje

Antonio García Morte en noviembre 14, 2010  · 

Martin mis disculpas, no pretendía ofenderte. Hasta leer tu comentario desconocía que podían existir los judíos ateos. En mi contexto decir que un cristiano es ateo no tiene sentido.

Pero insisto en mi argumento. Nada de tu judaismo se refleja en tu adn. Sería como si analizaramos el adn de un culé y concluyeramos que efectivamente lleva el barcelonismo en la sangre por estar vinculado geográficamente a barcelona.

Y la etnia o cultura a la que tu perteneces es una elección personal. Dices que eres judio ateo, supongo que has escogido ciertas costumbres de la cultura judía que te vienen bien y que te gustan, y te has distanciado de muchs de los dogmas. Es tu elección, bien podrías igualmente haber abrazado el islamismo o directamente no practicar ninguna cultura religiosa. Es tu elección personal.

Amos Barcelona en noviembre 15, 2010  · 

El resultado del análisis del ADN cuadra a la perfección con la historia cultural del pueblo judío.
Cuando un comerciante varón, residente en el levante mediterráneo, en las distintas épocas se marchaba en busca de nuevas oportunidades de su época, es decir comprar pieles, piedras preciosas, etc … con los que comerciar, en los amplias llanuras de Ukraina Rusia Siberia marchaban solos sin mujeres … Si tenia suerte y les iba bien y tenían intención de crear una familia, debían de traer una mujer de su comunidad de origen lo cual no era factible en la practica por el pésimo estado de las comunicaciones y su inseguridad. Al varón que se había establecido y le iba bien con su comercio solo le quedaba entonces la opción de tomar como esposa a una mujer de la zona donde se había establecido, previo ritual de conversión al judaísmo. Por eso la información genética del halogrupo de tu madre es totalmente dispersa geográficamente, confirma la teoría de que los judíos en sus continuos desplazamientos solían tomar esposas entre las mujeres de la nueva zona que habitaban. Y todo lo contrario por la parte paterna cuyo origen geográfico se encuentra concentrado en unas áreas delimitadas. Toda esta información que nos facilitan estos nuevos conocimientos entran en aparente contradicción con el judaísmo ortodoxo, que afirma que la judeidad, la condición de ser judío, se trasmite por linea exclusivamente materna y no paterna. La corriente progresista liberal del judaísmo sostiene que son validas las dos lineas la matrilinealidad y la patrilinealidad. La explicación histórica es que durante la Edad Media en los asaltos, progroms, a los barrios y pueblos judíos, los varones eran asesinados y las mujeres violadas secuestras y en algunas ocasiones forzadas a la prostitución. Cuando las comunidades judías podían pagar el rescate de los cautivos, y las mujeres eran liberadas, quedaba un problema, el repudio, estas mujeres eran repudiadas por su comunidad … Los rabinos establecieron la prioridad absoluta de la mujer para evitar el repudio, y facilitar su integración. El hijo de una mujer judía victima de una violación, a partir de estos nuevos preceptos es tan judío como cualquier otro. Esta medida de exclusividad que pudo ser eficiente en la oscuridad de la Edad Media, hoy día no tiene sentido en un contexto de seguridad, de libertad, de matrimonios mixtos, donde la identidad de todo tipo es una acción positiva de elección personal. Un abrazo Amos Barcelona

Martin Aquino en noviembre 16, 2010  · 

Martin tenes idea porque este servicio no se comercializa en Argentina o Brasil (supongo q tampoco en el resto de Sudamerica) teniendo en cuenta que por esta zona hay muchos descendientes de inmigrantes que estarian interesados en hacerse este test?

Cruz Jiménez en noviembre 26, 2010  · 

Este post me ha parecido muy interesante y creo que desde el punto de vista científico tiene mucha utilidad. Bien sea a nivel de estadísticas, estudio de enfermedades de origen genético y a nivel personal para conocer nuestros orígenes y ver que tanto se movieron nuestros antepasados. El ser humano es curioso por naturaleza.

Lo delicado del tema es que cuando se habla de “etnia”, “raza”, “genética”, “religión”, hay grupos que ponen el grito en el cielo. No obstante, si se llevan estas investigaciones desde una perspectiva científica e histórica; sin matices políticos, ideológicos ni religiosos; será mucho lo que podamos aprender y aprovechar. Hoy en día hay medios y tecnología para realizar estudios con las células y en la genética. Si no se ha avanzado más ese campo es debido a la presión de los grupos conservadores. Por otro lado felicito esta iniciativa y ojalá en un futuro próximo esa web preste su servicios en otros idiomas como el español, dada su importancia y expansión geográfica.

Un saludo

Dejar un Comentario

Es necesario identificarse para introducir un comentario, para lo que puedes utilizar cualquier de los sistemas que te presentamos a continuación.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets