Como continuación a mi artículo sobre cómo iniciar una empresa de tecnología en España, presento en este post algunos comentarios y referencias sobre el capital de riesgo en España. Mi interés es, en esta ocasión, presentar algunos de los conceptos más generales del sector así como sus tendencias a nivel nacional.

Lamentablemente, España no es, a nivel comparado, el mejor lugar para conseguir financiamiento para este tipo de emprendimientos. Especialmente si se trata de una idea en gestación o todavía no implementada. Sin embargo, los datos muestran que esto está cambiando y que quizás España pueda convertirse en un país que promueva la innovación y el espíritu emprendedor.

Como claramente lo describe la Asociación Española de Entidades de Capital- Riesgo (ASCRI) e IPYME (a quienes cito en los próximos párrafos), el capital de riesgo es una actividad financiera desarrollada por entidades especializadas, consistente en la aportación de capital (fondos propios) de forma temporal (3-5 años) y generalmente minoritaria a empresas no financieras, de naturaleza no inmobiliaria y que no coticen en primeros mercados de valores. Tiene por objeto contribuir al desarrollo y expansión de la empresa (capitalizarla, profesionalizarla y asesorarla) para que su valor aumente.

Según la fase de desarrollo, es posible clasificar el capital riesgo en los siguientes tipos:

1.Semilla (seed): aportación de recursos en una fase anterior al inicio de la producción masiva (definición/diseño del producto, prueba de prototipos, etc.).

2.Arranque (Start-up): financiación para el desarrollo inicial y primera comercialización del producto o servicio de empresas de reciente creación.

3.Otras fases iniciales: recursos para cubrir el desfase de tesorería en empresas de reciente creación que no han alcanzado el punto muerto.

4.Expansión: Financiación del crecimiento de una empresa con beneficios. El destino de los fondos puede ser para la adquisición de activos fijos, el incremento del fondo de maniobra para el desarrollo de nuevos productos o el acceso a nuevos mercados.

5.Sustitución: Adquisición de acciones existentes en poder de otra entidad de capital riesgo o de otro accionista o accionistas antiguos.

6.Adquisición con apalancamiento (Leveraged Buy-out – LBO): Compra de empresas en las que una parte sustancial del precio de la operación es financiada con recursos ajenos, en parte garantizados por los propios activos de la empresa adquirida, y con instrumentos que están a medio camino entre los recursos propios y ajenos (financiación de entresuelo).

7.Reorientación: Recursos aportados a una empresa en dificultades financieras para facilitar su reflotamiento.

8.Refinanciación de deuda: Sustitución de deuda por recursos propios para reducir el nivel de endeudamiento de la empresa.

Tal como la ASCRI e IPYME destacan, aunque en castellano es corriente utilizar el término “capital riesgo” para referirse a todas estas fases de la actividad, en el mundo anglosajón existe una clara distinción entre “venture capital”, que refiere a las inversiones en proyectos empresariales que se encuentran en etapas tempranas (semilla, arranque y otros estados iniciales) y “capital inversión” o “private equity”, que refiere a aquellas que se centran en empresas ya consolidadas.

En España, el capital de riesgo se utilizó por primera vez en Galicia, en el año 1972, y es en 1986, cuando el país entra a formar parte de la Comunidad Europea, que comienza la introducción de operadores internacionales. Actualmente, existen 140 operadores, de los cuales aproximadamente 30 se dedican a la inversión de “venture capital”, de forma parcial o exclusiva. Entre ellos se encuentran: Barcelona Empren, CDTI, ENISA, Gestión Capital Riesgo del País Vasco, Highgrowth Partners y Najeti. (Para un listado completo ver el sitio de la Comisión Nacional del Mercado de Valores).

La mayor parte de la industria está en España en manos de operadores privados, tanto por volumen gestionado (que osciló entre un 87% y un 89% en los últimos seis años) como por el número de operadores (que alcanzó el 82% en 2005). Más de un 60% de los operadores privados son profesionales independientes, mientras que el resto están controlados por entidades financieras. El sector público, por su parte, controla algo más de un 10% de la industria.

Según la ASCRI, el volumen de inversión de capital de riesgo ha pasado de los 969 millones de euros en el año 2002 a 1.967 millones en el 2004, y a 2.715 millones en el 2006. El número de operaciones cerradas en 2006 alcanzó un récord histórico con 612 operaciones y, aunque el peso de las operaciones de Venture Capital sigue siendo bajo en cuanto a volumen invertido, éstas representan el 30% del número de operaciones totales. Entre éstas, las que más repercusión han tenido se encuentran: Jazztel, eDreams, Fractus, Imaginarium, Advancell, Proyecto CIMA, Tighsa, GeoVirtual, Essential Minds, Voz Telecom y Vueling. En 2006, particularmente, se destacan: Iberostar, Telepizza, Gasmendi, Sten y Euroloc.

graph1.bmp

Según estos mismos datos, si bien cerca del 60% del volumen invertido por el capital de riesgo se ha dirigido a empresas relacionadas con la economía tradicional (Hostelería/ Ocio: 15,8%, Transportes: 11%, Comunicaciones y Construcción: 8% ambos sectores), el 40% restante se ha invertido en empresas tecnológicas. Y si se mide por el número de operaciones, se han beneficiado sobre todo las empresas vinculadas a los sectores tecnológicos (58%). Concretamente: informática, otros servicios y comunicaciones.

Ya que tradicionalmente se solía invertir un 75% en economía tradicional y un 25% en actividades relacionadas con la tecnología, puede decirse entonces que existe en el país cierto avance hacia la inversión en empresas tecnológica. En los últimos años, España se ha situado en entre los líderes del “private equity” europeos, detrás del Reino Unido y Francia, alcanzando incluso a Alemania e Italia. Sin embargo, según los datos de 2005, el volumen de inversión que se dedica en España al segmento de capital de riesgo sigue siendo algo inferior al de la media europea: si en España es del 4,5%, en Europa es del 6,4% sobre el volumen total del sector.

En términos absolutos, Estados Unidos continúa siendo con diferencia el mayor mercado de capital riesgo del mundo, captando el 61% de los nuevos recursos aportados y el 62% del volumen mundial de operaciones de buyout. La cuantía invertida en capital riesgo clásico (etapas iniciales + expansión) fue en 2005 de 18.600 millones de euros frente a los 12.700 de Europa, si bien en Europa se realizaron el 73% de las operaciones mundiales. La cuantía media de la inversión en “venture capital” en EE UU roza los 6 millones de euros, frente a los 0,9 millones de Europa.

En proporción con su Producto Interior Bruto (PIB), Estados Unidos se sitúa claramente por encima de la media mundial en inversión en capital riesgo, tanto en fases iniciales como en las de expansión-sustitución. Y si bien el papel que juega el capital riesgo invertido en España como porcentaje del PIB nacional es comparable al de otros países desarrollados, todavía se mantiene a cierta distancia de los países más evolucionados en estos términos.

graph2.bmp

Esta realidad puede comprobarse en un caso concreto: la inversión en la Web 2.0 (compañías cuya actividad está basada en los contenidos aportados por los usuarios). La inversión de los grupos de capital riesgo en las empresas de la web 2.0 aumentó un 107% en todo el mundo en 2006, hasta superar los 844 millones de dólares (unos 634 millones de euros). Incluso en España, el segmento web 2.0 es un área de gran crecimiento, en la que los grupos de capital riesgo han tenido una gran predisposición a entrar.

Sin embargo, a nivel comparado, España no se ha destacado por su monto de inversión. Mientras que en EEUU se ejecutaron 126 operaciones, con una inversión global de 682 millones de dólares (lo que significa un incremento del 136% en relación a 2005), en Europa las inversiones globales fueron de 100,5 millones de dólares (el doble que en el ejercicio anterior). En el continente fue Francia el país más activo: con siete operaciones que absorbieron unas inversiones de 39,3 millones de dólares. En segundo lugar del ranking europeo se situó Reino Unido con una inversión del capital riesgo de 23 millones de dólares en cinco operaciones.

AGRADECIMIENTOS- Por su colaboración agradezco especialmente a: Pablo, Maxi, Gadiel Tavarez, Joseph Haslam, Galleguayo, swaption, Montse, Ramganok Schahzaman, Maxx Power, Pepe Verdugo, Víctor, Alberto, XL, patitofe0, Fèlix Arias, Juan Egea, Pablo V, Joseph, Alonso Hurtado, Xavier Rius y Maria Frick

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Jose Luis en Marzo 30, 2007  · 

Rally Federal en Marzo 30, 2007  · 

DANIEL en Marzo 30, 2007  · 

Mike en Marzo 30, 2007  · 

Ivan en Marzo 30, 2007  · 

jovialiste en Marzo 30, 2007  · 

Aitor Serra en Marzo 30, 2007  · 

Alainkun en Marzo 30, 2007  · 

Ernesto en Marzo 30, 2007  · 

emprendedores en Marzo 31, 2007  · 

emprendedores en Marzo 31, 2007  · 

Humberto en Marzo 31, 2007  · 

JA en Abril 1, 2007  · 

jose en Abril 16, 2007  · 

juan en Mayo 9, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets