La web 2.0 representa la evolución del mundo de los contenidos corporativos a los contenidos generados por el usuario. Los sitios como MySpace, Wikipedia y YouTube – representantes por excelencia de esta nueva generación – se basan en modelos de negocio altamente especializados al Web, que fomentan y aprovechan la participación de los internautas. Pero dentro de esta tendencia, hay sitios complejos, como los que acabo de mostrar, o nuevos fenómenos basados en la sencillez como Dopplr y Twitter. Por ejemplo, es increíble que sitios tan simples como Fotolog, al que sólo se le puede poner una foto por día, tenga más visitas que el famoso flickr, que tiene muchas más funciones y capacidad de almacenamiento y opciones. O que Twitter, probablemente el sitio más simple que se haya desarrollado últimamente en la Web 2.0, esté arrasando.

En la Web 2.0, la arquitectura central de internet no ha variado con respecto a la Web 1.0. Los servidores, servicios y protocolos son los mismos que en sus inicios y los principios de diseño, accesibilidad, usabilidad e interoperabilidad se mantienen igual. Tampoco han variado mucho los estándares en los lenguajes de la Web. Sin embargo, el incremento en la capacidad de almacenamiento y procesamiento de los datos han hecho posibles sistemas de gran tamaño y complejidad. En algunos casos concretos, avances como el de convertir todos los tipos de vídeos diferentes a Flash hicieron que empresas como Youtube se pudieran hacer tan populares.

La Web 2.0 también ha sido posible gracias a los feeds RSS (que permiten la suscripción a fragmentos de información sin necesidad de visitar decenas de webs), a las API (que facilitan la comunicación entre aplicaciones y sistemas operativos, bases de datos o protocolos de comunicación) y al uso de tecnologías como AJAX, Flash y “Ruby on Rails” (que permiten desarrollar interfaces web ligeras para estos nuevos servicios). Es en base a estas herramientas que pueden crearse servicios que estén hechos de módulos o fragmentos de aplicaciones que son acoplados entre sí. Es decir, aprovechar las funcionalidades de servicios provenientes de diferentes fuentes – incluso información multimedia- como se ven en Netvibes, sitio que uso a diario.

Las redes sociales son, en general, sitios muy específicos para un montón de gente. Twitter, dopplr, del.icio.us son claros ejemplos de ello. Estos sitios usan el alcance de Internet para ampliar el círculo de contactos y poder compartir intereses con un gran número de personas sin ninguna limitación física. Y se caracterizan por tener funciones muy claras: en twitter cuentas qué estás haciendo, en dopplr combinas encuentros con tus amigos en el exterior, en del.icio.us gestionas tus marcadores sociales y en webjay publicas y compartes tu música.

Los webtops, por otro lado, son sitios más complejos y de uso personal. La tendencia actual borra cada vez más la frontera entre el ordenador y la red; muestra de ello es que las grandes compañías de Internet como Yahoo!, Google o Microsoft ofrecen herramientas que permiten personalizar Internet y que difuminan un poco más la frontera invisible que separaba a ésta del escritorio del usuario. La aparición del concepto Webtop es la consecuencia de esta pérdida de importancia del sistema operativo local: el webtop propone trasladar el entorno habitual del disco duro del ordenador a Internet. Netvibes, Groowy, DesktopTwo y eyeOs, por ejemplo, son completas aplicaciones webtop para uso particular.

Netvibes, por poner un caso, es un sitio que cumple principalmente la función de página de inicio matriz para que el usuario organice a su gusto sus sitios web y servicios frecuentados. No pretende ser más que un control de mandos desde el que el internauta se mantenga permanentemente informado sobre las actualizaciones de sus blogs preferidos, así como de la llegada de nuevos mensajes a sus cuentas webmail e incluso POP. Pero brinda, además, otros servicios muy interesantes. Entre otras cosas, aporta una serie de servicios en la línea de los widgets de Yahoo! y de los ordenadores Mac; una de sus ventanas ofrece acceso a los principales buscadores de la Red (Google y Yahoo!); acceso a flickr en la que se muestran en modo diapositiva las imágenes escogidas según etiquetas; acceso a los nuevos mensajes que vayan entrando en las cuentas de correo del usuario de Gmail y Yahoo!, y al programa Writely, que permite escribir y clasificar documentos online para compartirlos con otros usuarios en un estilo similar a los “wiki”.

Así es como la web se fue dividiendo entre los sitios complejos llenos de funcionalidades y los sitios sencillos que enamoran por su claro objetivo y facilidad de uso. Supongo que al final habrá ganadores y perdedores en las dos categorías, pero lo que está claro es que el que la pega con algo como Twitter consigue enormes audiencias con una ínfima inversión de dinero y programación. O por ejemplo Dopplr, que tiene muchas menos funcionalidades que Plazes pero le está yendo mejor. En nuestro caso, hacer Fon es sin duda algo increíblemente complejo, pero en Fon nuestro objetivo es quedarnos con la complejidad nosotros y dejar que las cosas sean bastante sencillas para el usuario.

Agradezco a Maria Frick por su colaboracion en este artículo.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Carballo en Mayo 23, 2007  · 

Bow en Mayo 23, 2007  · 

Matias en Mayo 23, 2007  · 

victor en Mayo 23, 2007  · 

Mario Diaz Laguardia en Mayo 23, 2007  · 

Francisco en Mayo 23, 2007  · 

JA en Mayo 23, 2007  · 

Carolina en Mayo 23, 2007  · 

JA en Mayo 24, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets