Veo dos grandes tendencias mundiales para la década del 2010: los países en vías de desarrollo haciendo todo lo posible por sacar a su población de la pobreza — y triunfando–, y los países desarrollados haciendo todo lo posible para impedir que sus ciudadanos caigan en la pobreza, lográndolo gracias a que sus mercados crecerán en los países aún pobres. Es por esto que veo que esta década los que van a tirar de la economía mundial serán los pobres saliendo de la pobreza. Algo similar a lo que ya ha estado ocurriendo en China, India, Brasil y México, pero en escala mucho mayor.

Comencemos con los países ricos y desarrollados.

Ahora mismo, las naciones de la OCDE están intentando reiniciar sus economías financiándolas con déficits gigantescos. Yo veo a los déficits como el motor eléctrico que enciende al motor a combustión. Si lo utilizas demasiado, tu batería se termina acabando y tu motor no volverá a encender. Muchos países están intentando volver a encender sus motores desde la crisis del 2008, pero a algunos no les va tan bien como a otros y el resultado de sus políticas keynesianas tendrán un fuerte impacto en lo que sucederá durante esta próxima década. Algunas se estancarán y tendrán 10 años chatos, sin crecimiento. Otras crecerán.

En Europa se comienza a vislumbrar una linea que muestra al norte del continente mejor preparado para sobrellevar el momento. El sur se está estancando. España es un ejemplo. A pesar de que ha mantenido déficits del 11%, su único logro fue frenar la tasa de desempleo y “estabilizarla” en el 20%. Veo que a España se le está agotando la batería y que necesita desesperadamente implementar reformas, pero también veo a un Zapatero populista e incapaz de tomar las medidas necesarias, como, por ejemplo, congelar los salarios de los trabajadores estatales por miedo a no ser reelegido. El resultado es que los mercados están perdiendo su confianza en España.  Grecia y Portugal e Italia tienen problemas similares. Los votantes de estos países creen que no son tan entendidos en temas de economía como sus vecinos del norte, y no votan por planes como la reducción del salario público que se dio en Irlanda, o la reforma laboral alemana.

En lo referente a USA, su principal desafío será reducir su déficit. Para esto deberá reducir sus gastos en materia militar y Obama, pese a estar ahora gastando más que nunca (un grave error en mi opinión), tarde o temprano se dará cuenta. El gasto militar es muy poco “multiplicador”. De hecho, uno de los motivos por los que Grecia llegó a la situación actual es por gastar un 4% de su PIB en defensa debido al un absurdo miedo a Turquía. Grecia, como miembro de la UE, tendría que darse cuenta que es impensable que Turquía la invada y bajar su gasto militar a niveles europeos. España, por ejemplo, gasta solo el 1.8%. La clave del bienestar en Europa ha sido invertir en salud y en educación lo que USA gasta sólo en defensa. Gastos gigantescos como los de USA en armamento no son compatibles con un estado de bienestar. Pero durante esta década confío en que Estados Unidos entrará en una nueva era de balances (como sucedió con Clinton) en la que intentarán equilibrar sus cuentas para poner “su casa en orden” y continuar creciendo a los niveles históricos del 3% anual. Eso ayudará mucho al resto del mundo y sus empresas continuarán beneficiándose de la creciente clase media mundial.

Durante esta década China seguirá creciendo, porque todavía tienen unos 700 millones de habitantes para llevar a la clase media (que es la suma de los habitantes de USA más los de la Unión europea). Corea del Sur y Japón hicieron lo mismo en los 60´s y 70´s: mientras duró este proceso, crecieron en forma constante, pero una vez que terminó, sus economías se estancaron. Creo que a China le quedan unos 15 años de crecimiento acelerado.

Es cierto que China tiene sus propios problemas, también absurdos, como su miedo a Falun Gong. Pero son inteligentes en los temas importantes, como Taiwán, país al que no han invadido y esperan recuperar con el tiempo. Los chinos no pierden la calma. Paradójicamente, los ayuda el hecho de que sus líderes se mantengan en el poder por generaciones, ya que ven y piensan en las consecuencias de sus acciones en términos de generaciones. Sí, es cierto que China podría convertirse en una potencia militar problemática, como USA en la década pasada, en caso de que su economía se estanque y los comunistas quieran preservarse en el poder mediante políticas nacionalistas. Algo como lo que intentaron los militares argentinos a principios de los 80´s con su absurda invasión a las Malvinas. La guerra parece volver estúpido al electorado y hacerle apoyar malos líderes. En el caso de China el peligro es que deje de crecer y al tambalear su bicicleta económica los comunistas invadan Taiwán para preservarse en el poder. Le doy a este escenario un 10% de probabilidad en toda la década.

Por su parte, países como Brasil, Argentina y otros exportadores de alimentos han crecido gracias a China, que seguirá siendo una proveedora de crecimiento para el resto del mundo, motivo por el que ganará cada vez más importancia. También creo que China no va a desestabilizar al mundo en la forma que lo hace USA. Ellos no pelean guerras porque sí, ni tampoco reaccionan como USA cuando son provocados. Los chinos son pragmáticos y mantienen la calma. Son capaces de lidiar con casos imposibles como Corea del Norte e Irán de una manera que nosotros, los occidentales, no podemos. Ellos siguen su camino y hacen su juego, no alimentan a sus trolls, como decimos en Internet. En cambio, China obtiene lo que quiere de ellos. En el caso de Irán, petróleo y un mercado al cual exportar.

Luego están India, Brasil, México, Rusia y el resto de los Tigres Asiáticos. Como grupo, tanto en tamaño como en políticas, yo los veo como una segunda China. Todos estos países tienen a la mayoría de sus poblaciones viviendo bajo la línea de la pobreza y todos adoptaron la fórmula china de crecimiento rápido, pero desigual. Estos países, como el resto de los latinoamericanos y africanos, tienen altos niveles de tolerancia a la injusticia social, algo que Europa, e inclusive USA, no tienen, y es por este motivo que pueden seguir creciendo sin crear un estado de bienestar. Veo a este grupo de países aportando unos cientos de millones de personas a la clase media mundial, algo equivalente a una segunda China y un gran motor del crecimiento económico.

Finalmente, existe la posibilidad de que ocurra algún evento altamente negativo, como los que voy a enumerar en la siguiente lista, pero creo que la probabilidad que alguno de estos ocurra en los próximos 10 años es del 10%.

– Un ataque nuclear o biológico perpetrado por terrosritas musulmanes contra USA, Rusia o China. Estas 3 potencias sufren ya del terrorismo islámico.

– Un misil nuclear disparado contra Israel respondido con un contrataque masivo por parte de Israel.

– Un conflicto entre sunitas y chiitas con armas nucleares, por ahora las guerras mas sangruientas de Medio Oriente no tuvieron como participante a Israel. Por ejemplo, la guerra Iraq/Irán tuvo un millón de muertos.

– Una guerra entre India y Paquistán (ambas son potencias nucleares)

– Resurgimiento del conflicto entre Corea del Norte y Corea del Sur que derive en una guerra con armas nucleares.

– Una burbuja al estilo USA en el 2008, pero en China, que haga que la economía china se estanque y que como resultado China, como dije ante,s se transforme en un agresor militar.

– Una pandemia virósica.

– Que el cambio climático cause desastres naturales de proporciones hasta ahora desconocidas.

En resumen, mi pronóstico es que tenemos un 80% de probabilidades de que la década del 2010 sea de crecimiento global, potenciada por cientos de millones de personas que saldrán de la pobreza creando mercados para el resto del mundo, algo parecido a la década del 2000. Hay un 10% de chances que las cosas salgan realmente mal si es que la economía china se derrumba, y otro 10% que las cosas salgan también mal, pero a causa del terrorismo y otros conflictos.

Termino pidiendo disculpas por lo resumido que es este artículo que merece ser estudiado en más profundidad pero por falta de tiempo preferí publicarlo así y lo iré mejorando.

Reblog this post [with Zemanta]

Varias veces he criticado en este blog la forma de hacer negocios en Europa. Sin embargo, sigo desarrollando FON en España. Hemos considerado la idea de mudar la empresa a USA a pedido de Google, pero decidimos quedarnos en España. Voy a elaborar un poco este tema. Fon: ¿Por qué en Europa?

Primero veamos las razones obvias por las que FON, una empresa de tecnología, debería estar en Silicon Valley. Silicon Valley es el epicentro mundial donde se establecen tendencias, y como FON se ha convertido en la mayor comunidad WiFi del mundo, basado principalmente en el boca a boca, sería mucho más fácil para nosotros crear una tendencia positiva o buenas críticas desde allí.  En efecto, todas las veces en las que he logrado sobreponerme a las 9 horas de jetlag para ir a Silicon Valley por algunos días, hemos terminado teniendo una excelente cobertura por parte de la prensa especializada de USA que repercute globalmente. Cuando alguien en España escribe algo, se lee en España. Cuando alguien escribe en Techcrunch, por ejemplo, se lee en todo el mundo. Y así de triste como suena, los europeos terminan “comprando” lo que los blogs de Silicon Valley promueven y los blogueros locales traducen. La comunicación global es una ruta que va en una sola dirección y Fon tiene que luchar contra eso.  La segunda razón es porque un buen porcentaje de las mentes más brillantes del mundo están concentradas en Silicon Valley. El 53% de los trabajadores de Silicon Valley no nacieron en USA. Si bien existe una competencia feroz entre las empresas, también es cierto que hay mucha colaboración entre las mismas. Y FON, estando en España, se está quedando fuera de ese circuito creativo.

Pero aún conociendo estos factores positivos, estimé los costos de mudar la empresa a USA y finalmente decidí no hacerlo porque, aunque parezca sorprendente, España es para nosotros más competitiva que Estados Unidos. Aunque aquí las cargas sociales son más altas que en USA, las indemnizaciones también. Si uno logra elegir muy bien al personal, como hemos hecho en Fon, operando en España tenemos dos gastos que son muchísimo más bajos que en USA: los gastos médicos y legales y, en general, como España gasta una mínima proporción de lo que gasta USA en el ejército, ese ahorro se traduce en muchos más servicios sociales que hacen que al empleado el sueldo le rinda más.

Calvin Coolidge dijo en los 20’s que “el negocio de USA son los negocios” (the business of America is business). Luego de haber hecho empresas en USA por 20 años, yo diría que “el negocio de USA son los negocios…siempre y cuando los abogados digan que es posible”. Y a pesar de que digan que sí, estamos hablando de un ambiente muy inestable y muy costoso en términos legales para hacer negocios. He creado star-ups en USA y en Europa y tengo la experiencia y datos suficientes como para hacer una comparación.

En la vida de una start-up europea, los costes legales son aproximadamente un 75% más bajos que en USA. En Europa continental el sistema legal está basado en el sistema Napoleónico que establece claramente qué es legal y qué es ilegal. Cuando hago negocios en USA, tengo que pagar $600 la hora a unos abogados que pasan muchas horas buscando una solución y que nunca me dan una respuesta clara. No los culpo. La jurisprudencia es muy costosa de estudiar y sus resultados son inciertos. Pero en Europa el mismo abogado puede costarme $200 la hora por no tener que ser tan experto y pasar un máximo de unas 3 horas antes de darme una respuesta por si o por no. Entonces, mientras que en Viatel recibía facturas de abogados por $600.000 por año, en FON las mismas no superan lo $90.000 por año. Y no solo los abogados son más baratos, sino que cualquier tipo de demanda en España cuesta muchísimo menos comparado a lo que costaría en USA. Cuando vivía y hacía negocios en USA, siempre tenía la sensación de tener una espada de Damocles “legal” sobre mi cabeza. Aquí, en España, si alguien se vuelca un poco de café encima no demandan a McDonald’s y cobran millones.

Pero no solo el sistema legal representa una enorme carga para hacer negocios en USA. También hay otro gran “impuesto”, que es el sistema de salud. En España, por ejemplo, los empleados de FON van a hospitales públicos y son atendido gratis. FON no tiene costes de salud como empresa. Como muestra este reporte, el coste de salud promedio por empleado para una empresa es cercano a los $10.000. Hagamos el cálculo, en España las cargas sociales son mucho más altas que en USA, pero si calculamos los seguros médicos privados como cargas sociales, al final los costes sociales USA son más altos.

Finalmente, hay una tercera carga que es muy difícil de cuantificar, pero que está ahí, y es el hecho que USA gasta la mitad de lo que gasta todo el mundo en temas militares. ¿Qué significa esto para los emprendedores europeos? En términos bastante simples, que no pagamos un impuesto carísimo a la defensa cada vez que hacemos negocios. En USA, el 21% del presupuesto nacional es destinado a los militares y hay un adicional de cerca del 8% del resto del presupuesto que se destina a otras áreas relacionadas (los veteranos de guerra reciben una parte importante). En Alemania, España y Holanda los militares reciben menos del 7% del presupuesto nacional. ¿Quién paga entonces este enorme gasto en USA? Se puede decir que todos los norteamericanos con sus impuestos, pero para un emprendedor representa un impuesto muy pesado a la hora de hacer negocios.

Las empresas norteamericanas pagan sueldos más altos, pero como el gobierno no da los beneficios que dan los gobiernos europeos, el empleado termina peor. En Europa hay mucha burocracia y quizás el 10% de los empleados públicos sobran, pero el ahorro de gasto militar comparado con USA es tan grande que el gobierno puede dar educación gratis, transporte subsidiado y muchas otras ventajas que hacen la vida del norteamericano muy cara en el día a día, un coste que al final repercute en las empresas.

¿Debería sorprendernos entonces que el PIB europeo sea un 30% superior al de USA o $18 billones en Europa contra $14 billones en USA? ¿Cómo es que este continente (al que los norteamericanos consideran tan del siglo XX) se siga manteniendo a flote sin un lengua común y con tantas barreras a los negocios que no existen en USA? Desde mi punto de vista son los 3 factores que expliqué: costes legales, costes médicos y costes militares. Estas cargas son muy pesadas para la economía y la vida diaria de un emprendedor y explican en gran medida el por qué todavía tenemos cierta ventaja en Europa pese a ser menos creativos y menos trabajadores.

Hasta que la administración Obama no tome conciencia de estos factores y tome medidas concretas para bajar los costes médicos, los costes legales y destine menos dinero a los gastos militares, USA tendrá que seguir luchando mucho para salir de la crisis en vez de seguir desarrollando su increíble habilidad para innovar.

US accounts for almost half of global military spending

US accounts for almost half of global military spending

Que alguien me explique las estrictas leyes en defensa de la privacidad que hay en Europa y la contradicción de que Europa tiene los gobiernos democráticos que más pueden espiar a sus ciudadanos, pero las leyes más estrictas de protección de la privacidad hacia sus empresas. Es más, que alguien me explique como puede ser que en USA, un país en el que el gobierno no cometió las atrocidades de Mussolini, Adolf Hitler, Francisco Franco, y todos los ex dictadores de Europa del este, la gente confíe más en las empresas que en el gobierno y en Europa, donde los gobiernos tienen una terrible historia clara de espiar y maltratar a sus ciudadanos, la gente confía más en el gobierno que en las empresas. Es más, que alguien me explique cómo en Europa delegamos en exclusiva al gobierno que nos proteja de las mismas empresas que frecuentemente cometen abusos de la mano del mismo gobierno.

Este tema me toca de cerca porque hice empresas de telecomunicaciones en USA y en Europa como Viatel, Jazztel, Ya.com y ahora Fon, y el nivel de colaboración que las empresas de telecomunicaciones en Europa tienen que tener con el gobierno es mucho más alto que el de USA. En general, los gobiernos europeos pueden detener a sus ciudadanos si se olvidan sus documentos. Aun si no están haciendo nada ilegal, pueden espiar a sus ciudadanos con más facilidad, sin órdenes judiciales, pueden filmar y fotografiar a sus ciudadanos en su vida cotidiana, metiendo cámaras con mucha más facilidad que el gobierno de USA y, por lo que vi, las empresas de telecomunicaciones tienen que ser colaboradoras del gobierno en todo momento para poder operar. Pero en Europa, si una empresa de telecomunicaciones quiere subcontratar a otra empresa para que le haga la facturación a sus clientes, por ejemplo, tiene muchos líos para pasarle los datos de su empresa a la otra empresa, y lo mismo pasa con temas de atención al cliente.

Los problemas pueden ser muy específicos. En Fon regalamos más de cien mil foneras a personas que se comprometieron al aceptar el regalo y conectarlas o dárselas a otro miembro de la comunidad fonera. Ahora queremos hacer una campaña para que si no usas tu fonera se la des a otro que quiere ser fonero y así hay WiFi en más sitios, y no digo que sea ilegal, pero tenemos que tener mucho cuidado en cómo le contamos a uno que quiere ser fonero que otro no tiene su fonera conectada: todo por temas de privacidad.

En Europa se escucha frecuentemente que “yo no le voy a dar mis datos a Google, a Yahoo“, como si estas empresas fueran más peligrosas que sus propios gobiernos que, como todos sabemos, cometen errores. O para mis lectores que pasaron los terribles controles fronterizos de USA, que me digan si no prefieren darle sus datos a Yahoo que al gobierno norteamericano, cuya actitud agresiva directamente asusta.

La última del gobierno norteamericano es que antes de viajar a USA te tienen que aprobar por internet. Es más, ¿cómo se puede explicar este gran amor por la privacidad en una sociedad en la que estamos poniendo nuestras fotos en la red, nuestros vídeos en la red, en la que hay 70 millones de blogueros, y en la que la gente acepta a miles de amigos en redes sociales y les cuenta los detalles más insólitos de su vida?

En muchos casos la privacidad es enemiga de la transparencia y si hay que elegir, yo prefiero la transparencia, especialmente en lo que hacen las empresas y los gobiernos. Un amigo, Jack Hidary, empezó una ONG en USA para convencer a los legisladores de usar las herramientas de la Web 2.0 tipo Twitter, Flickr, Facebook, Youtube y otras para contarle a sus constituents (no se cómo se dice eso en castellano) lo que hacen. Lo que Jack dice es que no puede ser que el poder ejecutivo sea tan visible y que todos sepamos hora por hora lo que hace Obama (que por cierto está en Twitter desde que empezó la campaña) y que los legisladores, que muchas veces están legislando a favor de la empresa y no del ciudadano, vivan en la era de la radio y la televisión.

A diferencia de Europa, en USA el ciudadano está siempre pensando que su gobierno se puede exceder. En USA hay un movimiento fuertísimo de libertades civiles para parar al gobierno. Recomiendo estudiar en detalle a la ACLU y la lucha que hizo contra las políticas abusivas del gobierno de Bush. Para mi, el triunfo de Obama se debe en gran parte a la respuesta que las ONGs y el público en general tuvo hacia el estilo Bush, hacia Guantánamo, hacia el ataque a las libertades de Cheney y los neocon, hacia la tortura en Abu Ghraib.

En USA también se ve el mismo comportamiento ciudadano para controlar a la empresa en forma de movimientos de derechos del consumidor. Es como si la gente no confiara en el gobierno para que paren a las empresas, que también cometen graves errores e ilegalidades y que pasan desapercibidas por el mismo gobierno.

En Europa la gente parece tener más pasividad ante las políticas del gobierno y confía en el gobierno para que los proteja de las empresas. Pero en Europa las empresas a veces se pasan en temas que son terribles para el consumidor y, como convencen al gobierno, el consumidor termina en una situación terrible. Un buen ejemplo de esto es el tema de las hipotecas.

En USA los consumidores consiguieron que los bancos acepten que la única garantía de una hipoteca es la casa y el que no puede pagar deja la casa y se va y el problema de la casa es del banco. Pero en Europa los bancos han logrado hacer que sea la gente con todos su sueldos de por vida más la casa el garante de la hipoteca. El resultado es que muchos europeos están “condenados” en su casa. Estos abusos se dan porque los gobiernos europeos tienen una doble moral, muchas veces hablando mal de la empresa en público, pero luego acercándose mucho más a la empresa que en USA. El resultado son gigantes industriales que se autoregulan al estilo Telefonica.

Otro ejemplo es la ley que dice en USA que, si una empresa norteamericana soborna afuera de USA, se aplica la ley norteamericana. Esto ha hecho que las empresas de telecomunicaciones norteamericanas perdieran muchas licitaciones en Latinoamérica al no poder sobornar. En Europa los consumidores no lograron que las mismas leyes se aplicaran y las empresa europeas pueden sobornar.

Ahora en USA también cometen grandes errores. A veces desregulan demasiado, como se vio en las finanzas recientemente cuando USA terminó arrastrando a la economía global por el descontrol que tenían en la SEC. Y ni hablar de Madoff y sus tres millones de víctimas, dos veces inspeccionado por la SEC y dejado en libertad.

Mi conclusión es que ni Europa ni USA encontraron el punto medio en la frágil relación entre el gobierno, el ciudadano y la empresa. Para salir de esta crisis creo que va a ser muy importante relajar donde haya que relajar y ajustar donde haya que ajustar. Pero la tendencia europea de más gobierno como la solución a todos los problemas puede empeorar todo. Para mi lo que hace falta en Europa es más control ciudadano, tanto de la empresa como del gobierno.

Reblog this post [with Zemanta]

Luego de haber desarrollado empresas en Estados Unidos entre 1985 y 1995 y en Europa desde el ’95 hasta ahora, y aún operando en los dos mercados, creo que tengo suficiente experiencia para ofrecer a mis lectores un comentario que puede ser de utilidad sobre las grandes diferencias que existen a la hora de crear una empresa en USA y en Europa, así como también algunas sugerencias sobre cambios que deben ocurrir en España para que florezca la actividad emprendedora y salgamos antes de la crisis.

Europa puede ser genial para un emprendedor en tecnologías norteamericano (yo tenía la nacionalidad norteamericana a la que renuncié para obtener la española), porque el mercado es aún más grande, la riqueza está mucho mejor distribuida que en USA, más gente tiene acceso a internet, la media en la educación es más alta y hay menos competidores. Europa, en general, y España, en particular, es muy buena para emprendedores extranjeros, porque como los emprendedores no somos aquí un grupo bien visto por temas culturales, encontramos muchos nichos de mercado abiertos. Así, como los europeos importan extranjeros para limpiar sus calles, paradójicamente, también importan a extranjeros para crear sus empresas. En España hay de por sí una enorme desconfianza al éxito de los demás. Al exitoso se lo tolera, se lo critica frecuentemente y en muchos sentidos se lo declara un paria social al que pocos quieren acercarse, y de ahí la enorme oportunidad para extranjeros que vienen de culturas que, por el contrario, aceptan al emprendedor exitoso como generador de liderazgo cultural y empleo.

Leer Más

En USA las empresas están recortando gastos para afrontar la crisis y despidiendo gente en todos los sectores. Hay ya sitios especializados que muestran cuantos empleados despide cada empresa. Pero en España el desempleo avanza de una manera silenciosa pero no por ello menos brutal. Es más, por lo que leo, se han perdido más trabajos en España, que tiene una economía que es un 90% más chica que la norteamericana que en USA. Ahora mismo el número de gente sin trabajo es el especialmente alto:

el número total de desempleados, que ya roza los 2,6 millones, es el más elevado de los últimos diez años, pues no se registraba una cifra tal alta desde el cuarto trimestre de 1998 (2.646.400 desempleados).

Pero aunque en España tenemos la tasa de paro más alta de Europa, los empresarios ocultan los despidos. Luego de lo que me pasó a mi con Fon entiendo el deseo de las empresas de evitar que la prensa se entere de sus despidos. En el caso de Fon, cuando tuvimos que despedir gente en mayo para reducir gastos, Cinco Dias y El Pais publicaron artículos negativos sobre nosotros. Yo sabía que esto podía ocurrir, pero preferí contar la historia de los despidos porque tenía un objetivo claro: ayudar a los empleados que sufrían el recorte a encontrar trabajo. Para la gente despedida es mejor que se sepa que fueron parte de un despido masivo y no de algo especial que tenga que ver con la calidad de su trabajo. En Fon, este objetivo fue conseguido y muchos de los ex Fon están frecuentemente por nuestras oficinas, vienen a nuestros eventos y son tan foneros como antes (además de accionistas). Esto no quiere decir que un emprendedor no se siente fatal cuando tiene que despedir gente. Pero en tiempos de recesión en los que los fondos para start ups desaparecen muchas veces la decisión es se van algunos o se van todos. Yo creo que las empresas españolas tienen que poder hablar del tema de los despidos sin que la prensa sea tan crítica porque el estado de bienestar provee seguros de desempleo y las empresas necesitan poder disminuir y aumentar sus fuerzas laborales porque sino desaparecen. Y sin empresas no hay estado.

El 10 de septiembre conté que había comprado acciones de los dos bancos más grandes de Estados Unidos y dije que el que quisiera seguir mi cartera que la siguiera. Desde que escribí esto las acciones llegaron a bajar un 30% en menos de una semana y debo reconocer que me dió una culpa ENORME haber compartido mis decisiónes financieras con mis lectores. Me pareció una irresponsabilidad. Pero yo estaba convencido de que comprarlas había sido una buena idea y no las vendí. Mis argumentos eran los que escribí en otros artículos siguientes. En este del 15 de septiembre, en el que se notaba que dudaba de si Estados Unidos iba a intervenir para salvar la situación pero seguí con mis acciones, y en este del 17 de septiembre, en el que decía que hacía falta un gran plan para tomar los malos préstamos o se hundía todo. Aquí hay un análisis muy bueno del WSJ sobre cómo fueron las intervenciones hasta ahora.

Bueno, ahora mismo el mercado anticipa esa gran intervención de la que hablé al estilo Brady bonds y las acciones se dispararon, están subiendo más rápido que nunca. El que compró cuando yo conté que había comprado puede ganar más de un 10% en una semana si vende ahora. Parece que se viene el plan que anticipé. Pero no es seguro. El plan no se anunció. Pero como me quiero sacar la culpa que tengo (pese a las advertencias que di de no comprar mas del 5% del patrimonio) y este parece un excelente momento para vender y no tener más riesgo en banca norteamericana, sugiero vender y terminar con esta historia.

Para mi, las compras fueron y son a largo plazo, y largo quiero decir 3 años o más. Así que yo no las toco. Cuando dije que no soy un trader, no lo soy. Hago muy pocos trades por año (los trades las hacen a diario) y tomo decisiones basado en resultados económicos y no en tendencias. Pero si me siguió algún trader, que se vaya con su 10% ganado en dos semanas. Es un gran día para salirse de C y BAC.

El 10 de septiembre compartí la estrategia de mi cartera líquida, que era pasarse del euro al dólar en la liquidez, tener un 5% de mi patrimonio en acciones individuales que yo elegí y entre ellas las de Citigroup y Bank of America, que acababa de comprar. Esto es lo que dije.

Compré acciones de Bank of America y Citigroup (C y BAC). Desde que las compré están como locas, suben y bajan 6% por día, fluctuaciones increíblemente altas para estos gigantes. Se que esta compra tiene un enorme riesgo ya que estos bancos tienen muchísimas hipotecas de mala calidad y no recomiendo poner más del 5% de la cartera de nadie en estas acciones. Digamos que si tienes 100.000 euros no recomiendo poner más de 2500 euros en cada una de estas acciones. En general es muy pero muy arriesgado comprar acciones afuera de una cartera. También es muy arriesgado poner toda tu liquidez en dólares si vives en euros. En eso yo corrí un riesgo grande pero mi sensación y digo sensación porque no se nada que los demás no sepan es que el dólar que fue el desastre internacional en los últimos 8 años se dió la vuelta y el euro será más castigado en los próximos años y una liquidez en dólares se nota en euros.

Pero luego del desastre de este fin de semana y el caos financiero que está saliendo en USA, parece que las compras que están acompañadas de una salida del euro hacia el dólar, o sea un voto de confianza a que Estados Unidos, podría ser una estrategia equivocada a largo plazo. Y digo a largo plazo porque mis trades duran años.

Hoy me encuentro repensando esta estrategia, dudando de si retirarle la confianza a USA y volver al euro y salirme de los grandes bancos norteamericanos, ya que el clima bancario norteamericano sigue peor que nunca, o si pensar que en los próximos años USA al final va a salir adelante.

En estos momentos estas son los temas que estoy considerando

En USA existe un apetito por el riesgo a todo nivel, en lo científico, en lo artístico, en lo financiero, en los negocios, que lleva a USA a ser la nación más creativa e innovadora del planeta. El país de empresas como Apple, Microsoft y Google. Pero hoy en día también USA es el país de Bear Stearns, Lehman, AIG, de Citigroup a 70% por debajo de sus valores históricos, un país en la cuerda floja financiera.

En política exterior, USA tiene un interés único por querer cambiar al mundo y hacerlo más como Estados Unidos, algo que fue muy positivo para todos (aunque a muchos les cueste admitirlo) cuando los enemigos eran los nazis alemanes o los comunistas soviéticos, o inclusive en Balcanes, donde Europa no supo cómo actuar hasta que llegó USA. Pero esta exitosísima estrategia de convertir europeos del este, japoneses, rusos, chinos y otros al capitalismo democrático (o por lo menos al capitalismo) parece haber encontrado su límite en Irak, donde USA malgastó un trillón de dólares sin ningún resultado positivo. Si lo pensamos, en septiembre del 2001, terroristas musulmanes atacaron Wall Street y causaron un enorme daño humano y económico a Estados Unidos. Pero ahora parece que en septiembre del 2008 fueron los propios norteamericanos que están destruyendo Wall Street y causando un enorme daño económico y humano. No en vidas (y no quiero comparar el asesinato con los errores de jucio), pero lo que está ocurriendo ahora es terrible, no solo para la economía norteamericana sino para la política exterior norteamericana. Las guerras se ganan con economías fuertes. Y no solo la segunda guerra mundial, sino también la guerra fría se ganó así. Ahora con el sector financiero, la sangre de la economía, en caos, la política exterior norteamericana quedará muy debilitada. Y con irresponsables como McCain, que no deja de hablar de expandir las fuerzas armadas norteamericanas, que ya gastan la mitad de lo que se gasta en el mundo en temas militares, me pregunto si no tengo que seguir con la estrategia que tanto me funcionó del 2001 al 2008, que fue no invertir en USA.

También Estados Unidos tiene una serie de problemas internos históricos que no dejan de empeorar y frenan su economía. Su sistema legal y médico son increíblemente caros de administrar y representan un serio freno a la economía comparados con los sistemas legales y médicos europeos. Cuando uno hace negocios en Estados Unidos, los costes legales y médicos interfieren en las posibilidades de desarrollo de muchas empresas. Al final, cuando uno invierte en Estados Unidos o en el dólar, también está invirtiendo en financiar un país con gastos legales, médicos y militares absurdamente altos.

Por otro lado Estados Unidos tiene una flexibilidad laboral/financiera que sus competidores en Japón, Corea, y la Unión Europea no tienen, y puede entrar y salir en períodos de desempleo de una manera más rápida. Por lo tanto, puede entrar en una crisis más profunda y salir de esa crisis más rápido. Japón, por ejemplo, está aún viviendo el triste legado de cuando el Nikkei se puso a 40.000. Japón tarda décadas en salir de problemas hipotecarios como los que tiene USA ahora. En USA va a ser cirugía, mucho dolor pero creo que también se saldrá en años y no décadas, como se salió del S&L crisis de los 80.

Cuando apoyo la decisión de mi hija Alexa de estudiar en USA es porque sigo creyendo que USA es el país más innovador del mundo. Pero en días como hoy, en el que luego de que Bear Stearns desaparezca, Lehman entra en bancarrota, AIG se tambalea y los grandes bancos pierden una enorme parte de su ya destruido valor, me pregunto si USA está realmente preparada para el futuro. Me pregunto si el conservadurismo semi socialista que tenemos en Europa, si la rigidez de este continente, no son mejores que el riesgo indiscriminado en política exterior, en finanzas, en los negocios que está llevando a USA a la ruina.

Estados Unidos es un país con poca historia pero una capacidad impresionante para diseminar su cultura a nivel global. Los países de la Unión Europea, en cambio, tienen mucha historia, mucha cultura, pero a la hora de construir empresas globales, tienen mayores dificultades para construir gigantes tecnológicos como Microsoft y Google, ya que en esos momentos la cultura les juega en contra. Por un lado, la riqueza cultural y el patrimonio histórico de Europa nos ha hecho el centro del turismo global. Casi todos los habitantes del planeta, si pueden, quiere pasar alguna vez de su vida por Paris, Londres o Roma, en Europa tenemos las Mecas de la cultura occidental. Y las tenemos porque justamente supimos preservar nuestras culturas. Pero esta habilidad, que en el caso del turismo es una gran ventaja, es por el contrario una enorme desventaja en el mundo de internet y las nuevas tecnologías, donde la producción es más que nada cultural. Así como ya ha ocurrido con el cine y la televisión, los únicos que son capaces de diseminar su cultura a nivel global en internet son los norteamericanos. El ejemplo más claro de este fenómeno es la historia de Google, empresa que conozco especialmente bien porque conozco hace años a sus fundadores y les tengo de socios en Fon. Google puso a Estados Unidos en Internet en el lugar que Hollywood puso a la industria del cine. El sitio número uno del mundo.

Supongo que la primera sorpresa de mis lectores será enterarse que a Google no solo le va muy bien en Europa sino que a Google le va mejor en nuestro continente que en Estados Unidos, donde tiene más competencia de Microsoft y Yahoo. Es más, solo el Reino Unido provee a Google del 17% de sus ingresos a nivel global, y Europa en su conjunto más de la mitad de sus enormes beneficios. Pero la parte más increíble del éxito de Google en Europa es justamente lo que hace Google, y es más que nada ayudarnos a catalogar, buscar, y entender nuestras culturas, ya sea la alemana, italiana, francesa, española, catalana, finlandesa, en fin, no hay idioma que los algoritmos de Google no sean capaces de organizar. Google logró hacer lo que ningún europeo pudo y es unificar a todas las culturas europeas en unas granjas de servidores cargados con programas que nos ayudan a categorizar la relevancia de todo lo que se escribe en nuestros idiomas. Google se metió en el epicentro cultural y triunfó donde nosotros nunca pudimos triunfar, quizás porque seguíamos pensando en Cervantes, Goethe y no en cultura en general.

Pero la pregunta entonces es ¿por qué Google? Y mi respuesta es que en Google y en todo Silicon Valley hay tantas nacionalidades trabajando juntas (el 53% de los trabajadores de Silicon Valley no son nativos norteamericanos) que el nacionalismo como tal no existe. Es lo opuesto que en España. Los ingenieros de Google simplemente no piensan en términos nacionales, en términos históricos, sino justamente buscan lo contrario, lo que toda la humanidad tiene en común. En Europa parece que la gente está muchas veces obsesionada con el objetivo contrario. En España, por ejemplo, muchos parecen empecinados en probar que los catalanes, gallegos, vascos o andaluces pertenecen a culturas realmente diferentes, y los políticos españoles gastan cantidades absurdas de dinero protegiendo identidades culturales y no buscando lo que todos tenemos en común. Pero aunque a mi me parece bien preservar costumbres e idiomas, nada de esto ayuda a la hora de construir un gigante global en internet. Lo que Google logra es tener un sitio en catalán, tener un sitio en euskera, tener un sitio en gallego, tener un sitio en castellano porque para el funcionamiento de Google justamente no existen diferencias entre estas culturas.

Google logra integrar a todas las culturas en un sitio pero dándole a cada una su lugar en el mundo. La magia de la cultura norteamericana es justamente esa, es el de lograr que los inmigrantes recuerden lo mejor de sus orígenes, en general en temas sencillos como la comida, pero se olviden de sus odios ancestrales, de sus prejuicios, y que encuentren su humanidad común. Así como Estados Unidos hace de los italianos “Italian Americans” o de los polacos, “Polish Americans” (en inglés las nacionalidades se escriben con mayúsculas dándoles más importancia), Google transforma a todas las culturas en una simple fórmula “cultura X Google”. Esta manera de pensar, que es normal para ellos, es difícil de conseguir en Europa, donde la gente mismo adentro de España piensa en una fórmula “cultura X – España”. Es de este espíritu que surgen empresas como Google, empresas que encuentran el justo balance en la preservación única cultural (google es el buscador que en más idiomas está y en más idiomas busca) y lo que nos une como humanidad. Esta es la fórmula que ni España ni Europa ha encontrado aún. Lo que le ocurre a España le ocurre también a Europa y es la constante tensión entre lo local y lo nacional, o lo nacional y lo continental, argumentos que no terminan de resolverse y que enfocan al europeo a pensar en su cultura contra las otras y no como parte de una contribución a la humanidad. Si los europeos no son capaces de crear sus propios “Googles” es justamente porque están muy aferrados a su cultura, a su historia, a sus odios, a sus prejuicios. Y lo mismo le ocurre a los asiáticos (los odios entre japoneses y chinos por ejemplo son aún más fuertes) y a los musulmanes. Esto deja vía libre a los norteamericanos que son los únicos que han logrado tratar con éxito este desafío.

Termino con la única historia de éxito global surgida de Europa en el mundo de la tecnología: la de Nokia. Nokia ha logrado, desde Finlandia un verdadero milagro, ser provedor del 40% de todos los teléfonos móviles que se venden en el mundo. Pero durante una época fui miembro del consejo de internet de Nokia y quedé muy desilusionado con la cultura del gigante. El que no habla finlandés ahí pinta poco, los cuarteles generales de Nokia son el ejército más grande de rubios que vi en mi vida, la palabra diversidad no es parte del vocabulario Nokia y es así que en Nokia ocurren errores estratégicos enormes basados en la cultura joven finlandesa. Por ejemplo, resulta que los finlandeses eran los mejores del mundo en escribir con teclados numéricos y gestionando pantallas desde teclados numéricos, sin darse cuenta que el resto del mundo no compartía estas habilidades, por lo que les fue difícil sacar un teléfono que compitiera con la Blackberry y el iPhone. Hasta en las historias de éxito la mono experiencia cultural juega en contra. El futuro del mundo no está en las monoculturas sino en la diversidad. En Fon hemos aprendido esto, empezamos basados en Alcobendas teniendo una gran mayoría de gestores y empleados españoles, y ahora hemos cambiado y Fon es dirigida aún desde España pero con una plantilla mucho más internacional. Los resultados son muy buenos. Como dice la canción, la pureza está en la mezcla, y en el caso de las nuevas tecnologías esto es más verdad que nunca.

FON es una empresa blogueada y FON es una empresa que crece gracias a los blogs, pero lo de hoy es insólito. Ayer quedamos con Om Malik para que hiciera una especie de promesa FONera como la que hicimos en su tiempo para los comentaristas de Meneame, que fue un éxito con 1300 pedidos.

Hasta la campaña de Om Malik Estados Unidos era un país especialmente difícil para FON, pero hoy se dió vuelta la tortilla. Cómo puede ser que un post tan inocente como este, en los que Om anuncia que tiene Foneras gratis para entregar junto a entradas beta tester para Joost –empresa de la que también soy socio–, produzca la avalancha de pedidos que estamos recibiendo en estos momentos es incomprensible para mi.

Para daros una idea, habíamos recibido solo 9000 pedidos de Foneras en USA desde que empezamos FON y hoy solo llevamos 6000 y faltan muchas horas para que se acabe el día en California. No entiendo que pasa, pero estoy muy feliz. Era muy pero muy importante para FON triunfar en USA, entre otras cosas porque los norteamericanos son los que más invierten en empresas de alta tecnología y alto riesgo como FON, pero no quieren invertir si una tecnología no es exitosa en el mismo Estados Unidos. Si las cosas siguen como van USA va a pasar de ser el país quinto de FON a ser el primero, superando a Alemania.

Gracias a Om Malik ahora tendremos balanceado Europa, Asia y USA y seremos la red WiFi con más puntos de acceso de Estados Unidos.

William J. Clinton es la persona que más admiro en este mundo, así de simple. Los lectores de mi blog y las personas cercanas a mí conocen que es muy raro que yo sea fan o seguidor de alguien en el sentido literal de la palabra, pero Clinton es claramente una excepción. Mientras estuve en Nueva York durante mi último viaje, fui invitado a una cena que se realizó en su honor. Como de costumbre, los puntos de vista del Presidente me fascinaron. Me refiero a Clinton como Presidente ya que en USA todos aquellos que fueron Presidentes siguen manteniendo el título de por vida.

Antes de compartir con vosotros las opiniones y puntos de vista de Bill Clinton, me gustaría recordar que no soy un periodista y, por lo tanto, no tomé nota de las cosas que dijo. Así que algunas de las cosas que vuelco en este blog pueden no ser del todo correctas. De todas maneras, estoy convencido de que son dignas de ser contadas no sólo por su originalidad, sino también por el desafío que representan.

La cena tuvo lugar en casa del financiero Marc Lasry, a quien agradezco su amable invitación. El evento consistió en dos partes: la cena misma, durante la cual siete de los comensales, yo incluido, bombardeamos a Clinton con las más variadas preguntas sobre temas de actualidad, y la sobremesa, momento en el cual pude hablar con el Presidente cara a cara sobre una serie de cuestiones.

A continuación os relato, en resumen, los temas de los que hablamos durante nuestra charla de 3 horas.
Leer Más

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets