Estamos en Sagaponack, NY.  Nina, Leo y Mia fueron a ver el desfile del 4 de julio de Southampton. No pude ir porque tengo una gripe de verano que me mantiene en cama. Estoy haciendo una maratón de Juego de Tronos . Ya voy por la segunda temporada, capítulo 4. Casi nunca veo la TV, pero sí me gustan las series. Aprovecho los vuelos para verlas en el iPad. Y ahora, porque estoy enfermo (no puedo parar de toser) pues las veo en la cama. Durante los tres últimos días, vi unas 10 horas de Juego de Tronos.

Juego de Tronos tiene una gran cantidad de escenas de sexo, que atraen la mayoría de los comentarios, pero eso no es nada en comparación con la cantidad de escenas violentas que se representan. Una violencia que está al límite de lo que puedo soportar, como cuando asesinan a un bebé en los brazos de una mujer. Pero la historia es buena y me enganché. A estas alturas, cualquier cosa que me haga olvidarme de la gripe es bienvenida, aunque sufro cuando veo la mayoría de las escenas violentas. Cuando veo este tipo de horrores, recuerdo como cuando era un niño me decía a mi mismo que era sólo una película,  que era ficción. Pero durante un descanso, leo las noticias, las noticias del mundo real. Y veo esto. Un Juego de Tronos que está ocurriendo ahora mismo en Siria, en tanto que Bashar Al Assad intenta aferrarse a su trono y genera una oleada de asesinatos – según informa Reuters.

Video clips showed rotting corpses lying in dried pools of blood in dark hallways, their faces covered with flies. One showed a woman and her child prone in a living room. The activist narrating the video said they had been stabbed. (Los vídeos muestran cuerpos en descomposición sobre charcos de sangre en pasillos oscuros, con las caras cubiertas de moscas. Uno mostraba a una mujer y su hijo boca abajo en una sala de estar. El activista que narra el vídeo dice que fueron apuñalados)

A third video displayed pieces of charred flesh which activists said were severed genitals. (Un tercer vídeo muestra trozos de carne calcinados que el activista dice eran genitales amputados)

“There was more here yesterday,” said a man wearing plastic gloves.” “But the dogs were taking them.” (“Había más ayer”, dice una mujer que lleva guantes de plástico. “Pero los perros se lo han llevado”)

Tras esto, mis defensas dejaron de funcionar. Pienso en lo que está pasando en Siria, un país que visité en el año 2003 y que me pareció muy atractivo. Aquí están las fotos de mi viaje. No puedo ni imaginar qué estarán haciendo y cómo lo estarán pasando las personas que aparecen en estas fotos mientras está sucediendo esta horrible gerra civil. ¿Por qué Bashar al Assad, un hombre que estudió para ser oftalmólogo en Londres, y su mujer Asma al-Assad, que nació y se crió en Reino Unido y se graduó en Informática, apoyarían esta masacre por mantenerse en el poder?

Todavía existe mucho de Juego de Tronos a nuestro alrededor. La Edad Media aún está aquí.

Estuve en Líbano y Siria una vez. Fue un viaje inolvidable.

Beirut es una ciudad fascinante y terrorífica a la vez. Si alguna vez fue hermosa, ya no lo es, pero tampoco lo es Berlin y, sin embargo, es por mucho la ciudad más interesante de Alemania. Pero quizás no pensaría lo mismo sobre Beirut si no fuera porque ahí conocí a Ziad Doueri, el director de Lila Dice.
Leer Más

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets