Ayer pasé tres horas y media reunido con el candidato a la presidencia Alfredo Rubalcaba, hablando de cómo se puede hacer para que España salga de la crisis. Rubalcaba parece tener claro que la respuesta al desempleo es el emprendurismo, y realmente le agradezco que escuchase las ideas que le propuse para fomentar el empleo, ya que España es el país con la tasa de desempleo más alta de los países de la OCDE (20%).

Los españoles tienen tres posibilidades el próximo 20 de Noviembre. Apoyar a Rajoy, ir con Rubalcaba o votar por alguno de los partidos minoritarios con la esperanza de que se conviertan en algún momento en actores significativos en el panorama político español. Yo tengo las mismas opciones y estoy contactando a la gente de Rajoy para presentarles el mismo plan. La propuesta que le presenté a Rubalcaba está basada en una idea, muy simple, pero a su vez creo que muy poderosa, para generar empleo y para estimular la economía. El plan consiste en que durante el próximo año 2012 el gobierno español elimine los dos obstáculos que hacen que las empresas no se animen a contratar más empleados: no exigirá el pago de las cargas sociales para todos los nuevos empleados que se contraten por encima del nivel que la empresa tenía en 2011; y no tendrán que pagar indemnizaciones. A la empresa que aumente su plantilla por un lado, durante 5 años el gobierno se ofrece a pagar todos los impuestos y relativos al empleo llamados cargas sociales, pero en una escala decreciente y sólo a los fichados durante el 2012: el gobierno paga el 100% de las cargas sociales en el 2012, el 80% en el 2013, el 60% en el 2014, 40% en el 2015 y 20% en el 2016 cuando se acaban las ayudas. Esta ayuda es importante ya que en España la gente en general no sabe que para que un empleado pueda gastar neto de impuestos unos 1600 euros al mes la empresa desembolsa por el/ella unos 2500 euros.  Por otro lado, a todos los trabajadores que se incorporen a la plantilla en el 2012 el gobierno ofrece pagarles la indemnización si son despedidos con la misma fórmula: 100% en el 2012 (si corresponde), 80% en el 2013 y así hasta el 20% en el 2016 y nada en el 2017 año en que todo volvería a la normalidad. Este sería un incentivo para crear empleo y promover la contratación de nuevos empleados en el 2012. Como emprendedor y creador de Ya.com, Jazztel y Fon sé que esta es la medida que más me haría emplear gente. Si un emprendedor o empresario está dudando si emplear gente o no durante el 2012 saber que esos empleados nuevos tienen un coste más bajo inicial y un despido más bajo si no funciona la expansión, es un incentivo importante para  salir a aumentar plantilla.  Pero el incentivo es sólo por aumento de plantilla. Las empresas no pueden despedir para emplear de vuelta porque tienen que aumentar el total de empleados. Mi plan no incluiría a las empresas de outsourcing porque por el estilo de actividad el outsourcing implica una cesión de trabajadores y esto no representa un incremento total de empleo para el país que es el objetivo del plan. También habría todo tipo de provisiones para controlar que no haya despidos sino solo ayuda a que las empresas empleen más. Estoy convencido de que la implantación de esta medida impulsaría a los emprendendores a poner en marcha sus negocios y también haría crecer las empresas ya existentes. Además de existir esa sensación de oportunidad, de que se acabará si uno no emplea gente durante el 2012.  Al final lo que España necesita es demostrar al mundo que sus tendencias son favorables.  Si se logra sacar a medio millón de personas del paro así será una ayuda enorme y el principio de una tendencia de recuperación. Rubalcaba reaccionó bien a mi propuesta y me dijo que sus economistas la estudiarían.

Estoy contento de que Rubalcaba dijese que un economista especializado en ingresos fiscales estudiaría mi plan. El sentido común me dice que mi plan es un generador de beneficios netos para el gobiernos desde el día uno. ¿Por qué?

Porque sólo se aplica a los nuevos empleados y únicamente a los negocios que incrementen sus equipos en comparación con 2011.

Porque hay 5 millones de desempleados y la mano de obra tendrá que proceder en un alto porcentaje de las filas del paro.

Porque el gobierno deja de pagar las tasas de desempleo en el momento que se encuentra un trabajo y esto produce ahorros inmediatos.

Porque aunque el gobierno no perciba inmediatamente las cargas sociales, lo hará con el tiempo y los responsables de hacer las proyecciones financieras sobre la recaudación fiscal lo tendrán en cuenta. Como resultado, las agencias de calificación observarán tendencias positivas en la recaudación de impuestos y las calificaciones mejorarán, esto reducirá el costo de los préstamos para España. Reducir la prima de la deuda produce un enorme ahorro.

Porque tan pronto que una persona está empleada, comienza a consumir, a pagar el IVA y todas las tasas asociados al consumo, gasolina, etc. Esto ayuda a los ingresos fiscales.

Porque mi plan proporciona una oportunidad para las millones de personas en España que trabajan de forma ilegal. Tendrían la oportunidad de negociar la transación a la legalidad que le costaría nada a la empresa durante el primer año y permitiría que muchos emergiesen de la economía sumergida, una cierta amnistía fiscal. La lucha contra la economía sumergida estaría basada en incentivos y podría tener más éxito que la propuesta fallida del PSOE basada en incrementar las multas.

Ahora bien, una de las formas por las que este plan podría costar dinero al gobierno, sería si SOLO aquellas compañías que ya tenían en mente contratar personal, lo contratan, y los incentivos no resultaran ser suficientemente atractivos para lograr que otras compañías aumenten su plantilla. En este caso el gobierno estaría perdiendo 2 años y medio de cargas sociales y tendría que pagar algunas indemnizaciones. Pero la respuesta a una encuesta informal entre mis amigos emprendedores a la pregunta ¿iniciarías un negocio o ampliarías el ya existente si durante el año 2012 no tuvieses que pagar cargas sociales y si el negocio va mal, no tuvieses que pagar indemnizaciones por despidos?, fue un rotundo sí.

Sobre la persona de Rubalcaba puedo decir, tras conocer a Felipe González, Aznar, Zapatero y Rajoy anterioremente, que es diferente a los otros políticos. Él es el único que tiene formación científica y habla inglés. Tiene un perfil más administrativo y de pensador. Fue profesor de química y eso se nota. ¿Que si yo querría que hubiese otras opciones para presidente? Por supuesto. Me encontré hace poco con David Cameron y a pesar de elegir amigos de dudosa reputación y su mala gestión para controlar las revueltas, es un líder global impresionante comparado con cualquiera de los españoles.  Soy consejero de la fundación del ex presidente Bill Clinton y he viajado mucho con él, con Tony Blair y realmente es otro nivel de líderes. Pero toca lo que toca y amo a mi país adoptivo.  Nunca tuve la oportunidad de conocer a Angela Merkel pero tengo la impresión por lo que puedo ver sobre ella, que Rubalcaba se parece en términos de background. Pero un gobierno no lo forma sólo el presidente, sino que lo forma un presidente y su equipo. E incluso aunque encuentro a Rajoy un candidato mediocre, todavía podría inclinarme a su favor si antes de las elecciones anunciase un mejor equipo de gobierno que el propuesto por Rubalcaba.

La mayoría de los españoles creen que no hay ninguna esperanza en que Rubalcaba les saque de la crisis. Pero por otro lado, muchos tampoco creen que su rival Rajoy sea capaz de lograr esto. Personalmente, creo que no hay nada que esté tan mal en España que no se pueda arreglar con lo que está bien. Soy más optimista que la mayoría y estoy tratando de ayudar.  En cierta manera esto es algo parecido a lo que me pasó haciendo Educ.ar y trabajando con gente como De la Rua, Duhalde, Nestor Kirchner, Cristina Kirchner y sus ministros.  Si uno quiere colaborar hay que trabajar con los que están en el poder.

Ahora, Rubalcaba habla inglés y eso es mucho más de lo que se puede decir de cualquier otro presidente que haya tenido España. Un presidente tiene que ser el número uno en la promoción de su país. Tanto Rajoy como Rubalcaba tienen unas personalidades que no son nada atractivas para otros líderes o para los inversores extranjeros. Ninguno de ellos es como Jordi Pujol por ejemplo, quien era excelente en la promoción de Cataluña alrededor del mundo. Pero si hay que elegir entre los dos, Rubalcaba es ligeramente mejor. Puede comunicarse en inglés sin un intérprete y es más consciente de lo que hace que un país tenga éxito en un mundo globalizado. Rubalcaba parece un hombre pragmático, una persona dispuesta a intentarlo y fallar con la esperanza de obtener finalmente unas políticas que funcionen. Me identifico con eso. La gente espera de los políticos que hagan las cosas bien, pero si ser exitoso en los negocios implica ligeramente pocas más veces estar acertado que equivocado, no creo que la toma de decisiones en política deba ser tan diferente. Cuando hablé con Rubalcaba sobre los errores tan obvios que había cometido el Partido Socialista, como la Ley Sinde por ejemplo, no trató de defender lo indefendible. Le propuse una próxima reunión con los emprendendores tecnológicos quienes han estado implicados en gran medida en los movimientos del 15M que han generado protestas en contra de la imcompetencia de los políticos, él mismo incluido, y él accedió. En este aspecto, es muy diferente del dogmático Aznar, que todavía piensa que invadir Irak fue una buena idea.

Lo que en España fue mal, es que pasó de construir 800.000 nuevas viviendas al año a construir 100.000, terminando con cerca del 12% de la mano de obra desempleada. Con esto se explica el 80% del problema español. El resto de las industrias se vieron afectadas por la crisis, pero no tanto como el sector de la construcción. España puede dar un giro favorable si nos centramos en el resto de la economía. Esto no es más que una prueba de que el crecimiento de España era falso, basado en el incremento de la deuda y no en sectores sostenibles de la economía. Mi propuesta incentiva la contratación en cualquier sector, sin la necesidad de que el gobierno trate de adivinar cómo hacer crecer la economía.

Nota: si consideras que este artículo tiene una falta de contenido, estás en lo cierto 🙂  Acordé con Rubalcaba que no desvelaría muchas de las ideas que salieron a relucir en la reunión.

Este es el vídeo que hice tras la reunión.

Y aquí un par de fotografías del encuentro.

Esta mañana escribí el siguiente Tweet.

Si alguien conoce a Rubalcaba me gustaria conocerle. ZP es un mediocre y Rajoy otro, pero nunca estuve en persona con Rubalcaba.

Curiosamente a las dos horas sonó mi teléfono y era Rubalcaba mismo.  Me sorprendío, su tono era profesional, simpático.  Le agradecí que me llamara y le dije concretamente que en su momento apoyé a Zapatero pero que estaba arrepentido.  Pero que me reuní con Rajoy también y me pareció otra persona sin capacidad para sacar a España de la crisis y que estaría encantado en reunirme con él y escuchar su programa y dar ideas.  Me dijo que nuestras oficinas coordinarían y que nos veíamos la semana que viene.

Al colgar seguí en Twitter y llamé a los colegas emprendedores y del 15M, bueno digamos llamé por Twitter.  Y escribí esto.


@edans
@gallir @earcos @JulioAlonso @marilink Rubalcaba me invitó a conocerle, si alquien me quiere acompañar pregunto

Ya me respondieron Marilin, Julio Alonso y Eduardo que les gustaría venir.  Ahora mi oficina está preguntando a la de Rubalcaba qué opinan si podemos ir todos.

Mientras tanto aprovecho mi blog para que juntos hagamos las preguntas más críticas y constructivas.  La obvia es si Rubalcaba no pudo sacar a España trabajando codo a codo con Zapatero por qué la va a sacar solo.  Pero hay muchas otras.  Este cuestionario ya lo lancé en inglés en Google+. Ya hay muy buenas preguntas ahí.

Enhanced by Zemanta
Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets