A still of 2004 Osama bin Laden video

Image via Wikipedia

Esta mañana me desperté con la noticia de que finalmente uno de los asesinos más peligrosos de la historia, autor de la masacre del 11S, había sido capturado y matado luego de una batalla de 40 minutos en su fortaleza en Pakistan. Mi sensación de justicia fue enorme. Osama Bin Laden representaba mucho de lo que detesto: intolerancia, racismo, amor por la violencia. Siempre me pareció que si Osama Bin Laden hubiera tenido la oportunidad hubiera usado un arma nuclear y no esos aviones para causar aun más muerte en Nueva York. Además así como creo que hay emprendedores extraordinarios como pueden ser Bill Gates o Steve Jobs considero que el extremismo también es un emprendimiento y creo que Osama Bin Laden era único en su capacidad de causar daño a la humanidad. No todos los extremistas tienen la misma habilidad ni atractivo para sus seguidores y considero a Osama Bin Laden como alguien especialmente dotado para causar daños.  Supongo que mi desprecio hacia Osama Bin Laden estaba alimentado porque mi primer trabajo fue en el World Trade Center en los años 80 y mi dolor al ver miles de personas asesinadas y el edificio destruído, fue enorme. El día del 11S estaba en España, traje a mis niños del colegio y con ellos compartí el enorme dolor que sentía. Miraba la televisión y lloraba. Mis 18 años vividos en Nueva York pasaban por delante mío y mi preocupación era gigante.  No creo que otro terrorista hubiera sido capaz de planear y ejecutar con tanto éxito una misión así.  Osama Bin Laden no solo tenía una manera de pensar que muchos detestamos sino una habilidad increible para ejecutar su misión.

Fue por eso que al leer a Ignacio Escolar y muchos otros comentaristas españoles criticar tan fuertemente al presidente Obama por la muerte de Osama Bin Laden me sentí indignado. Muchos lo llamaron asesino de estado.   Sí claro, en un mundo perfecto yo también preferiría que Osama Bin Laden hubiera pasado el resto de su vida en prisión y también condené en su momento los errores, invasiones y torturas inmorales e innecesarias del gobierno de Bush. Pero no vivimos en un mundo perfecto y no creo que el gobierno americano tuviera realmente la posibilidad de detenerlo.  También recordemos que la policía española no pudo detener a los terroristas del 11M.  Cuando la policía española atacó la casa en Leganés en la que estaban los terroristas del 11M estos accionaron explosivos.  En general los terroristas mártires o se suicidan o pelean hasta morir. Nadie en España estaba dispuesto a hacer todo lo posible para que no se suicidaran y considero que lo más probable es que Osama Bin Laden también quería o escapar vivo o morir, no ser juzgado ni entregarse ya que tuvo 10 años para entregarse.  En España no escucho muchas voces diciendo que el gobierno español fue responsable de la muerte de los terroristas que no fueron capturados pero si escucho muchas voces de crítica durísima a Estados Unidos por haber “asesinado” a Osama Bin Laden.  En mi opinión si realmente lo hubieran querido asesinar directamente podrían haber bombardeado su casa y atacado desde un helicóptero y no luchado por 40 minutos poniendo en riesgo la vida de los soldados en la operación.  La Casa Blanca dijo que Obama estaba viendo en vivo el raid en Pakistán y si Osama Bin Laden se entregaba que lo iban a capturar vivo pero que no iban a arriesgar la vida de los soldados.  Opino que ellos deberían creer que había una posibilidad muy baja que Osama se entregara.  Pero igual probaron.

Realmente creo que en estas circunstancias por un lado Osama Bin Laden quería el martirio y era su filosofía (así como las de los terroristas del 11M) y por otro, el gobierno de EEUU no podía sacar a Osama Bin Laden de Pakistán como prisionero.  La situación en Pakistán es explosiva. La gran diferencia entre Irán y Pakistán es que Irán esta gobernado por gente que detesta occidente pero tiene un pueblo que admira a occidente. Pakistán en cambio está liderado por gente que es amiga de occidente pero muchos pakistanies nos detestan y preferirían un estado como el que propone Al Qaeda, un estado como el que tenía Afganistán durante el reinado del Mula Omar y Osama Bin Laden.  Es más en el año 2005 el 52% del pueblo confiaba en Osama Bin Laden. como líder. Es muy probable que Osama Bin Laden tuviera muchos colaboradores en Pakistán (su fortaleza estaba a pocos metros de la escuela militar pakistaní) y Obama no podía correr el riesgo de entrar en un serio conflicto con esta potencia nuclear que todos necesitamos de nuestro lado y no del lado de Al Qaeda.  El portavoz de Obama, Brennan, dijo que ni siquiera le contaron a los pakistanies del ataque, que se enteraron después de los hechos, eso demuestra lo delicada que era la situación.  Es por eso que pedir lo que muchos comentaristas españoles piden, y es que Osama fuera capturado y juzgado en Pakistán o esperar a que el gobierno de Pakistán lo entregara a USA, es correcto pero utópico.  No ocurrió en España en el 11M y no ocurrió en Pakistán ayer.  Dadas las circunstancias si la opción era matarlo o dejarlo vivo opino que la decision que tomó el presidente Obama fue la correcta.  El mundo es más seguro ahora que Osama Bin Laden está muerto. Su carisma era especialmente peligroso para todos los que amamos vivir en libertad, especialmente para las mujeres de este planeta.

Termino comentando que todos sabemos que el terrorismo va a seguir.  En el año 2005 mi fundación junto al Club de Madrid organizamos la conferencia más grande que se haya preparado sobre el tema del terrorismo y concluimos que el problema del terrorismo era muy difícil de erradicar totalmente hasta que mejoren las condiciones de injusticia y pobreza en el mundo árabe.  Pero sí creo que con la primavera árabe que estamos viviendo los nuevos gobiernos de la región creen un mundo árabe parecido al actual mundo latinoamericano que con todos sus problemas es mucho más pacífico que el que se vivió en el pasado.  Si Latinoamérica pasó de ser un continente de dictadores tan terribles como Pinochet y Videla a una gran democracia con gran crecimiento económico, lo mismo puede pasar al mundo árabe.

José Luis Rodríguez Zapatero - Royal & Zapater...
Image by guillaumepaumier via Flickr

Estaba leyendo este artículo de hace unos días en El País que cuenta como las tropas españolas mataron a 13 insurgentes en Afganistán. Si uno lo lee, parece todo muy correcto por nuestra parte (digo nuestra porque yo también soy ciudadano y votante español). Pero yo no creo que sea así y lo que me pregunto es por qué en España tanta gente está convencida que hay una guerra mala, la de Aznar, la de Irak, y una guerra buena, la de Zapatero, la de Afganistán.

Por mi lado reconozco que hasta que tuve la ocasión de escuchar este verano al general David Petraeus, en USA, yo también pensaba que había una guerra mala que iba mal y una guerra buena –la de Afganistán– que iba bien. Pero mi primer sorpresa fue enterarme que la guerra buena está yendo mucho peor que la mala. En Afganistán las cosas están muy, pero muy mal. Los insurgentes o talibanes como parece llamárselos indistintamente, están logrando el control de la mayoría del país y hay muchos más ataques a fuerzas de ocupación en Afganistán que en Irak. En USA, un país que no es especialmente pacifista, son cada vez más los comentaristas que están en contra de la ocupación de Afganistán y piden la retirada. Escritores respublicanos como George Will son un buen ejemplo, un ex neocon que directamente dice que Es Hora de irnos de Afganistán. Y como la de él son muchas las voces de la izquierda y derecha de afuera de España que argumentan que no solo la ocupación de Irak fue un desastre, con un coste de más de un millón de vidas y de un billón de dólares, sino que la de Afganistán es otro e inclusive que requiere una retirada más urgente que la de Irak por lo mal que está yendo. Para quedarnos ahí estamos matando cada vez a más civiles inocentes y ya no son los Talibanes los que nos odian, sino la población en general. Ya no sabemos si luchamos contra terroristas o contra una resistencia que lo que quiere es la independencia de su país.

Pero el problema que veo para que cambien las cosas por aquí es que la opinión pública española está bastante desconectada de la del resto del mundo. A diferencia de otros países de Europa del norte, aquí son pocos los que leen en inglés o acuden a fuentes de información internacionales. En el mundo hay cierta gente que son referentes y formadores de opinión. En España pocos de los artículos que escriben estas personas son traducidos y cuando lo son, parecen haberlos encontrado justo diciendo cosas que “caen bien en España”. Así terminamos leyendo el artículo más anti israelí de Amos Oz, o el más crítico de USA de Tom Friedman porque el español medio quiere creer que hasta a los propios norteamericanos o israelíes les cae mal su propio país, cuando la verdad es que les cae mal no más frecuentemente que a nosotros el nuestro. Pero como existe un monopolio muy grande en la prensa y la opinión pública está muy controlada por los editores de El Mundo y El País, de la TV y las pocas radios, cuando se crea una idea, como que invadir Afganistán es bueno, pero invadir Irak es malo, cuesta cambiarle la mentalidad a la gente.

Leyendo la prensa local y la internacional veo que en España la prensa está muy dividida en temas nacionales, pero es demasiado unánime en temas internacionales. Es decir, es bastante española, que comunmente significa ser antinorteamericana, ecologista, pro palestina, poco halagadora de lo francés, desinteresada de nuestros vecinos más cercanos, los portugueses, muy poco crítica de los grandes anunciantes y especialmente interesada en temas de Medio Oriente, región en la que nadie nos pone como fuerzas de ocupación, sino de alta empatía con la población local. En fin, a nivel internacional es difícil que el español medio se de cuenta realmente del sin sentido que es la ocupación de Afganistán, porque hay poco desacuerdo entre el oligopolio mediático local sobre lo que ocurre afuera de España. Especialmente en temas de Oriente Medio.

Ya se que es poco probable que yo pueda tratar de cambiar la opinión pública en contra de una tendencia general desde este pequeño blog y decir que se trata de dos guerras, sí, pero las dos malas, la guerra mala de Aznar y la guerra mala de Zapatero. Dos invasiones fallidas e inmorales con las que hemos colaborado con muy malos y tristes resultados. Supongo que a este punto el lector puede pensar que soy un pacifista perdido. Pero no se trata de eso. Yo no desconozco una realidad de que hay elementos en la cultura islámica que son un peligro para nosotros y que quieren no solo imponer un régimen intolerante en Irak y Afganistán, sino que le gustaría unir al mundo islámico con el mismo objetivo y luego imponernos ese sistema a nosotros. Recomiendo leer este artículo en la Wikipedia sobre el Yihadismo en España. En él Al Zawahin,

deseó a los militantes de Al-Qaida en el norte de África “que Alá os conceda el favor de pisar pronto con vuestros pies puros sobre el usurpado Al-Andalus”

Pero por suerte Al Qaida, pese a lo famosos que son como grupo terrorista, son mucho menos activos de lo que los imaginamos y la paradoja es que para evitar que ellos nos invadan –algo cuya probabilidad es ínfima–, nosotros formamos parte de la invasión de su región en este momento. Si creemos que algo es tan malo para que nos llegue a ocurrir a nosotros no ve la lógica de que nosotros se lo hagamos a ellos.

Para mi la solución es el fin de la ocupación. No es que digo que tengamos que irnos de la región completamente. Me parece bien que USA y Europa mantengan bases militares en sitios extratégicos de Medio Oriente para realizar intervenciones militares puntuales contra grupos o gobiernos en caso de que sea necesario. Por ejemplo, si el próximo Osama Bin Laden ataca un país de la OTAN protegido por un gobierno de la región mejor estar cerca y preparado para responder. O si un mismo gobierno nos ataca como hacía el ahora tan respetado Qadaffi, también tenemos que hacerles notar que sus actos serán castigados. Pero estar permanentemente ocupando paises por periodos que ya llegan a la década me parece un grave error desde el punto de vista militar, social, humano y hasta ético.

¿Quiénes somos nosotros para matar a 13 afganos en su país? El Pais dice que sólo nos defendíamos. Pero seamos coherentes. Si hace 8 años que patrullas militares afganas desfilaran por la Castellana o el Paseo de Gracia ocupando nuestro país, ¿no sería hasta normal atacarlos? Decir que nosotros, armados hasta los dientes, estamos ahí en misión de paz sin que ellos lo hayan pedido, es bastante difícil de defender como principio. Misión de paz es lo que hacemos con Oxfam, no con el ejército.

Conclusión, creo que es hora que nos vayamos de Afganistán como nos fuimos de Irak. Esta semana matamos a 13. Mañana nos matarán ellos. ¿Y qué le vamos a decir a la madre española, o cada vez más común la madre latinoamericana, del chico que murió en Afganistán?. Que murió haciendo ¿qué? en Afganistán.

Luego de que mi fundación y el Club de Madrid organizáramos la cumbre del 11M, me quedó una pregunta que aún no puedo resolver: ¿ahora que tenemos un Presidente que hace todo lo que los islamistas querrían que un Presidente europeo hiciera, empezando por retirar las tropas de Irak, vamos o no vamos a tener otro ataque terrorista islámico?

Mucha gente opina que los terroristas no tienen lógica, que hagamos lo que hagamos nos van a atacar igual porque “están locos”. Otros, como yo, pensamos que no es así.
Leer Más

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets