El 10 de septiembre compartí la estrategia de mi cartera líquida, que era pasarse del euro al dólar en la liquidez, tener un 5% de mi patrimonio en acciones individuales que yo elegí y entre ellas las de Citigroup y Bank of America, que acababa de comprar. Esto es lo que dije.

Compré acciones de Bank of America y Citigroup (C y BAC). Desde que las compré están como locas, suben y bajan 6% por día, fluctuaciones increíblemente altas para estos gigantes. Se que esta compra tiene un enorme riesgo ya que estos bancos tienen muchísimas hipotecas de mala calidad y no recomiendo poner más del 5% de la cartera de nadie en estas acciones. Digamos que si tienes 100.000 euros no recomiendo poner más de 2500 euros en cada una de estas acciones. En general es muy pero muy arriesgado comprar acciones afuera de una cartera. También es muy arriesgado poner toda tu liquidez en dólares si vives en euros. En eso yo corrí un riesgo grande pero mi sensación y digo sensación porque no se nada que los demás no sepan es que el dólar que fue el desastre internacional en los últimos 8 años se dió la vuelta y el euro será más castigado en los próximos años y una liquidez en dólares se nota en euros.

Pero luego del desastre de este fin de semana y el caos financiero que está saliendo en USA, parece que las compras que están acompañadas de una salida del euro hacia el dólar, o sea un voto de confianza a que Estados Unidos, podría ser una estrategia equivocada a largo plazo. Y digo a largo plazo porque mis trades duran años.

Hoy me encuentro repensando esta estrategia, dudando de si retirarle la confianza a USA y volver al euro y salirme de los grandes bancos norteamericanos, ya que el clima bancario norteamericano sigue peor que nunca, o si pensar que en los próximos años USA al final va a salir adelante.

En estos momentos estas son los temas que estoy considerando

En USA existe un apetito por el riesgo a todo nivel, en lo científico, en lo artístico, en lo financiero, en los negocios, que lleva a USA a ser la nación más creativa e innovadora del planeta. El país de empresas como Apple, Microsoft y Google. Pero hoy en día también USA es el país de Bear Stearns, Lehman, AIG, de Citigroup a 70% por debajo de sus valores históricos, un país en la cuerda floja financiera.

En política exterior, USA tiene un interés único por querer cambiar al mundo y hacerlo más como Estados Unidos, algo que fue muy positivo para todos (aunque a muchos les cueste admitirlo) cuando los enemigos eran los nazis alemanes o los comunistas soviéticos, o inclusive en Balcanes, donde Europa no supo cómo actuar hasta que llegó USA. Pero esta exitosísima estrategia de convertir europeos del este, japoneses, rusos, chinos y otros al capitalismo democrático (o por lo menos al capitalismo) parece haber encontrado su límite en Irak, donde USA malgastó un trillón de dólares sin ningún resultado positivo. Si lo pensamos, en septiembre del 2001, terroristas musulmanes atacaron Wall Street y causaron un enorme daño humano y económico a Estados Unidos. Pero ahora parece que en septiembre del 2008 fueron los propios norteamericanos que están destruyendo Wall Street y causando un enorme daño económico y humano. No en vidas (y no quiero comparar el asesinato con los errores de jucio), pero lo que está ocurriendo ahora es terrible, no solo para la economía norteamericana sino para la política exterior norteamericana. Las guerras se ganan con economías fuertes. Y no solo la segunda guerra mundial, sino también la guerra fría se ganó así. Ahora con el sector financiero, la sangre de la economía, en caos, la política exterior norteamericana quedará muy debilitada. Y con irresponsables como McCain, que no deja de hablar de expandir las fuerzas armadas norteamericanas, que ya gastan la mitad de lo que se gasta en el mundo en temas militares, me pregunto si no tengo que seguir con la estrategia que tanto me funcionó del 2001 al 2008, que fue no invertir en USA.

También Estados Unidos tiene una serie de problemas internos históricos que no dejan de empeorar y frenan su economía. Su sistema legal y médico son increíblemente caros de administrar y representan un serio freno a la economía comparados con los sistemas legales y médicos europeos. Cuando uno hace negocios en Estados Unidos, los costes legales y médicos interfieren en las posibilidades de desarrollo de muchas empresas. Al final, cuando uno invierte en Estados Unidos o en el dólar, también está invirtiendo en financiar un país con gastos legales, médicos y militares absurdamente altos.

Por otro lado Estados Unidos tiene una flexibilidad laboral/financiera que sus competidores en Japón, Corea, y la Unión Europea no tienen, y puede entrar y salir en períodos de desempleo de una manera más rápida. Por lo tanto, puede entrar en una crisis más profunda y salir de esa crisis más rápido. Japón, por ejemplo, está aún viviendo el triste legado de cuando el Nikkei se puso a 40.000. Japón tarda décadas en salir de problemas hipotecarios como los que tiene USA ahora. En USA va a ser cirugía, mucho dolor pero creo que también se saldrá en años y no décadas, como se salió del S&L crisis de los 80.

Cuando apoyo la decisión de mi hija Alexa de estudiar en USA es porque sigo creyendo que USA es el país más innovador del mundo. Pero en días como hoy, en el que luego de que Bear Stearns desaparezca, Lehman entra en bancarrota, AIG se tambalea y los grandes bancos pierden una enorme parte de su ya destruido valor, me pregunto si USA está realmente preparada para el futuro. Me pregunto si el conservadurismo semi socialista que tenemos en Europa, si la rigidez de este continente, no son mejores que el riesgo indiscriminado en política exterior, en finanzas, en los negocios que está llevando a USA a la ruina.

Hay gente que compra y vende títulos financieros muy frecuentemente. Este es el caso de muchos de mis amigos que han tenido éxito en los negocios. Pero en mi caso yo soy un trader que hago poquísimas transacciones y las que hago las hago más como un economista que como un trader. Sí invierto en hedge funds, que hacen muchas transacciones, pero no estoy metido en ellos. Es más, en mi cartera personal soy tan mal cliente de los bancos que me fiché a un ex banquero y le pago un honorario fijo porque los bancos no me quieren como cliente (viven de comisiones).

Pero desde que compré acciones de Apple (AAPL) a principios de este año he decidido compartir las pocas transacciones que hago con mis lectores, sabiendo que es un riesgo enorme en el sentido de que si me equivoco y algún lector me sigue se equivocará conmigo y no quiero ser responsable de que mis lectores pierdan dinero. Pero las pocas transacciones que hice este año van bien. Estas son, 1) haber comprado acciones de Apple, 2) haber cambiado mi cartera de euros a dólares y 3) haber comprado la semana pasada acciones de los dos bancos más grandes de Estados Unidos, Citigroup y Bank of America.

En este post del 4 de mayo dije lo que creía que iba a pasar con el dolar. Lo que argumentaba es que Europa estaba más enferma de lo que parecía y Estados Unidos más sano de lo que parecía y que el dólar iba a subir. Con respecto al petróleo no hice ninguna transacción pero dije en julio que me parecía que el precio del petróleo era absurdamente alto y que tenía que bajar y así fue. Iba a shortear petroleo, pero eso me pareció demasiado de trader. La única manera en la que shorteo es a través de hedge funds, que lo hacen por mi. Este año los hedge funds estan bajando un 8% que es malo pero es mucho menos que los mercados en general.

El primer post en el que empecé a compartir lo que hacía fué en el que recomendé comprar acciones de Apple el 23 de enero, cuando compré las mías. Apple había bajado de $202 por acción a $134 en menos de 60 días, en mayo estában encima de $180 y ahora pese al desastre igual por encima de $150.

Y el anuncio de este post es que compré acciones de Bank of America y Citigroup (C y BAC). Desde que las compré están como locas, suben y bajan 6% por día, fluctuaciones increíblemente altas para estos gigantes. Sé que esta compra tiene un enorme riesgo, ya que estos bancos tienen muchísimas hipotecas de mala calidad y no recomiendo poner más del 5% de la cartera de nadie en estas acciones. Digamos que si tienes 100.000 euros no recomiendo poner más de 2500 euros en cada una de estas acciones. En general es muy pero muy arriesgado comprar acciones afuera de una cartera. También es muy arriesgado poner toda tu liquidez en dólares si vives en euros. En eso yo corrí un riesgo grande pero mi sensación (y digo sensación porque no se nada que los demás no sepan) es que el dólar, que fue el desastre internacional en los últimos 8 años, se dio la vuelta y el euro será más castigado en los próximos años y una liquidez en dólares se nota en euros.

También aclaro que mis compras son a muy largo plazo, en el 2001, cuando me pasé al euro me quedé en el euro hasta el 2008. Las acciones de Apple, Citigroup, Bank of America son para tenerlas también bastantes años.

Termino comentando que estoy pensando comprar acciones argentinas. La Argentina está tradeando en los mercados internacionales como si estuviera de vuelta en el default. Realmente no creo que sea así. Antes la Argentina tenía condiciones internacionales muy adversas. Ahora no. Sí, tiene una presidenta que vive en el pasado y que poco entiende del mundo, pero por suerte hay muchos otros argentinos más inteligentes que ella y, aunque no estén en el gobierno, creo que van a lograr estabilizar la cosa. Pero el problema de Argentina es que no se qué títulos comprar. Quiero comprar empresas que principalmente exporten y que no tengan deuda. La última vez que compré bastantes acciones argentinas fue después del default y me fue muy bien, pero las vendí al año. Luego compré algunas de Cresud símbolo CRESY en el 2007 y llevan bajando de $18 a $10 pero son pocas y justamente ahora creo que puede ser el momento de comprar más. Pero CRESY y IRS tienen deudas grandes, y eso me preocupa, aunque la Argentina parece haber inventado el capitalismo del revés, y es el de que cuando las papas queman los prestamistas quedan detrás de los accionistas, algo único en el mundo.

Como ven mi estrategia se puede resumir entre la diferencia de precio y valor. Cuando veo Apple bajar un 50% en un mes y creo mucho en sus productos que consumo, compro. Cuando veo a los bancos norteamericanos como Citigroup a un 60% menos que su valor normal, compro. Cuando veo el dólar por el suelo, compro. No puedo realmente decir que haga un gran análisis salvo el creer que las cosas tienen un valor histórico pero que los mercados parecen a veces imperfectos. Pero estas imperfecciones son cosas que veo cada mes o cada año. No todas las semanas, todos los días o, como algunos amigos míos, a todas horas.

Teniendo en cuenta la baja estima que tiene el español medio por los hombres de negocios, me imagino que la idea de uno de los españoles más exitosos afuera de España, Angel Cabrera, de hacer que en la escuela de negocios que dirige en Arizona, los alumnos pasen por una ceremonia de graduación que incluye una especie de juramento hipocrático para los negocios, sonará muy rara. Sin embargo, Thunderbird acaba de adoptar un Juramento de Honor que los graduados adoptan, en el cual se prometen bastantes cosas, entre ellas crear prosperidad sostenible alrededor del mundo. Por mi parte, creo que esto es una gran idea. Si es importante que los médicos se comprometan a no empeorar la salud de sus pacientes, sin duda creo muy relevante que los futuros hombres de negocios se comprometan a dejar el mundo mejor de como lo encontraron, algo que por diversas razones no viene sucediendo.

Ya.com, una de las compañías que fundé junto a un grupo de superdotados de la red y que en 2001 vendimos al gigante alemán Deutsche Telekom, fue comprada por Vodafone en una suma que se ubica entre los 400 y 500 millones de euros.
Leer Más

En esta foto estamos Alex Zubillaga, de Warner, Michael Dell, Danny Rimer, mi socio en Index Ventures, y yo. Fue un paseo hermoso por las montañas. Leí un comentario de una persona en mi blog que decía que le parece terrible que gente rica se reúna y se la pase bien, mientras hay tanta miseria en el mundo. Sin embargo, charlando con Michael Dell salió el tema de como hizo él su fortuna (que por cierto es mucho más grande que la mía) y la historia suya se repite y se repite en esta conferencia.
Leer Más

Últimamente, estoy pensando mucho en las técnicas de la democracia aplicadas al mundo empresarial. Ya escribí sobre la posibilidad de que una empresa como FON tenga elecciones para elegir a sus gerentes en cada ciudad entre sus habitantes, en vez de hacerlos pasar por el típico proceso de selección de un ejecutivo. Ahora, le estoy dando vueltas a otro asunto: el de la competencia. Mi pregunta es, ¿cómo puede ser que Vodafone, Movistar y Amena en España y sus pares en otros países, se pongan tan de acuerdo en seguir cobrando tarifas absurdamente altas de fijo a móvil y que el Partido Popular y el PSOE no se pongan de acuerdo en casi nada? Es decir, ¿cómo puede ser que un triopolio de telecomunicaciones produzca más colusión que un duopolio político?

Dándole vueltas al asunto terminé con esta teoría. Creo que la política produce un entorno más competitivo que los negocios con la misma cantidad de jugadores, porque es un proceso exclusionario. Si el PP y el PSOE pudieran hacer un acuerdo de cuotas de mercado (dividirse el país, por ejemplo), creo que su comportamiento sería como el de los operadores móviles. Pero, como la política es un juego en el que eres casitodopoderoso (Aznar antes de las elecciones) o casinadapoderoso (Aznar ahora), la competencia es feroz.

La democracia es, paradójicamente, un sistema monopólico de poder…pero temporal. Si Vodafone, Amena y Movistar compitieran para tener por un mandato, todo el mercado de los móviles competiría a muerte. Tal como son las cosas ahora no les conviene. Y hasta que FON entre en gran escala con sus wififons gratuitos no lo van a hacer.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets