Antes que nada quiero aclarar que soy judío.  Lo cuento no porque sea tan relevante en este artículo pero porque prefiero sacar el tema de la mesa anunciándolo.  Pero aunque fuera o no judío pensaría igual yes que no creo que sea buena idea para Israel atacar a Irán por la posible amenaza de una guerra nuclear en el futuro si Irán consigue tener bombas atómicas. No es que crea lo que dice Irán cuando miente que su desarrollo es con fines pacíficos, por supuesto que quieren desarrollar armas nucleares, pero también Pakistán las tiene y es para mi un mayor peligro. Pakistán es un país muy inestable, pero convivimos con él y con sus armas nucleares.  India, un país al que la mayoría de nosotros consideramos de fácil convivencia, ha tenido que vivir con Pakistán, sus armas y sus terrorristas. Y no estamos por invadir ni atacar Pakistán pese a su efecto desestabilizador en la región.

Pakistán es un país gobernado por personas a la que les gustamos pero con una población que mayoritariamente nos odia, y no me refiero al odio a los judíos, sino al mundo de Occidente. Leí una encuesta del Pew que decía que a mediados de la pasada década a la mayoría de los Pakistaníes les gustaba como líder Bin Laden. Que lo hubieran votado. A algunos les gustaba tanto como para darle cobijo durante años. Y este es un país que cuenta con armas nucleares y lo toleramos. Israel y quizás también la UE y USA, están pensando en atacar a Irán porque puede que tenga armas nucleares. Declarar la guerra a un país que podría tener armas nucleares es una medida poco convincente para incrementar la seguridad mundial. ¿Por qué no fue USA a la guerra con la URSS cuando desarrollaron su programa nuclear? ¿Por qué no declaramos la guerra a Corea del Norte cuyo gobierno está bastante más loco que el de los iraníes? En ambas circunstancias, se estimó que el coste de la guerra sería mayor que el coste de prevenir la proliferación nuclear. Corea del Norte, por ejemplo, podría terminar con un tercio de Corea del Sur con artillería convencional,  y ante tal amenaza, les dejamos tener armas nucleares.  Y ahora las tienen un poco cambió.  Sabemos que por más locos que están no las usarán. Estoy seguro de que los sur coreanos preferirían a otros vecinos, pero hacen lo que pueden bajo estas circunstancias. Incluso si Irán se arma, la situación de Israel no sería tan mala como la de Corea del Sur ahora.  Además, Irán con sus ejércitos aliados Hezbollah y Hamas ya son una gran amenaza para Israel pero Israel los mantiene bajo control. Siria bajo el liderazgo de Bashar Al Assad  y aliada de Irán, era otra grave amenaza. Pero mira ahora donde está, exterminando a su propio pueblo, odiando a su propia gente. Gadaffi dijo que habría un Oriente Medio sin Israel y terminamos teniendo una Libya sin Gadaffi. Creo que hay evidencias suficientes para pensar que Irán va en la misma dirección.  La guerra preventiva es un error: para evitar una posible guerra en el futuro, debe irse a la guerra ahora. Se despilfarraron miles de millones de dólares de USA y la UE, bajo esta doctrina y preciosas vidas humanas, para llegar a nada. ¿Alguien duda aún de que Saddam Hussein habría sobrevivido a la Primavera Árabe? Si se interviene, debería hacerse para inclinar la balanza, no como una fuerza invasora tratando de conquistar el país y reconstruirlo durante una década, eso no es bueno y tampoco nos lo podemos permitir.

Las armas nucleares tienen de manera extraña, un aspecto positivo y es que su utilización sería tan devastadora, tan dañina, que todos los que las han tenido no se han atrevido a usarlas.  La única excepción en la historia, fue por supuesto USA, que nos guste o no, fue la única nación suficientemente cruel para superar esas barreras y utilizarlas. Quizás fue porque nadie lo había hecho antes y no existían en la memoria de nadie las imágenes de Hiroshima y Nagasaki.

Pienso que deberíamos tener más esperanza en el pueblo de Irán. Irán es opuesta a Pakistán, un país dirigido por personas que nos odian, pero un pueblo que está harto de esto y al que les gusta Occidente y nuestro estilo de vida. Las protestas de Irán parece que sean llevadas a cabo por quienes quieren ser libres y es el gobierno quien les reprime.  Así que no debemos dar a estas personas que buscan la libertad y que casi derrotan a Ahmadinejad, una razón real para odiarnos. Y tenemos que recordar que bajo una situación de ataque casi todos se vuelven nacionalistas  y se alían con quien quiera que sea el dictador en el poder. Desde un punto de vista judío, ahora que el mundo musulmán está centrado en su problemática de ataque a Irán, sería el peor momento para ir a buscar ser el centro de atención. Además Hezbolá y Hamás brazos armados del gobierno iraní, están listas para atacar a civiles en Israel con armas convencionales. Por ahora lo han hecho con cohetes poco sofisticados pero en caso de conflicto Hamas y Hezbolá recibirían muchas mejores armas.

Debemos reconocer que la situación es fea, confusa, difícil de manejar y no hay respuestas fáciles. Sabemos que un Irán nuclear sería un desastre y no solo para Israel.  El conflicto humo de la región es musulmanes contra judíos, el verdadero conflicto, el que ha matado no miles sino millones es el conflicto Sunita, Chiita.  Si Irán tiene la bomba muchos sunitas la van a querer.  Pero no es el trabajo de Israel prevenir que los sunitas y los chiitas no se maten entre ellos.  Son estos paises que tienen que aprender a lidiar con su instinto fraticida.  Vale la pena estudiar cuanta gente ha muero en medio oriente en los conflictos de los últimos 30 años para entender que los israelíes y palestinos muertos son una minoría comparados con los sunitas y chiitas.  Además para el ataque de Israel a Irán, un país con 80 millones de personas – dos veces mayor que Francia – sería una tarea de grandes proporciones, nada comparado con la Operación Babilonia de 1981. Expertos militares la consideran un probable fracaso que solo atrasaría el programa nuclear iraní en pocos años si va bien.

Israel, USA y la UE, deberían continuar con operaciones encubiertas y otro tipo de tácticas y presiones para frenar el desarrollo nuclear iraní, que si es un gran peligro para todos.  Pero no ir a una guerra que al final fortalecería el regimen actual.  Tenemos que aprender a vivir con nuestros miedos, aceptar que Irán puede convertirse en una potencia nuclear  y centrarnos en la promoción de un cambio en el poder que está más en línea con el pueblo iraní y con sus intereses y los nuestros en occidente.

HAVANA, CUBA - JANUARY 21:  In this handout im...
Image by Getty Images via Daylife

Acabo de almorzar con Fernando Sulichin, productor de cine originario de Argentina. Aquí está su filmografía en IMDB. Durante el almuerzo me enteré que durante el último año Fernando Sulichín estuvo con una bizarra colección de líderes del mundo que incluye de mejor a peor Rafael Correa, Cristina Kirchner, Evo Morales, Hugo Chavez, Fidel Castro y Ahmadinejad. En la mayoría de los casos entrevistando a estos personajes junto a Oliver Stone y Sean Penn.

La discusión fue intensa. Especialmente cuando me contó que había estado unas 10 veces con Ahmadinejad a quien definio como una persona “humilde”. Creo que es relevante remarcar que tanto Fernando como yo somos judíos ya que tantos de estos presidentes han expresado opiniones especialmente negativa hacia los judíos, empezando con Ahmadinejad que financia a dos ejércitos, Hizbollah y Hamas que han disparado y disparan misiles cuyo único objetivo es asesinar a la población civil. Pero no solo eso sino que Ahmadinejad cuestiona el holocausto (hoy es el día de la Memoria del Holocausto), está a favor como muchos otros islámicos de la delapidación de las mujeres y como cuenta en este video niega que haya homosexuales en Irán.

No digo que no teníamos puntos de encuentro con Fernando porque además de ser los dos judíos argentinos había otros. Cuando tocamos el tema de los 8 años de gobierno de Bush estuvimos de acuerdo que su política fue desastrosa para la paz global y que aumentó los enfrentamientos entre las fuerzas antinorteamericanas y Estados Unidos. También estuvimos de acuerdo en que muchas veces las multinacionales cuando operan en países del tercer mundo sobornan y corrompen como han acusado a Telefonica de haber hecho en Argentina cuando la privatizacion. También los dos coincidimos que la agresividad de Israel era excesiva y contraproducente en Líbano y Gaza. Otro punto de encuentro que tuvimos es que tanto Fernando como yo creemos que Pakistan es un país aún más peligroso para la estabilidad mundial que Iran porque ya tiene armas nucleares y tiene la zona de la frontera con Afganistan que es incontrolable. Ahora la teoría de Fernando iba más lejos y es que hay que llevarse bien con Iran para que ellos logren lo que no lograron ni los británicos hace 100 años, ni los rusos en los 80 ni los europeos y norteamericanos ahora y es controlar la zona Pashtun entre Pakistán y Afganistán. Fernando cree que los únicos que pueden llegar a hacer algo ahí son los iranies. Nunca había escuchado esta teoría expansionista iraní pero parecía salir directamente de la boca de Ahmadinejad. Y en general en lo que no coincidimos nunca es en lo que Fernando parece tolerar y yo no que es que los males de Europa y USA justifican los comportamientos antidemocráticos y especialmente agresivos de los Castro, Chavez, o Morales de este mundo. La lista de amigos de Fernando, y digo amigos porque realmente parece verlos mensualmente era como de pesadilla para mi.

¿Pero como podes ser judío y ser amigo de una persona como Ahmadinejad que frecuentemente dice que Israel tiene que desaparecer? Avi Shechter, el fundador de Fring que estaba sentado en la comida estaba muy indignado, se le notaba que trataba de disimular pero no abría la boca. Solo hizo un comentario que escuché de algunos otros israelíes en DLD y es que la opinión pública israelí estaba mucho más en contra de la guerra del Líbano del 2006 que la de Gaza porque pese al horror de las víctimas inocentes los israelíes veían en Irán al enemigo número uno de Israel que armando a Hamas y Hezbollah buscaba su destrucción. Que Israel no puede seguir teniendo su población aterrorizada metida en refugios con Hamas que le tiran misiles todo el tiempo y que Ahmadinejad y la política exterior de Iran era inaceptable. Pero Fernando respondía que Ahmadinejad a quien el frecuentemente visita junto a Oliver Stone, Sean Penn, Tim Robbins y otros haciendo documentales es una persona muy tratable con quien USA y Europa pueden negociar. Que el ha tenido muchas conversaciones con el presidente iraní. Es más estaba convencido que el problema era Bush y que ahora con Obama vamos a ver que todos estos eran gente razonable y que se va a llevar mucho mejor con sus vecinos. En esta discusión es que aunque yo pensaba que se equivocaba podía estar de acuerdo en la esperanza. Por supuesto que yo querría que estas figuras tan anti Europa, tan anti Estados Unidos cambien su relación con Occidente. Pero su convicción de que el problema era solo Bush y las multinacionales me pareció incorrecta. Ahora puedo estar de acuerdo que siempre es mejor dialogar que hacer guerra.

Y para completar el estofado, en la comida estaban también Nina y Tom que cada tanto sorprendían con algunos comentarios graciosos. Cuando yo le pregunté en qué idioma le hablaba Fernando a Ahmadinejad Nina dijo ¿Hebreo? Y cuando Fernando nos aseguró que si el acompañábamos en una de sus visitas a Ahmadinejad que lo encontraríamos una persona humilde y razonable Tom dijo simplemente “no creo que pueda ir tengo cole”. Y Joichi Ito, mi amigo japonés que compró un piso en Dubai y vive ahí y ha desarrollado un gran interés por el mundo islámico le agregaba complejidad a la conversación contando como en Dubai conviven musulmanes, cristianos, judíos, y supongo que hasta ateos como el sin problema. Es más el negocio principal de Dubai también parece tener que ver con Irán y es curiosamente el contrabando de tabaco de Dubai a Iran. Dubai parece ser una prueba de que la convivencia, especialmente cuando no está acompañada de la pobreza, es posible.

William J. Clinton es la persona que más admiro en este mundo, así de simple. Los lectores de mi blog y las personas cercanas a mí conocen que es muy raro que yo sea fan o seguidor de alguien en el sentido literal de la palabra, pero Clinton es claramente una excepción. Mientras estuve en Nueva York durante mi último viaje, fui invitado a una cena que se realizó en su honor. Como de costumbre, los puntos de vista del Presidente me fascinaron. Me refiero a Clinton como Presidente ya que en USA todos aquellos que fueron Presidentes siguen manteniendo el título de por vida.

Antes de compartir con vosotros las opiniones y puntos de vista de Bill Clinton, me gustaría recordar que no soy un periodista y, por lo tanto, no tomé nota de las cosas que dijo. Así que algunas de las cosas que vuelco en este blog pueden no ser del todo correctas. De todas maneras, estoy convencido de que son dignas de ser contadas no sólo por su originalidad, sino también por el desafío que representan.

La cena tuvo lugar en casa del financiero Marc Lasry, a quien agradezco su amable invitación. El evento consistió en dos partes: la cena misma, durante la cual siete de los comensales, yo incluido, bombardeamos a Clinton con las más variadas preguntas sobre temas de actualidad, y la sobremesa, momento en el cual pude hablar con el Presidente cara a cara sobre una serie de cuestiones.

A continuación os relato, en resumen, los temas de los que hablamos durante nuestra charla de 3 horas.
Leer Más

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets