Esta mañana tuve una reunión con María Calvo de Ashoka, una organización muy interesante que apoya a emprendedores sociales. Maria es una excelente ejecutiva que dirigió hasta hace muy poco eBay de España. Durante la reunión salió el tema de cómo enseñarle a ser emprendedores a chicos de colegio secundario. Ante su consulta, mi respuesta fue tan concreta que estoy pensando si no tendría que probar hacerlo.

Lo que haría es adaptar el curso que doy a estudiantes del Instituto de Empresa para chicos de colegio secundario. El curso es un juego en el que cada estudiante tiene dos roles, uno es ser emprendedor y otro es ser VC o capitalista de riesgo. Lo que hago es darle un millón de euros virtuales a cada estudiante y pedirle que lo inviertan en 10 empresas de sus 50 compañeros, que las presentan de diversas maneras, en charlas cortas, comerciales y planes de negocios colgados en internet, etc. Al final hay dos notas, una como VC que se recibe según el éxito que tuvieron los proyectos en los que el alumno invirtió, y otra como emprendedor, según la cantidad de dinero que el estudiante pudo recaudar de sus compañeros. El curso son 10 sesiones de 90 minutos. Mi rol es ser el moderador, contribuir explicando el juego y luego con anécdotas relevantes de mi vida empresarial.

Ahora la pregunta es si se podría hacer esto con chicos del colegio. Los cambios que haría son los siguientes. Primero les haría trabajar en equipo y no de manera individual. Estando en equipos de 4 chicos, por ejemplo, primero se conocerían mejor entre ellos y segundo que sumarían su experiencia colectiva, ¿quien sabe si 4 chicos de 15 no tienen la experiencia de uno de 25? Además, de esta manera, se podrían tener 200 chicos en una clase y que igual funcione, y esto hay que tratar de hacerlo en escala, ya que el objetivo es llegar a muchos chicos.

Lo haría los sábados, un sábado si y otro no, en 5 sesiones de 3 horas cada una. Por ejemplo de 5 a 8 de la tarde. Lo haría en el Instituto de Empresa si les parece bien, porque eso le daría un ambiente educativo institucional y que debería estar disponible el sábado. La edad sería mínimo 15 máximo 17. Y tendría dos tracks, uno para ser emprendedor con el IE y otro para ser emprendedor social, con Ashoka. Y durante cada clase invitaría a un emprendedor o a un emprendedor social diferente. La idea de darles dos semanas entre clase y clase es para que se reúnan, se preparen, investiguen. Que empiecen por ejemplo a mediados de septiembre y terminen a mediados de diciembre. Otra idea seria cobrar 100 euros por estudiante y donar todo lo que se recauda al mejor emprendedor social. Para que quede claro, un emprendedor social es una persona que empieza una ONG, una empresa sin fines de lucro.

En fin por ahora esto es un borrador de una idea surgida esta mañana. Pero si tengo tiempo la sigo. Me interesa el tema de enseñar a chicos jóvenes a ser emprendedores porque estoy convencido que de esta crisis solo saldremos como país siendo más emprendedores.

Acabo de terminar la clase de creación de empresas que enseño hace 11 años en el Instituto de Empresa y fue sin duda el curso más difícil. ¿Cómo se le puede dar ánimo a los estudiantes a que salgan a conseguir financiación en este mercado si empresas como Apple y Dell, que generan cash, que tienen mucho cash y que tienen muchos beneficios, ven sus acciones por el suelo? La situación de Dell es increíble. Una empresa con más de 20 años de trayectoria, que acaba de ganar $700 millones de dólares en el último trimestre, que factura más de $55 mil millones de dólares en todo el mundo, que no tiene deuda y en cambio tiene $10 mil millones de dólares en caja, vale solo $20 mil millones o $10 mil millones por encima del cash que tiene. Michael Dell, a quien considero uno de los mejores emprendedores del mundo, es una persona por la que ahora el mercado solo apuesta en contra. A Apple le ocurre algo parecido. Tiene $24 mil millones en cash. Si los mercados no creen en Steve Jobs, en Michael Dell, ¿como van a creer en un estudiante recién salido del Instituto de Empresa?

Ahora mismo es casi imposible financiar nada por lo que enseñar entrepreneurship, es como dar clases de navegación oceánica….en Suiza. Es como algo que, aunque se puede aprender, no se puede practicar en estas condiciones. Pero hice lo que pude, traté de dar las mejores ideas, contar las mejores anécdotas que más puedan inspirar a estos futuros emprendedores. Traté de ser positivo pero sin perder el norte. Pero es duro, muy duro, enseñar entrepreneurship en las condiciones actuales. Especialmente a alumnos que pusieron sus ahorros o se endeudaron para poder pagarse el Masters en el IE y dar el salto a una actividad que ahora mismo es casi imposible de financiar. Pero bueno, TMT Factory, Tooio, Huffington Post han logrado conseguir fondos. Quizás las cosas no son imposibles, sino mucho más difíciles. Eso si, el que logra crecer con tan poca agua….es el rey del desierto.

Reblog this post [with Zemanta]
Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets