Hoy, el primero de mayo, quería comentar mi opinión sobre la lucha de clases. Para mí, es cada vez más claro que en el mundo no existe una lucha de clases entre trabajadores y empresarios. Lo que existe es sencillamente un mercado laboral en el que se encuentran empleadores y empleados. Este mercado no es tan diferente al mercado inmobiliario, o el del trigo, la carne, acero, oro, o flores. En cada mercado el que compra quiere pagar lo menos posible y el que vende que le paguen lo más posible. El resultado es el precio al que se produce la transacción. La única diferencia es que en el mercado laboral, en vez de que se cambien toneladas de alumninio por euros, se cambian horas de trabajo humano por euros. Al ser trabajo humano, como era de esperar, está más regulado que otros mercados, hay sueldos mínimos, horarios de trabajo, subvenciones a los que no logran intercambiar talento por dinero, pero salvo esas diferencias, en su mayoría razonables ya que de proteger a gente se trata, el mercado laboral es un mercado. Este sencillo concepto, tan aceptado en otros países, parece ser muchas veces algo que ocultar en España.

El resultado de esta falta de claridad es que mucha gente en España piensa que aquí hay un enorme desempleo porque los empresarios de alguna manera disfrutan despidiendo gente, o que disfrutan pagando poco. Pero mi opinión es que las principales tres razones por las que el mercado laboral es tan malo en España y la intersección entre la oferta y la demanda produce alto desempleo y sueldos bajos son estas:

-porque faltan empresarios, si muchos, faltan empresarios buenos y falta OFERTA, la oferta son los empresarios, los empleadores, los emprendedores, los ejecutivos de las multinacionales, los que hacen subir el precio del trabajo en el mercado laboral.

-porque la educación española no incentiva la creatividad y el resultado es que falta creatividad empresaria y en I+D, en España se inventa poco y se vive demasiado de la creatividad del resto del mundo. En parte por esto es que los sueldos buenos, los de la gente que inventa e innova, terminan en Silicon Valley, en el norte de Europa, USA y cada vez más en el extremo oriente. En España inclusive la gente que gana en sectores creativos gana una miseria porque hay muy poca oferta de trabajo para ellos. En España se educa para el gobierno, la construcción, el turismo, la banca. Lo que más empleo genera en este país son trabajos de mala calidad y mal pagados en cualquier sitio del mundo.

-porque España tiene tensión entre el centro y las autonomías que producen más capas de burocracia y gobierno que en otros países. Un español está gobernado desde Bruselas, Madrid, su autonomía y su ciudad. Este problema es común a toda Europa, que tiene demasiado gobierno, demasiadas leyes, demasiados controles y en general un público que le tiene mucha más simpatía al gobierno que al pueblo en si.

Así es que mi conclusión del primero de mayo es que el problema de España no está en los empresarios en sí, sino en la falta de empresarios y empresas. El problema de España no es que existe un Amancio Ortega que explota a decenas de miles de trabajadores para llegar a ser el hombre más rico de este país y entre los 10 más ricos del mundo. El problema de España es que no tiene muchos Amancios Ortegas más para que entre ellos compitan y hagan subir los sueldos como ocurre en Suecia, en Holanda (Holanda es el país más emprendedor de Europa y tiene la tasa más baja de paro). El resultado de tener pocos empresarios y muchos trabajadores es un mercado laboral donde la intersección entre la oferta y la demanda produce resultados patéticos.

Conclusión, si yo fuera un líder sindicalista, en vez de atacar a los empresarios, haría una gran manifestación pidiendo que haya más inversión, más creación de empleo, y sí, aunque me duela decirlo, más empresarios. Sí, así de ridículo como suena. Una gran manifestación a favor de la PYME, de la nueva empresa, de los emprendedores, de la creatividad empresarial, de la innovación y desarrollo. Porque del otro lado, los empresarios la tienen muy clara, no hacen manifestaciones pero sí se declaran abiertamente a favor de la inmigración porque ésta produce más oferta laboral. Ahora si, los empresarios quieren que haya más oferta de trabajo, ¿no es lógico que los trabajadores se manifiesten por más creación de empleo?

Sé que en este mundo uno no consigue ser popular si elogia a Bill Gates y critica a Steve Jobs. Pero pese a que uso Apple y he dejado Microsoft de lado si hay una cosa que Bill Gates hizo bien y Steve Jobs hizo mal, y es la colaboración con terceros. Es por esto que un producto mediocre como Windows terminó conquistando mucho más a los usuarios del planeta que un gran producto como Apple. Microsoft trata su software para que sus productos estén en la mayor cantidad de hardware posible, Apple quiere controlar todo y dominar cada sector en el que está con su software y hardware. Por ahora lo consiguieron solo en el mundo de los reproductores musicales, pero si pudieran lo harían con los teléfonos y los ordenadores. La diferencia entre Apple y Microsoft no es que una empresa es abierta y la otra monopolista. Las dos tratan de ser monopolistas y por ahora lo consiguió más Microsoft y por eso es un standard.

Pero no solo son así Microsoft y Apple como empresas sino que Bill Gates y Steve Jobs tienen personalidades que reflejan las empresas que fundaron. El año pasado fue peculiar, porque en diferentes momentos conocí a los dos, Bill Gates y Steve Jobs. Antes de estar con estos dos famosos personajes creía que Bill Gates era un monopolista arrogante y que Steve Jobs era una persona muy abierta y de fácil trato, pero al pasar tiempo con ellos mi opinión fue muy diferente. Steve Jobs me pareció una persona de trato difícil más interesada en decirte lo que piensa que escucharte, genial pero muy enfocada en lo suyo y desconfiado de los demás. Bill Gates en cambio es una persona de una enorme curiosidad y comparado con Steve Jobs diría que hasta humilde. Sé que cuesta creer lo que digo y sigo insistiendo que uso productos Apple y hasta soy accionista de Apple, pero creo que si Apple, ahora que le va tan bien, colaborara un poco más, le iría aún mejor.

Estuve pensando en el tema del rechazo que generan los empresarios en España y veo que quizás no aclaré bien lo que quería decir cuando dije que en España no hay educación de emprendedores, ni cultura de apoyo al emprendedor. Creo que la confusión viene de los términos emprendedor y empresario. Como bien dijeron mis lectores: un emprendedor crea una empresa nueva y un empresario o ejecutivo, dirige una multinacional o vieja empresa española. Lo que yo quise decir es que en España faltan emprendedores, no empresarios entendidos éstos como ejecutivos.
Leer Más

La prensa en general tiene una actitud complicada hacia los empresarios, ya que por un lado un empresario puede merecer ser criticado, pero por el otro, como la mayoría de los empresarios tenemos grandes egos y nos molesta mucho ser criticados, somos fácilmente víctimas de chantajes por parte de la prensa.

La idea en general es que los empresarios como los del Corte Inglés –que ponen mucha publicidad– son intocables, pero a los que ponen poca o ninguna publicidad se los escracha (critica) si viene al caso o peor, en algunos medios menos serios se los escracha para que paguen por publicidad.
Leer Más

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets