Esta mañana tuve una reunión con María Calvo de Ashoka, una organización muy interesante que apoya a emprendedores sociales. Maria es una excelente ejecutiva que dirigió hasta hace muy poco eBay de España. Durante la reunión salió el tema de cómo enseñarle a ser emprendedores a chicos de colegio secundario. Ante su consulta, mi respuesta fue tan concreta que estoy pensando si no tendría que probar hacerlo.

Lo que haría es adaptar el curso que doy a estudiantes del Instituto de Empresa para chicos de colegio secundario. El curso es un juego en el que cada estudiante tiene dos roles, uno es ser emprendedor y otro es ser VC o capitalista de riesgo. Lo que hago es darle un millón de euros virtuales a cada estudiante y pedirle que lo inviertan en 10 empresas de sus 50 compañeros, que las presentan de diversas maneras, en charlas cortas, comerciales y planes de negocios colgados en internet, etc. Al final hay dos notas, una como VC que se recibe según el éxito que tuvieron los proyectos en los que el alumno invirtió, y otra como emprendedor, según la cantidad de dinero que el estudiante pudo recaudar de sus compañeros. El curso son 10 sesiones de 90 minutos. Mi rol es ser el moderador, contribuir explicando el juego y luego con anécdotas relevantes de mi vida empresarial.

Ahora la pregunta es si se podría hacer esto con chicos del colegio. Los cambios que haría son los siguientes. Primero les haría trabajar en equipo y no de manera individual. Estando en equipos de 4 chicos, por ejemplo, primero se conocerían mejor entre ellos y segundo que sumarían su experiencia colectiva, ¿quien sabe si 4 chicos de 15 no tienen la experiencia de uno de 25? Además, de esta manera, se podrían tener 200 chicos en una clase y que igual funcione, y esto hay que tratar de hacerlo en escala, ya que el objetivo es llegar a muchos chicos.

Lo haría los sábados, un sábado si y otro no, en 5 sesiones de 3 horas cada una. Por ejemplo de 5 a 8 de la tarde. Lo haría en el Instituto de Empresa si les parece bien, porque eso le daría un ambiente educativo institucional y que debería estar disponible el sábado. La edad sería mínimo 15 máximo 17. Y tendría dos tracks, uno para ser emprendedor con el IE y otro para ser emprendedor social, con Ashoka. Y durante cada clase invitaría a un emprendedor o a un emprendedor social diferente. La idea de darles dos semanas entre clase y clase es para que se reúnan, se preparen, investiguen. Que empiecen por ejemplo a mediados de septiembre y terminen a mediados de diciembre. Otra idea seria cobrar 100 euros por estudiante y donar todo lo que se recauda al mejor emprendedor social. Para que quede claro, un emprendedor social es una persona que empieza una ONG, una empresa sin fines de lucro.

En fin por ahora esto es un borrador de una idea surgida esta mañana. Pero si tengo tiempo la sigo. Me interesa el tema de enseñar a chicos jóvenes a ser emprendedores porque estoy convencido que de esta crisis solo saldremos como país siendo más emprendedores.

Morten Lund es un emprendedor danés (dinamarqués) que conozco hace un par de años. No somos especialmente amigos pero cuando nos vemos charlamos sobre los intereses que tenemos en común, entre ellos una pasión que compartimos por la red.

Morten Lund es un inversor en internet y ocasionalmente un emprendedor, yo soy un emprendedor que a veces invierto en proyectos que me interesan y hago de mentor, pero la quiebra de Morten vino justamente de cuando dejó de ser inversor y quiso ser emprendedor, comprando el periódico gratis más importante de su país. No tengo tiempo de traducir su post, pero merece ser traducido. Aquí está en inglés. Lo que más destaco es la transparencia en cómo explica Morten su fracaso. Los que somos emprendedores entendemos que el fracaso es parte cotidiana de la vida de un emprendedor. A mi me ocurrió en una de las 7 empresas que fundé, Einsteinet, precursora en cloud computing, y perdí 35 millones de euros. Años antes, en 1998, estuve técnicamente quebrado cuando la crisis del 98 hizo que las acciones de Viatel que usé para pedir prestado y fundar Jazztel bajaron de 20 a 4 en una semana. Pero, por suerte, cuando los bancos me obligaron a venderlas, ya habían subido. Para mi el sufrimiento de esas semanas en el 98, que fueron acompañadas de un accidente en bicicleta, fueron una gran lección, y desde que cobré 155 millones de dólares cuando Morgan Stanley vendió mis acciones de Viatel en el 99, nunca tuve deudas personales.

Hay una regla sencilla, si uno no se endeuda no puede quebrar. Puede tener más o menos patrimonio, pero con una cartera diversificada de bienes inmobiliarios no hipotecados y diversos activos financieros en diversos paises, monedas, bancos, instrumentos, no se puede quebrar. Solo te puede ir mejor o peor, nada más. Esa lección supongo que es la que aprenderá Morten, que cuando su periódico empezó a ir mal, usó todo su patrimonio para pedir dinero prestado y salvar el periódico y así terminó en quiebra. Suerte Morten, se que te recuperarás y saldrás adelante.

Fon está creciendo muy rápidamente, especialmente gracias a las alianzas con los grandes operadores como BTFon. Pero al mismo tiempo, ahora que los mercados de capital de riesgo se pusieron más duros, si queremos que los fondos que tenemos en Fon nos alcancen hasta que lleguemos a break even vamos a tener que hacer una reducción de personal de 14 personas. Estos empleados están distribuidos por el mundo. Aunque 14 personas parezca poco, a mi me hace sentir muy mal despedir gente y pido disculpas a los empleados que tendremos que despedir. Para cada uno de esos 14 estamos hablando de su trabajo, y aunque se pueden conseguir nuevos empleos, es muy duro tener que dejar una empresa. Pero durante los últimos 2 meses estuve pensando mucho en cómo lograr no despedir a nadie y no lo he logrado, porque cuando trabajamos con operadores crecemos más pero realizamos menos actividades nosotros y necesitamos menos gente.

Además, aunque Fon ha aumentado sus ventas mensuales y realizado otras reducciones de costes no relacionadas con el personal, y las pérdidas han bajado de 1 millón de euros por mes a 400 mil en medio año, aún tenemos que bajar más y llegar a break even con el cash que hay en la empresa, y para eso es indispensable realizar la reducción. Luego de esta reducción tenemos el equipo que necesitamos. En estos casos, el desafío es doble, por un lado comunicar la difícil noticia a los que tienen que dejar la empresa y por otro reasegurar a los demás, a la gran mayoría digamos, de que esta es la única reducción que haremos este año y que luego esperamos volver a emplear más gente.

Un comentarista llamado Enhiro sacó el tema en este blog del emprendimiento en otros campos, como el de la ciencia, en su caso la astronomía. Este comentario me tocó de cerca porque justamente soy hijo de un astrónomo, Carlos Varsavsky, pero un astrónomo-emprendedor.

No hace falta hacer empresas para ser emprendedor. Se puede ser un emprendedor social, es decir, un creador de una ONG. Mi amigo Ken Roth, por ejemplo, el fundador de Human Rights Watch, es un emprendedor social,. Su organización es especialmente eficaz defendiendo los derechos humanos en el mundo. Su contribución creando Human Rights Watch es enorme. Su poder es social, no jurídico, pero los gobiernos le escuchan. Pero Ken Roth cobra un sueldo normal por dirigir HRW. Su motivación, que es tan grande como la de un emprendedor empresarial, es dejar al mundo mejor que como lo encontró.

Leer Más

Cansado de leer críticas a mi y a otros emprendedores y en general al espíritu de emprender como creación y específicamente al tema de vender empresas me decidí a hacer este video para responder. Pido disculpas por perder la paciencia pero así me salió.

Termino con un video que me enviaron hoy como respuesta a mi video, en Youtube, es de un portugués, Paulo Silva y enseña la fonera+ conectada a un panel solar. Me pareció genial y de alguna manera explica más por qué hago Fon que el mío. Es el hack, del hack, del hack, que al final hace crecer Fon. Esta fonera con panel solar, en función repetidora, ya me hace pensar en muchas ideas nuevas.

El otro día se me ocurrió que en mi blog, un blog de un emprendedor para emprendedores, voy a elegir a fin de cada año la persona que a mi me parece que se merece el título del emprendedor del año. Inicio la serie eligiendo a Miguel Salís Canosa. Si, ya sé que algunos lectores van a pensar que lo elijo por ser mi gran amigo, padrino de mi hijo Tom, compañero de años de planes divertidos y a veces también momentos tristes y difíciles. Pero no, no lo elijo por nada de eso. Lo elijo porque es un emprendedor de los grandes. Creo que una persona que en dos años y poco armó una enorme empresa de energías renovables, que saldrá a bolsa en febrero en Madrid con un valor estimado que los analistas estiman en 700 millones de euros, se merece el nombramiento.

Miguel y yo fuimos juntos a la universidad de Columbia en Nueva York, de donde Miguel se graduó en el año 84 y yo en el 85, y desde entonces fuimos muy amigos, pero seguimos inicialmente caminos diferentes, yo el de emprendedor, Miguel el de empleado en banca de inversión. Miguel trabajó en Lehman Brothers, Solomon Brothers y Citicorp hasta que le convencí de dejar la banca y unirse a Jazztel en sus comienzos. Miguel trabajó en Jazztel desde el 99 hasta el 2003 realizando una muy buena gestión en los momento tanto buenos como malos para la empresa. Cuando dejó Jazztel, dirigió mi empresa holding mientras que al mismo tiempo incubaba y lanzaba Eolia, convenciendo a la exitosa banca de inversiones Nmas1 de invertir con el. Lo genial de lo que hizo Miguel en Eolia es lo que se que a él no le gustaría decir (porque Miguel, como buen español, es muy modesto) y es que Eolia es más que nada una creación personal en la que el mérito es principalmente suyo. Sí, Nmas1 le ayudó a buscar fondos, y sí, yo invertí en el primer parque que luego hizo parte de Eolia, y Eduardo Merigó, otro gran emprendedor, le apoyó desde el comienzo, y sí, Eolia tiene ejecutivos muy buenos trabajando ahí y además tiene a un grupo de inversores estrella. Pero nada de esto le quita mérito a Miguel Salís, el “ingeniero” de este enorme emprendimiento. Es absolutamente increíble que un emprendedor en España pase de tener una idea a tener una empresa casi cotizada en bolsa (aunque no salió aún al mercado estoy seguro que la salida irá muy bien) en menos de de tres años.

Eolia tiene 19 parques eólicos con una potencia instalada de 500 megawatios en Andalucía, Castilla La Mancha, Castilla León, Cataluña y Canarias. Además está negociando e invirtiendo mucho también afuera de España. Es interesante que Miguel diera el salto de ejecutivo a emprendedor a los 47 años. Esto demuestra que la pista de despegue del emprendedor puede ser más larga o más corta pero que al final lo importante es despegar y el amigo Miguel despegó a lo grande. ¡Enhorabuena Miguel!

La creatividad, o la capacidad de generar ideas originales y ejecutables, es un atributo muy valioso en el mercado. Es por esto que la decisión para la gente creativa sobre cómo “vender” esta creatividad es muy importante. Si bien no siempre podemos optar (porque hay coyunturas personales, económicas y hasta políticas que pueden influir), hay básicamente dos opciones: vendemos nuestra capacidad por un sueldo o la utilizamos para abrirnos paso como emprendedores. Desde mi punto de vista, el aspecto más importante de esta decisión refiere al control sobre el desarrollo de nuestras ideas. Para explicar mi punto, pongo el ejemplo de mi padre, Carlos Manuel Varsavsky y la empresa Aluar, en la que su idea generó miles de millones de dólares de valor que el no cobró y cómo su experiencia influenció mi educación.
Leer Más

En general escribo comentarios críticos sobre la Argentina. Hago esto con dolor porque quiero mucho a mi país natal. Así que hoy, desde casi lo que sería la antípoda de Argentina, Filipinas, tengo el gusto de escribir un comentario muy positivo sobre una característica de los argentinos que ha puesto al país en el lugar 14 en el mundo, justamente en la categoría que es el tema de este blog: su espíritu emprendedor. Esto fue revelado recientemente por el Global Entrepreneurship Monitor 2006. Según este estudio, Argentina se encuentra entre las 14 naciones más emprendedoras del mundo.
Leer Más

Como continuación a mi artículo sobre cómo iniciar una empresa de tecnología en España, presento en este post algunos comentarios y referencias sobre el capital de riesgo en España. Mi interés es, en esta ocasión, presentar algunos de los conceptos más generales del sector así como sus tendencias a nivel nacional.

Lamentablemente, España no es, a nivel comparado, el mejor lugar para conseguir financiamiento para este tipo de emprendimientos. Especialmente si se trata de una idea en gestación o todavía no implementada. Sin embargo, los datos muestran que esto está cambiando y que quizás España pueda convertirse en un país que promueva la innovación y el espíritu emprendedor.
Leer Más

Para hacer una nueva empresa hacen falta muchas cosas, pero destacan dos: un plan de negocios y una inversión de parte de la banca de capital de riesgo (los famosos VCs). Ahora que estoy escribiendo sobre el tema de que en España faltan emprendedores y nuevos emprendimientos, estoy empezando a escribir un artículo más detallado sobre cómo se empieza una empresa en el sector tecnológico en este país.
Leer Más

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets