preadolescentes.jpg

Soy padre de 6 hijos, no soy psicólogo y lo que voy a relatar es puramente mi experiencia personal. Es decir: lo que viví con mis 3 hijos mayores y lo que vi que le ocurría a mi ahijado y a los hijos pre adolescentes de mis amigos. Empiezo por la conclusión: me engañaron. Durante toda la infancia de mis hijos me advirtieron que lo peor serían los 15, y quizás por eso bajé la guardia como padre y no me di cuenta que de lejos los peores años son los 11 y los 12. Ahora que mis tres chicos mayores pasaron esta edad voy a contarle a todos los que tengan chicos más chicos que estén preparados porque la cosa se pone muy difícil a los 11 años, cuando menos lo esperamos.

Si por mí fuera, yo llamaría adolescencia al período entre los 10 y los 12 y el resto lo trataría como post- adolescencia. No porque sean ya adolescencia sino porque los 11 y 12 tendrían que tener la reputación que tiene hoy la adolescencia. Tal como está la cosa, este período de grandes dificultades se llama actualmente “pre adolescencia” o “pubertad” y comprende de los 9 a los 12 años de edad en las mujeres y de los 10 a los 13 años en los varones (que salvo en morirnos somos en general un poco atrasados en todo). Y aunque a la pubertad nos la venden como un período de preparación para la gran tormenta de la adolescencia mi experiencia es que es la pubertad misma la tormenta.

Según los especialistas, lo que sucede durante la pubertad es que no sólo los padres no nos damos bien cuenta de los cambios que comienzan a ocurrir en nuestros hijos sino que los propios chicos empiezan a sentirse muy incómodos consigo mismos. No son chicos, pero no están sexualmente desarrollados. Sufren de altibajos emocionales; ya sea en forma de berrinches, estallidos de llanto, épocas de insomnio, descuidos, expresiones de aburrimiento o susceptibilidad que por lo que yo vi, se van más adelante cuando se desarrollan sexualmente y empiezan a hacer vida de pareja.

La pubertad desencadena una serie de nuevos desafíos, tanto para ellos como para nosotros, que somos los destinatarios directos de la nueva rebeldía y búsqueda de independencia. Porque lo cierto es que las cosas cambian y se renegocian temas importantes. En la casa, por ejemplo, empiezan a redefinirse (y hay conflictos) en relación con sus hermanos, padres, y otros familiares; comienzan a demostrar nuevos intereses; y piden más libertades y privilegios pero son muy chicos para recibirlos. En general, se resisten a cumplir horarios, se oponen a las tareas que no sean novedosas o agradables, y más que nada se aburren y uno no sabe qué hacer para sacarlos de ese estancamiento. Es notable como en poco tiempo esos chicos que encontraban todo tan interesante, que eran capaces de ver una peli de Pixar 50 veces siempre con entusiasmo en la pubertad de quejan constantemente del aburrimiento.  

En la escuela, por otro lado, el ambiente no es menos estresante. Las materias escolares se hacen cada vez más complicadas pero la motivación por los estudios puede verse afectada por otros intereses. Muchos chicos prefieren compartir un buen rato con los amigos (de los que se vuelven muchas veces dependientes) que aplicarse con las tareas. En general, parece que son mucho más infelices que los mismos adolescentes porque “quieren pero no pueden”. Muchos comienzan a experimentar con el tabaco, alcohol o drogas y otros dan sus primeros pasos o tropiezos en el terreno amoroso, ya que al no estar desarrollados todo es bastante frustrante. Los preadolescentes, por ejemplo, crecen en una sociedad en los que se les habla del sexo todo el tiempo pero no están listos para vivirlo.

La pubertad es una etapa complicada y muchas veces frustrante. No sabemos cuándo acercarnos, cuándo opinar, cuándo ayudar. Frecuentemente estamos en falta y haciendo malabares entre la autoridad y la comprensión mientras que vemos cambiar a nuestros hijos semana a semana. Tanto nos cuesta que se ha demostrado que un número significativo de padres dice experimentar mayores niveles de conflicto e insatisfacción marital, menor autoestima, mayor depresión y ansiedad y menor satisfacción con el trabajo, la familia y la vida que durante la infancia de sus hijos. En mi caso, al menos, cada uno de mis hijos preadolescentes se transformó en su momento en uno de mis principales problemas. No sabía como ayudarles y sufría con ellos, mientas que las dificultades empresariales pasaban a segundo plano.

He pensado bastante en por qué me “engañaron” con el tema de la pubertad y la adolescencia y creo que tengo una idea. Quizás no me engañaron sino que tanto yo como mi ex esposa, madre de mis tres hijos mayores, somos padres permisivos con los adolescentes pero no con los preadolescentes (¡no creo que nadie realmente lo pueda ser porque son muy chicos!). Al terminar la preadolescencia y crecer nosotros les dimos la libertad que ellos buscaban (sus primeras salidas solos al cine, etc) y ellos vieron en la adolescencia el comienzo de una gran oportunidad para pasárselo genial.  Esa libertad – aunque duela a los padres – les da mucha seguridad. 

Quizás los padres que dicen que tienen los problemas más grandes con los hijos adolescentes son los que se niegan a entender que todos los adolescentes quieren tener relaciones sexuales, quieren libertad, quieren probar alcohol, tabaco y otras drogas, quieren “comerse el mundo”. Son en realidad estos padres los que le hacen la guerra al adolescente (si, creo que son los padres que le hacen la guerra a los hijos y no al revés). Yo, por el contrario pienso que en esa etapa no se puede luchar contra el instinto y que hay que dejarles probar, ensayar y disfrutar su libertad. Por lo menos no ser hipocritas, recordar lo que hicimos nosotros entre los 15 y 17 y dejarles hacer lo mismo.

Para mí, cuando llegan los 15 el tema es este: tuvimos 15 años para prepararlos, ahora hay quitarles el chaleco y ver si nadan solos. Mi experiencia es que se las arreglan muy bien. Mucho mejor que en la pubertad.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Carmen en Agosto 15, 2007  · 

ANA en Agosto 15, 2007  · 

Augusto en Agosto 16, 2007  · 

El Bambi en Agosto 16, 2007  · 

Galleguayo en Agosto 16, 2007  · 

Curioso en Agosto 16, 2007  · 

Gustavo Puy en Agosto 16, 2007  · 

Colu en Agosto 16, 2007  · 

Alejandro en Agosto 16, 2007  · 

fabiolo en Agosto 16, 2007  · 

zahorin en Agosto 16, 2007  · 

Fernando López de Ayala en Agosto 16, 2007  · 

Joan en Agosto 16, 2007  · 

alex en Agosto 16, 2007  · 

jaco en Agosto 16, 2007  · 

Gisel en Agosto 17, 2007  · 

Sergio en Agosto 19, 2007  · 

mayerli alonso en Octubre 26, 2007  · 

Felipe en Julio 19, 2008  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets