Es triste cómo se pierden las oportunidades. Hace relativamente poco, SW era salvable. Por un lado Lan Chile no tenía las rutas que necesitaba, por otro nosotros queríamos sacar adelante la parte internacional. Pero Juan Maggio rechazó nuestra oferta diciendo que tenía otras posibilidades mucho mejores. Lan Chile, al conseguir sus rutas, también fue perdiendo su interés. Nosotros, desilusionados por la plata que ya habíamos perdido en SW y la negativa de Juan Maggio, nos decidimos a pedir lo antes posible los permisos para lanzar Azul por nuestra cuenta y en eso estamos. Así fue que cuando ayer nos contactaron de SW para decirnos que había una posibilidad de comprar la empresa por la cantidad que ofrecíamos en su momento o algo cercano, tuvimos que decir apenados que ya era muy tarde.

Digo apenados porque en el mundo de los negocios el timing es fundamental y la oportunidad se perdió. Hace 3 meses se podía salvar la empresa, ahora no veo cómo. Hace tres meses aún volaban la mayoría de los aviones y ni Lan ni Air Madrid se habían lanzado con fuerza. Ahora la competencia creció enormemente y cualquier empresario que entra tienen que andar con muchísimo cuidado. La situación de asumir la plantilla de 900 empleados de golpe sin tener aviones para volar es una garantía de ruina. Al mismo tiempo, no se puede tomar 300 empleados y seguir de a poco, pues la empresa tiene ahora 900 y compromisos con estos empleados aunque no vuele. Además están los mas de 50 millones de dólares de deuda. Para que alguien entre en SW ahora tendría que lograr un acuerdo con los empleados para que cobren su sueldo con acciones hasta que la empresa ingrese cash como para pagar y al mismo tiempo un acuerdo con los acreedores para que acepten canjear toda su deuda por un porcentaje de un 10% de las acciones, digo solo 10% porque no veo cómo un empresario ahora querría poner los 7 millones de dólares que calculo que hacen falta solo para poner la flota de aviones a punto y lanzar una campaña de marketing que genere confianza. Mi mensaje a los empleados de SW es que nosotros seguimos con nuestra campaña para conseguir lo antes posible nuestros permisos y rutas para poder volar como una nueva empresa y lanzar ofertas de trabajo para el personal. Pero lamento que Juan Maggio no se haya dado cuenta antes que la oportunidad de salvar a la empresa era entonces baja y ahora casi inexistente.

Para terminar, un comentario hacia el gobierno. La política aerocomercial argentina ha resultado en que los argentinos no tengan ni buena oferta como viajeros ni trabajo como personal. Para mi está claro que hay que desregular el sector y dejar volar a quien sea que cumpla las condiciones de seguridad que harían falta para volar en Estados Unidos y Europa. Además las leyes que protegen a los empresarios argentinos diciendo que tenemos que tener el 51% de la empresa, inclusive siendo uno, pienso que juegan en contra de los pilotos, azafatas y mecánicos argentinos. Lo que más le conviene al personal y al público argentino es que cualquier inversor del mundo pueda hacer una linea en Argentina y sacar al personal argentino a volar donde sea con bandera argentina. O dicho de otra manera, protegiendo a la bandera se desprotegió al país.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Max en Octubre 31, 2005  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets