Anoche cené con Shoresh Moradi, un cirujano kurdo que fue educado en Suecia donde además vive y trabaja en el Karolinska Hospital. Durante la cena en Palma de Mallorca, me contó varias historias muy conmovedoras de cómo sus pacientes reaccionan cuando en vez de encontrarse con un doctor sueco en la sala de emergencias, se encuentran con un hombre de piel oscura y apariencia árabe. Sus historias estaban llenas de prejuicios, el prejuicio con el que tiene que lidiar este cirujano de emergencias todos los días de su vida. Curiosamente en la mayoría de los casos este prejuicio se supera y los pacientes de alguna manera, sufren una transformación después de confiar sus vidas a un médico que se percibe como musulmán. Y digo percibir, porque Shoresh es más musulmán en la cultura que en la religión, de la misma manera que yo soy judío. Estamos muy orgullosos de nuestra herencia, pero también somos conscientes de la desigualdad de las mujeres y los Goim o infieles o del extremismo religioso vinculado al  Judaísmo Ortodoxo y a ciertas facciones del Islam son perjudiciales para la sociedad.

Durante la cena hablamos sobre la paradoja de los prejuicios en Europa y estuvimos de acuerdo en que tiene mucho que ver con la forma en que los inmigrantes vienen a Europa. En Europa, los inmigrantes se seleccionan en función del tipo de trabajo que desempeñan y eso mismo es lo que refleja su visa. Así que por ejemplo, un inmigrante puede venir a España a trabajar como empleado doméstico y su visa le permitirá únicamente ser eso, un “empleado doméstico”. Los europeos no tienen problemas en declarar públicamente que los mejores trabajos deben ser ocupados por los nativos. Este tipo de discriminación no se ve como un prejuicio. Los americanos en cambio tienen un sistema que busca inmigrantes con buenas calificaciones y así lo hace también una minoría de los países de la UE, Irlanda por ejemplo. Como resultado, la mayoría de los países de Europa cuenta con una población inmigrante que tiene los peores trabajos, y así son culpados por su falta de logros, una situación que es mucho más injusta si consideramos que fueron pre-seleccionados para desempeñar esas labores y su ascenso se ve bloqueado.

La conclusión de los europeos es que los habitantes de  países de donde proceden los inmigrantes son, en su mayoría, ineptos. Ahora, he aquí la gran paradoja lo que ocurre cuando esos inmigrantes, que conducen taxis o limpian oficinas, van a la universidad, finalizan sus estudios como Shoresh y se convierten en cirujanos, en miembros de la elite. En esta situación los prejuicios son incluso peores, como en el caso de una paciente femenina, por ejemplo, que creerá que un doctor musulmán la tratará peor y entonces Shoresh tendrá que explicarle que esto no sucederá y que será tratada igual que el resto de pacientes. Le ocurre a menudo que tiene que justificarse antes de realizar cualquier procedimiento o tiene que ir personalmente a las reuniones preliminares para enfrentarse a los miedos que su simple nombre inspira. Así que Shoresh y yo estamos de acuerdo en que mientras que la inmigración pobre y sin éxito afronta  prejuicios, los inmigrantes que tienen éxito se enfrentan aún a más prejuicios. No por parte de las élites educadas, sino por los ciudadanos medios. La clase de ciudadanos que terminan votando a partidos políticos anti-inmigración como Le Pen. Tanto judíos como musulmanes de éxito sufren prejuicios similares en Europa. Estos prejuicios fueron llevados al extremo en el Holocausto, y es incluso peor que el prejuicio contra quienes son pobres: la envidia contra aquellos a los que les va bien. Los judíos tradicionalmente han sido odiados, no por fracasar, sino por tener éxito; por ser 1 de cada 500 en nuestro planeta pero que 1 de cada 5 Premios Nobel o estar en el top de las listas de los billonarios, o ser escritores de éxito o directores de cine.  Y esto todavía ocurre en muchos lugares de Europa, mucho más que en USA donde viví 18 años antes de venir aquí. Podemos tener éxito en la vida, pero en España, Francia y muchos otros países de Europa si ser rico no está bien visto, ser un  judío rico o un árabe rico es aún peor. Y esta es la maldición de escapar de la pobreza y darte cuenta de que el prejuicio ha estado ahí todo el tiempo y aún permanece. Si te va mal, te enfrentas al prejuicio de que eres un perdedor, pero si te va bien y terminas convirtiéndote en una persona exitosa que rompe los estereotipos, encontrarás un prejuicio aún más duro, el que confronta Shoresh que salva vidas o incluso yo, cuando me llamaron “judío especulador” en un diario español.  Si tienes dudas sobre lo que estoy diciendo, busca “judio Varsavsky” en Google e investiga leyendo los resultados que salen.  Están mis artículos sobre el tema de ser judío en España.  También otros en los que se me insulta solo por ser judío.  Charlando con Shoresh, como con otros amigos musulmanes, nos damos cuenta que aunque en Medio Oriente judíos y musulmanes están enfrentados en Europa estamos unidos por un prejuicio que debe terminar.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

rodrigobarriuso santillan en mayo 31, 2011  · 

Estoy totalmente de acuerdo. La famosa globalización es solamente económica, pero nada más. Los prejuicios raciales existen en todo el mundo, y creo que existirán por mucho tiempo porque toca lo más íntimo e irracional de cada uno.
Un solo comentario. Yo vivo en USA, y es verdad que el mercado laboral es menos discriminatorio en terminos de raza. Digamos que debido a la diversidad racial y a que es un país de inmigrantes no les ha quedado otra que asimilarlo. Ahora bien, que convivan con ello no significa que no haya prejuicios, porque los hay. Lo que pasa es que lo ocultan, o creen que lo ocultan, muy bien por el tema de la corrección pólitica que no consigue otra cosa que evitar el debate.

Martin Varsavsky en mayo 31, 2011  · 

En USA es mejor el tema, por lo menos como judío, somos una tribu más. En España es curioso el tema, hay 30 mil judíos y sin embargo todos parecen tener una opinión sobre nosotros, cuando la gran mayoría de los españoles no pasó un día en compañía de ningún judío.

rodrigobarriuso santillan en mayo 31, 2011  · 

De acuerdo con ello. La tribu judía en américa es más que tribu, es el grupo más o de los más poderosos, que controla finanzas, academia y política.

Martin Varsavsky en junio 1, 2011  · 

te olvidaste de decir que te controlamos a ti 🙂

Mariathralander en mayo 31, 2011  · 

Hola!! Estoy completamente de acuerdo con lo que cuentas en este artículo. Pero no hay ni si quiera que llegar a una religión o a una raza para sentir la discriminación en Europa o en el mundo. Basta con que seas del pueblo de al lado. Y puede parecer absurdo, pero en muchos lugares el concepto Villa arriba-Villa abajo se lleva hasta los límites. Sería interesante educar, no ya en religiones o culturas concretas, sino más bien en el respeto y en el humanismo en general, en los valores de paz, respeto, y tolerancia. Y aunque puede ser un tópico, porque estas palabras se están desgastando últimamente, es cierto que son absolutamente necesarias en el vocabulario diario.
Saludos

Majandi en junio 1, 2011  · 

No niegues que algunos comentarios que hay por ahí son para descojonarse:

“los judios han inventado grandes cosas para la humanidad.
la religión.
el comunismo.
la bomba atomica.
y jazztel.
pobre pueblo no se por que todo el mundo los ODIA (sarcasmo)”

Dios mío xDDD

Martin Varsavsky en junio 1, 2011  · 

si, yo también me lo tomo con humor, ese especialmente, otros ya son algo más dolorosos

fedepoiana en junio 1, 2011  · 

Martín, concuerdo 100% contigo. Cuando viví en Espania (lo hice durante 6 anios) cada día de mi vida sentí ese prejuicio que se llega a convertir en racismo que me pareció realmente agobiante, pero como bien dices eso pasa con la clase media , porque para la elite educada eres uno mas. Ahora vivo en Irlanda hace casi 5 anios, y aquí no he sentido lo que sentía en Espania ni un solo día, el Irlandés medio te ve como un par, creo que en 5 anios he escuchado solo tres comentarios racistas y el nivel de integración es increíble. En mi equipo de trabajo somos 42 y hay 19 nacionalidades diferentes. Es estupendo ver que un país tan pequenio se ha hecho tan cosmopolita y tan tolerante, demostrando sabiduría y no olvidando nunca su historia. Una seniora Irlandesa me dijo algo cuando recién llegue a este país que no olvidare nunca, porque no solo lo dicen, sino que lo demuestran con sus actos: “Nosotros durante toda nuestra historia siempre fuimos huéspedes en otros países, es por eso que ahora nos esforzamos en ser los mejores anfitriones”.
Un saludo.

ariadnanet en junio 1, 2011  · 

#Fede!! en serio aquí tuviste problemas? por ser Argentino? igual es que es diferente por el norte pero aquí en Sunny Torremolinos no he visto a nadie tener prejuicios con Argentinos. Y sobre los Judios, yo debo vivir en otro mundo porque no he conocido a nadie nunca decir nada sobre un judio, pero si hay una mezcla de religiones bestial. Lo que si es cierto que si alguien te dice , soy judío, piensas… este es por lo menos millonetis. En cambio si reconozco que hay racismo o prejucios con los negros y moros, y reconozco que el tema del cirujano kurdo si debe tener que enfrentarse a muchos prejuicios, pero que desaparecen seguro después de tratarle. Aquí en Málaga yo iba a un médico especialista en alergia, que era de marruecos, además de consulta privada en Alhaurín, era el jefe de su especialidad del Hospital Civil. Todo el mundo lo respetamos muchísimo pq además era un crack en el tema de la alergia, en alhaurín le deciamos “la consulta del Moro” siemrpe llena, pero no en plan menosprecio, es como se habla por aquí, igual que dices voy al Bar del gordo, o al cafe del militar ….

ariadnanet en junio 1, 2011  · 

si si he dicho moro o negro, no creo que sea malo hablar así, y no con las tonterias de politicamente correcto, tengo amigos moros y negros y ellos mismos dicen que les molesta mas los nuevos eufenismos. Es como si yo voy a africa a una tribu, seré el blanco. Como en el pueblo que se dice el bar de mellao (al que tiene un diente roto), el bar del guapo (pq es el ligon de siempre ) etc…

fedepoiana en junio 1, 2011  · 

#ariadnanet si si, te puedo contar muchos casos, me han dicho a la cara que los todos los Inmigrantes van a Espania a robar, como soy gordito me han dicho que seguro me he puesto así en Espania porque en Argentina estaría muerto de hambre… luego que te digan “sudaca de mierda” por cosas tan triviales como decirle a alguien que se mete adelante tuyo en la cola del cajero que no lo haga, es pan de cada día. Y en serio que fue cada día, cada día escuchaba algo diferente y como no soy de los que se quedan calladitos, cada día era una discusión. Te cuento una que me paso al poco de estar en Espania. En latinamerica tenemos modos que para suelen ser hiper correctos, en plan que si le vas a preguntar algo a alguien dicen: Perdón, te puedo hacer una pregunta? o Disculpame, te puedo preguntar algo por favor. Cuestión que tuve que ir a una cita para terminar de organizar mi permiso de trabajo, llegue a extranjería y la carta decía la hora y la oficina pero no daba mucho detalle y era un edificio bastante grande. Entonces me acerco a una funcionaria que estaba en un Escritorio en la planta baja y le dijo: Perdón, te puedo hacer una pregunta? y la seniora me miro, entonces le pregunto donde estaba la oficina de la carta. La seniora me mira con cara de pocos amigos y me pregunta si tenia numero, le digo que tengo una cita a las 9am, entonces me contesta como si fuera poco mas que un retrasado mental y me dice que para hablar con ella, debo tener numero. Yo todavía presumiendo su inocencia le digo que no, que solo quería saber donde estaba esa oficina, la de la carta, para no llegar tarde a mi cita. Entonces levantando la voz me dice que si quiero hablar con ella debo tener numero, que si no lo tengo me aleje porque ella tenia que trabajar. Viendo que era una borde, sin decir nada doy media vuelta y empiezo a alejarme, al segundo paso que doy escucho que dice algo como “a estos hay que tratarlos así, sino no entienden”… me di media vuelta y le dije “repite lo que has dicho!” y la tía se quedo de piedra, entonces le digo de nuevo que me lo repita a la cara, entonces me vuelve a decir que si no tengo numero ella no habla conmigo. Entonces la llamo mal educada, que si tiene que decirme algo que me lo diga a la cara, etc etc y le termino llamando racista!. Entonces dice que va a llamar a la policía, y le digo que el que va a llamar a la policía soy yo, porque es una racista y que esto no va a quedar así. Para hacerla corta, le puse una queja, me quede en el sitio hasta las 6 de la tarde porque extrañamente nadie tenia un sello para sellar la entrada de mi queja pero no me quise ir hasta tener una copia de que la había presentado. Y eso fue en un sitio donde el trato con los extranjeros es el pan de cada día, donde un racista no puede ni debe trabajar.
Ahora, habiendo dicho esto, tengo que decir que en el tiempo que viví en Barcelona no fue así, fue muy diferente. No se si tuvo que ver con al gente con la que me toco tratar, si fue suerte, o si los catalanes están mas acostumbrados y respetan mas la diversidad. No lo se.

ariadnanet en junio 1, 2011  · 

Por cierto, para nada de acuerdo con esto que dices… ” No por parte de las élites educadas, sino por los ciudadanos medios”. Las élites lo son no tanto por la raza sino por el nivel económico o posición social, además de forma automática, me explico. La élite conoce a esa persona kurda triunfadora en el exclusivo club de golf o en el colegio exclusivo y carisimo de su hijo, o el vecino del chalet en la urbanización de lujo, con lo cual al conocer a alguien en ese ambiente ya sabes seguro que es de clase social alta o de nivel económico alto y se le acepta en el grupo. Pero la élite no se junta con el kurdo de clase social o economica baja, con ese si es discriminatorio ( generalizando la clase elite al igual que haces con la clase media)
La elite no conoce a tu amigo Kurdo en la consulta médica por primera vez. Sino que lo conoce del ambiente social en el que se mueve y luego es cuando va a su consulta… que es muy diferente…

La élite no tiene esos prejuicios con otros mienbros de la élite, porque su principal prejuicio es el económico y/o posición social. A los demás ni los ve ni los conoce, ya que sino eres de la élite no puedes acceder a los ámbientes en los que se mueve la élite…

ariadnanet en junio 1, 2011  · 

#Fede, vaya que mal!! Igual hay que ser de fuera para ver los defectos que tenemos! De todas formas, si te sirve de consuelo, no creo que seamos así sólo pq seas de fuera. Muchos funcionarios son así de bordes como dices, a mí tb me ha pasado lo de “saca numero o no me hables”, pero claro sin el componente de “a estos hay que tratarlos así”. Pero en parte es cierto lo que dices, me reconozco en alguna situación de la que cuentas, tenemos muy mala boca. Es muy común lo que dices de si por ejemplo un tio con el coche se te cruza, frases como “sudaca de mierda” se oyen pero no sólo eso sino que damos a donde más duele por ejemplo si es mujer “mujer tenía que ser o cosas peores” si es calvo ” el mierda del calvo este” o si es gordo o lo que sea, siempre tenemos un radar para reconocer el defecto del contrario (no digo que ser argentino sea un defecto 🙂 ) y atacar por ese flanco… pero a nacionales y a extranjeros…. Yo soy bajo 1.59cm y tb me han dicho cosas como ” el enano este” o cosas peores, lo reconozco tenemos muy mala boca y un radar para detectar los defectos…. pero no es porque seas extranjero, si no fueras “sudaca” diriamos “el gordo” o el “enano” o el “cabezon” o “la tia pu**” etc… tenemos muy mala boca. Me incluyo. Siento que te trataran así de mal! …. pero en compensación ya sabes que tienes tu casa en torremolinos a cambio de que cuando vegas hagas un “asado argentino” en mi casa 🙂

amadobenitez en junio 2, 2011  · 

Hola Martin, no entiendo porque hablas siempre de este tema de los judíos como si fueran perseguidos…

Sinceramente, los judíos en España pasan desapercibidos… porque son tan pocos que apenas se notan.

No tengo ninguna opinión sobre los judíos porque no los conozco, he trabajado alguna vez con alguna empresa Judía… y hay algo que me llama la atención de ellos, están siempre muy a la defensiva.

danielarogoza en junio 2, 2011  · 

Sólo decir una cosa: cuando yo pedí mi visado de trabajo, se me preguntó en qué me iba a desempeñar, pero eso no definió el tipo de visado. Los visados son permisos de trabajo por cuenta ajena o propia, pero nunca vi que se especificara la tarea. Sólo la región geográfica en el caso del primer permiso.

danielarogoza en junio 2, 2011  · 

Ahora que releí los comentarios, me sorprendo de lo que cuenta Fede, jamás me pasó nada parecido. Todo lo contrario. Y sobre judíos en España, conozco bastantes ¡pero son todos argentinos!

silviasejas pardo en junio 2, 2011  · 

Pues lo que dice Fede es de mucha verdad: a mí me han pasado estas cosas tanto o mas desagradables y viviendo en Barcelona!
En relación al comentario de “judío especulador” todavía no lo busqué pero me juego la cabeza que fue un diario facha de Madrid.
Aquí se dice muy ligeramente “judío” y este término (por llamarlo de algún modo) no cae bien en Argentina, no gusta, hasta he notado que es tomado como ofensa.

fedepoiana en junio 3, 2011  · 

#danielarogoza, si miras la primera tarjeta que te han dado en la parte posterior dice cual es el rubro en el que trabajas y si lo intentas cambiar no puedes, no te pueden dar de alta en la seguridad social en otro que no sea ese (por lo menos en la primer tarjeta y cuando eres extra comunitario).

#ariadnanet gracias por el comentario!!! 🙂 se que tenemos casa tu en Dublin y yo en Torremolinos, no lo puse pero es importante decir que en Espania conoci gente estupenda y fabulosa! mi ultima Jefa era Espaniola y es una maquina, nunca conoci una persona tan fantastica y como ese caso te puedo contar muchos 🙂 ! no me gustaria que quede como que todo fue malo mientras vivi alli.

Dejar un Comentario

Es necesario identificarse para introducir un comentario, para lo que puedes utilizar cualquier de los sistemas que te presentamos a continuación.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets