Mi padre, Carlos Manuel Varsavsky (astrofísico, inventor), tuvo una genial idea: la semana de seis dias. Su razonamiento es simple. ¿Por qué tiene siete dias la semana? Siete es un número no divisible. Si la semana tuviera seis dias y no todos descansáramos los mismos dos dias se podría conseguir mantener el producto bruto, es decir, el mismo tamaño de la economía, y todo el mundo trabajaría un día menos. Se trata de una propuesta más factible y viable que la semana de 35 horas que proponen los franceses.

Pero ¿cuál es la clave? Que no toda la población trabaje y descanse los mismos dias. Si se divide a la población en tercios y cada tercio sigue la semana que quiere (de manera estadística, se dividirían en grupos de igual tamaño), los activos fijos de la sociedad (fábricas, escuelas, rutas, oficinas) se usarían permanentemente y las ganancias por el uso permanente de los activos fijos nos darían un día más de descanso. Así de sencillo. ¿No será el momento de que yo vuelva a la carga con esta propuesta? ¿No sería genial que en los fines de semana no estuviera todo lleno?

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

marcelo ricciardulli en mayo 26, 2005  · 

Sergio Tejo en mayo 27, 2005  · 

Javier en junio 8, 2005  · 

pedro en septiembre 20, 2006  · 

Gonzalo en septiembre 24, 2006  · 

Hernán Moraldo en octubre 20, 2006  · 

Martin Varsavsky en octubre 23, 2006  · 

Manuel en octubre 25, 2006  · 

Martin Varsavsky en octubre 26, 2006  · 

Hernán Moraldo en noviembre 14, 2006  · 

Alvy en diciembre 6, 2007  · 

trevor en febrero 9, 2008  · 

GUSTAVO EDUARDO CERULLO en septiembre 25, 2008  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets