Por ahora esto es solo una idea. De hecho, es un sueño que tuve este fin de semana con una buena dosis de realidad añadida al despertarme. Así que el concepto es aún bastante abstracto. Al proyecto lo llamo Fon Bikes y al producto, las bicicletas, Bikera (que rima con Fonera). Obviamente, está inspirado en Fon, la compañía de la que soy fundador, en la que los usuarios comparten su WiFi en casa, comprando un router llamado Fonera, y navegan gratis en todo el mundo. Hoy en día, con cerca de 3 millones de hotspots, es claramente la comunidad WiFi más grande del mundo.

Fon Bikes sería un proyecto destinado primero a las ciudades pequeñas. Por ejemplo, Lleida en España, Ginebra en Suiza o las ciudades más pequeñas de Japón, el país en el que Fon tiene mayor crecimiento, con más de 100.000 nuevos foneros al mes. Fon Bikes es algo similar a Velolib en París, pero más simple y mejor.

La idea es que Fon vaya a estas ciudades y compre unas 1000 bicicletas. Las bicicletas, que por supuesto serían naranjas (el color de Fon), tendrían un identificador y un candado que se activa a través de una tarjeta SIM. Algo parecido a esta bicicleta, que tan solo cuesta 99 libras, o esta otra, por el equivalente de 45€. Así que por solo 50.000 € se pueden distribuir 1000 bicicletas nuevas en una ciudad entera. Sumemos a eso unos 20.000 € por cada candado activado con una tarjeta SIM de 20 € y se tendrán 1000 bicicletas con estos candados. ¡1000 BIKERAS! Algunos comentarios de los lectores del blog en inglés sugerían además que las bicis tuvieran publicidad, convirtiéndose por ejemplo en bicis de Starbucks, y que entonces Starbucks quisiera invertir el dinero inicial.

Y así comienza la diversión. Le dices a todo el mundo que podrán usar estas bicis pagando con su smartphone, digamos que 1€ por trayecto, o que también podrán comprar las bicis por unos 70€ y no pagar más, pues todas las bicis son gratis para aquellos que donan. Es más, puedes decirles que podrán amortizar su compra tras haber compartido la bici 70 veces, ya que Fon les daría primero todo el dinero que recolecten, y tan solo una vez lleguen a amortizarla, se compartirán la mitad de los beneficios con Fon por crear la red y el sistema. Esto significa que puedes entrar en la red Fon Bike, no pagar nunca más y ganar dinero con una simple inversión de 70€. Otra idea es que las personas sin hogar o sin trabajo pudieran recibir formación simple de cómo arreglar estas bicis: engrasarlas, ajustar los frenos, etc. Probablemente, las bicis no tendrían marchas, así que no sería una tarea difícil, y esas personas podrían recibir algo de dinero.

Pero la pregunta que ahora se nos plantea es por qué querría alguien entrar en este sistema pudiendo simplemente comprarse una bicicleta para sí mismo. Se me ocurren varias respuestas. Una es que, comprando un modelo en grandes cantidades, podemos ofrecer un mejor producto por menos precio. Otra es que muchas veces no necesitamos una bicicleta personal. Si la bicicleta es solo tuya, no puedes hacer viajes de un solo trayecto. Si vas al trabajo en bici durante el día, tienes que traerla de vuelta por la noche. Así, si de repente empieza a llover, no puedes cambiar al transporte público, por ejemplo. Por esto este sistema es idóneo para este tipo de viajes, a lo que se añade la facilidad con la que se “aparca” la bici. En el sistema Velolib de París, el principal problema es encontrar una estación en la que aparcar la bici, y el tiempo que esto conlleva aumenta la factura. Pero nosotros no tendríamos este problema. Además, se acabaría el esfuerzo de guardar la bici en casa (hacer sitio para ella, cargarla por las escaleras, etc.), pues se aparca en la calle. También está la idea que otros dos lectores han estado discutiendo: como tenemos candados con SIMs, necesitamos electricidad, así que, ¿por qué no poner un conversor de 3G a Wifi, cargado con una dinamo al pedalear, y que así las bicis se conviertan también en Foneras? ¡Me encanta esta creatividad!

De todas formas, repito que se me ocurrió nada más despertarme, y un sueño tampoco es la mejor manera de empezar. Sigo preguntándome quién distribuiría las bicis o qué pasaría si la gente se dedicara a robarlas. Veo que existe una start up con una idea similar, SoBi. Viví 18 años en NYC y no creo que sea la ciudad apropiada para hacer esto. Además, cobrar $500 por las bicis es una cantidad desorbitada. Por eso pienso en bicis de unos 50€ con candados de 20€, para que, al haber tantas, nadie se moleste en robarlas. Pero, más que nada, pienso en lugares en los que la gente sea educada y honesta sin necesidad de estar constantemente pendiente de la seguridad. Lugares como Japón, Noruega, Suecia, Dinamarca, Alemania u Holanda. Curiosamente, en India, el país con mayor número de pobres del mundo, el vandalismo no es común. Esta actitud no se basa en la pobreza, sino en la cultura. El equipo de SoBi tiene que gastarse $500 para asegurar una bici de $50. Por eso creo que teniendo suficientes bicis en una ciudad, robarlas sería contraproducente. Aunque aún si las robasen, tendrían que aparcarlas en algún sitio y entonces otra persona la “robaría” sin saberlo, pues de alguna manera es una propiedad pública.

Y volviendo al tema de Nueva York, no veo a Estados Unidos como el país correcto para implantar un sistema de estas características. Las personas están demasiado separadas como para utilizar la bici (NYC es la excepción, no la regla). Tampoco lo es mi Argentina por una falta general de civismo, ni lo es España por el mismo motivo, excepto quizás ciudades pequeñas como Zaragoza.

Otro tema es ver quién puede hacer los candados o el conversor de 3G a WiFi. Me gusta también otra idea de un lector de que los propios usuarios se ocupen de la electrónica. Así, si una bici solo tiene un candado con una combinación, y tiene un único identificador, la persona manda un email/sms al identificador y obtiene la combinación. Los candados podrían ser cambiados ocasionalmente.

Debería añadir que soy un fanático ciclista desde que trabajaba como mensajero mientras estudiaba en Nueva York. Justamente, tras tener la idea, me fui a montar en bici a la Sierra de Madrid.

Así que en vez de nuestro lema en Fon, “comparte tu WiFi en casa y navega gratis en el resto del mundo”, sería “comparte tu bicicleta y cualquier otra será tuya cuando la necesites”. Sí, sé que este proyecto suena un poco como cooperativismo anarquista de los años 20, pero que Fon sea la red WiFi más grande del mundo lo hace menos utópico. Te hace pensar que existen otras formas de hacer que la gente sea más activa y más sana y de reducir la contaminación y la cantidad de coches privados.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Rafa Sanchis Albelda en noviembre 24, 2010  · 

La idea es interesante, pero le veo algunos problemas:

Primero la competencia, en muchas ciudades se están instalando sistemas públicos de bicicletas, como el Velolib de París que comentas pero cuyo uso es gratuito, por ejemplo en Valencia cuesta 18€/año y los primeros 30 minutos son gratuitos (pocos trayectos superan los 30min).

Por otro lado, si las bicicletas son públicas tendrán bastante uso y no siempre con el cuidado que se debería probablemente una bici de 50€ no aguante demasiado tiempo con un uso intensivo, yo uso a diario la bicicleta para moverme y el paso del tiempo se nota y mucho.

Además, para que fuese útil debería haber muchas bicicletas y deberían ser fáciles de localizar, creo que sería imprescindible un sistema de geolocalización (aprovechando una vez más esa conexión de la cadena :D) que permitiese situar las bicis que tienes más cerca desde el teléfono.

Por último, y para mi el más importante, es considerar los movimientos de las bicis, el tráfico de ciclistas no es caótico sino que sigue ciertos patrones, así por ejemplo las primeras horas de la mañana mucha gente querría encontrar bicicletas en las estaciones o los barrios periféricos, con lo que estas “desaparecerían” a manos de los más madrugadores y todas ellas acabarían en las universidades o zonas de oficinas, donde prácticamente nadie las volverá a necesitar hasta mediodía o hasta la tarde, cuando salgan del trabajo. En los servicios públicos disponen de furgonetas que recogen bicis de las estaciones que se llenan dependiendo de la hora y las devuelven a los lugares donde no quedan y hacen falta, eso sería imposible con un sistema como el que propones.

En cualquier caso, una idea interesante y con posibilidades aunque con algunos problemas importantes a superar :D. Por cierto, felicidades por el blog y gracias por contarnos todas estas ideas que invitan a la reflexión.

onzo's en noviembre 24, 2010  · 

Sevilla tiene ese sistema desde hace años, el mismo que paris de JCDecaux, y el servicio es bueno, pero los destrozos…. no tiene nombre, esa idea en Japon quizas, pero lo que es aqui.. algunas veces pienso que estamos por civilizar la verdad. No recuerdo bien pero a Sevilla creo que no le esta saliendo muy rentable la cosa, y no es por falta de usuarios

gorka en noviembre 24, 2010  · 

Otra opcion seria llegar a acuerdos con los ayuntamientos donde tienen servicio similar y aliarse poniendo las bicis y ellos el mantenimiento,san sebastian tiene un servicio de prestamo gratuito

Paco en noviembre 24, 2010  · 

Me gusta leer este blog porque el autor siempre tiene inquietudes. A mí también me pasa… pero, bueno, es otra historia.

La diferencia principal que tiene compartir WiFi con compartir una bicilceta es que lo primero es intangible y tiene un coste marginal cercano a cero, mientras que la bicicleta es un objeto tangible que tiene un coste.

Comprando la fonera, poseo un objeto que emite un intangible (señal WiFi) y éste se comparte, mientras que con la bikera se debería compartir la bicicleta y mientras la comparto yo no la puedo disfrutar (la fonera sí) además de que se deteriora con el uso que le dan otros.

Yo no soy ciclista, pero me pregunto ¿Qué experiencia intangible transmite la bici? ¿Qué podría compartir teniendo una bici que no tendría sin bici?

Honestamente, creo que el sistema fallaría porque mucha gente estaría dispuesta a usar la bici, pero pocos a comprarla y compartirla. Espero equivocarme y que ese proyecto salga adelante con mucho éxito.

Un saludo.

Francisco Rubio en noviembre 24, 2010  · 

Uffff… leer esto y vivir en Buenos Aires no son cosas compatibles.

David Cordón en noviembre 25, 2010  · 

Hola Martin,

Precisamente en Zaragoza (España) ya existe un servicio público de bicicletas.

Funciona de manera similar al que comenta Rafa.
Por la ciudad hay repartidas una serie de estaciones bizi y tu puedes utilizar una bizi durante 30 minutos gratuitamente. Si te pasas de 30 minutos tienes que ir pagando por cada minuto. Para poder utilizar el servicio tienes que pagar una cuota anual de 20€.

Actualmente el sistema cuenta con 1000 bicicletas y 100 estaciones y se puede decir que es todo un éxito ya que existen 29000 abonados (el tope) y una lista de espera de otros 20000.

El principal problema que tiene este servicio es que es muy dificil de escalar ya que los recorridos habituales son el cuello de botella: todo el mundo quiere ir al centro con la bici en las horas punta y no hay huecos para dejar la bici. Como consecuencia se limita el número de bicis y el servicio no se expande hacia los barrios mas residenciales, que por otra parte, son la zona de la ciudad con más carril bici.

El sistema que propones creo que sigue teniendo el problema de aparcar la bici, ya que el recorrido habitual seguiría siendo el de ir al centro en la hora punta y las bicis, al igual que los coches, no los puedes aparcar en cualquier sitio y, si lo haces, puedes ser multado.

Carlos Buj en noviembre 25, 2010  · 

Hola Martín,

aunque de forma centralizada, el sistema que propones ya existe más o menos en Alemania. Se llama call bike y funciona con el teléfono. No encontré enlace más que en alemán: http://www.bahn.de/p/view/service/fahrrad/call_a_bike.shtml

Carlos Buj en noviembre 25, 2010  · 

aquí está el enlace en inglés: http://en.wikipedia.org/wiki/Call_a_Bike

Carlos Niz en noviembre 25, 2010  · 

El concepto es excelente. Duele saber que en paises como el mio de nacimiento, Argentina o el de residencia, Paraguay, esto sea una utopia. No me hace sentir mejor que en NYC u otros lugares del llamado Primer mundo tampoco sean aptos. Si me permito sonreir con satisfacción al ver que se nombra a Lleida como opción en España, ya que alli tengo socios comerciales y por conocimiento “virtual” y por mi ascendencia catalana (Mi apellido materno es Puig) es un lugar de mis afectos. Pero volviendo al punto, como idea me parece genial, como negocio… creo que la vuelta de tuerca publicitaria puede dar un margen de rentabilidad razonable. Ojalá que este “sueño” se convierta en una realidad prospera. Felicitaciones por la creatividad y si voy a España a vivir, espero hacerlo en Lleida y utilizar una “Bikera” 😀

Maurici Serra en noviembre 25, 2010  · 

Yo creo que hay que seguir pensando, salen muchos problemas pero seguro que eres capaz de encontrar una solución para cada problema.

Por cierto Barcelona fue pionera, diria que antes que Paris, con su Bicing (http://www.bicing.cat/home/home.php?&MQ%3D%3D&ZXM%3D&&&&), i no funciona mal. Pienso que el mayor problema es que las ciudades españolas no estan preparadas para las bicicletas, pero hasta esto puede tener solución. No tenemos ciudades como Copenhage, o como Amsterdamm.

No dejes de pensar.

Maurici

Pablo Handler en noviembre 25, 2010  · 

La cosa solo funciona es ciudades chicas y on endientes muy suaves o nulas. Por eso, si en Amsterdam y no en Madrid. Además, dicen que en Amsterdam fracasó porque las bicis se robaban mucho.

Anónimo en noviembre 25, 2010  · 

Hola Martin,

En Murcia he visto aparcada una bici , volver a los 30 min y ver que sólo han dejado el cuadro(porque estaba bien amarrado), sin ruedas, sin sillín , o siquiera los pedales manillar u horquilla.

Creo que la solución adecuada en este tipo de ciudades es que cada uno pueda llevar su bicicleta, pero que existan sitios para guardarlas de forma segura, cerrado(para que no se vea lo que hay dentro), tipo container compartamentado, aunque no tan feo(acero inox, curvas), y con cámaras y alarmas. Un casillero libre se abre con tu tarjeta.

A mi también me gusta la bici, pero es muy cara para que me la roben. Si quiero dejo la bici y voy en transporte público. En fín , un aparcamiento de toda la vida, pero en el que caben muchas bicis y es mucho más barato.

Carlos Buj en noviembre 26, 2010  · 

maurici, Paris y Lyon fueron las que empezaron. BCN copió.

Guillermo Buelna en noviembre 27, 2010  · 

Hola Martín, acá en la Cd. de México hay centenas ya de esas bicis, y su uso es gratis, te registras en el ayuntamiento de la ciudad y te entregan una tarjeta inteligente y con ella puedes utilizarlas

saludos

pristigaster en noviembre 27, 2010  · 

Hablando de utilizar las bicis como conexión wifi… No sería mejor llegar a acuerdos con taxis, autobuses y vehículos particulares para crear una red, o que amplifiquen la señal wifi de los puntos fon?

Alberto Sanz en noviembre 28, 2010  · 

Buenos días Martín,

leo asiduamente tu blog y me encanta la diversidad de posts en los que intercalas temas técnicos sobre los que demuestras un gran conocimiento, nos ilustras y compartes tu experiencia, los posts sobre temas personales que nos ayudan a conocerte mejor y estos otros, tus sueños, donde muestras el niño que llevas dentro ( espero que lo interpretes como un halago ).

Ese aspecto soñador que no se para a considerar el mundo en el que sueña e intepreta que una idea inviable ( a mi juicio ) es un gran proyecto demuestra que eres incapaz de coger lo que no es tuyo, que eres incapaz de romper algo por el simple placer de hacer daño, que eres incapaz de muchas conductas antisociales y vergonzosas que por desgracia convierten tu sueño, que hace del mundo un lugar mejor, en una idea inviable.

Lo siento Martin, bienvenido al mundo real, si hicieses eso lo peor no es perder dinero ( porqué además no creo que el objetivo de la idea sea hacerte rico ), lo peor que pasaría es que perderias parte de tu confianza en las personas ( y eso no tiene precio, y entiendo que el objetivo de este proyecto era hacer el bien, no hacerse rico ).

Veo diariamente como tratan en Barcelona las bicis de bicing, mi bici particular me la han intentado robar en 3 ocasiones en 9 meses y las 3 me ha tocado correr como un poseso detrás de un pobre diablo que ni tenía claro porqué me la estaba robando. Al final la he recuperado las 3 ocasiones, no sin tener que llegar desagradablemente a las manos en una de ellas, …

Podría seguir con la triste letanía de mi experiencia, pero solo como último apunte, tal vez la imagen más sobrecogedoramente triste de la degradación en la que estamos cayendo como sociedad se produce saliendo de Barcelona en tren, a los lados de la vía, saliendo de la ciudad, se acumulan cientos de Bicis abandonadas, de particulares y de bicing, quedan caídas, ni rotas, solo abandonadas, y no sabría bien interpretar que hacen allí ni como llegaron

Suerte en todos tus proyectos, tus sueños y generosidad te avalan siempre

Alberto Sanz

Luciano en diciembre 2, 2010  · 

Hola Martín, en Buenos Aires hace muy, muy poco (ayer creo) comenzó algo parecido a lo que planteas.
Saludos

Idem en diciembre 3, 2010  · 

Seguramente la gente será muy educada, honesta y cívica en Holanda, pero de lo que no hay ninguna duda es que en Amsterdam en robo de bicicletas y por tanto el mercado negro de reventa de bicis robadas en esa misma ciudad es gigantesco.

Fernando Spiluttini en diciembre 4, 2010  · 

Martín, nunca nombras Bareclona y creo que para tu idea se podría hacer algo con el Bicing, mas allá del vandalismo que algunos manifiestan aquí, creo que tu idea puede tener cabida en el sistema implementado en esta ciudad, dándole unas vueltas de tuerca.

A vos te pasa lo mismo que con Barcelona Activa, decías que no había manera en España de apoyar los emprendedores y cuando lo conociste pudiste comprobar que si, ahora, con esto lo mismo…

Piénsalo !!!

Luciano Menardo en diciembre 6, 2010  · 

Habías visto este proyecto alternativo al de las bicis? http://weblogs.clarin.com/podeti/2010/11/29/%C2%A1dr_tranca_propone_sistema_de_auting/

Andres Dz en diciembre 10, 2010  · 

Me gusta la idea, soy super PRO BICIS, y tambien suelo estar por las sierras de Madrid montando. Un tema que escuche con Bicing, en Barcelona por ejemplo, es que la gente la usa para ir de las zonas altas a las bajas de la ciudad (Aprovechando las bajadas) y las furgonetas de la empresa se tienen que pasar llevando las bicis de la playa a las zonas altas, para balancear. Que pasaria si uno saca una bici por 1€ y luego le pone un candado propio? Eso seria un robo no?. Quien pagaria a los “Homeless” por las reparaciones? En Buenos aires estan probando un sistema como Bicing tambien. (Vivi en Quilmes 27 años) y lo veo dificil su funcionamineto en Capital.. todos estan pensando como “romper” el sistema.

Yo creo que en ciudades pequeñas es el lugar ideal. aunque es mas para ciudades de estudiantes, que no tienen un duro para invertir. en los pueblos pequeños vive gente de toda la vida y el que no tiene una bici es porque no quiere..

Ciudades de estudiantes como Granada, Salamanca, zonas de Madrid, podrían funcionar.

En Amsterdam hay 2,5 bicicletas por habitante y se siguen robando.,,, no por bandalismo sino porque “pierden la suya” y la dejan “tirada” en otro lado, Necesitan un sistema asi los Holandeses.

Lo de la publicidad es excelente, que sean Foneras, tambien.

Que pasaria si estan mucho tiempo sin usar y se “descarga” el candado? quien lo abre? Deberia haber un call center para reportar incidencias..

Si van a tener una SIM se pueden Geolocalizar sin problema. se pueden monitorizar de una manera muy interesante, sacar buenos informes de utilizacion, etc.

Hulot en diciembre 12, 2010  · 

Bicing en Barcelona está muy extendida y aceptada, aunque la filosofía no es la misma que la que has planteado tu y que me ha gustado mucho.

Alfredo en diciembre 13, 2010  · 

Martin, ¿y por qué no lo hacemos más fácil?
Hace tiempo que, como tú, empecé a tener espasmos cerebrales tipo Phenomenon y visualicé una Fonera totalmente móvil, accesible y perpetuamente (o casi) conectada, y la llamé CarFON.
Dicha fonera va instalada en cualquier coche o vehículo motor y siempre está conectada a la batería. Dispone de antena wifi y tarjeta 3G.
Lo que marcaría la diferencia es que todos los vehículos dispondrían de una conexión que enlazaría con los demás vehículos que la tuvieran instalada, creando así un bucle de conexión a Fon TOTAL. No haría falta ya estar buscando puntos de enlace gratis o de pago, sino que en cualquier destino a nivel mundial tendrías cobertura Fon.
Además, sería una genial propaganda a nivel automovilístico el que alguna marca equipe de serie ya el CarFON.
Imagínate, vas de vacaciones donde sea, y estás en un lugar donde no hay Foneras fijas, pero sí que hay tráfico de coches, que enlazan la señal unos a otros hasta que te llega a tí.
Evidentemente, la señal la perderías al no haber vehículos en la zona.
Supongo que hay muchos peros, pero uno que le veo es que la velocidad de enlace de los vehículos hacia tí debería ser muy muy rápida…
Gracias por tu tiempo 😉

Dejar un Comentario

Es necesario identificarse para introducir un comentario, para lo que puedes utilizar cualquier de los sistemas que te presentamos a continuación.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets