…estar a punto de lanzar la nueva web de FON en fon.com y que yo esté teniendo discusiones filosóficas sobre la inmortalidad con mi amigo Joshua Cooper Ramo en París, pero así fué…

No se si es París o no, pero nos enganchamos tocando temas existenciales…

Internet existe gracias a la química del silicio, es decir, el hardware de internet está basado en silicio. La humanidad vive gracias a la química del carbono o, lo que es lo mismo, las moléculas claves de nuestro hardware son de carbono. ¿Se podrá en algunos siglos tener traductores de los sistemas digitales del silicio a los del carbono? ¿El sistema binario del silicio podrá, por ejemplo, traducirse al sistema de cuatro pares básicos del ADN y viceversa? Si es así, ¿se podrá hacer un download del procesador y la memoria de un ser humano a internet a la red? La conciencia, ¿está hecha de información guardada en células de tal manera que se podría traducir al silicio y los sistemas de almacenamiento?

Los seres humanos estamos programados para crecer, reproducirnos, envejecer y morirnos. Si en algunos siglos aprendemos a reprogramarnos y vivir hasta morir de enfermedades o accidentes, ¿vamos a tener una política aún más severa que la de China en la que para tener un hijo vamos a tener que esperar que alguien tenga un accidente?

Y por último, antes el sueño de la gente era escribir un libro que se leyera durante siglos. En unos años ¿será el sueño de los escritores que la gente siga haciendo comentarios en su blog aún después de muertos? Mi padre Carlos Manuel Varsavsky murió en 1983 pero hace tres años renació en internet cuando la gente volvió a comentar su trabajo en la red. Mi abuela decía que solo mueren los que son olvidados. ¿Internet revive a la gente?

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Esteban Almirall en Noviembre 14, 2005  · 

Silvia en Noviembre 14, 2005  · 

David en Noviembre 15, 2005  · 

Enrique Robledo en Noviembre 15, 2005  · 

Demian en Noviembre 15, 2005  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets