Manuel Saenz hace una buena pregunta cuando en un comentario a mi post sobre el monasterio, me pregunta cómo se puede ser un judío sin ser religioso. Voy a tratar de explicarme.

Nací 15 años después de que mataran a un tercio de todos los judíos del mundo en el Holocausto. Una gran parte de mi identidad judía tuvo que ver con este evento y la certeza de que si los Nazis hubieran terminado de “cazar” a todos los judíos de todos los países que conquistaban, yo no hubiera nacido. Curiosamente cuando creí que el tema del antisemitismo se había acabado, cuando tenía 16 años un gobierno militar anti-democrático y antisemita tomó el poder en Argentina y mató a mi primo David Horacio Varsavsky, de 17 años, mi único primo hermano. Hoy, en Alcobendas hay un polideportivo en su memoria que inauguró Alberto Ruíz Gallardón. Esto es todo lo que nos queda de David, porque su cuerpo nunca fue encontrado. David fue asesinado durante la “guerra sucia” una masacre organizada por los fachistas argentinos. En las masacres anti intelectuales/antisemitas 9% de las víctimas eran judíos en un país donde menos del 1% de la población lo es. El tema de que la guerra sucia tuvo un componente fuerte antisemita aún hoy se debate pero yo creo que las estadísticas lo explican claramente. Por suerte, los fachistas fueron derrotados por los demócratas luego de su fallida guerra contra la OTAN y la democracia volvió a la Argentina. Pero este no fué el último episodio antisemita, curiosamente el único país extranjero en el que Hezbolá cometió dos grandes matanzas fué en Argentina. En los 90 Hezbolá atacó dos veces en Argentina y mató a más de 150 personas en los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA.

Saco el tema del antisemitismo porque si hay algo que todos los judíos tenemos en común, es que los antisemitas nos quieren matar y en general en estos asesinatos poco importa si se trata de un judío que cree o no en Dios.

Por otro lado, el estado de Israel –cuya religión oficial es el judaismo– aunque tiene a más de un 20% de población musulmana, mata a gente en campañas militares que el gobierno de Israel llama su legítima defensa y que yo considero muchas veces no lo es. Un buen ejemplo fue la invasión del Líbano de este verano, la cual me causó tanto repudio que hice un modesto esfuerzo en la red llamado Jews For Lebanon para juntar donativos para la reconstrucción de El Líbano y enviar el mensaje al sufrido pueblo libanés que somos muchos los judíos que entendemos que la mayoría de ellos son víctimas y no milicianos de Hezbolá. Pero pese a haber dicho esto y aunque condeno que esta invasión fue injusta, estoy convencido que nada tiene que ver con un deseo del gobierno de Israel de “matar musulmanes”. Personalmente, creo que invadir El Líbano sólo fortaleció al Partido de Dios, Hezbolá, que si tiene como objetivo matar judíos. Personalmente, veo la batalla entre Hezbolá e Israel como una batalla de un estado mayormente laico, Israel, contra una organización chiita religiosa, el partido de Dios y en general creo que es este eje, el de lo religioso contra lo laico, que está definiendo más al mundo y no el de una religión contra la otra. Yo nunca vi, por ejemplo a Yaser Arafat como una figura religiosa, sino como un líder político que quería algo que yo apoyo hace mucho tiempo y es que los Palestinos tengan su país. También considero que aunque una minoría Palestina lucha por motivos religiosos, y que esta gente está principalmente en Hamas, la mayoría quiere y se merece su país, Palestina, según el acuerdo de Oslo. Irán y Hezbolá son un estado y una organización donde los religiosos mandan. Al Fatah y el mismo Israel no son así. En Europa el enfrentamiento laico contra religioso se está dando cada vez más frecuentemente.

El estado de Israel fue principalmente fundado por judíos laicos que querían volver a su tierra más que practicar su religión. Es más, hablé en mi blog de los muchos judíos que hay en Israel que, justamente por ser religiosos, consideran que el estado de Israel es un pecado y se manifiestan junto a los palestinos en contra de Israel. Además, no pelean por Israel (la mayoría no va al ejército) y no pagan impuestos en Israel, así que los judíos más religiosos están en contra de la política de Israel.

En general donde miro en el mundo cada vez creo más que el conflicto más grande que tenemos hoy en día no es entre Musulmanes contra Cristianos y Judíos, como dice Osama Bin Laden, sino que creo que es entre laicos y religiosos. Desde mi óptica, Bush tiene más que ver con Osama Bin Laden que cualquiera de los dos conmigo y muchos otros laicos como yo, porque ellos ven el mundo desde un ángulo religioso y yo lo veo desde un ángulo laico. Para mi, el debate político en USA no es entre demócratas y republicanos –como era antes– sino cada vez más entre gente que ve al mundo desde la religión (mayoritarios en los estados pro Bush, curiosamente llamados rojos en Estados Unidos) y los que ven al mundo con una visión laica y tolerante, los estados azules. Yo diría que los estados azules tienen más que ver con Europa, donde somos principalmente laicos y los estados rojos con el mundo musulman. Los estados azules y nosotros vemos al mundo en términos laicos, los estados rojos y los mucha gente del mundo musulmán ven al mundo cómo si tuviera un objetivo religioso.

Es así que la identidad de un judío como yo, que no cree en un Dios que nos está mirando (si creo en un principio organizativo del universo que podríamos llamar Dios, pero que poco tiene que ver con la religión del día a día) está formada por dos corrientes muy fuertes. Una es la historia, tradición y cultura judía, la herencia de uno de los pueblos más antiguos, y la otra, por los antisemitas. Los judíos reaccionan de dos maneras: algunos ocultan su judaísmo y sacan el tema sólo en ciertas ocasiones, como hacen quizás algunos homosexuales y otros judíos llevan kipá o declaran abiertamente ser judíos como yo. Ahora, la paradoja de esto es que hay países con fuerte antisemitismo que no tienen judíos, como Japón, donde hay desde japoneses muy pro judaísmo a japoneses antisemitas, cosa que no tiene realmente mucho sentido. Los judíos parecemos ser mucho más odiados y queridos de lo que nos lo merecemos y eso nunca lo voy a entender.

Los judíos somos solo 13 millones en un mundo de 6500 millones. En general, los antisemitas creen que somos muchísimos más. La otra paradoja es el antisemitismo entre gente no religiosa, aunque muchas veces se odiaba al judío porque el judío no creía que Jesús era el mesías. En una Europa que la religión desaparece el antisemitismo no, es como si el origen del odio se olvidó, ahora solo queda el odio. Ahora también hay un odio laico a los judíos, esta gente habla mucho del lobby judío, de que los judíos nos ayudamos entre nosotros, etc, etc. En FON, en Madrid, por ejemplo, no recuerdo si hay algún otro empleado judío más que yo, creo que no, y esto no es porque “no quiero judíos en FON”, sino porque en España simplemente hay pocos judíos y los que se presentaron no pasaron nuestro proceso de selección. Pero estadísticamente esto es razonable, somos 60 empleados en un pais donde hay menos de un judio cada 500 habitantes.

Hoy en día, en países como Argentina y España creo que los antisemitas son un grupo muy pequeño, digamos el 3% de la población. El problema es que en España, por ejemplo, solo somos unos 40 mil judíos. Entonces, si el 3% nos odia, nos odian 1,4 millones contra 40 mil. La aritmética del antisemitismo nos juega siempre en contra. En general, la gente que odia a los judíos en España odia también a los musulmanes y subsaharianos, a los homosexuales, y a otros grupos lo que hace de todo esto algo bastante patético y complicado de explicar.

Conclusión a los judíos nos une nuestra historia, nuestra tradición, nuestro idioma, algunas veces Dios y frecuentemente….los antisemitas.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

CTX Ken en octubre 22, 2006  · 

eber en octubre 22, 2006  · 

peterwhite en octubre 22, 2006  · 

José Cohen en octubre 23, 2006  · 

Miguel en octubre 23, 2006  · 

danieloso en octubre 23, 2006  · 

Waldo en octubre 23, 2006  · 

Marcelo R en octubre 23, 2006  · 

Jurgi en octubre 23, 2006  · 

Gabriel Jaraba en octubre 23, 2006  · 

Daniel en octubre 23, 2006  · 

Marcelo Levit en octubre 23, 2006  · 

Marcelo Levit en octubre 23, 2006  · 

Martin Varsavsky en octubre 23, 2006  · 

Martin Varsavsky en octubre 23, 2006  · 

Marc en octubre 23, 2006  · 

Fabián en octubre 23, 2006  · 

danieloso en octubre 23, 2006  · 

José María en octubre 23, 2006  · 

Martin Varsavsky en octubre 24, 2006  · 

jasp en octubre 24, 2006  · 

danieloso en octubre 24, 2006  · 

Helios Prieto en octubre 24, 2006  · 

Helios Prieto en octubre 24, 2006  · 

Diego S en octubre 24, 2006  · 

Ana en octubre 24, 2006  · 

Martin| en octubre 24, 2006  · 

Martin Varsavsky en octubre 24, 2006  · 

Marcelo Levit en octubre 24, 2006  · 

danieloso en octubre 24, 2006  · 

Martin Varsavsky en octubre 25, 2006  · 

Nati S en octubre 25, 2006  · 

Nati S en octubre 25, 2006  · 

danieloso en octubre 26, 2006  · 

Martin Varsavsky en octubre 26, 2006  · 

Klovs en octubre 29, 2006  · 

danieloso en octubre 29, 2006  · 

Fabián en noviembre 2, 2006  · 

ana en febrero 25, 2007  · 

gerard en julio 16, 2007  · 

ANA en julio 18, 2007  · 

ANA en agosto 16, 2007  · 

pepii en noviembre 3, 2008  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets