En mi época de estudiante decían que los neuróticos construyen castillos en el aire, los psicóticos los habitan y los psiquiatras les cobran el alquiler a los dos. Estoy totalmente de acuerdo con vos en que tanto las religiones como el psicoanálisis basaron su poder en llamarnos a todos pecadores o neuróticos.

Pero eso no es lo peor, lo peor es que ambos nos prometen cosas imposibles: el paraíso y la comprensión total de si mismo, o sea la felicidad eterna. El ser humano no puede comprenderse totalmente a si mismo porque justamente la calidad de lo humano está basada en esa ambigüedad de no saber qué está bien ni qué está mal. Son dos conceptos relativos, que varían con las circunstancias y con la moda. Justamente Adán y Eva vivían en el paraíso porque no sabían nada del bien ni del mal. En cuanto lo supieron se tuvieron que mudar.
Ese método de ejercer el poder no se limita a las religiones o al psicoanálisis; todos los dictadores, sean de derecha o de izquierda, te asustan con la amenaza imaginaria de enemigos mortales y te prometen su forma de paraíso si hacés lo que te dicen. La Paz Germana, la sociedad justa de los comunistas, el desarrollo económico chino y las matemáticas sin contradicciones del grupo de Russel no son más reales que las botellitas de agua bendita que vendían en las ferias en la Edad Media. Y, también una verdad eterna, no hay producto tan malo que no haya alguien que lo quiera comprar.
Pobre Helga, aparentemente una mujer decepcionada, creyendo que uno puede ser feliz si soluciona sus contradicciones. Eso es una quimera, no existe, las contradicciones son una parte inherente de nuestra humanidad y si casualmente solucionamos un problema la vida nos enfrente inmediatamente con tres problemas nuevos. Por suerte, porque la peor muerte es morirse de aburrimiento. En un cuento jasídico Dios suprimió el pecado por 24 horas a pedido de un grupo grande de sabios cabalistas y, ¿qué pasó? Todos los estudiantes de la Cabalá, del Talmud y de la Torá se quedaron dormidos con la cabeza reclinada en sus libros sagrados.
Buda ya lo dijo hace 2.500 años: aceptate a vos mismo, reconocé tus limitaciones, tus aspectos absurdos, tené piedad de vos mismo, aprendé a perdonarte y, automáticamente, aprenderás a perdonar a los demás y no buscarás más allá lo que ya tenés acá mismo.
Mi opinión es que lo que a veces te lleva a buscar ayuda afuera es que sos demasiado inteligente para aceptar las banalidades de la vida que los demás adoran, que usás la cabeza para pensar. Pensar puede ser a veces origen de enredos debajo del cuero cabelludo, pero justamente las contradicciones forman un campo de fuerza que genera la energía necesaria para seguir adelante.”

Un abrazo de Benja.

Agrego un par de comentarios. Uno es que el tío Benja tiene ochenta y pico de cuerpo y cuarenta y pico de mente.

Otro que no llegué a tocar en mi artículo sobre el psicoanálisis pero otra cosa que tienen en común la iglesia católica con el psicoanálisis es que las dos consideran a los homosexuales como unos perversos y los tratan de curar en vez de aceptar como miembros de la sociedad. Hasta hace muy poco los homosexuales directamente no eran admitidos en las sociedades psicoanalíticas.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Patitofe0 en Abril 25, 2007  · 

ricardo galli en Abril 25, 2007  · 

El Mexicano en Abril 25, 2007  · 

Juan en Abril 26, 2007  · 

jovialiste en Abril 26, 2007  · 

jmares en Abril 26, 2007  · 

martin en Abril 26, 2007  · 

Daniel en Abril 26, 2007  · 

wadoska en Abril 26, 2007  · 

Claudia en Abril 26, 2007  · 

Enric en Abril 26, 2007  · 

Patitofe0 en Abril 26, 2007  · 

Angelus en Abril 26, 2007  · 

pablo en Abril 26, 2007  · 

Mario Berman en Abril 26, 2007  · 

Erika en Abril 26, 2007  · 

Marcelo Levit en Abril 26, 2007  · 

jovialiste en Abril 26, 2007  · 

Benjamín Warshavsky (Tío Benja) en Abril 27, 2007  · 

jovialiste en Abril 28, 2007  · 

ana en Septiembre 16, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets