El mito es que los pobres norteamericanos votan principalmente al partido demócrata y los ricos norteamericanos votan al partido republicano. La realidad, según describe el Frank Rich en el New York Times, refleja lo opuesto.

Entre el 30% más rico de los norteamericanos, el voto es aproximadamente dos tercios demócrata, pero entre los más pobres se da lo opuesto. Esto quiere decir que los norteamericanos más pobres son, curiosamente, los responsables de la victoria de Bush y de la política exterior belicista de su presidencia. Quizás alguno podría aventurar la teoría de que es la minoría republicana rica la que logra engañar a la mayoría pobre, ya que son ellos quienes proveen los soldados para las campañas militares norteamericanas.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Silvia Porras en Septiembre 12, 2007  · 

CESAR PRADA en Noviembre 13, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets