Estamos en el hotel Bab Ourika. Es increíblemente hermoso. Googlealo pf porque no puedo poner enlaces porque escribo desde la Blackberry.

Por la mañana disfrutamos del paisaje y la piscina. Pero cuando llegamos al comedor nos encontramos con que todos los huéspedes son británicos y están desesperados. Hace una semana que no pueden regresar a casa.

Las conversaciones van de mesa a mesa. La gente compara ideas, fugas llamemoslas. Algunos dicen que se puede salir en barco desde Tanger. Otros de un taxista que vuelve a Francia donde viven muchos marroquíes.

En un momento nos dan tanta pena que decidimos contar que vinimos en nuestro avión y que el jueves viene a traer a nuestros chicos y amigos para la celebración de mi cumple y que los podria llevar hasta Bordeaux. Bordeaux o Burdeos, como le dicen en España, es el aeropuerto más al norte abierto en Francia. El más cercano a Inglaterra.

Nos miran como naufragos a un helicoptero de salvataje. Nos agradecen. Rien de felicidad.

Para nosotros es raro porque el lugar donde estamos nos parece fenomenal. Nos cuesta creer que alguien se quiera ir. Pero luego de pensarlo un rato concluimos que la felicidad no está en un un lugar. Está en la libertad misma.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Fabricio Vai en Abril 20, 2010  · 

Gabriel Drach en Abril 20, 2010  · 

San en Abril 20, 2010  · 

Roger en Abril 21, 2010  · 

Germán Rampo en Abril 21, 2010  · 

Marcos de la Rosa en Abril 23, 2010  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets