Fue todo muy raro, pero al final salió muy bien. Cuando llegué a la conferencia me llevaron a un comedor donde habría unas 200 personas y me pusieron a comer con los agentes de seguridad. Cuando la cosa estaba ya rara, gris, confusa, decidí salir yo del follón y me fui a la mesa central y pregunté quien organizaba la conferencia. Ahí salió Jerome Bindé a decir que que suerte que había llegado, que estaban muy preocupados, etc, etc. Luego me llevaron al panel con Montaigner y Heckman que era a las 230 y resultó increíble.




Creo que hace mucho tiempo que no estaba en un panel en el cual lo que menos tenía ganas era de hablar yo, que me sentía más público que panelista. Luc Montagnier presentó a nuestro ADN de una manera casi poética. Lo que dijo era que nuestro ADN es una maravillosa colección de experimentos genéticos exitosos. Pero, curiosamente, al final de su presentación se manifestó a favor de las patentes e inclusive preocupado porque la vida no se puede patentar, pero muchos elementos vivos pueden ser medicamentos y nadie los prueba porque no podrían recuperar sus gastos.Luego vino James Heckman, el Nobel de Economía, que presentó en media hora el mejor argumento en contra de las patentes que escuché en mi vida. Era un argumento puramente comercial, que es lo que se usa justamente para estar a favor de las patentes. Heckman explicó en detalle por qué las patentes son malas para la empresa. Ahora no tengo tiempo de contarlo en detalle, pero Heckman me prometió que me va a enviar su charla por correo electrónico y yo la publicaré en este blog.

Cuando me tocó hablar a mi yo dije que nosotros, los emprendedores que hemos ganado fortunas en Internet, somos frecuentemente acusados de querer hacer todo por dinero. Pero yo argumenté que aunque Niklas, Janus, Larry, Sergey, y muchos otros son famosos por el dinero que ganaron, que en realidad ellos no rechazan sus fortunas, pero no es que hicieron lo que hicieron para ganar una fortuna. En general, hablé del movimiento de software libre y de la ética del hacker, del enorme deseo que tenemos todos los que vivimos haciendo cosas en Internet porque nos salga bien, de lo feliz que fui yo cuando el call back que lanzamos en Viatel se transformó en un fenómeno global que bajó enormemente el coste de las llamadas internacionales, o de lo feliz que seré cuando vaya por el mundo conectándome en puntos Fon.

Si, se que muchos lectores de mi blog creerán que los que estamos en esto lo hacemos principalmente por la pasta (guita). Que soy un hipócrita hablando así. Pero la gente que piensa así es en general la gente que justamente no tiene plata. Lo que la gente necesitada no entiende de la gente con dinero que sigue trabajando 12 horas por día es que, justamente, no lo hace por dinero. Es la gente que no tiene dinero la que piensa mucho en el dinero, no la gente que lo tiene. La gente que lo tiene tiene un orgullo en su producto, en su trabajo y por eso lo sigue haciendo, empresa tras empresa. Por eso Janus y Niklas hacen Tele2, Kazaa, Skype, ahora Joost. Es el famoso “amor al arte”, que es verdad. De eso hablé y fue muy bien recibido porque lo dije con humor, tomándome el pelo a mi mismo y un poco a los demás también. Y me puse totalmente del lado de Heckman, con quien luego tuve una charla interesantísima.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

carballo en Junio 21, 2007  · 

Gustavo Puy en Junio 21, 2007  · 

Gustavo Puy en Junio 21, 2007  · 

Pepitogrillo en Junio 21, 2007  · 

Ernesto en Junio 21, 2007  · 

Juan en Junio 21, 2007  · 

Alejandro en Junio 21, 2007  · 

Perell en Junio 21, 2007  · 

Leo Solórzano en Junio 21, 2007  · 

Alexis en Junio 21, 2007  · 

carballo en Junio 21, 2007  · 

fco en Junio 22, 2007  · 

Pablo en Junio 22, 2007  · 

JA en Junio 23, 2007  · 

carballo en Junio 23, 2007  · 

Helga en Junio 24, 2007  · 

JA en Junio 25, 2007  · 

Mato en Junio 27, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets