Cuando vendí Ya.com a mediados del 2001, creía que los mercados de tecnología estaban de baja y, aunque seguí invirtiendo en parte en Einsteinet -mi empresa alemana que terminé vendiendo por casi nada, y perdí-, me fue muy bien invirtiendo en temas inmobiliarios en España y en Estados Unidos.

Durante los años 2003 y 2004 creí que ya entrábamos en otra burbuja, la inmobiliaria, y vendí (por suerte) una pequeña parte de mi cartera inmobiliaria. Hoy me encuentro perplejo, sin poder encontrar explicación alguna cuando me entero de lo que han aumentado en el último año estas mismas propiedades en España y USA. En España, parece que la subida se detuvo. Pero en USA continúa.

Lo paradójico es que en la última reunión del World Economic Forum, en Davos, me invitaron a participar en un panel que se llamaba “La próxima burbuja” y, mientras todos hablaban de la inmobiliaria, yo defendí al sector argumentando que no lo veía a punto de caer como cayeron los valores tecnológicos. Pero ahora en Nueva York, viendo cómo la propiedad vale entre 20 mil y 40 mil euros el metro por buenos pisos en Manhattan, me cuesta pensar en que no estemos cerca del tope o a punto de ver una caída de por lo menos el 20%.

Tradicionalmente, el mercado inmobiliario se considera ligado a dos variables: los tipos de interés de las hipotecas y los años de salario que hacen falta para pagarlas. Esos parámetros se han ido del gráfico, pero los precios subieron 35% en doce meses. Difícil de creer. Pero aquí estoy… Sin vender.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets