Este también es un punto difícil de sostener. En el anterior pude haber sonado como homófobo, y ahora en este comentario quizás suene racista. Pero aquí va de todas formas, y se refiere a los melanesios y a los polinesios.

Mi afirmación es que los polinesios parecen ser personas mucho más admirables que los melanesios. Debo aclarar que mi contacto con ambos grupos fue bastante limitado y se resume a algunos paseos en mountain bike. De todas maneras, aquí van mis comentarios luego de haber viajado una semana por Melanesia (Nueva Caledonia) y algunos días más por la Polinesia (Tahití, Moorea, Bora Bora y Tikehau).

En resumen: la cultura polinesia parece ser mucho más avanzada que la melanesia. En nueva Caledonia, los melanesios constituyen la mitad de la población, mientras que la otra es conformada en su mayoría por europeos (mayoritariamente franceses) y asiáticos (en su mayoría chinos). En la Polinesia, la distribución parece ser similar, con la diferencia de que allí hay muchos más turistas que en la Melanesia. Y allí se terminan las coincidencias.

Mientras que en Nueva Caledonia los melanesios parecen casi no formar parte de la economía local, la situación cambia en el caso de los polinesios. En Noumea uno se corta el pelo con un peluquero europeo, hace las compras en un local europeo o asiático y se alquila un auto en una agencia europea. En general, diría que del total de personas con las que tuve contacto, el 90% de ellas era de origen europeo o asiático. Los melanesios raramente son parte de la economía del país.

En la Polinesia es todo lo contrario. El hotel en el que nos hospedamos pertenece a una familia local, las aerolíneas tienen una tripulación mixta de europeos y polinesios, y la mayoría de las personas que practican deportes o disfrutan de distintas actividades recreativas son locales. Mientras corríamos en Noumea, jamás nos cruzamos con algún melanesio haciendo deportes.

Los polinesios son personas muy bien parecidas que están en forma y se hacen del tiempo necesario tanto para trabajar como para disfrutarlo realizando otras actividades.

Cada vez que le preguntamos a los habitantes de Nueva Caledonia (los de origen europeo), por qué no se veía trabajar a los melanesios en lugares tan comunes como hoteles y negocios, la respuesta siempre fue la misma: los melanesios prefieren tener una vida simple y trabajar lo menos posible.

En muchos aspectos Nueva Caledonia es un lugar tan hermoso como la Polinesia francesa. Pero la diferencia la marcan los polinesios, que son un grupo formidable de personas que logran que los extranjeros quieran volver a visitarlos. Y este es un objetivo en el cual los melanesios no parecen estar interesados.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

monserrat en Junio 19, 2007  · 

sert en Marzo 11, 2009  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets