Naturaleza vs crianza. Yo tiendo a inclinarme por el segundo. En general, creo que la educación o crianza juega un rol muy importante en la personalidad y en las habilidades de la mayoría de las personas. Pero en el caso de al menos un tipo de orientación sexual, mi experiencia, aquí en el Pacífico Sur, me genera ciertas dudas.

Desde que llegamos a la Polinesia francesa hemos cenado varias veces en muchos restaurantes, y en todos ellos los meseros eran mujeres u hombres muy afeminados. Intrigado por esta cuestión, pregunté a algunas personas y me comentaron que en esta parte del mundo los únicos hombres que desean convertirse en meseros son los “mahu” o, dicho de otra manera, los hombres que son criados como mujeres. Otros hombres realizan todo tipo de trabajos en el hotel donde nos quedamos: son jardineros, botones, managers, pero no son meseros, ya que es un trabajo considerado sólo para las mujeres. Los “mahu” caminan como las mujeres y tienen voces muy agudas. Son hombres que parecen mostrarte que hay algo radicalmente diferente no sólo entre el cuerpo de un hombre y una mujer, sino también en la conducta de género, y que puedes tener el cuerpo de un hombre y la conducta de una mujer.

Lo que me cuesta difícil de creer es que estos hombres sean así porque “fueron educados como mujeres”: ¿Es crianza o naturaleza? ¿Son criados como mujeres o desde pequeños deciden lo que quieren ser y son educados entonces de esa manera? ¿No son los polinesios algo así como más avanzados en materia de aceptar a los demás sin importar su orientación sexual? ¿No forzamos en Occidente a aquellos que quieren ser “mahus” a ser hombres de la misma manera en que solíamos forzar a los zurdos a ser diestros?

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets