Logo used by Wikileaks

Image via Wikipedia

Se está convirtiendo en algo bastante usual oir a la gente decir que no les gusta Wikileaks porque no soportan a Assange. Esto es una equivocación. Hay poca gente a la que le caiga bien Assange, y la mayoría (en la que me incluyo) ni siquiera le conocen. Pero lo importante aquí no es Assange, ni su pelo, ni si puede o no puede tener relaciones sexuales con mujeres dormidas. Lo que sí es importante es la cantidad de información que hemos obtenido a través de Wikileaks. Aquí hay un buen resumen de The Guardian. Sí, es mucha información, y hay mucha más por venir. Y da igual que tantos expertos digan que ellos “ya lo sabían todo”, porque la gente de a pie, las Juanas, los Mohammed y los Rui del mundo no lo sabían, y están enfadados.
No resulta sorprendente que la revista Foreign Policy llame a la revolución de Túnez “la primera revolución Wikileaks”, porque ha sido una fuerza de cambio en Egipto, en Túnez y en menor medida en otros países. Las revelaciones de Wikileaks seguramente continuarán escandalizando a activistas y manifestantes de todo el mundo, al menos durante un tiempo.
Y todo este cambio que se está llevando a cabo se lo debemos al cuerpo diplomático de EEUU (que demostraron además ser un excelente grupo de periodistas), a un soldado muy valiente, y al espíritu emprendedor de todos los que trabajan en Wikileanks, incluído Julian Assange.

Enhanced by Zemanta

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Jorge S. King en febrero 21, 2011  · 

La despersonalización de las entidades e instituciones. Un proceso donde gana la entidad, algo muy importante de entender.
Saludos Santiagueños

Dejar un Comentario

Es necesario identificarse para introducir un comentario, para lo que puedes utilizar cualquier de los sistemas que te presentamos a continuación.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets