Soy un impaciente. Tengo todos los síntomas de un impaciente. Detesto los atascos al punto que he organizado siempre mi vida para no tener que viajar al trabajo. Actualmente mi casa, el trabajo y el cole de mis chicos están todos a menos de 5 minutos. De mi casa al aeropuerto son 15 minutos y al ir por detrás de la Moraleja nunca hay atasco (está todo pensado por un impaciente). No voy al cine porque no aguanto hacer la cola. En cambio veo películas en mi casa y de descarga porque cuando me compro los DVDs y me ponen publicidad sobre cómo descargar es robar….pierdo la paciencia. Los libros son una lucha para mi. Empiezo a leer algo como El Espejismo de Dios y luego de 150 páginas de escuchar pruebas sobre la inexistencia de Dios se me acaba la paciencia. Ya entendí, Dios no existe. ¿Para qué aguantar las próximas pruebas narradas a lo largo de las siguientes 200 páginas? De cada 10 libros que empiezo debo terminar uno. O a veces me salto partes para terminar antes. En los restaurantes cuando demoran mucho soy el primero en quejarme. Cuando me vine de Nueva York a Madrid sufrí mucho por lo que tardan en darte de comer en los restaurantes españoles. Para colmo me topé con una cultura en la que esperar sin quejarse es una virtud. Si me toca esperar solo en algún sitio estoy siempre en mi Blackberry o mi iPhone. Tener que esperar sin nada que hacer me desespera. Si no tengo nada que hacer me lo invento. Todo para disimular la espera. Por ejemplo, una de las cosas que detesto del sistema de los notarios, que desconocía hasta llegar a España, es que no se les puede pagar para que vengan a tu oficina, que tenga que comerme un atasco para ir a Madrid y además que me hagan esperar al llegar. Lo mismo con el dentista y médicos en general. En Argentina, de chico, el médico venía a mi casa y sin duda me malacostumbró. En Madrid últimamente voy a un dentista que entendió esto y me dan horarios en los que saben que no voy a tener que esperar.

Ahora eso si, yo en general soy puntual. No me hago esperar porque siento que la otra persona sufriría como yo. Algo poco probable. Mi condición de impaciente me hace muchas veces una persona desagradable, hasta maleducada diría. He escuchado teorías con respecto al origen de mi impaciencia. Una dice que como mi madre solo tenía 21 años cuando yo nací y como era joven e inexperta mis necesidades básicas de niño fueron satisfechas con mucha demora. Puede ser, pero como a mi no me gusta echarle la culpa al otro por mis problemas, algo que parece ser la base del psicoanálisis, me considero absolutamente culpable de mi impaciencia y exonero a mi madre. Pero en temas de impaciencia no todo es malo. La misma impaciencia que en la vida real me hace un inquieto crónico, parece estar especialmente bien adaptada para la vida del emprendedor.

Empecemos con el tema de la creatividad. La creatividad está muy ligada a la impaciencia. En general soy muy bueno para resolver problemas logísticos y los resuelvo con creatividad. La idea de Fon en si me vino por un acto de impaciencia. Tratando de conectarme a WiFi encontraba en Paris cantidad de redes pero todas cerradas. Es entonces, urgido por la impaciencia de conectarme, que se me ocurrió la idea “comparte un poco de ancho de banda sobrante en tu casa y navega gratis por todo el mundo”. Es en esos momentos de impaciencia que soy más creativo. Estos días vengo comentando el tema del accidente de Air France. Mucho de mis comentarios, que son criticados por gente en general mucho más pacientes que yo, dicen que hay que esperar a lo que digan los expertos. Yo justamente sé un poco de todo porque no tengo paciencia para esperar a los expertos.

Cuando tengo un problema, investigo. Y, en este caso, siendo piloto, me muero de impaciencia cuando veo lo mal que funciona la aviación, lo anticuada y absurda que es. Volar es un viaje en el tiempo. Cuando estamos a 35 mil pies y los controladores no nos encuentran y cuando nos encuentran porque volamos sobre tierra, sé que ellos me están viendo por lo menos a 5km de donde realmente estoy por la lentitud de los radares. Los radares me ponen impaciente porque son lentos. Y no solo los radares. Las comunicaciones por radio también. Es increíble que siendo la radio un sistema de comunicación de un canal a la vez se use para la aviación donde todo ocurre a 800km/h y los accidentes pueden ocurrir en menos de un segundo. Cuando yo vuelo me siento IMPACIENTE. Quiero que las cosas cambien ya. Pero se que si en vez de estar dirigendo Fon estuviera pensando qué hacer, podría transformar mi impaciencia en una empresa. Calculo que la transformación de la aeronáutica será un enorme negocio en los próximos 10 años. Podría meterme ahí.

Como ven de la impaciencia al negocio hay un solo paso. Ahora lo gracioso es estar con un grupo de colegas emprendedores, porque en grupos de emprendedores se respira impaciencia, todos quieren encontrar una solución a un problema ya. Ya, como Ya.com. Ya mismo. Cuando un emprendedor habla y la otra persona no lo entiende se nota la impaciencia en la cara del emprendedor y la angustia en lo de su interlocutor, especialmente si este es una persona normal, no un emprendedor. Pero el emprendedor se apoya en su impaciencia porque es esa (a veces maldita) impaciencia que hace que su empresa vaya por delante, sea pionera, llegue antes que otras, que su empresa sobreviva la crisis. En el año 2001 me pusieron en la portada (tapa) de la revista Forbes con el titular Young Rich and Restless o sea joven, rico e impaciente. Como se dice en España, con lo de impaciente, la clavaron.

Pero termino reconociendo lo insoportables que podemos ser los emprendedores para los que nos rodean, familiares, amigos, y empleados. O por lo menos lo insoportable que puedo ser yo. Se que Nina, por ejemplo, es una santa por estar conmigo y le estoy muy agradecido. Mis hijos bueno, con ellos creo que tengo más paciencia , pero si ellos salieron tan buenos alumnos y tan exigidos, por algo será. Alexa, Isa y Tom son 3 impacientes y Leo ni que hablar, los 2 años parece ser la edad en la que empiezan los ataques de impaciencia (los míos son como que se me escapa el Leo que llevo adentro). ¿Será que la impaciencia es genética? Y mis empleados supongo que muchas veces dirán que soy increíblemente impaciente, que lo imposible lo quiero en el instante. Si no fuera por la crisis supongo que ya habrían renunciado todos. Pero bueno, yo trato de serlo menos, pero si tengo que decir una característica tanto responsable por mis éxitos profesionales como de mis fracasos personales, no me cabe duda que es mi impaciencia.

A este punto querido lector, aprovecho para agradecerte de haber tenido la paciencia de haberte leído este rollo sobre la impaciencia. Yo que sufro de impaciencia crónica, probablemente ya hubiera abandonado la lectura.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

joaquin tamames en junio 6, 2009  · 

“…este rollo sobre la impaciencia…”.

Muy bien escrito, por lo demás.

Pero creo que desarrollar la paciencia es también algo muy positivo, y que además te da una nueva perspectiva de las cosas, de las personas, de la humanidad. De la vida, en mayúsculas.

Ojala puedas desarrollarla sin perder tu excelente y probada creatividad.

Y perdón por el consejo.

Emmanuel en junio 6, 2009  · 

Te entiendo porque soy exactamente igual. Detesto esperar, detesto la burocracia. Necesito todo ya y prefiero hacer las cosas yo antes que esperar que alguien las haga a un ritmo más lento. Eso también provoca que se me haga dificil delegar responsabilidades. Pero, como bien decís, también tiene puntos a favor: permite, sí, ser más creativo, improvisar, investigar y avanzar.

Pablos en junio 6, 2009  · 

A veces sos demasiado repetitivo para los que te leemos siempre. demasiado por ser tan impaciente como te declaras.
Igualmente, en mi opinion, es un placer leer muchas de las cosas que escribis. Parece que tenes mucha mas paciencia de la crees para eso. Para hacer tu punto y hacerte entender.

Tenes una paciencia muy selectiva, lo cual esta mas que bien para ser emprendedor.

cheers
Pablos.

Ivan en junio 6, 2009  · 

Creo que cada vez nos volvemos más impacientes. Nos hemos acostumbrando a encontrar soluciones rápidas a nuestras preguntas gracias a Internet, gracias a Google. Un par de clicks y ya empezamos a devorar respuestas y soluciones. Supongo que eso incluso incrementa la impaciencia.
A mi también me molesta tener que esperar para comer o cuando quedo con alguien y se retrasa. Suerte que tenemos el teléfono para revisar el mail, consultar nuestro lector de feeds, y calmar un poco nuestra impaciencia.
Saludos de un impaciente que se siente plenamente identificado con el post.

Matias Paterlini en junio 6, 2009  · 

Totalmente de acuerdo. Lo que mas me molesta es cuando los demas se quejan de que empiezo a caminar por la casa pensando, o que me llevo el telefono al baño, o que me desespero cuando pido algo y tardan años en responder.

Abrazo
Matias

Lucas en junio 6, 2009  · 

Hola Martin, es la primera vez que escribo en tu blog, que de verdad me parece increible. Soy argentino, de 17 años que todavia esta cursando el secundario. Primero me gustaria dar mi opinion sobre un tema quizas un poco desactualizado, que es el de enseñar a emprender en las escuelas, desde mi parecer el que ganase, no tendria que tener solo la mayor calificacion, sino ganar un poco de plata ($1000 xEj) sin dudas todos, pero todos darian lo mejor de si para ganar y creo que seria mucho mas provechoso.

Ahora sobre este tema, yo tambien soy impaciente pero para ciertas cosas, me gusta encontrar soluciones rapidas, efectivas, ¿porque esperar por algo que se puede hacer ya?. Pero por otro lado no me siento tan impaciente en los temas cotidianos que vos mencionas, como esperar la comida, el trafico, etc.
Estoy de acuerdo en que ser impaciente en el emprendedorismo es un factor, diria, clave. Pero tambien hay que tratar de diferenciar los ambitos y ser un poco mas paciente y comprensivo en el dia dia.

Un abrazo y ya soy un fiel seguidor de tu blog. Lucas.

Sinux en junio 6, 2009  · 

me hubiese gustado terminar de leer pero soy algo impaciente, no tenes la versión reducida del post? 😉

Mar en junio 6, 2009  · 

Jajajajaja…¡qué bueno, Martín!

Es que yo soy igual…jajajaja
No leo los comentarios que acaban de poner antes que el mio porque soy impaciente y quiero escribir lo que me pasa por la cabeza, ya!!!!!!

Si, se sufre por ser impaciente. Pero bueno, si te consuela, algunos te entendemos, y nos caes bien, aunque seas impaciente…jajajaj

Un abrazo.

RD en junio 6, 2009  · 

La impaciencia es tipica del muy rico es un lujo que los pobres no pueden ejercer.Los pobres sabemos que no podemos sortear las colas y tenemos que armarnos de paciencia,.Verse obligado a esperar a un notario Martin te baja al mundo real en el que estamos la gente comun y seguro que te vendra bien.No habia caido en esa otra virtud del notariado ademas de la seguridad juridica que dan.Aunque ya vivi ese fenomeno con regocijo con un amigo medico del seguro que hace esperar mucho y que le molesto muchisimo cuando espero una mañana entera en una notaria. .
Ser impaciente es una virtud o un vicio.Una virtud si se acelera en el trabajo y no se dejan cosas atrasadas y algo malo,si te impide disfrutar de las cosas.
Martin espero que no seas de los impacientes, que beben un Vega Sicilia de un trago sin paladearlo, o una puesta de sol frente a la Alhambra algo unico en 5 minutos sin saber recrearse
Eso es la civilizacion disfrutar y recrearse en la exquisited,en el arte en la gastronomia.Andar por la vida a la carrera.es muy americano aunque hay americanos que aprenden si son inteligentes a disfrutar Clinton parece que paso horas en el mirador de San Nicolas en Granada recreandose esa puesta de sol segun el la mejor del mundo, que ahora todos los turistas americanos quieren repetir..

jose en junio 6, 2009  · 

Jajaja, no se si compartes conmigo una impaciencia:
+
Pedir un libro por amazon y que te llegue, días después. para mí razón suficiente para sólo leer libros electrónicos.
+
Aparte, si tienes prisa por leer rápido, pues aprende lectura rápida, por ejemplo leer una página en 2-3 segundos, merece la pena para descubrir una nueva dimensión del leer.
+
Por cierto, la existencia de Dios no se puede probar ni su inexistencia tampoco. El ridiculizar a Dios como “fairly tales”, no significa que no exista, nuestra propia existencia es un misterio, hablan de selección natural, pero para que haya selección natural se necesita sexualidad, y para justificarla ellos(los ateos) también tienen que proponer cosas raras, como que todo se crea de la nada( y que había antes de la nada?…). El propio creador de la teoría del Big Bang se asustaba de que su hipótesis se convirtiese en religión, lo mismo pasa con Darwing.
+
Que haya físicos que digan que saben lo que pasó en el femtosegundo 16 del Big Bang cuando no se acuerdan lo que comieron ayer (ni saben averiguarlo), o no saben predecir con seguridad el tiempo que hará mañana, me parece cuando menos un poquito prepotente.

lucas B en junio 6, 2009  · 

Y como andas con la concentracion martin?, sos distraido? o cuando te engenchas con algo le prestas 100% de atencion?

rednoise en junio 6, 2009  · 

Creo que me ocurre lo mismo que a ti. Y digo ‘creo’ porque soy tan impaciente que no he podido terminar de leer tu post.

Luis Eduardo en junio 6, 2009  · 

Martín,
yo creo en mi opinion que tu exito se debió a tu PROACTIVIDAD mas que a tu impaciencia.
La impaciencia nos tortura por dentro y terminan por odiarnos, por que gente no entiende a los impacientes.

Yo tambien lo soy pero creo que va terminar infartandome, y la paciencia es un lujo que deberiamos darnos de vez en cuando. En cuanto a los aviones te doy toda la razon.

Peanut en junio 6, 2009  · 

Que capacidad de autocrítica tan intensa, y que virtud tan desaprovechada.

A mí me pasa lo mismo con la lectura, cuando empiezo un libro soy incapaz de abandonar hasta exprimirlo. Cuando he dispuesto de tiempo libre, mi ritmo de lectura media se acercaba a un libro por día, por no decir más, que me tomaba respiros, y tu tocho me ha durado un suspiro, probablemente menos de 20 segundos de atención y archivo.

Sí, ya sé que es difícil de creer, para personas que consideran que leer 50 libros al año es una hazaña.

Pero algunos los terminamos por pura impaciencia de concluir y sintetizar al completo, lo que me ayuda conservar la línea, ya que desde niño podía estar enfrascado en un estudio durante 8 horas seguidas saltándome las horas de la comida, y lo que me llevo a robar los libros de 6 colegios diferentes con 12 años a través de una banda de compinches a sueldo, y a tener que devolverlos cuando me pillaron . Por cierto me dieron la llave de la biblioteca de los profesores para curarme.

Que dura es la vida para los impacientes, pero no veas para los que tenemos que esperarlos.

danieloso en junio 6, 2009  · 

Creo que la impaciencia depende del contexto. Una vez comentaste que te gusta cocinar y para cocinar se necesita paciencia.

Con respecto a la lectura te recomiendo un curso express de lectura rápida, basta un par de buenas técnicas y un poco de práctica para dejar de leer y comenzar a escanear.

saludos!

Jorge Camargo en junio 6, 2009  · 

Hola martín, te leo a diario cuando publicas, este es uno de los mejores artículos que he leído sobre tu comportamiento y me parece muy acertado y divertido.

Unas cosas llevan a otras es la diversidad humana.

Un saludo desde Colombia,

Jorge Camargo.

Peanut en junio 6, 2009  · 

Mi pulso en reposo no pasa de 42, sin hacer ejercicio en meses. El infarto no va ser una opción… y mientras escribo, además espero a que otros personajes detrás del telón terminen su actuación y ahora, salgo a escena…

chau

Juan en junio 6, 2009  · 

No creo que la edad y la falta de atención de tu madre hayan sido la causa de tu impaciencia. Mi madre me tuvo a los 36 años, siendo ella ama de casa, y al ser yo el último de todos mis hermano tuve toda la atención de ella, al punto que mamé hasta los 4 años (todavía recuerdo cuando tomé la decisión de dejar). Y soy muy impaciente, no me gusta hacer colas, hago todo por internet, si voy a algún lado donde tenga que hacer colas, también me pierdo haciendo cosas con mi iphone, voy al cine y siempre voy mucho tiempo antes así soy de los primeros en entrar y no hago cola. Cuando camino (no tengo auto) en vez de caminar voy marchando a más de 6km por hora (lo mido con el iphone) y voy calculando por donde me va a convenir ir y/o cruzar las calle para minimizar la espera en los semáforos y llegar en el menor tiempo posible. Trato de llegar siempre a tiempo, a no ser que sepa que el otro no es puntual… por suerte tengo una novia normal que me banca como soy, sino ya me hubiera dejado hace tiempo…. Mi padre es igual, así que creo que la cosa es genética, y no por educación.. es un sentimiento que uno tiene de querer hacer todo en el menor tiempo posible (para qué esperar?) y no desperciar el tiempo… aprocechar todo al máximo en lo que uno más le gusta, sea esto trabajar, descansar o todo lo que provoque placer… sólo creo que la diferencia está en ser exitoso o no..si no no se es exitoso, lo ven como un bicho raro o loco…

Gabriel en junio 6, 2009  · 

Mi impaciencia me impidio terminar de leer.

Antonio en junio 6, 2009  · 

Primera vez que comento, aunque leo los RSS hace tiempo, soy de la “mayoría silenciosa”.
Excelente artículo, he disfrutado mucho leyéndolo, y también he aprendido. Gracias por compartir, por hacer este blog y por ser atrevido/sincero en el tema de la aviación y en tantos otros.
Por cierto, yo tengo mucha paciencia. Y además me gusta tomarme la vida con calma. Lo malo es que acepto con demasiada facilidad los contratiempos, la demora en el restaurante y todo eso.

Maria Susana Azzi en junio 6, 2009  · 

Impaciente! Sl2,

cratipo en junio 6, 2009  · 

El budismo tiene un principio que procuro aplicar en mi vida diaria y que dice: “la paciencia nos dará carácter, y el carácter nos dará esperanza”.

No tengo muy buenas experiencias con los impacientes porque suelen exigir mucho y dar poco. En general, desconocen la reciprocidad.

Saludos

Damian Voltes en junio 7, 2009  · 

Hola Martin,

Te recomiendo un post que escribí el año pasado, llamado LA ERA DE LA IMPACIENCIA
http://damianvoltes.com/la-era-de-la-impaciencia

Tambien hice un video desarrollando el mismo tema…
http://damianvoltes.com/la-era-de-la-impaciencia-video

Saludos,

Damian Voltes

no puedo en junio 7, 2009  · 

jaja , yo empece a leer por el final cuando agradecias nuestra paciencia por leer.. despues lo lei todo… de chico eras hiperactivo? inquieto ? …
.

pero q cosas feas le haces a Nina y tus hijos por tu impaciencia?, pobres, no seas malo.. si, ya lo creía yo q Nina debe tener mucha paciencia y mucha energía para seguirte el tren…

Bruno en junio 7, 2009  · 

Jajaj me encantó el post,,, muy gracioso y muy verdad!! 😛
Un saludo martin

Rafa Llano en junio 7, 2009  · 

Almas gemelas… me he visto a mi mismo… sera esa por la razon que deje la banca hace 5 años y monte un negocio que va sobre ruedas, y a su vez me aburre porque quiero mas. En fin, no se si has oido hablar sobre los eneatipos (una historia donde la gente se divide en 9 grupos segun su forma de ser), como curiosidad esta bien (no creo que la historia la pie de la letra pero tiene su punto curioso)… tu debes de ser un dos.

Guillermo en junio 7, 2009  · 

jajajajaja, lo que a mi me parece patético es que tu tengas mucha plata mi estimado Martín, yo soy igual de impaciente, pero sin plata, o sea que soy un impaciente tarado…

saludos

Winga en junio 7, 2009  · 

Si flaco, muy largo.
Tenes paciencia para leer tantos comentarios?

Pablo en junio 7, 2009  · 

Estoy con los que han opinado que hay que saber controlar esa impaciencia y discernir sobre si un tema necesita de impaciencia (como el emprender) o hay que ser paciente (como en la mayor parte del tiempo en las relaciones humanas). Aun sin ser extremadamente impaciente creo que se discernir entre diferentes ámbitos, lo que por otra parte me hace una persona muy compleja en la que muchas veces los que me conocen no saben por dónde voy a salir.

Un saludo y mis más sinceras felicitaciones. ¡Me encanta tu blog!

P.S: vivimos cerca pero no coincido contigo nunca, pero soy paciente y soñador y espero encontrarme algún día contigo para estrecharte la mano!

Mariano en junio 7, 2009  · 

Muy bueno martin, y creo que tienes razon!
de hecho no pude leerlo entero. Los ultimos dos parrafos me los saltee para leer la oracion final…. creo que entendi la idea.!

Verena en junio 7, 2009  · 

Martín, lo tuyo es hiperactividad no impaciencia.

Nico Speziali en junio 7, 2009  · 

No comparto el comentario de RD, donde dice que es un lujo que se pueden dar los ricos.. es una conducta, que no se puede controlar, y si bien hay casos donde sabemos que con plata lo podriamos hacer mas rapido o con mas privilegios, no es excusa ni te excluye. Justamente podes ser creativo para variar las cosas en vez de buscar la culpa en los demás. Los ricos en este caso. Me suena mas a resentimiento que a otra cosa.

En mi caso, soy monotributista en Argentina.. creo que ya dije todo no?, tuve que hacer miles de hora de cola en distintos lugares por el mismo tema, razón de por si ridícula (que demuestra lo mal diseñado que esta el sistema de aportes) y que me ha traido mas de un dolor de cabeza. Pero finalmente derivé todos mis papeles en un contador contra mis servicios, y realmente salí ganando por lejos. Y el también.

Otro ejemplo es el tema de la salud, detesto a los médicos, por eso preveo y trato de hacer chequeos anuales o hablar con gente de los sanatorios para saber a que hora debo ir. Todavia me parece increible que los tipos digan a las 17 y terminas entrando al consultorio a las 20. Y por lo que lees en el post de Martin podés ver que con toda la plata que tengas igual hay cosas de las que no zafas.

deif en junio 7, 2009  · 

mientras no te afecte el corazón…

Osvaldo Sosa Echanis en junio 7, 2009  · 

Soy tan impaciente, que leí tu larguísimo post con http://zapreader.com/

Impaciencia en el emprendedor es como just-in-time en Japón.
Hacer sólo los procesos que agregan valor los clientes, internos o externos.

Seamos impacientes!
Y hagamos hasta lo imposible para sentarnos a tomar un buen vino y disfrutar de un domigo a la tarde…

(…) porque mientras mi profesor de Gestión de las Operaciones me habla de ser cometitivo y hacer las cosas en tiempo y en forma (todo tiene que ser YA y PERFECTO)
(…)mi profesor de Política y Estrategia Empresarial me habla de los “tiempos fractales” y de las leyes de dinámicas de sistemas
//ley de presión: cuando se ejerce una presión sobre un sistema, este devuelve una presión mayo en dirección contrario//

Presionar es malo. Estimular es bueno (PERO ES ABURRRRRRIDO!).

Javier Guillen en junio 7, 2009  · 

Yo me he saltado el trozo de en medio, cuando empezaste con el rollo del dentista. Así que tengo madera de emprendedor 🙂

Javier Guillen en junio 7, 2009  · 

Si te parece lento como atienden en Madrid, no vengas a Málaga o trae la artillería pesada, iphone, imac, portatil, nintendo y aún así te vas a desesperar…

Javier Guillen en junio 7, 2009  · 

Y sin embargo, la mayor parte de los negocios de internet piden paciencia, paciencia en 2010,2011,2012 seremos rentables (Dopplr, Fon, Fliis…) irónico no 😉

Fran en junio 7, 2009  · 

Bueno, después de leer 10 o 15 lineas abandoné la lectura porque ya entendí que todo eran argumentos sobre tu impaciencia.

GABRIELA en junio 7, 2009  · 

Obviamente el último párrafo lo leí por encima, porque soy una impaciente como vos…me sentí totalmente identificada con cuando no tengo nada que hacer mientras espero , me lo invento, yo hablo por tel , miro el reloj quinientas veces, pongo musica, saco la musica, llamo por tel. etc etc, si estoy sola en un bar por algun motivo, esperando entrar a un medico, o cualquier otra cita, hasta escribo las servilletas de papel con la lista del supermercado,,,cualquier cosa…ahora una question: siempre me hice una pregunta Porque la gente confunde paciencia con capricho????? …. gracias por hablar de la impaciencia como algo positivo….

uno en junio 7, 2009  · 

Hay que tener muchissima paciencia para ser impaciente toda la vida y no cambiar.

Un saludo de un ex – impaciente.

Moises en junio 7, 2009  · 

Efectivamente, hay necesidad en la aviación de incorporar soluciones que permitan la localización en tiempo real. Hay soluciones que permiten duplicar la información de la caja negra, desde dentro del avión a servidores remotos. Hay tecnología que permitiría localizar la caja negra sumergida (aunque como dije, innecesario por disponer de los datos en remoto). Y todo, con un coste irrisorio (comparado con la cantidad de personas que pueden morir/salvarse, o con los costes del propio avión).
Oportunidad de negocio? No si eres pequeño como nosotros. Y no entindo como sigue sin estar disponible, ni en aviones nuevos, ni incorporarse a aviones ya existentes …

Un emprendedor

Salvador en junio 7, 2009  · 

Pero por contra Varsavsky si eres paciente cuando quieres (con tus hijos).

Yo diría que el emprendedor es el perfecto contradictorio.

Eduardo en junio 7, 2009  · 

Yo encontré una respuesta a mi comportamiento —que no es intrinsecamente malo ni bueno, sino que depende, como bien dices, del caso— en el Síndrome de Hiperactividad con Déficit de Atención en adultos (TDAH) . Yo encontré una respuesta a mi comportamiento, que se parece muchísimo al tuyo añadiéndole la incapacidad de centrar mucho tiempo la atención en algo, en esa explicación. Tampoco es satisfactoria del todo, porque aún no está claro ni siquiera si existe como tal conjunto de síntomas o es una agrupación cultural pero sirve para aclarar un poco las cosas y, sobre todo, para no culpabilizarte por algo que seguramente tenga mucho componente que no cae bajo el influjo de la voluntad.

Jose en junio 7, 2009  · 

La impaciencia es la mejor virtud del emprendedor. Pero también lo es la constancia y la ambición. Pienso que todo tiene un precio, por ello estas virtudes no están bien valoradas dentro del ambito personal.

PericoLosPalotes en junio 7, 2009  · 

Yo lo veo magnífico, impresionante, grandioso, eres el mejor, tan gran profundidad de pensamiento sólo puede venir de alguien como tú.

Bravo, sigue así, marcando la diferencia y elevando al máximo el nivel intelectual del blog. Creo que por un post como este alguien debería de darte algún tipo de mención honorífica o algún tipo de reconocimiento académico. Creo que alguna universidad debería concederte un honoris causa o algún tipo de honor semejante. Bravo, me siento orgulloso de poder tener acceso gracias a tu altísima labor altruista a información de tan alto nivel y tan valiosa intelectualmente hablando.

Realmente maravilloso e impactante, marcando una nueva línea en el saber y en el conocimiento humano.

Por no desentonar, 😉

alguno en junio 7, 2009  · 

Joer Martín, menos mal que no has dicho (es un ejemplo) que te huelen los pies, porque habrían escrito en los comentarios treinta apologías al olor de pies, un par de sonetos y hasta un tratado de por qué es mejor el olor de pies que el chanel número 5.

Un buen argumento a favor de la impaciencia es que es una de las tres grandes virtudes del programador (antes incluso que las del emprendedor). Pero tened cuidado con Larry Wall que además de programador es lingüista y le gustan los juegos de palabras y la ironía todavía mas que a MV.

JAVIER SANDOVAL en junio 7, 2009  · 

“El genio es una larga espera y una súbita impaciencia”. No eres un genio, pero has escrito un agradable artículo. Ya entiendo un poco mejor porque eres tan desastre haciendo videos. Como fama transparente, esta semana tienes a los cronopios voladores revolucionados. Lánzate al agua y larga trapo para variar.SALU2

sapo en junio 7, 2009  · 

“En el año 2001 me pusieron en la portada (tapa) de la revista Forbes con el titular Young Rich and Restless o sea joven, rico e impaciente. Como se dice en España, con lo de impaciente, la clavaron.”

Y los de Esquire titulando la entrevista El Gurú tranquilo…
.
Yo recuerdo que había una empresa que resumía los libros en un DIN A3. Estaba dirigida a directivos sin tiempo para leer, hacian un resumen con lo esencial del libro. No sé si seguirán existiendo. También tengo la idea que hay libros que se venden al peso 400 páginas de algo que se podría decir en 50.. ó 25
.
No tengo tiempo al desarrollo ahora, pero creatividad e impaciencia no lo entiendo como buen matrimonio. Ni creo que que sea fuente de la mejor creatividad. La impaciencia es urgencia, y las prisas no son buenas para el análisis. La creatividad necesita un tiempo para pensar. Lo que haces creo que es más calmar a la bestia (impaciencia) con soluciones.

Dondehacemosloquehacemos.com en junio 7, 2009  · 

Martín somos impacientes, por eso me he saltado parte lo dicho, he ido a lo concreto que para leer mucho me leo un libro. El caso es que todo emprendedor es impaciente por naturaleza, yo en lugar de ver como funcionaba mal una web sobre espacios de trabajo y oficinas de empresas me lancé a crear en pocos días Dondehacemos (http://www.dondehacemosloquehacemos.com) y muchas veces no tengo la paciencia suficiente de esperar el permiso del dueño de las fotos en responderme.

El caso es que la inquietud y la impaciencia hay que saber controlarlas, son productivas a la par que destructivas.

Alejandro Pérez

Mariano en junio 7, 2009  · 

Yo he organizado mi vida para que pueda ir caminando a todos lados o en bici, tardando siempre menos que el atasco, claro. Mi auto vive en el estacionamiento y solo lo saco a la calle los domingos y los sabados por la tarde que no hay atasco. Tengo más de 70 libros sin terminar y en la Universidad era un estudiante medio, porque jamás me sabía absolutamente todo.

Otra característica que tenemos los impacientes es que todo nos aburre. Solo repetimos aquellas actividades que pueden tener infinitas variantes. Por ejemplo: un viaje en bici puede ser distinto cada vez. También he encontrado que jugar al ajedrez es distinto cada vez y presenta un desafio.

El aburrimiento es el peor enemigo del impaciente. Mi problema ha llegado a nivel extremo donde a veces conversar con alguna persona me parece tan aburrido que termino siendo grosero

JA en junio 7, 2009  · 

Varsavsky,

Me reido bastante con el post, y bueno mi sobrino es igualito que TU, dicho esto la verdad que nos entendemos muy bien (tiene 21 años). Y una de sus metas es ser precisamente emprendedor.
En ese punto Yo le aporto el pragmatismo, y como tu se me da bien cierta logística.

Lo que nos tienes que contar un día es como te las arreglaste con la universidad, porque aunque (creo) en USA son más prácticos en esa tema, imagino que unos cuantos libros libros tendrías que estudiarte,

¿como fue la cosa entre los libros de Económia y tu impaciencia?

Y para más inri te sacas un minor en filosofía.?

Esto tienes que contarlo.

Salutes.

NOTA: Entre otras cosas me estoy sacando (y solito) una de las carreras donde más y más se memoriza, de forma que saca buena nota quien mejor memoria tiene, no el más listo ni el más inteligente. DERECHO. (plan 2000).

Y estoy cabreado al máximo de leerme libros de 5 kilos, de tener que saber procesal en 1º, que es de los más dificil por ejemplo, me resulta pesadísimo, al igual que derecho administrativo, gustandome mucho la carrera, pero nada de nada los tocho libros, ni la metodología.

Por eso me intriga como lo hiciste Tu.
_____________________________________________

uno en junio 7, 2009  · 

@Sapo

Me gusta lo de “calmar la bestia con … soluciones”.
Creo que abres un camino hacia una reflexión mas profunda. Cuantos desastres actuales son frutos de soluciones creadas bajo la tiranía de la impaciencia. Y esto parece que se acelera.

@Martin
No digo que seas responsable de los desastres actuales del mundo.

Frank Arrigazzi en junio 7, 2009  · 

Martin,

No creo que seas tan impaciente como crees, o no almenos en todos los aspectos. Aunque sin duda para aguantar algunas veces comentarios en tu blog lo que hay que tener es paciencia.

Por otro lado sino tuvieras paciencia no hubieras indagado hasta encontrar soluciones, mas bien te hubieras conformado con las soluciones ya existentes.

Todo depende del lado que lo mires. Quiza los impacientes son los conformistas que aceptan todo hecho por no tener la sufiente paciencia de crearlo por ellos mismos.

El tema de esperar en el dentista no lo identificaria como impaciencia mas bien como un desaprovechamiento de tu tiempo que no estas dispuesto a aceptar y has tenido la paciencia de desarrollar un planing para evitar perder tu tiempo.

Como ves no eres tan impaciente.

Saludos,

Felipón en junio 7, 2009  · 

La impaciencia no es una virtud para nada. La impaciencia es simplemente una falta de consideración hacia los demás y una muestra explícita de egoismo.
Es gracioso que cuando enumerabas los malos aspectos de la impaciencia acabases mencionando a tu madre como posible culpable (segun dicen algunas absurdas teorias psicológicas por lo visto es así). Seguidamente has exonerado a tu madre, usando la razón, te has cargado las culpas y, sin solución de continuidad, has pasado a decir lo maravilloso que es eso de lo que eres culpable. Es decir, si la impaciencia es mala puede que el culpable sea otro, en el momento que queda claro que el culpable eres tú, la impaciencia tiene un montón de aspectos positivos.

Una persona paciente puede convivir con gente paciente e impaciente. Una persona impaciente está limitada a matener relaciones solo con gente con mucha paciencia.

Tus éxitos vienen de tí y de los que lo han logrado contigo. Estos últimos solo pueden ser gente muy paciente. Tú eres el único de eso que llamas una virtud en ese grupo. No es dificil entender que las contribuciones de todos los demás juntas son mas importantes que la tuya.

Agradece sin interrupción a los pacientes que te rodean, si fuesen como tú (impacientes) nada habríais conseguido, ni siquiera seguiríais tratándoos.

Felipón en junio 7, 2009  · 

@Alejandro Perez:

Tú no eres un emprendedor, lo que eres tú es un sin vergüenza.

Esa mierda de página que has creado no sirve para nada (sí, lo sé, soy demasiado duro) pero además eso de que la creaste en pocos dias tiene bemoles: te limitaste a descargar wordpress y un tema gratuito ( Gallery:
http://www.smashingmagazine.com/2009/05/04/download-gallery-a-free-wordpress-theme/ ) y despues lo único que has hecho es quitar del pie de página los créditos a los pacientes programadores que trabajaron pacientemente, muchos dias, para hacer ese tema y ese programa (wordpress) que cojiste gratís.

exFonero en junio 7, 2009  · 

what a big nonsense contribution. follwing this arguments would mean, that success is only dependant on impatience. thats pure non sense. the opposite is true. you could name yourself glad and happy, having earned your money INSTEAD of being impatient. you are rationalizing your failure, and you want to proove all readers, the whole world(?), that you are right, but you are not right. you are a poor boy , a so called “new rich”, just an ordinary one. you are homeless, full of fear, a non-believer. what would be and what would happen with yourself, when you will get cancer , note!, an untreatable one, and all your money cannot rescue yourself ? you are talking bullshit 2 the world, resp. 2 your readers,. most of them can be called “uncritic plebs”. thats all

Fernando P. en junio 7, 2009  · 

Muy buen post Martín! Me sentí muy identificado. Mientras lo leía se lo contaba a mi mujer (psicóloga especialista en niños) y se compadecía de Nina, porque ella me sufre a mi.

Yo no tolero el transito, pero me tuve que adaptar porque viviendo en Pilar y trabajando en el microcentro porteño no te queda otra, pero por ello pienso en que mi emprendimiento se mude pronto a Nuñez, Saavedra o una zona de mejor acceso y sin necesitar ir al centro.

Tampoco tengo paciencia para las esperas de los medicos, colas de banco, y miles de cosas mas… y encima de todo hace poco me diagnosticaron trastorno de ansiedad!!!!!!! jejeje por suerte lo asumi y baje medio cambio!

Pablo en junio 7, 2009  · 

@exFonero, se puede rebatir la idea de que la impaciencia sea una virtud sin entrar en la vacua descalificación personal…. (a mí me gusta más la idea del pragmatismo, ya que la impaciencia no siempre es buena).
So called “new rich”? Lo de rich seguramente, pero el new… creo que deberías informarte un poco mejor sobre sus éxitos profesionales antes de opinar…

P.S: Si el post está escrito en español y lo entendiste… ¿porqué respondes en inglés? you are not the one than can speak more than one language…

Alberto en junio 7, 2009  · 

Me ha parecido un excelente artículo. Enhorabuena.

pep en junio 8, 2009  · 

Yo creo que hay cosas que vale más que se hagan esperar y se hagan sin prisas: – saborear un buen vino, mirar un atardecer des del pico de una montaña… y algunas otras cosas que mejor ni comento.

No se puede ir siempre a tope, despues viene el stress…

Espero que no seas tan impaciente en todo, me imagino a Nina: – ¿ya está? ¿como que ya está?
Esto último va en broma 🙂

Verena en junio 8, 2009  · 

Martín,
1- la teoría de tu madre joven y tu impaciencia es al revés. Los niños que deben esperar son más pacientes y tienen más tolerancia a la frustración. Por el contrario los niños que antes de pedir ya tienen todo dado y cubierto, no soportan tener que esperar y presentan una bajísima tolerancia a la frustración. Hay un estudio de Harvard muy interesante sobre este tema.
2- La impaciencia no tiene ninguna relación con la creatividad. Lo que mueve a la creatividad es la curiosidad. Y, de hecho, los mayores creativos no son impacientes sino que viven largos procesos hasta alcanzar sus metas. El punto máximo en el proceso creativo se llama fluir, y es un momento de armonía absoluta, no cabe la impaciencia. Puede que uno sea creativo e impaciente, pero la impaciencia no conduce a la creatividad. Sí lo hacen la curiosidad y las ganas de saber más.
3- Por cierto, los momentos de no hacer nada y “aburrirse” son los de mayor creatividad. También hay estudios sobre el tema.
4- Lo de tu hijo Leo tiene que ver con su edad. Está en la etapa de pensamiento egocéntrico, y prueba a ver cuánto debe “impacientarse” para lograr lo que quiere. Este es justamente el momento para enseñarle a esperar y a ser paciente. Si se lo enseñas, tendrás un hijo más tolerante.
5- Tus hijos mayores vivieron tu modelo, lógicamente de ahí su “impaciencia”.
6- Yo creo que no eres impacienciente, sino que tienes ciertas conductas que se pueden relacionar con la hiperactivdad y tal vez asociada a dispersión, por eso lo de saltar de un libro a otro, centrarte poco en un tema y tener que pasar a otro, necesitar movimiento constante, no poder esperar ni a que te atienda un médico. La hiperactividad se puede tratar con ejercicios sencillos, siempre que te interese disfrutar de todos los momentos, también de los de la espera y el aburrimiento.
7- Te recomiendo dos libros: “Bajo Presión. Hijos en un mundo hiperexigente” y “Elogio de la lentitud” ambos de Carl Honoré.
Saludos….si es que leíste hasta aquí 🙂

ring0 en junio 8, 2009  · 

pues ya ves…
tú impaciente por lanzar la fonera, yo impaciente por tenerla…

y aquí estoy, -esperando- pacientemente que lancen un firmware que funcione.

Sergio en junio 8, 2009  · 

Soy terriblemente impaciente con los tiempos muertos y con las personas que tardan 1 año en explicarme algo y por sobre todo las personas que hablan de más ó no son directas, y más todavía por las personas semi-mentirosas.

Gustavo en junio 8, 2009  · 

Yo también soy impaciente. Hace 1 (uno) año que te envié la propuesta para revolucionar a la información científica en medicina. Lo hice en tu “off topic”.

Mientras esperaba tu respuesta, nos pusimos a trabajar entre varios amigos. El Proyecto está listo para ir al mercado y ganar mucho más que con 23andMe.

No me has respondido y por eso me considero libre de presentar mi proyecto a otros emprendedores.

Como te expresé en mi “off topic”, mi proyecto puede ocasionar la caída libre de las empresas editoriales de todo el mundo (Elsevier, por ejemplo) y un debate impresionante sobre temas como el “copy” y demás.

En España suelen decir: “Hay que tener cojones”.

Aquí también usamos un término semejante: “Hay que tener huevos”.

Y muy grandes.

Te saludo con cortesía y te recuerdo que he cambiado mi mail de contacto, por si quieres que te aclare algo.

Pero hazlo rápido, soy muy impaciente.

Salu2,

Gustavo

Johncross en junio 8, 2009  · 

Hace rato que no hacías un post motivador como éste.
Ya esta en mis favoritos 🙂

Emilio Rey en junio 8, 2009  · 

Ahora mismo les paso el texto a mis socios para que vean que no soy el único y me comprendan mejor.

R. Martínez en junio 8, 2009  · 

Aunque sean sinónimos para mi no es lo mismo ser impaciente que ser una persona inquieta, hay diferencias de matiz. Los impacientes me ponen muy nerviosa, tengo la sensación de que jamás disfrutan el momento, siempre están pensando en lo próximo que van a hacer y no disfrutan lo que están haciendo. Comiendo ya están pensando donde ir a tomar el cafe y no disfrutan la comida ni la compañia, viajando están pensando en el siguiente destino, conversando en el siguiente tema… me agota y me aburre, porque no me dejan disfrutar las cosas.
La gente que es impaciente me impacienta y claro esto es lo que me pasa:
impacientar: * intranquilizar, inquietar, alarmar, angustiar, irritarse, enfadarse, excitar, exasperar, desesperarse, desvelarse.

Por lo que he leído en tu blog me había parecido que si disfrutabas en tus viajes, en tus cenas, reuniones, etc.. Te tomas tu tiempo, haces fotos, luego nos lo cuentas.. o no? ¿ O nos lo cuentas porque lo viviste tan deprisa que necesitas escribirlo para poder recordarlo y disfrutar lo que no disfrutaste en el momento ?. Es pregunta.

Las colas y esperas, atascos no nos gustan a nadie aunque no seamos impacientes. Es perder el tiempo y no hay nada que disfrutar en ese momento ya que tu no has elegido estar ahí esperando. Pero eso no es ser impaciente es ser normal y corriente

rayos y centellas en junio 8, 2009  · 

Slow down, you move too fast, you’ve got to make the morning last
Just kickin’ down the cobble-stones, lookin’ for fun and feelin’ groovy
RELAX AND LISTEN TO THIS…
http://open.spotify.com/track/3WJsmM9byZY79YRP8cvL60

Fco. Javier Agenjo en junio 8, 2009  · 

Para impacientes: Señores, enorme la entrada de Martin, el GENIO a resucitado!!!!!!!

Tinuca en junio 8, 2009  · 

Parace que la impaciencia levanta pasiones…
De lo que he leído ultimamente sobre la gestión personal, este post me parece, cuanto menos, interesante

http://www.hune.org/mundohune/Blog/tabid/57/EntryId/13/Una-equivocacion-2.aspx

A ver que os parece

Borja en junio 8, 2009  · 

Entonces, lo siento mucho Martin, pero si tu impaciencia te ha llevado a crear empresas y a tener muchas buenas ideas, propongo que se te impaciente aún más, ya que en el fondo va en beneficio de todos.

Leandro De Agostino en junio 8, 2009  · 

Me encanto el articulo .. me veo reflejado en muchas de las cosas que decis , ya lo pongo a compartir en mi blog . !!
Un abrazo

Peanut en junio 8, 2009  · 

Uau. El buzón de correo de Varsavsky debe ser digno de estudio. Aunque creo que bastante ameno, a no ser que seas ese tipo de personas que sienten alagados igualmente por detractores y serviles, por tantas atenciones. Yo no podría, me faltaría la paciencia con mi propia autoestima.

Pero hombre, contesta alguna chorrada a los pirados que te escriben para que no anden en ascuas… un email automático para que tu atención no se resienta… cualquier fruslería. Que tus e-mails tampoco es que sean muy sensatos. Y no das razón de a cuento de qué vienen.

Con un poco mano izquierda, o un negro, el mundo ganaría un Varsasvky menos excéntrico y un blog menos alocado.

¿O es qué también te gusta dar la nota? ¿Disfrutas con los Stalkers? porque vaya tufo para atraerlos… increíble madurez.

sapo en junio 8, 2009  · 

53 @uno Junio 7
“calmar la bestia con … soluciones”. Contesto más abajo.

62 @Verena
Estoy en casi todo contigo, para no repetirme (como el pepino), no copiaré lo mismo.

Las almorranas: Una virtud para el emprendedor, un problema en la vida cotidiana

Esta historia es real, es de un empresario asturiano, los Cosmen, que fundó la empresa de autobuses ALSA (alsa.es), y tiene almorranas, leyó en el periódico en 1983 que en China se había inventado una pomada que aliviaba esta sintomatología, asi que allá que fué. En su visita vió la posibilidad de poner algunas líneas de autobus en China, y durante unos años ha tenido las lineas ALSA en China.

Por lo que si fuera como Martín asociaría las almorranas a ser mejor empresario (dejemonos del eufemismo emprendedor). Las almorranas son una dolencia. La impaciencia es la sintomatología de una patología. La condicion que declara de impaciente le crea problemas de relación (“Mi condición de impaciente me hace muchas veces una persona desagradable, hasta maleducada diría.”). La impaciencia es presión y la presión mata la creatividad. Hacer poesía con esto como con otras cosas no me parece responsable, ni coherente. (“Yo justamente se un poco de todo porque no tengo paciencia para esperar a los expertos”) esto lo ves como virtud el ser impaciente, te imaginas a un medico diciendo, se un poco de lo suyo y como soy un impaciente le voy a operar ahora mismo, no voy a esperarme a la radiografía, ni a la analítica. Me pregunto como lo hacías en las empresas (Medicorp) que supongo necesitarian investigación. ¿Presionabas a tus empleados por no obtener resultados ya, ya yaaaaa?. Tienes un problema, necesitas una solución. Y con esto contesto a 53.uno lo que haces es apagar el sintoma con soluciones temporales. Lo mismo que en la fusión del nucleo de una central nuclear no es una solución apagar las luces de alarma sino afrontar la fusión. Tu apagas las luces de alarma, (tu impaciencia) y tu nucleo se sigue fusionando…

Adrian en junio 8, 2009  · 

Jajaja muy buenooo!! otra nota masssss!!

Fernando P. en junio 9, 2009  · 

@Felipón … parece que el muchacho de dondehacemos…… te ha hecho caso y ya puso el correspondiente “powered by WordPress” jeje

Igual me gusto la idea de las fotos de oficinas, ya que me dio unas buenas ideas, y el theme de wordpress es simple pero efectivo.

pep en junio 9, 2009  · 

Young, Rich and Restless, o sea joven rico e impaciente… No. Error. Restless significa incansable, no impaciente. Muy poca precisión en tu traducción, tal vez por tu poca paciencia…

Daniel en junio 9, 2009  · 

En Madrid hay multitud de notarios que pueden ir a tu oficina a petici’on. Los bancos suelen conocer a varios por cada zona. Un saludo a tod@s.

ring0 en junio 9, 2009  · 

pep….

escuchaste hablar de acepciones alguna vez?

Restless: (of a person or animal) unable to rest or relax as a result of anxiety or boredom : the audience grew restless and inattentive.
• offering no physical or emotional rest; involving constant activity or motion : a restless night.

EnriqueS en junio 9, 2009  · 

Debido a que viajo cada semana a Europa desde Israel (desde hace mas de 15 años) he aprendido algunos trucos para las interminables horas de espera que cada día sufrimos, con vuestra paciencia comparto alguno de ellos.
En la cola de seguridad en el aeropuerto: Me bebo el litro de agua que no me van a dejar pasar, si es por la tarde el botellin de guisky o coñac, casi siempre vuelo por la tarde 🙂
En el avión: Dormir, dormir es la única salvación posible al pasajero de asiento contiguo al tuyo, si es pasajera, petición de mas guisky, vino y/o coñac, añada y cantidad acorde a la edad de ella.
Espera del equipaje: No llevar equipaje y si se lleva hacer la solicitud de perdida del mismo por teléfono desde el hotel, en unas horas te lo llevan si lo haces desde el taxi, muchas veces te llega al hotel a la vez que tu.
Espera en la cola de los taxis. Después de muchos años de usar este servicio me permito el hacerles publicidad. “mercedes taxis”, tanto en Madrid como en Barcelona son lo mejor de lo mejor.
Atascos: Periódico, revistas y en algún caso extremo libro, nunca jamas hablar con el taxista, el atasco se vuelve ademas de interminable aburrido.
Notarios: Hoy con la falta de trabajo te reciben en el “jacuzzi”
Libros: Cuando estén todos en ebooks, es posible que los lea. Ahora solo los compro.
Para mi el emprendedor, es la persona que no se conforma con lo que tiene o hay, no es vaga (floja) y sobre todo es “impaciente”
Saludos
EnriqueS

flordelis en junio 9, 2009  · 

vaya, parece que las bolsas no se hundieron……. EL PRONOSTICO NO SE CUMPLIO 🙁

Phoenix en junio 9, 2009  · 

Martín, este rollo que nos has soltado casi me desmonta. Es complicado entender a un impaciente, pero para eso hay que ser paciente. Me considero un impaciente, mi vida la marca un reloj, y llegar tarde o que me cambien mis planes me altera.

Un saludo, Phoenix.

Aruxs en junio 9, 2009  · 

Y los que somos “muy” pacientes … no podremos ser buenos emprendedores????? 🙁

Esteban Cervi en junio 9, 2009  · 

Coincido en el tema de la fuerte relación entre el emprendedor y la impaciencia, de hecho aqui hay un post relacionado: http://damianvoltes.com/la-era-de-la-impaciencia. Más aún en temas de internet, todo es más rápido, y los que hacen internet es gente que se caracteriza por cierta velocidad. no hay lugar para las demoras o la espera.

Y la base del psicoanalisis no es hecharle la culpa al otro, sino todo lo contrario, lo primero será hacerse cargo de ciertos aspectos de uno y luego ver que se hace con eso y como se lo lleva adelante.

qwerty en junio 9, 2009  · 

Acabo de leerme “The Knack” un libro escrito por un emprendedor dónde da unos cuantos consejos, Uno de ellos es la paciencia, no puedo estar más de acuerdo, cualquier emprendedor cree que el mundo se acaba si no hace algo ya mismo, que las decisiones rápidas son buenas decisiones y que si no se toman hoy puede que ya no esten mañana. Gran error, al menos lo pienso así, ya que una buena reflexión puede ayudar a saber si la decisión era realmente acertada.

sapo en junio 9, 2009  · 

*Nota para Nina

Si en Diciembre cuando te cases, tienes pensado seguir la costumbre española de que la novia llegue al menos 10 minutos más tarde que el novio. Creo que después de leer este texto deberias pensartelo…

emigrado.... de españa en junio 9, 2009  · 

yo tambien lo soy, o es que la gente de madrid hincha los cojones al mismisimo job???

encima no lo manifiestes porque se sentiran atacados.

Se muy bien de que hablas 😉

Carlos Longarela en junio 11, 2009  · 

La impaciencia a veces puede ser una gran virtud para el emprendedor, el problema es cuando un emprendedor que cree firmemente en su proyecto no es capaz de transmitir a los posibles inversores sobre su particular visión de futuro, convencerlos de lo que el ve como una realidad no es un sueño inalcanzable. Emprender sin medios a veces es muy complicado y más cuando se ve un proyecto ya realizado y funcionando pero falta ese empuje para rentabilizarlo.

En resumen, que la impaciencia es buena en su justa medida, pero puede llegar a consumirnos si no logramos plenamente nuestros objetivos.

Un saludo.

vasco en junio 14, 2009  · 

Coincido con vos, realmente me pasa lo mismo, lo sufro constantemente y mas viviendo en argentina, cuantas veces escucho a mi sra decirme “no podes ver el bberry o responder ese mail luego”… y lo hago mientras estoy atascado en el transito, o mientras tengo ante mi cualquier minuto que me parece desaprovechado… en mi caso mi empresa y mi ambito de trabajo, creo que ha sido una virtud y esa impaciencia es lo que me hace estar siempre pensando en cosas nuevas y demas. Pero tambien creo que habria que calificarlo como un defecto importante si no se le puede poner limite y si se lo traslada a la vida cotidiana, con la flia, los hijos etc (es mi caso ya que no he podido ponerle limites). Seria bueno poder lograr voluntariamente muchas veces ese grado de paciencia que nos permita disfrutar momentos que por ahi no son para nada “inutiles”, sino que por el contrario son pequeños, muy pequeños momentos que sirven para relajarse y disfrutarlos, ya sea escuchando un tema musical en el auto, o viendo a nuestros hijos, etc.. Seria algo asi como “has lo que yo digo pero no lo que yo hago” porque no he podido controlarlo.
Por ultimo, con este defecto a cuestas, prefiero ser asi y no hipertranquilo…. Saludos.

Flaa en junio 16, 2009  · 

Me encanta.

Todo extremo es malo, pero en algunos casos ser más de un lado u otro trae beneficios en ciertas cosas. Me alegro de que tu impaciencia la hayas sabido emprender bien en ese sentido, y reconozcas también que no es precisamente una virtud en la vida personal.

Y es verdad… porque internet, los negocios… precisan de soluciones rápidas… mientras que las personales son… siempre más lentas. ¿Cuántos palos no hemos llevado por ser impacientes, quererlo todo en el momento? La vida no es una película de dos horas…

Un saludo

javi en junio 16, 2009  · 

Un post genial de principio a fin… supongo 😉

Dejar un Comentario

Es necesario identificarse para introducir un comentario, para lo que puedes utilizar cualquier de los sistemas que te presentamos a continuación.

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets