plane60sCuando hice mi entrenamiento para ser piloto, me chocó ver que la aviación parecía de los años 1960. Esto será difícil de creer, pero aunque usted tenga WiFi en el avión, en la mayoría de los casos los pilotos comerciales no tienen Internet en la cabina de navegación, como tampoco tienen teléfonos satelitales, ni sistemas de GPS. Lo único que tienen para mantenerse en contacto con la tierra son radios de la vieja escuela. Y son radios que suenan terrible. Los radios no son seguros, cualquier persona, por cualquier motivo, puede interferirlos. De hecho, cualquier persona puede comprar un radio de aviación sin ningún tipo de permiso, y pretender ser un controlador aéreo; y la aeronave no tiene forma de verificar si están, en realidad, hablando con un controlador verdadero.

Además existe el factor de confusión: Cuando se hace el entrenamiento para ser piloto, gran parte del aprendizaje es cómo entender a los controladores a través del radio, un radio que tiene una calidad de sonido muy pobre, y que frecuentemente lleva a malos entendidos, debido a los diferentes acentos e idiomas que hablan los controladores y pilotos alrededor del mundo. Aunque, en teoría, todos los controladores deberían hablar inglés, los controladores aéreos que hablan español, por ejemplo, se dirigen en español a las aeronaves que tienen identificadores en español, y eso algunas veces puede privar a otros pilotos, que no hablan español, de información que podría ser útil para ellos. Además, las frecuencias de radio obligan a los pilotos a escuchar todo lo que se dice a otra aeronave, hasta que lo llamen a él, algo que me parece que distrae muchísimo a la hora de pilotear. Imagínese un sistema telefónico en el cual tuviera que escuchar todas las demás conversaciones hasta que alguien, finalmente, le hable a usted. Pues eso es lo que sucede en el aire por todo el mundo. Es primitivo.

Desde mi punto de vista, es inexcusable que mandemos aviones llenos de pasajeros a volar sobre los océanos sin Internet, sin comunicación verbal en tiempo real, y sin localizadores GPS. Sobre la tierra o cerca de las costas, usamos radares para saber dónde están las aeronaves, pero los radares tienen un rango muy corto, y por eso no tienen cobertura sobre los océanos. El sistema de radar/radio es simplemente obsoleto. Pero aún es la normativa.

El vuelo de Malasia MH 370 desapareció sobre el océano y nadie sabe exactamente dónde; al igual que el vuelo de Air France 447, que cayó sobre el Atlántico, y tomó meses recuperar su caja negra. Es simplemente una irresponsable por parte de las autoridades de aviación. Mi propia Citación, un jet privado, tiene un localizador GPS para que siempre podamos saber dónde está. Cuesta menos de $1000. También tenemos un teléfono satelital que permite a los pilotos solicitar ayuda en cualquier parte del mundo en caso de presentar un problema concreto, y que no pueda ser resuelto por el controlador. Esos también cuestan alrededor de $1000. Ahora, Internet está disponible en aviones alrededor del mundo. Pero en los vuelos comerciales, incluso estando disponible para los pasajeros, no está disponible para los pilotos. Además, es ilegal instalar cualquier equipo que no sea aprobado por las autoridades aéreas mundiales. Piense en un producto como el Dropcam (una cámara portátil), e imagine una en todos los aviones comerciales: mostrando al personal en tierra, todo lo que sucede en el avión y en la cabina de mando, y que además lo esté grabando en tiempo real. Eso, en combinación con una buena comunicación con el piloto, haría de la aviación un misterio mucho menor del que es hoy en día. En algunos casos, un pasajero con WiFi en un vuelo comercial, puede obtener más información importante que el mismo piloto en la cabina de navegación. Por ejemplo, información sobre las condiciones climáticas. El piloto tiene un radar de clima, pero el pasajero puede tener información sobre el clima en tiempo real y durante todo el trayecto, y eso es tanto o más útil que el radar. Pero en muchas jurisdicciones, a los pilotos no se les permite usar Ipad con información del clima en tiempo real. La aviación privada ha incorporado los Ipads con información sobre el clima en tiempo real, mucho más rápido que la aviación comercial. El radar de un vuelo comercial ve las próximas nubes peligrosas (nubes cumulonimbos – o CBs – que pueden derribar a un avión) y eso es todo lo que muestran. Pero el pasajero, quien tiene Internet, puede recibir información sobre cualquier actividad climática peligrosa hasta llegar a su destino. El pasajero ve más allá que el piloto. ¿Por qué las aerolíneas no pueden tener estas herramientas si los jets privados ya las tienen? Cuestan tan solo un poco más. Piensen en todo el dinero que gastamos en TSA (Administración de Seguridad de Transporte) y sus equivalentes, para hacer que la aviación sea segura – ¿No podemos gastar un poco más y tener aviones realmente interconectados? Si todos los vuelos comerciales tuvieran localizadores GPS, al menos sabríamos dónde desaparecieron exactamente los vuelos AF 477 y MH 370.

madmen flightCada aeronave comercial debería contar con un localizador GPS. Segundo, se deberían conectar todos los vuelos a Internet, y brindarle a los pilotos información sobre el clima en tiempo real, y en cualquier parte del mundo, para complementar sus radares climáticos, como lo han hecho ya la mayoría de los jets privados. Lo que me parece particularmente peligroso a mí, son los vuelos que cruzan sobre el ecuador, donde se encuentran las nubes CBs de mayor altitud durante las noches, cuando no se pueden ver. Tercero, se deberían conectar todos los registradores de vuelo (cajas negras) a Internet en tiempo real, para que las aerolíneas sepan exactamente lo que pasa en los aviones y avisar a los pilotos, vía Internet o teléfono satelital, sobre peligros inesperados. Por último, deberíamos darles a los pilotos las herramientas para hablar tanto por radio, como por conexión de Internet/satelital para que puedan recibir ayuda de su aerolínea o de quien sea, y no tener comunicación tan solo con su controlador. En muchos casos, la comunicación podría ser vía mensajería, que se enviaría directamente a los controles de vuelo, y lo único que debe hacer el piloto es presionar OK. La forma en la cual funcionan las cosas actualmente, es increíblemente anticuada, es lo mejor que hemos tenido… en los años 60. Por ejemplo, un controlador le da una instrucción sobre su nivel de vuelo a un piloto mientras que todos los demás escuchan (en caso de que la instrucción sea para ellos.) Entonces el piloto de la aeronave en cuestión debe confirmar que recibió la instrucción. Después los pilotos de ese avión deben recordar cuál fue la instrucción (no se envía por escrito de ninguna manera y, créalo o no, muchos pilotos amarran libretas a sus piernas para no olvidar las instrucciones y las escriben mientras pilotean.) Luego deben ir a los controles, al piloto automático, por ejemplo, e introducir el nuevo nivel de vuelo, y finalmente deben llevar el avión a ese nivel. ¿No sería mucho más fácil recibir una instrucción a través de Internet, presionar OK, y enviar esa instrucción al piloto automático y al avión?

Tomemos otro ejemplo: detección de hielo. Actualmente, la manera como los pilotos combaten el hielo, y recordemos que el hielo puede derribar un avión, es adivinando cuándo se podrían estar formando condiciones para el hielo y en ese momento, activar el mecanismo anti hielo. En muchos casos, incluso tienen que mirar las alas del avión para ver si no se está acumulando el hielo. Y aquí, una vez más, la noche y el día son muy diferentes, ya que de noche es más difícil ver si se están atravesando nubes que podrían formar hielo. Algunos pilotos tienen que encender las luces en las alas del avión. Todo este proceso se debería mejorar con sensores e información climática en tiempo real. A veces los pilotos tienen que navegar, hablar por radio, combatir el hielo y las nubes CBs, todo al mismo tiempo. Simplemente no es justo para los pilotos. Y todo esto puede suceder sin cobertura de radar o de radio. Es una gran carga de trabajo, y es mucho lo que se podría automatizar y mejorar.

La buena noticia es que ahora, y cada vez más, tenemos aviones sin pilotos o  drones. Mi opinión es que, al igual que los automóviles sin piloto mostrarán cómo conducir con menos riesgos, los vehículos aéreos no tripulados mostrarán cómo volar también de una manera más segura.

(Photos: Imageholics Anonymous and AMC blog)

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets