Leo tiene dos años y 10 meses. Acaba de empezar su escolarización en un colegio en Madrid que sólo tiene unos 30 alumnos que van de 3 a 5 años. Leo es un poco chiquito para este cole. El plan es probar a ver si se adapta, ya que una de las peculiaridades de este colegio es que los niños no están dividido por edades. Para los más grandes Leo parece un peque más. Ya llevo dos mañanas de 4 horas cada una y no se cuántas más me quedan. Por motivos de flexibilidad laboral me ocupo yo de la adaptación de Leo, así es que estos dias me paso las mañanas en el cole.

El rol del padre o madre (madres menos yo) durante la adaptación, tal como está definido en el colegio de Leo, es justamente no competir con el colegio. Es quedarse sentado en el patio, afuera de la clase, durante toda la mañana, de 9 a 13. Estar ahí para apoyar, pero no para entretener a Leo, me explicaron. No ofrecerle ningún plan que parezca mejor que lo que pasa en la clase.

Lo de estar 4 horas en el aburridísimo patio del cole, sentado en una silla, es bastante paliza. La madre que se sienta al lado mio ha tenido que ir a que le den masajes porque dice que estar sentada en esa incómoda silla tantas horas le dañó la espalda. Yo, por ahora, me defiendo. Mi estrategia es ponerme de pie y camino un poco por el patio cada rato. Ayer también me ponía a jugar a la pelota con los chicos, así para moverme un poco y entretenerme, pero hoy vino la directora y me retó. Que nada de jugar a la pelota con los niños.

Otro problema es que cuando Leo sale porque me extraña, y busca una pelota y me la tira, o quiere jugar a los monstruos, yo tengo que hacer el rol de malo y no llevarle el apunte. Me duele. Leo me mira como que lo estoy traicionando. Y no solo la paso mal por Leo. Hoy otros chicos me hablaban. Creo que el deseo de los chicos de hablar conmigo viene de que en el cole todos los adultos son mujeres. Los papás no estamos representados. Y los chicos extrañan a sus papás. Para los chicos mi presencia es una novedad. Una nenita decía, “pero yo quiero jugar con el papá de Leo” mientras no le dejaban tirarme la pelota. Me la tiró igual y justo me dió en la cabeza mientras estaba escribiendo en mi Blackberry. No paraba de reirse. “Le pegué en la cabeza con la pelota al señor” decía sin ocultar sus carcajadas. Y yo tratando de hacerme el serio cuando quería reirme con ella….

Después, un chico que estaba haciendo aviones de papel me sorprendió porque en su avión aparecía el logo de Iberia. Entonces se acerca y me pregunta si Iberia era una empresa aérea española. Sí, se que cuesta creer que una pulguita diga algo así, pero esa fue su pregunta. Yo le dije que si, pero me guardé el siguiente comentario, que ni se le ocurra hablarme de Telefónica. Aproveché para cumplir las reglas que consistían en volver a mi ordenador y solo ocuparme de Leo cuando hiciera falta. No de los otros chicos. No debo hablar con los otros chicos porque creará envidia hacia Leo que si tiene su papá en el cole, me explicaron. No quieren hacer del defecto una virtud.

Aclaro que, aunque con dificultad, acepto las reglas del cole. No creo que se note lo que me cuesta. El objetivo es que pronto Leo se quede solo y que vea que en casa yo soy el mismo papá de siempre, que hay dos ambientes ahora en su vida, casa y colegio, y que son diferentes. Que el colegio es para aprender a vivir afuera de casa. Sin padres. En sociedad, donde no todo el mundo está pendiente de lo que le pasa. Donde todos los chicos son iguales. Y estamos logrando el objetivo. Leo pasa cada vez más tiempo sin mi. Hoy se lastimó un poquito en el patio y sangró. Cova, la maestra, le puso una tirita (curita) sin que él llorara y pidiera estar conmigo. En el mundo de la adaptación esto se considera un triunfo.

Pero debo reconocer que estando en el colegio recuerdo también mi escolarización y lo rebelde que fui toda mi infancia y, en cierto modo, toda mi vida. Tengo ganas de decirle a la directora que detesto sus reglas, que estoy aburrido, que quiero jugar con los niños cuando salen al patio, que quiero que pongan juguetes que le gusten a Leo así se divierte más, trenes, coches, aviones, tractores. Basta con esos cubos didácticos. ¡Leo no tiene ni tres años!

Pero no, me lo aguanto y me doy cuenta que la adaptación de Leo Varsavsky es también la adaptación del señor con la pelota en la cabeza que no se debe reir.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Fernando Plaza en Septiembre 11, 2009  · 

ylek en Septiembre 11, 2009  · 

Martin en Septiembre 11, 2009  · 

cova en Septiembre 11, 2009  · 

Mariano en Septiembre 11, 2009  · 

V.M.Nogales en Septiembre 12, 2009  · 

Cucha en Septiembre 12, 2009  · 

Víctor González en Septiembre 12, 2009  · 

virkoff en Septiembre 12, 2009  · 

javi en Septiembre 12, 2009  · 

pep en Septiembre 12, 2009  · 

willy en Septiembre 12, 2009  · 

jose en Septiembre 12, 2009  · 

Cuent(A)cuentos en Septiembre 12, 2009  · 

Gustavo en Septiembre 12, 2009  · 

Ron en Septiembre 12, 2009  · 

Felipe en Septiembre 12, 2009  · 

Martin Varsavsky en Septiembre 12, 2009  · 

Jaco en Septiembre 12, 2009  · 

Borja en Septiembre 12, 2009  · 

Felipe en Septiembre 12, 2009  · 

GONZO en Septiembre 12, 2009  · 

Mariano Marcos en Septiembre 12, 2009  · 

Ana Juaristi en Septiembre 13, 2009  · 

simon en Septiembre 13, 2009  · 

Vinsen007 en Septiembre 13, 2009  · 

sapo en Septiembre 13, 2009  · 

Gonzalo en Septiembre 13, 2009  · 

Bor en Septiembre 14, 2009  · 

Johncross en Septiembre 14, 2009  · 

zromp en Septiembre 14, 2009  · 

Martin Varsavsky en Septiembre 14, 2009  · 

Yuri en Septiembre 14, 2009  · 

Martin Varsavsky en Septiembre 14, 2009  · 

pablovelasco.net en Septiembre 14, 2009  · 

Jordi Bufí en Septiembre 14, 2009  · 

cova en Septiembre 15, 2009  · 

Miguelcp en Septiembre 15, 2009  · 

Rafa en Septiembre 15, 2009  · 

Martín Feldman en Septiembre 15, 2009  · 

La romana en Septiembre 16, 2009  · 

besanes en Septiembre 16, 2009  · 

Quel en Septiembre 18, 2009  · 

Mudanzas en Septiembre 20, 2009  · 

carlos en Septiembre 23, 2009  · 

Hector en Septiembre 24, 2009  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets