Las mujeres de padres españoles nacidas en España tienen poquísimos hijos. Si por ellas fuera, España envejecería y desaparecería. La economía española posiblemente entraría en una recesión muy seria al tener poca gente aportando al fisco y mucha gente gastando los fondos del gobierno en seguridad social, pensiones, salud, etc.

En España aún se cree que el país le está haciendo un gran favor a los inmigrantes. Pero no se habla del gran favor que los inmigrantes le hacen (y seguirán haciéndole) a España. Los inmigrantes representan el 5 por ciento de la población española, pero son ellos quienes tienen más del 10 por ciento de los nacidos en el país. Sólo gracias a la inmigración y a la tasa más alta natalidad de sus inmigrantes, la población española no envejece y se reduce.

Pero la pregunta más interesante aquí es por qué las mujeres españolas no quieren tener hijos. Cuando uno pregunta por aquí siempre recibe la misma respuesta: que tener hijos es caro y es mucho trabajo. Puede que esto sea en parte así, pero debe contemplarse otro factor que entra en juego: el machismo.

En España hay muchos cambios: la religión está debilitándose, la economía crece con desenfreno y el país se moderniza día a día. La mujer ha entrado con entusiasmo en la fuerza laboral, pero cuando de cuidar niños se trata, siguen siendo ellas quienes se ocupan.

Pienso que este problema no va a solucionarse, al menos hasta que el hombre español no se dé cuenta de que -si quiere tener hijos- va a tener que trabajar mucho más en su crianza.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Dakar en agosto 15, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets