El País de hoy tiene un excelente artículo, escrito por Juan Jesús Aznárez, titulado El Lastre de América Latina en el que se argumenta con numerosos gráficos y ejemplos uno de los temas más graves de la región, que es la falta de recaudación fiscal.

En Europa los gobiernos recaudan entre el 35% al 45% del PIB. En latinoamérica entre el 8% y el 34%. El tema de la recaudación de impuestos en latinoamérica es muy difícil porque, como dice el artículo, cuando los gobiernos se ponen serios con el tema los ricos “tumban al gobierno”.

También es complicado porque los gobiernos son tan corruptos que cuando cobran impuestos muchas veces estos terminan en cuentas suizas de los funcionarios. El resultado es que latinoamérica es la región más desigual del mundo y que el 41% de los latinoamericanos viven en la indigencia.

Lo interesante es que cuando le pregunto a mis amigos latinoamericanos, todos parecen creer que los impuestos en latinoamérica son más altos que en Europa. Lo que ellos no entienden es que en Europa hasta una persona que gana 1500 euros paga el 50% de lo que gana en impuestos (eso si, en España tienen a la gente bastante engañada, porque le hablan del neto y no del bruto que es lo que ellos están generando). En España, por ejemplo para que una persona pueda cobrar 1500 netos tiene que ganar unos 3000 euros, pero el tema está muy confuso porque esa persona no se le dice que gana 3000 euros, sino 2000 y que luego el empleador paga cargas sociales de otras 1000. Pero la realidad es que esa persona está generando 3000 euros por mes al ser empleada y sólo recibe 1500.

En España se dice que el impuesto máximo es del 40%, pero es mucho más. La gente en España y en toda Europa termina recibiendo entre la mitad y sólo un 30% de lo que cuesta a la empresa. El resultado de esta enorme penalización al empleo en Europa es paradójico. Por un lado, es positivo porque los empleados de la industria privada europea son los más productivos del mundo (los norteamericanos no pueden entender como los alemanes tienen tantas vacaciones y un PBI igual per capita comparable al de ellos) pero, por otro lado, en Europa hay mucho más desempleo, ya que emplear a una persona es carísimo por su enorme carga fiscal y, si esta persona no trabaja bien, despedirla también es muy costoso.

Pero si se compara con latinoamérica Europa está muchísimo mejor, ya que el resultado es un clima de más justicia social y equidad y la gente lo acepta. Personalmente, creo que el mejor sistema es una mezcla entre un extremo y el otro. En Europa los gobiernos no son corruptos –en el sentido de que la gente que trabaja para el gobierno se roba el dinero y lo envia a Suiza (esto pasa, pero poco frecuentemente)–, pero en Europa los empleados del gobierno son corruptos en el sentido que negocian condiciones laborales inaceptables en la industria privada. Trabajan muchas veces horarios especialmente cortos, muchos empleados del gobierno son ineficaces, pero no se les puede despedir por un insólito sistema de “funcionarios” y el resultado es que los temas que tienen que ver con el gobierno son lentos y burocráticos comparados con la industria privada (ya he contado los enormes problemas que tengo con mis hijos indocumentados, que hace años que tienen la nacionalidad española pero que no les dan el pasaporte ni DNI porque la oficina esta “atascada”).

Pero el lado bueno de la política Europea es que mucho de los fondos que recauda el gobierno, por suerte, no los gasta el gobierno, sino que se los da directamente al ciudadano en forma de jubilaciones (que en latinoamérica son tristemente bajas) y seguros de desempleo que en Latinoamérica no existen (en Argentina muchos amigos mios consideran que las ínfimas ayudas que se les da a la gente más pobre del país que no consigue trabajo son un incentivo para que no trabajen).

En fin, en España los gobiernos tienen muchísimos recursos y a veces los despilfarran. Pero en latinoamérica el tema va peor porque en vez de gastarlos de una manera ineficaz hacen algo mucho peor… los roban. Además, en España el gobierno socialista tiene las cosas claras y sabe que la producción tiene que estar en manos privadas, de empresas que saben lo que hacen y que luego devuelven parte de sus ganancias a la sociedad en forma de impuestos. En latinoamérica petrodemagogos como Hugo Chávez creen que tienen un sistema mejor cuando nacionalizando la energía lo que va a lograr es más corrupción, ineficacia y peor recaudación para el gobierno.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

jovialiste en Enero 14, 2007  · 

Retroferran en Enero 14, 2007  · 

bonhamled en Enero 14, 2007  · 

Erika en Enero 14, 2007  · 

Jaggie en Enero 14, 2007  · 

martin en Enero 14, 2007  · 

jovialiste en Enero 14, 2007  · 

Ron en Enero 15, 2007  · 

jovialiste en Enero 15, 2007  · 

hoblap en Enero 15, 2007  · 

Ignacio en Enero 15, 2007  · 

Javier Santander en Enero 15, 2007  · 

Gadiel Tavarez en Enero 15, 2007  · 

Gadiel Tavarez en Enero 16, 2007  · 

Franco en Enero 16, 2007  · 

pierre en Enero 16, 2007  · 

Malele en Enero 19, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets