El mundial es el único evento deportivo que realmente me emociona. Los demás no me interesan. Lo bueno es que enciendo la tele una vez cada cuatro años. Lo malo es que la emoción consiste en ver a mi país natal, Argentina, llenarse de ilusión hasta que se encuentra en cuartos con Alemania y nos derrotan. Pero es que no solo nos ganan, nos destruyen, nos aniquilan, nos humillan. 4 a 0, 4 a 1. Maradona llorando, Argentina llorando. Y para colmo me toca ver esto junto a Nina mi esposa que es alemana y ver a nuestros hijos pequeños a los logra colocarles una banderita o hasta una camiseta alemana también. Y ni hablar de como terminan “gastándome” mi cuñado, mi suegro, siempre correctos, hablando de un pulpo y cosas asi, pero no menos demoledores.

germanyargentina (5 of 10)Eso si, al final me queda una carta en la manga, que es ir por mi querido país adoptivo, España, que siempre logra parar a Alemania con tenacidad y disciplina lo que hace que mis hijos mayores celebren a lo loco y yo comparta su alegría. El último mundial fue la fiesta y bien que le vino a España tan derrotada en otros frentes conseguir esa victoria.

Pero bueno, al final nos reímos todos y decimos que en esta familia, siempre alguien se queda con la copa, así que este mundial que gane Argentina (o España) (o Alemania). Eso si, a los locales, a los anfitriones, a los brasileros, ¡que ni se les ocurra ganar!

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets