Anoche mi amigo David Flitterman celebró su cumpleaños en MOMA56 una discoteca en Madrid. Nina y yo la pasamos genial en la fiesta, entre otras cosas porque descubrimos que David Flitterman, norteamericano afincado en Madrid desde hace muchos años, logró juntar a sus amigos y mis amigos. Durante la fiesta la gente estaba especialmente contenta, bailaba con entusiasmo, charlaba incesantemente, bebía, reía. Cuando indagué un poco lo que empecé a notar es que este cumpleaños tenía algo parecido a las fiestas de los años 30 en la que la gente, como se ve en las películas, perdía su patrimonio pero igual se iba de marcha. Porque cuando hablaba con tal o cual invitado me encontraba que todos, salvo uno habían perdido mucho (el que ganaba era un amigo trader que estaba shorteando), algunos ya habían perdido sus trabajos o en el caso de arquitectos o contratistas independientes, se habían quedado sin proyectos. Pero esto no importaba durante la fiesta. Todos tenían ganas de pasar un buen rato. Quizás los momentos de pérdida material sirven para repensar. Luego de pasarse semanas frente a las pantallas viendo como el patrimonio personal se había reducido a niveles de hace 10 años, viene una nueva ola de claridad que te dice, vale, soy más pobre, pero….¿tengo amigos? ¿tengo familia? ¿estoy sano? ¿qué es lo que me hace realmente feliz? Y no se trata de decir que las uvas estaban verdes sino de darse cuenta que mientras uno tiene lo básico la felicidad no pasa por ser más o menos rico. Y los Beatles que empezaron cantando Give money that´s what I want y terminaron cantando Money can´t buy me love lo entendieron muy bien.

Si alguien perdió su casa y su trabajo y está con sus hijos en la calle, en la miseria entiendo que esté realmente preocupado por el dinero. Pero para la mayoría de la gente que vive en un estado de bienestar este no es el caso. Esto no es la Argentina o Latinoamérica en general que ante la crisis la gente no puede pagar el serguro médico y no tiene seguro de desempleo. Aquí ser más pobre puede ser cobrar el paro, cambiarse a una vivienda en la que sus hijos tienen que compartir cuarto (una como el piso de 100m2 en el que crecí yo compartiendo el cuarto con mi hermana Paula), ir de vacaciones en auto a una casa de un familiar y no en avión a un hotel. Es más en muchos casos la nueva pobreza o patrimonio negativo no se nota en la vida cotidiana. Luego de las caidas inmobiliarias hay hoy en día millones de españoles cuyo patrimonio se ha evaporado porque ahorraron muchos años para juntar el 20% del valor de un piso, lo compraron hipotecado al 80% y ahora el piso bajó 25% de valor. Pero para esos nuevos pobres la pobreza no es evidente porque siguen en su casa, siguen cobrando y pagando su hipoteca. Aunque su patrimonio sea 0 o negativo la vida sigue normal, están en su casa. Además para todos los que tenemos una veta ecologista podemos ver algo bueno en la recesión. Luego del default argentino en el 2002 Buenos Aires estuvo más limpia que nunca ya que mucha gente no tenía plata para salir en auto. Si la pobreza es viajar en transporte público el resultado no es tan malo.

En estos momentos, lo que vale destacar es que las cosas más importantes de la vida como la amistad y la familia, no cambian con las subidas y bajadas del patrimonio. Y si había alguien en la fiesta que realmente sabía esto era la madre de David Flitterman que a tres meses de cumplir 80 años se subió al escenario y tocó Jazz de los años 30, el Jazz de su infancia que fue justamente durante los años 30. Escuchar tocar el piano a esta señora de diminuta estatura pero enorme presencia me hizo reflexionar. Mientras las notas se escapaban del piano con enorme rapidez reconocí que durante esta crisis mis preocupaciones me habían alejado de la gente querida. Pensé que mi hijo Leo de dos años no se merece verme así de estresado, tampoco se lo merecen Tom a quien todo el día le estoy diciendo como lo que estamos viviendo es “histórico”, o a Isa que tanto hablé que me preguntó si aún podía pagarle la universidad, o Alexa que está en Columbia y cuando voy a visitarla a NYC no hago otra cosa que hablarle de que está “en el centro del huracán”, o a la pobre Nina que no la dejé dormir durante este último mes despertándome en medio de la noche para ver “como iba Asia”. En medio del concierto lo que sentí es unas enormes ganas de disculparme hacia mis seres queridos por perder el norte del amor. Y mi sensación es que otros de los emprendedores que estaban ahí escuchando a esa noble señora pensaban igual. Nada mejor que una fiesta con viejos amigos, en mi caso algunos de más de 20 años de amistad, para centrarnos en lo fundamental de la vida. Debe ser por eso que la gente siguió haciendo fiestas durante la depresión de los años 30 y por eso que la madre de David nacida en el mítico 1929 nunca paró de tocar el piano para sus amigos. Gracias David por el maravilloso cumpleaños. Gracias por hacernos ver lo que realmente vale.

¡Feliz 50 y tus amigos te deseamos otros 50 igual de felices!

Termino con un video muy apropiado recomendado por Manuel, un comentarista.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

V.M.Nogales en octubre 26, 2008  · 

Manuel en octubre 26, 2008  · 

Martin Varsavsky en octubre 26, 2008  · 

ElPel@s en octubre 26, 2008  · 

joaquin tamames en octubre 26, 2008  · 

Fernanda en octubre 26, 2008  · 

Dani Santi en octubre 26, 2008  · 

Manuel en octubre 26, 2008  · 

FELIX en octubre 26, 2008  · 

Javier Guillén en octubre 26, 2008  · 

Javier Guillén en octubre 26, 2008  · 

Don Mendo en octubre 26, 2008  · 

MMF en octubre 27, 2008  · 

Bruno en octubre 27, 2008  · 

terrapin en octubre 27, 2008  · 

EMartinez en octubre 27, 2008  · 

cova en octubre 27, 2008  · 

R. Martínez en octubre 27, 2008  · 

Martin Varsavsky en octubre 27, 2008  · 

Maria del Mar Baltuzzi en octubre 27, 2008  · 

R. Martínez en octubre 27, 2008  · 

Marcelo Levit en octubre 27, 2008  · 

willdom en octubre 27, 2008  · 

David en octubre 28, 2008  · 

Marcelo Levit en octubre 28, 2008  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets