Para muchos europeos, el estilo de los filántropos norteamericanos evoca una mezcla de admiración y desprecio. Admiración porque Estados Unidos tiene individuos con muchísimo dinero que desean donar una parte importante de sus ingresos para mejorar el estado del mundo. Desprecio porque creen que no se puede dejar en manos de filántropos esta tarea.

Personalmente, creo que es un problema de escalas. El gobierno norteamericano es todavía demasiado mezquino en su ayuda mundial si se lo compara con los estados europeos, pero los individuos norteamericanos son extremadamente generosos. La realidad es que el gobierno de EE.UU debería donar mucho más dinero y que los individuos europeos deberían ser más caritativos.

Aquí, en la Clinton Global Initative, podemos ver a los filántropos norteamericanos en su máxima expresión: es increíble cómo al final de cada sesión aparece uno de ellos anunciando una importante suma de dinero para un programa o un proyecto.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Alejandro Canepa en Septiembre 22, 2005  · 

Alejandro Canepa en Septiembre 22, 2005  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets