Cuando Digg, Techcrunch, Gigaom, u otros hablan de mi o de Fon, las visitas a mi blog o al de Fon se disparan. Pero el domingo el New York Times escribió una larga nota sobre Fon y sobre mi con una enorme foto en la tapa de la sección de negocios y el aumento de las visitas a nuestros blogs fue insignificante. Lo mismo ocurrió cuando Forbes escribió un gran artículo sobre mi y sobre Fon. A pesar que la edición del New York Times del domingo tiene una tirada de 2.3 millones de periódicos, el artículo de tapa solo agregó 200 visitantes únicos a este blog. En cambio, cuando me enteré que Michael Dell usa Ubuntu, lo publiqué en mi blog, el post fue tomado por Digg y recibí más de 50,000 visitantes únicos en mi blog!

Pero, si bien es cierto que existe una gran desconexión entre los viejos y los nuevos medios y que los viejos medios no envían visitas a los nuevos medios, el impacto de una nota en una publicación como el New York Times es muchísimo mayor que el que podría tener un artículo similar en Internet. Michael Arrington puede hacer que muchos lectores visiten tu blog, pero es muy difícil que la gente recuerde dentro de un año lo que escribió Techcrunch y me asocie con eso cuando me vea. Con las ediciones impresas esto es distinto. La gente recordará dentro de un año el artículo de Erika Brown en Forbes. Todavía recibo correos de algunos compatriotas en Argentina que citan un artículo sobre mi que publicó la revista Viva que fue publicado hace más de 7 años. Y ayer seguía recibiendo muchos correos de amigos y conocidos de hace muchísimos años atrás, e inclusive de un profesor mío de la universidad, que habían leído el artículo del New York Times. Eso no es algo que me ocurre cuando los blogs más importantes escriben sobre mi o sobre Fon.

Hay de las viejas costumbres relacionadas a los viejos medios que todavía tenemos muy arraigadas, algo que no ocurre con los nuevos medios, y que quizás explique por qué personas como Tom Friedman todavía no bloguean. Como consecuencia de ello, la reputación de los viejos medios (buena o mala) pareciera ser algo mucho más profunda y duradera que que la reputación que da Internet cuando te convierte en el blog del mes. Cuando John Markoff escribe en papel, las personas leen y “escuchan” lo que dice. Los lectores saben que Markoff tiene gente detrás que chequean lo que escribe y que dedica mucho tiempo de investigación a cada historia que escribe. Lo mismo ocurre en Forbes con Erika Brown y los editores de la revista me llamaron varias veces a mi y a muchos allegados mios para chequear todos los datos antes de publicar la nota.

Así que mientras trato de escribir lo más objetivamente posible en mi blog, al igual que muchos otros blogueros, creo que ninguno de nosotros tiene el tiempo ni los recursos que tienen Forbes o el New York Times. Los viejos medios tienen más dinero para pagar a los periodistas y eso se nota. La prensa escrita, nos guste o no, todavía luce bastante mejor que las pantallas del ordenador. Si bien he sido un ferviente defensor de los nuevos medios por más de 12 años y nunca he invertido en nada relacionado a la prensa escrita, todavía creo que el papel es más creíble que los pixels.

Termino aclarando que este es un artículo que escribí en inglés y que me ayudó Matias a traducir y que en castellano parte de lo que digo es así pero no de igual manera pero no tengo tiempo de escribir de vuelta el artículo en castellano. Digamos que la cultura en español es simplemente diferente a la cultura en inglés y que no todo es traducible y poco se traduce.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

nos_hemos_vuelto_locos? en mayo 27, 2008  · 

ANA en mayo 27, 2008  · 

Mere en mayo 27, 2008  · 

Dario en mayo 28, 2008  · 

Público en mayo 28, 2008  · 

fernanda s en mayo 28, 2008  · 

David en junio 1, 2008  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets