Estoy en la conferencia que organiza el ex presidente Clinton y que comenzó anoche.

Voy a Davos desde el año 2000. Davos era una gran conferencia, pero en los últimos años -quizás gracias al movimiento anti Davos o porque los participantes se aburrieron de tanta charla y pocos resultados-, se había puesto especialmente estéril.

Mi esperanza es esta conferencia que organiza Bill Clinton.

En el año 2003, siendo consejero de la fundación de Clinton, le propuse al ex presidente crear su propio Davos orientado a conseguir resultados. Específicamente, le sugerí organizar una reunión con la gente más poderosa del mundo (¡¡qué mal suena eso!!), con el fin de establecer una agenda de cuestiones a resolver. Anoche, dos años más tarde, empezó esta conferencia siendo exactamente eso, una colección de planes concretos para mejorar al mundo en cuatro áreas: 1) lucha contra la pobreza; 2) control del medio ambiente y del cambio climático; 3) reducción de los conflictos religiosos; y 4) la creación de mejores instituciones mundiales y nacionales.

A diferencia de las conferencias que organicé yo, como el Taller de Atocha, o la Cumbre sobre el Terrorismo, en esta conferencia no hice nada más que participar.

Durante los próximos días iré contando en mi blog si opino que este encuentro realmente termina obteniendo mayores y mejores resultados que Davos. Por ahora sólo puedo decir que la cobertura del New York Times sobre la misma ha sido poca y mala, y esto no es una buena señal.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

alejandro Canepa en Septiembre 16, 2005  · 

Anónimo en Septiembre 16, 2005  · 

Alejandro Canepa en Septiembre 16, 2005  · 

Cesar Calderon en Septiembre 16, 2005  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets