Un comentarista que se autodenomina “cazador cazado” y que yo llamaría cazador casado (para la gran mayoría de la gente que habla castellano se pronuncian igual) me dejó reflexionando con este comentario en el que explicaba las razones por las cuales los cazadores pueden dudar de ser agricultores (por favor no leas este post sin leer el anterior sobre los cazadores y agricultores del amor).

Luego de leer su comentario me quedé pensando seriamente en su explicación de por qué algunos cazadores puedan tener miedo al compromiso y a la paternidad y aunque no esté de acuerdo con su razón hasta el punto de no querer llegar a ser padre creo que merece ser escuchada.

Dijo esto:

La actual discriminación de los hombres ante la ley.
En los divorcios los hombres suelen quedarse sin casa donde vivir y a los hijos suelen ponerles una visita cada dos semanas. Hay muchos que viven en coches en la calle y otros se han convertido en mendigos. Además algunos tienen que seguir pagando la hipoteca de la casa donde ya no le dejan vivir y a los jueces no suele importarles si les queda algo a ellos para sobrevivir. En muchos casos la ex mujer se lleva a los hijos a otra ciudad y el padre no puede ver a sus hijos. En otros muchos se da la paradoja que el padre solo puede ver a sus hijos una horas a la semana y no puede vivir en la casa que él ha pagado, pero el novio de su ex pareja sí puede vivir en ella y estar con sus hijos lo que le venga en gana, incluso es posible que se esté comiendo la comida y bebida que él tiene que pagar y quizás él mismo no pueda permitírselo. Hay mucho más, pero lo dejo aquí.

Este comentario me hizo pensar bastante (aunque se pasó con lo del mendigo) y creo que no es ilógico pensar que la ley discrimina contra el hombre. Especialmente en un país como la Argentina donde no existe el casamiento en separación de bienes. Pero inclusive en España la ley es tan increiblemente a favor de la mujer que si una mujer con hijos se engancha a un amante puede echar a su marido de su casa, quedarse con la casa, los hijos y el amante, y obligar a su marido a pagarle su nueva vida con el amante. En caso de estar casados en separación de bienes estuve viendo que también puede hacer lo mismo salvo que la casa eventualmente es del marido pero esto el dia que los hijos sean mayores de edad. Además está el tema de las visitas que es tristísimo para los padres comprometidos. Las cortes en la gran mayoría de los casos le dan la custodia de los chicos a las mujeres cosa que puede o no ser buena pero lo que sin duda me parece terrible es que limitan mucho las visitas a los hombres. El partido socialista introdujo la custodia compartida pero esta se puede conseguir solo de común acuerdo que es como decir que nunca porque rara vez la mujer está de acuerdo. Con este sistema legal no me sorprende que muchos prefieran seguir cazando. Inclusive para los que quieren probar la convivencia en algunos paises hay una presunción de matrimonio es decir que las cortes construyen un matrimonio aunque no lo había y obligan a los hombres (y en raros casos a mujeres) a pagar pensiones. Esto también es un impedimento para tratar de cambiar de estilo de vida.

En la vida de un hombre trabajador existen dos momentos en que la fé tiene que ser ciega para firmar, una es cuando se casa y otra cuando se hipoteca. Lo de las hipotecas también es curioso, cuesta creer que haya tanta gente dispuesta a meter todos sus ahorros dejando por ejemplo el 15% de depósito en una vivienda que si baja 20% como está ocurriedo en USA y en España estos simplemente se evaporan y el patrimonio se pone negativo.

Supongo que en este sentido los cazadores sin esposa y sin hipoteca viven más tranquilos, que cualquier hombre racional que estudia en detalle un contrato matrimonial y que es el que más trabaja tiene que tener una fé ciega o amor ciego para firmar. Porque aunque en casos que la mujer gana más que el hombre, cada día más comunes, es raro que la mujer tenga que pasarle pensión al hombre. Quizás esto explica por qué inclusive tanta gente casada en España no tiene hijos. En un matrimonio sin hijos la separación puede ser complicada a nivel financiero pero en general se vende la vivienda y se reparte el dinero. Los hijos hacen de las madres las dueñas efectivas de la vivienda. Por otro lado con el machismo predominante por el mundo de habla hispana los hijos hacen también a las mujeres las niñeras y asistentas y con el macho ibérico al lado pocas quieren tener esa ocupación y se niegan también a tenerlos (en España la población nativa decrece en número y si no fuera por los inmigrantes España en si estaría envejeciendo y desapareciendo como país).

Hoy en día más del 50% de la gente que se casa se divorcia y las hipotecas en España han sido un gran negocio durante los últimos 10 años pero en los 10 años anteriores fueron un negocio muy malo y ni hablar de la Argentina donde la propiedad inmobiliaria en dólares vale ahora lo mismo que hace 15 años. En fin, leyendo al cazador casado me di cuenta que todos los que se casa e hipotecan se meten en dos arreglos de alto riesgo que solo la embriaguez del amor nos puede haber hecho tomar.

Termino diciendo que sigo creyendo en el amor profundo, en las parejas, en el matrimonio y en la paternidad. Además creo que inclusive en el divorcio uno puede encontrar maneras de llevarse muy bien como yo me llevo con mi ex esposa y seguir criando hijos con mucho amor. Pero justamente si tengo un blog es para escuchar otros puntos de vista y creo que el cazador casado tiene un punto de vista que merece ser escuchado y que es hora de revisar los derechos de los hombres que quieren realmene ser padres. O dicho de otra manera que las mujeres no pueden estar por la igualdad de derecho y no la igualdad de las obligaciones que significaría que en caso de divorcio se tiene que vender la vivienda matrimonial y no insistir que quede con la madre mientras el padre paga hipoteca, gastos y pensión y rara vez puede ver a sus hijos.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Juan Tolentino en enero 14, 2008  · 

El tema de los divorciados mendigos no es ninguna exageración. Te lo digo por experiencia propia. Y por conocidos, que lo tenían todo, y al divorciarse la mujer se quedó con todos los bienes (casa, coche y los ahorros del marido).

pablo en enero 14, 2008  · 

Aunque estoy de acuerdo en que el padre se encuentra en una posición muy débil respecto de los hijos en caso de que la relación acabe, en lo que se refiere al régimen jurídico en España, creo conveniente hacer una matización y una corrección:
La primera se refiere a la custodia compartida:

Art. 92.8 C.Civ:
8. Excepcionalmente, aun cuando no se den los supuestos del apartado cinco (que es el que exige que los cónyuges estén de acuerdo en el establecimiento de la custodia compartida) de este artículo, el Juez, a instancia de una de las partes, con informe favorable del Ministerio Fiscal, podrá acordar la guarda y custodia compartida fundamentándola en que sólo de esta forma se protege adecuadamente el interés superior del menor.

En segundo lugar, el exmarido cornudo no tiene que mantener a su ex que vive con el amante:

Artículo 101 C.Civ.
El derecho a la pensión se extingue por el cese de la causa que lo motivó, por contraer el acreedor nuevo matrimonio o por vivir maritalmente con otra persona.

Lo que sí que persistirá es la obligación de sufragar los gastos de los hijos, con independencia de la vida que lleven sus padres, lo que es lógico, pues poca culpa tienen ellos de los devaneos de sus progenitores. Y por lo general, ese pago a los hijos lo gestionará la madre, pero (al menos en teoría) ese dinero no es para ella.

Erika en enero 14, 2008  · 

Martín y Lectores: en contrapartida al comentario de “cazador cazado”, invito a leer el artículo periodístico
“NUEVA DIVORCIADA”, “NUEVA POBRE”
(lunes 9 de julio de 2007).
Como no tiene link directo, hay que buscar el séptimo título-link en esta página:

http://www2.minutouno.com/1/vnc/buscador.vnc?s=zafar&page=2

Erika en enero 14, 2008  · 

Como el link anterior está dificil, pego aquí el artículo que menciono:

“NUEVA DIVORCIADA”, “NUEVA POBRE”
Un alto porcentaje de las mujeres que forman la legión de “nuevas pobres” son aquellas que por divorcio, abandono o viudez han cambiado su estado civil. Si bien se supone que la ley protege a la mujer, en la práctica, solo es un bleff. Más allá de que con suerte (y con un buen abogado) pueda conseguir una división de bienes más o menos justa, es prácticamente una utopía que el “ex” cumpla con la cuota alimentaria en tiempo y forma. Si el tipo es monotributista o cobra una parte (o todo) del sueldo en negro, obviamente va a negar u ocultar su realidad para pasar la menor cantidad de dinero posible. La filosofía típica del argentino separado es zafar con una guita básica que asegure que los chicos puedan ir al colegio, tengan obra social y punto.
 
Una vez divorciada, a la mujer no le queda otra que arreglarse por su cuenta, o sea, con su sueldo, que por lo general es mucho menor que el del ex. Ésta es un típica situación perversa: mientras está casado, el marido le exige a la mujer que no descuide el hogar ni a los chicos, porque para “pagar la olla” está él. Mientras dura el amor esto está muy bien, pero si hay divorcio, lo único que queda es un “ama de casa sin experiencia” a cargo de los hijos, los gastos y los impuestos, que tiene que inventar tiempo y “mosca” para que no se le vaya todo a la mierda. Esta mujer se transforma (salvo que tenga una familia que la banque), en una “nueva pobre”, en una esclava atada a su magro ingreso fijo, en un ser sin capacidad de movimientos.
 
¿De dónde van a sacar energía para inventar un negocio, para pensar en cómo auto reciclarse con el stress y el cansancio que significa llevar una casa adelante siendo madre y padre a la vez? ¿Qué maestra, por peor sueldo que cobre, va a arriesgarse a perder la antigüedad o la obra social?
 
Estas maestras, igual que tantas médicas o enfermeras, o empleadas de oficina, no sólo están frustradas por una carrera poco estimulante y mal paga, sino también agotadas, ya que terminan cumpliendo dobles jornadas u horas extras para estirar un poco el sueldo.
 
Como si esto no fuera suficiente, a eso de las seis de la tarde tienen que dar la vuelta como la mujer maravilla para convertirse en un ama de casa harta y con cara de traste, lo cual es lógico. ¿Qué mujer puede evitar la alienación en estas circunstancias? ¿Cuál de ellas puede transitar una sonrisa el múltiple rol de trabajadora, madre y padre en simultáneo?
 
Y lo peor es que esto no es lo peor: el “ama de casa tradicional” que nunca ha trabajado “afuera”, esa mujer sin experiencia que tiene que salir después de los 30 años a buscar laburo por primera vez, necesariamente debe optar por las tareas peor pagas, ésas que nadie quiere hacer porque se gana poco o trabaja demasiado.
 
Para poder manejar sus horarios y cuidar a los chicos (porque pagar una mucama es imposible), las minas que quedan atrapadas en este mundo de soledad, de “no hombre”, de hijos que necesitan cosas tienden a dedicarse a algunos rubros como la venta directa (de cosméticos, de filtros de agua, etcétera) o al trabajo en casa (haciendo tortas, arreglando ropa, etcétera), “negocios” que reditúan poco y nada y jamás brindan ningún tipo de beneficio o de protección social. Pobres, sin marido y con la “mochila” de los hijos, terminan circulando por una realidad de alienación constante: cuando no están planchando, están bañando a los chicos, cuando no están limpiando la casa, están cocinando para afuera o corrigiendo la tarea. Devenidas en dramáticas superheroínas abocadas exclusivamente a satisfacer “necesidades básicas”, está de más decir que, para estas nuevas pobres, la igualdad de hombres y mujeres es un chiste de humor negro, una idea ridícula que ni siquiera tienen tiempo de refutar.

Lunes 9 de Julio de 2007 00:00
Mundo Chiche

ANA en enero 14, 2008  · 

Martín is at home in Madrid haciendo profunda reflexión filosófica sobre los errores cometidos por el sexo feo durante el curso de la vida.
Dicen que a veces cuando está nublado la resolana insola peor.
Esto lo digo porque cuando yo fuí estuvo siempre nublado y parece que a este muchacho la resolana de Punta le ha hecho mal.O quizás cuando estuvo él el astro rey brindó sus generosos rayos.
Quiere que todo el mundo se ponga a sembrar ,como es emprendedor será porque la soja está por la nubes.Está partidario de la siembra directa,convencional etc etc con tal que eso aumente la producción.

rvr en enero 14, 2008  · 

Si son padres responsables, ¿no se debería hablar más bien de “agricultores cazados”? Los cazadores casados, según la definición del artículo anterior, serían los que a pesar de estar casados y tener niños, van de flor en flor.

Alejandro Martínez en enero 14, 2008  · 

A veces, sinceramente, el divorcio es la mejor solución. Mis padres se divorciaron hace 2 años (tenía yo 16) y desde ese día he sido mucho más feliz :)

ilusa en enero 14, 2008  · 

… ya me parecía raro…demasiado “romanticismo”… la conversación giró al tema económico… y yo que quería que Martín escribiera algo sobre cuáles cree son las cosas verdaderamente importantes, de las cuales depende “la felicidad” de la gente… :–(

Saludos !
(igual siempre es interesante leerlos a todos :–)

pd: estuve viendo un post, “Volver a los 17″, no lo había leído… me conmovió. Se los recomiendo a quienes no lo leyeron, ayuda a comprender mejor la historia de nuestro país (Arg.) a través de la historia personal de Martín, contada maravillosamente )

Marco en enero 14, 2008  · 

El psicologo de Harvard Dan Gilbert, en su libro “Stumbling on Happiness”, explica lo malos que en general somos para predecir aquello que nos hace felices. Dos de sus ejemplos son el dinero y los hijos. En el caso de los hijos explica como la falsa creencia de que los hijos son fuente de felicidad es necesaria para una sociedad estable. Tengo tres hijos y, al ser pequenios, vivir lejos de nuestras familias y no contar con mucha ayuda, mi vida y la de mi mujer gira en gran medida a su alrededor. Si me preguntan que me hace feliz siempre estan primeros en la lista. Aun asi, entiendo las razones que esgrime Gilbert: imaginar lo contrario iria contra la esencia de la sociedad en la que vivo. Por eso, quizas la palabra no sea felicidad sino “proposito” (o imperativo biologico?). Todo esto para decir que, aun siendo agricultor, tengo amigos cazadores y, hay dias, en que doy todo al mejor postor para cambiar de piel aunque seguramente al par de dias daria todo para volver a mi vida actual. Creo que hemos fallado en construir una moral que permita estas idas y venidas. Tambien creo que vamos en buen camino y que esto tambien esta cambiando.

En el link siguiente se puede encontrar uno de los graficos que usa Gilbert que vincula estado marital con satisfaccion marital.

Silvia MV en enero 14, 2008  · 

Yo conozco agricultores cazadores, y hacen a perdiz, liebre y labranza de viñas.

Hay de todo como en botica, fantástico para poder reflexionar sobre todo.

jaime en enero 14, 2008  · 

bravo Erika. Creo que en esta ocasión Martín estaba proyectando. Siempre hay dos caras para toda historia, yo también creo que en los divorcios los primeros afectados son los hijos, y en segundo lugar aquella parte con menores ingresos económicos, independientemente del sexo.

Manuel en enero 14, 2008  · 

Pues lamentablemente, en la inmensa mayoría de los casos de divorcio ocurren estas cosas…

Los motivos quizás los encontremos en la mala leche que gastamos por aquí, y en que cuando el divorcio llega a nuestras vidas (hablo en general, yo no estoy divorciado) la relación se ha deteriorado hasta extremos insospechados y estamos en un punto donde lo único importante es ‘putear’ al otro…

Un antiguo jefe se separó de su mujer, teniendo dos niños… todo fue de mutuo acuerdo, acordaron la custodia compartida e incluso él se buscó una casa cerca de la antigua para que sus hijos pudiesen quedarse con él a dormir, o durante varios días, sin problemas…
E incluso su mujer le llamaba, cuando tenía algún plan, para pedirle que se quedase con los niños.

Cuando le pregunté porqué se había separado, simplemente me dijo… ‘cuando algo no puede ser, no puede ser… y es absurdo alargarlo’.

Así que en este caso, dos personas adultas y racionales, sí que supieron darse cuenta de que su relación no iba a ninguna parte y decidieron hacer lo mejor para todos antes de llegar a un punto donde la razon ya no tuviese cabida.

Pero en la mayoría de los casos, por culpa de uno o de otro, o incluso de ambos, las cosas no son así.
En la mayoría de los casos, se aguanta la relación por medio de mentiras, y se hace creer a la otra persona que no pasa nada mientras uno, o una, busca consuelo en otros brazos. Así que cuando llega el momento de levantar las cartas, una de las partes se encuentra con que la otra ha hecho trampas y ha jugado con ventaja…
O también, sucede que la inmadurez de algunos individuos les imposibilita para asumir que ‘lo que no puede ser, no pueder ser’, y decidan tomar venganza en lugar de rehacer sus vidas.

Así que si al trauma de un divorcio le sumamos las mentiras, el sentimiento de haber sido engañado, la mala leche, la inmadurez (cada vez mayor en la población) y como colofón una hipoteca que se lleva el 50% de nuestros ingresos conjuntos… pues acabamos teniendo leyes injustas, y hombres que ven cómo sus vidas se van a la mierda.

Aunque el texto de Erika (#4) también nos muestra otra víctima más del divorcio… sobre todo ocasionada por la mala fe de algunos hombres, o por la necesidad.

A mi modo de ver, lo que aquí falla es la ley la Administración.
La primera porque es injusta, discrimina a una parte en pro de la otra y además quita derechos…

Yo creo que en el momento de llegar un divorcio, como sociedad que es se debería de cancelar y que se repartieran equitativamente los bienes. Es decir, se coge el piso/casa/chalet y se pone a la venta para que los beneficios se repartan y ambos cónyuges puedan empezar de nuevo.

Y la Administración, proveer de los medios necesarios a ambas partes para que ese ‘comenzar de nuevo’ fuese posible. Si la madre necesita, por ejemplo, ponerse al día para buscarse un trabajo, que se le otorguen ayudas y cursos para que sus hijos no pasen necesidades mientras ella se recicla y vuelve al mundo laboral.
O incluso cuando el cónyuge, como en el caso que nos expone Erika (#4), no pase la pensión alimenticia, que la Administración reaccione y ponga los medios necesarios para que la otra parte pueda subsistir, y para investigar si realmente la otra parte está recibiendo su salario en negro.

Claro, que todo esto es complicado… mucho más que hacer leyes injustas o populistas, donde para arañar unos cuantos votos o simpatías, se condena a una parte a ver cómo lo pierde todo.
Y ya sabemos que nuestros políticos son más de acciones populistas, que de acciones efectivas.

Juan Carlos en enero 14, 2008  · 

Martin, no se paso con lo del mendigo…

ANA en enero 14, 2008  · 

ERIKA:tu descripción es exacta ,brillante!
Si lo sabré,por años hice derecho de Familia y me la pasé tratando de conseguir unos porotitos más para las pobres divorciadas.Luego nadie pagaba las cuotas,con la crisis estas ni se veían.Los prósperos eran los más mañeros porque escondìan con más recursos.

Martin Varsavsky en enero 14, 2008  · 

Pablo,

De acuerdo con el espíritu de lo que se dice, pero como se sabe que el dinero va a los hijos si no hay que rendir cuentas? Y además se puede perfectamente tener pareja sin convivir.

Ruben en enero 14, 2008  · 

cazado y casado no se pronuncian igual… Eso es por porque se ha pronunciado mal la z que foneticamente seria [c] como “cena” que no es lo mismo que el rio Sena… no se si se ha entendido..

Juan Navidad en enero 14, 2008  · 

Hola Martin,

Leyendo la retahíla de problemas en que uno se mete cuando se casa y engendra hijos, a cualquiera que tenga problemas le sirve de analgésico. De todos modos, como ya me conoces y siempre le saco punta a todo -quizás por ello ya no me respondes mis correos ni siquiera los de tipo solidario- tengo varias cosas que añadir:
-el modelo de pareja-familia que das es el de tipo Hollywood: dos personas se conocen, se casan firman una hipoteca y se ponen a tener hijos a destajo
-existe un “periodo de reflexión” similar al de las vísperas de los procesos electorales que yo recomiendo a las parejas recién unidas: esperar un tiempo antes de hacer hijos (puede que la persona con la que estáis no sea la madre/padre ideal para vuestra deseada familia). Con los medios con que contamos hoy en día, este esfuerzo no implica dejar de practicar sexo -puede que todo lo contrario-.
-hay una alternativa al matrimonio, que es de verdad comprometida. Se llama conviviencia. Dos personas que se quieren de verdad se unen, sin firmar nada, yéndose a vivir juntos y dejando con la boca abierta a sus familiares. Si a alguien le da un jamacuco (nunca había escrito esta palabra tan divertida) que se fastidie :P . La convivencia tiene dos inconvenientes: se puede romper en cualquier momento y por ello recomiendo a los dos seguir tabajando para no quedarse en fuera de juego y, por otro lado, se puede tener hijos, pero siempre que tengamos claro que la otra persona la vemos apropiada a nuestro modelo de pareja/familia.

El gran problema de crear una pareja alternativa es que la mayoría de las personas tenemos metido el microchip de Hollywood, de que la felicidad empieza cuando te casas. Por desgracia, incluso tras una gran convivencia, la felicidad termina en la iglesia, el juzgado o el ayuntamiento :)

Moraleja: convive y sé feliz. Al fin y al cabo, las bodas no son más que un negocio aburridísimo….

Saludines,
Juan Navidad
http://www.lacasadeltrueque.es

Ernesto en enero 14, 2008  · 

Ruben: el habla mayoritaria (la de sudamerica) no distingue entre c,z y s, eso permite el juego de palabras de Martin.

Gustavo en enero 14, 2008  · 

pregunto.

” “negocios” que reditúan poco y nada y jamás brindan ningún tipo de beneficio o de protección social.”

Para que la palabra negocio sea, NEGOCIO y no “negocio”, todos tenemos que apuntar a vender un poco de humo en la web ?…

Si uno se toma el tiempo para evaluar contratos de casamiento y/o hipotecas, no termina poniendo el gancho. Casamiento, es el ultimo acto, el ultimo gesto, de la adolescencia. Estoy casado y feliz, pronto espero prolongar mi vida por medio de hijo/s. No creo en el amor eterno , y menos aun amor que duren 100 años o 20 o 10 0 5. Soy bien ateo gracias a dios !!!. La vida es jodida, cortita,pero linda y unica, por donde se la mire.

Nicolás Mango en enero 15, 2008  · 

Sin dudas lo PEOR que le puede pasar a un padre es no ver a sus hijos como quisiera y como le corresponde, todos los días. Porque es su padre. No sólo es su padre para mantenerlos económicamente.

En cuanto al artículo que publicó Erika, me pareció muy feminista realmente. No quisiera casarme con una mujer que piensa como quien escribió eso.

¿Por qué? Es simple. En el supuesto caso de la víctima (tal como está expresado ese texto) tiene que crear negocios para poder mantenerse, porque el padre le paga la comida y los colegios de los niños, además de LA CASA DONDE VIVE. La mujer debe conseguir un trabajo que y ser “la mujer maravilla” para transformarse a las 6pm y ser madre.

Ahora yo pienso… como un joven quien desea tener hijos algún día pero que no confía en la mujer por encontrarse con cosas como las del texto. ¿Qué me pasaría a mí en ese caso? Simple. Tengo que estar obligado a tener un buen ingreso mensual, porque no sólo debo pagar los colegios y comida de los niños a quien amaría, sino que además pago la casa donde ella vive con los chicos, además de MI casa que TAMBIÉN debería pagar, y como si fuera poco… cuando llego a mi “casa” (digo así porque jamás será mi hogar) no tengo la suerte de encontrar a mis hijos que me abrazan y cenan conmigo todas las noches.

¿Cuál de los casos es peor? Yo creo que sin dudas el último. ¿Por qué dije que no será nunca mi hogar ese lugar? Simple, porque no estarían mis hijos, que son lo que transforman una vivienda en un hogar.

Saludos.

NiCo =)

zahorin en enero 15, 2008  · 

Muy interesantes los distintos puntos de vista. Como siempre Martín. ¡Enhorabuena!
Algunas frases del artículo que adjunta Erika me han hecho reflexionar.
“Si bien se supone que la ley protege a la mujer” “..es prácticamente una utopía que el “ex” cumpla con la cuota alimentaria en tiempo y forma…”. “…el marido le exige a la mujer que no descuide el hogar ni a los chicos, porque para “pagar la olla” está él”. Etc.
Estas frases me parecen muy machistas y victimistas. La mujer es una persona adulta y completamente capaz de tomar sus decisiones, sin tener que obedecer a su marido. Con el suficiente talento y dignidad para sobrevivir por sí misma, sin depender de otros, si no lo desea.
En mi opinión la mejor solución es la custodia compartida para que ambos padres tengan las mismas oportunidades. Y si uno tiene más habilidad para ganar dinero el otro lo puede compensar siendo más amable, cariñoso, etc. También es difícil, y muy duro para los hombres. Muchos también tienen que hacer tareas muy duras, que no les gustan e incluso peligrosas. Por eso son hombres la mayoría de los que sufren accidentes laborales graves y mortales. También son hombres los que mueren en las guerras y no creo que les guste. Yo mismo he realizado trabajos desagradables de más de 60 horas a la semana y no me pagaban ni para subsistir. Además nunca tuve la alternativa de encontrar una mujer que me mantuviera. Y si lo hubiera hecho me hubieran considerado una mala persona.

miguel parada en enero 15, 2008  · 

personalmente. yo tengo el caso de un amigo que se caso con un apartamento ya comprado, de su propiedad. se caso con su señora y tuvo un hijo. Su sopresa fue un dia que en su casa habia otro hombre, su sopresa es que de pronto estaba viviendo en casa de su madre. tratando de pagar su vida, la de su esposa, su hipoteca y las dietas de su hijo. Para poder pagar todo esto se traslado a Madrid, por lo que su esposa le denuncia por no poder cumplir su regimen de visitas, basicamente para que su ex-esposa pudiera irse de copas con su pareja.

Pareja que vive en el apartamento de su propiedad, apartamento el cual paga hipoteca, como hipoteca es pagar dietas a su esposa y etc…

El ha planteado vender el apartamento y repartir el dinero por igual, pero no hay forma. y asi estan las cosas. Mi amigo es un mal padre por tener que desplazarse a un lugar donde ganar mas dinero y pagar todo aquello, por no poder cumplir el regimen de visitas etc..

a dia de hoy tiene prohibido por ley el visitar a su hijo. Otra cosa es que su “santa” le llame para endosarle al hijo cual mueble cuando ella decide irse de viaje.

La vida es injusta e hijos de … hay muchos.

Erika en enero 15, 2008  · 

A Nicolás Mango:
menos mal que no querés casarte con la mujer que escribió el artículo, porque es un hombre: Chiche Gelblung. El artículo “Nueva pobre”, “nueva divorciada” es de su columna en http://www.minutouno.com, diario digital que dirige. Es un muy buen periodista y maneja buena información.

Sil en enero 15, 2008  · 

Leyendo muy a las apuradas estos dos posts (y algunos comentarios) donde claramente se marcan las diferencias de género, más que `naturales´ diría yo, y sin ponerme demasiado seria, llego a la seudo-conclusión que: que bien que nos engañamos con el tema de la igualdad, o las políticas de las diferencias, que no podemos ser iguales, no lo somos (por suerte..), tenemos que tener lo mismos deberes, derechos y obligaciones sin duda, pero en la mayoría de los comentarios se nota cierto rencor, resentimiento de unos hacia otros (hombres y mujeres) `quemados/as´, se empieza a juzgar a unos de machistas a otras de feministas, y la cosa es dificil para los dos, hay hombres que la pasan mal y sufren en los divorcios por mujeres que le hacen la vida imposible o que toman los hijos como escudos (etc. miles), y hay mujeres que la pasan aún peor por un montón de cuestiones más, pero cada caso es un mundo…

Siempre menciono a un hombre que con una sola frase dijo todo, en un momento de ceguera y odio total: `no sé donde voy a ir, pero todos tenemos que estar bien´ y sobretodo los hijos, agrego yo, así que esos reclamos de `te quedaste con la casa, los chicos, y otro hombre´ me parecen más reclamos de cuestiones mal resueltas que de injusticia hacia los hombres, porque el `todos tenemos que estar bien´ me parece lo más saludable.
y con gente que piensa, se puede lograr. sobretodo descentrándonos y pensando en uno por uno: 1º¿Qué les hace bien a los hijos? , 2º ¿que quiero yo? , 3º ¿que quiere él/ella?

Martin Varsavsky en enero 16, 2008  · 

Miguel Parada,

Cada ves me estáis convenciendo mas que la ley favorece demasiado a la mujer.

Fernando en enero 16, 2008  · 

Pablo, es cierto que el hombre divorciado deja de tener algunas obligaciones si su exmujer se casa o vive con alguien. El problema es que justo para evitar eso muchas no se casan y viven con su nueva pareja sin formalizarlo de manera alguna o directamente ocultándolo, lo que plantea insalvables problemas de prueba para el exmarido (por ejemplo, el nuevo sigue empadronado y con domicilio fiscal en otro sitio).

eyelock en enero 17, 2008  · 

El divorcio es un conflicto entre dos personas y lo que está en juego son los sentimientos. Hombres o mujeres, de su madurez y de su deseo de que los hijos no sufran es de donde tiene que salir todo lo demás.

¿El hombre libre de ataduras es un cazador y cuando se casa se convierte en cazado? Pues qué distintos (y sexistas) conceptos se caza. ¿El hombre “caza” ligues y la mujer, maridos? Puagggg. Hasta a los que os creéis más modernos os pierden los lugares comunes.

Odio la expresión “cazar” cuando se habla de matrimonio, que se aplica sobre todo en referencia a las mujeres, esas arpías que cazan a los hombres para quedarse embarazadas adrede y robarles la casa y los hijos. Ufff, si ése es el espíritu, por favor, seguid desparejados. Nadie “caza” a nadie, dos personas se juntan y muchas veces son ellos los que más insisten en casarse. Ya está bien, co*o.

Y respecto de los divorciados y divorciadas, quien quiere hacer daño, lo hace, independientemente de si sus cromosomas marcan XX o XY. Sé que los ejemplos personales no sirven para nada, pero qué narices, esto es un blog personal. Todavía estoy esperando desde hace ¡¡17 años!! a recibir alguna de las 25.000 miserables pesetas que el juez decretó como pensión para mi hijo. No para mí, para el hijo. Todavía estoy esperando desde hace más de ¡¡tres años!! que una sola hora de las 8 entre semana, fines de semana alternos, mitad de semana santa y un mes en verano, sólo una hora, la pase el padre con su hijo, aquel al que quería tanto y por el que iba a pelear a muerte. ¿Eso cómo se come? ¿Extrapolamos esto a todos los hombres?

Porque entonces nosotras tampoco queremos ser cazadas, no señor. Como decías el otro día, hay mujeres que renuncian a cualquier hombre a la espera del príncipe azul. Pero no es así. A lo que renuncian es a besar ni un solo sapo más. A los príncipes azules no se les espera, no existen. Existen hombre interesantes (o no).

Quien quiere a su hijo de verdad, sin egoísmos, no pelea. Quien ha sido un mal marido/esposa difícilmente será un buen ex. Y pocos jueces fijan ya, a estas alturas, pensiones para las ex mujeres. Eso es del siglo antepasado.

Lo siento, me quedó largo, pero me salió del alma.

Marco H. en enero 17, 2008  · 

Sin ánimo de resultar machista, a día de hoy la legislatura vigente en España favorece en gran medida a la mujer, y no solo en caso de divorcios.

En tiempos no tan lejanos (apenas 30 años), que una mujer se “quedase” embarazada era objeto indiscutible de boda-penalti, lo cual “condenaba” al hombre a vivir con dicha mujer el resto de su vida.

Hoy día, cualquier pareja joven se “autocondena” de por vida a pagar una hipoteca (hasta el 70% de su sueldo mileurista durante 40 años). En caso de que la mujer se “quede” embarazada, y tenga un hijo, la legislación actual le otorga los mismos derechos en materia de separación que si estuvieran casados, lo que a fin de cuentas implica que el hombre se ve obligado a vivir con dicha mujer, al menos hasta la mayoria de edad de su hijo.

El tiempo ha pasado, la gente evolucionado, pero han cambiado las cosas?

Lorena en enero 17, 2008  · 

Hablais de las mujeres como si fueramos una hipoteca!!! Madre mia!!! ¿tan caras salimos chicos????

Algunas somos mas modestitas XDDDDD

alegret en enero 17, 2008  · 

Como Abogado que tramita divorcios hay algo que no me puedo explicar y que atenta contra los principios básicos y generales del derecho y es el siguiente: si el matrimonio es un contrato -especial, pero contrato- sólo ha de poder resolverse alegando y probando alguna causa de resolución de los mismos.
Sin embargo, aquí se deja al libre albedrío de cualquiera de las partes instar el divorcio sin la posibilidad de alegación de causa. Se ha eliminado el elemento culpabílistico -por ejemplo, el adulterio- que cuando se alegaba y probaba, privaba al cónyuge culpable de la legítima que le correspondiera. He visto casos en que como consecuencia del adulterio -de la mujer en este supuesto- el otro cónyuge ha instado el divorcio sin poder acreditar la culpa del otro con lo que la legítima y los demás derechos sucesorios permanecen inalterables.
Es que siempre queremos ser los mas modernos.

Alejandro Z. en enero 18, 2008  · 

Erika, Ana, etc… veo con preocuapación la incapacidad de reconocer algo básico.

Nadie duda que las mujeres pueden tener realidades muy dificiles, pero el tema original planteado por Martin fueron los derechos de los hombres muchas veces avasallados.

Por que desvian el tema con tanta rapidez??? Es imposible que vean que lo que plantea Martin existe? que el hombre que se separa no es siempre satanás y que puede salir muy perjudicado en un divorcio? no puden abandonar por un momento la postura extrema de victimizar SOLO a su genero???

La realidad es amplia y compleja para ambos sexos… sería mejor si hicieran un esfuerzo por ver los matices, y entender que plantear los derechos de un hombre no es atacar a la mujer.

Erika en enero 20, 2008  · 

Hola Alejandro Z. y a Todos:
mi intención fué comparar una información, publicada por el reconocido periodista Chiche Gelblum, que tiene la característica de ser contracara de la información que llegó a Martín Varsavsky. De hecho yo no emití ningún juicio de valor al respecto. Me parece interesante cómo muchos proyectan desde su interpretación y opinión, una actitud defensiva, en vez de plantear cómo podríamos encarar esta cuestión con miras a encontar soluciones para beneficio de todos. Hay muchas realidades nuevas que requieren soluciones nuevas, en todos los planos.
Saludos!

Alejandro en enero 21, 2008  · 

Excelente reflexión Martín… Y buena analogía al compararlo con una hipoteca, excepto por varias salvedades:

1- Una hipoteca es por el valor de una vivienda (en esta analogía)… Mientras que en el caso del matrimonio hablariamos de vivienda y muchos más extras: manutencion, compensación, coche, mobiliario…. y un largo excetera dependiendo de cada caso en particular.

2- Aún aceptando que la vivienda pudiera bajar un 20% o incluso, una auténtica ruina económica para el país, el 50%! Tan sólo sería eso. En cualquier caso las pérdidas serían muy inferiores a lo que se puede llegar a perder por un matrimonio. En ocasiones no solo todo el patrimonio, sino tambien adquirir unas deudas que en caso de no poder pagarse pueden llevar a la carcel (se han dado casos de jueces que han mandado a la carcel a hombres que, por haber perdido el trabajo u otras razones, no han podido hacer frente a los pagos).

3- Por supuesto, en el caso de personas que hayan obtenido importantes ingresos durante el matrimonio, las pérdidas pueden llegar a ser multimillonarias, pero como en este caso entiendo que seguiría quedando dinero suficiente para vivir no veo el caso tan preocupante ni de lejos (hay una tremenda diferencia entre quedarse con la mitad de mucho, a quedarse con deudas que superen a los ingresos). No se trata de hablar de cuánto puede llegar a costar un divorcio, sino de la desproteccion y situación de injusticia en la que puede llegar a quedar un hombre en muchos casos.

4- A estas terribles pérdidas económicas hay que unir el componente sicológico que no quiero ni imaginar como debe ser en el caso de un marido engañado y maltratado tanto por su ex pareja como por los tribunales, así como el gran cargo de conciencia de haber cometido el error de haberse casado en primer lugar.

Enamorarse ciegamente es muy bonito pero, siguiendo con la analogía, quizás no estaría de más aplicar al menos el viejo criterio de sólo invertir en bolsa aquel dinero que no vas a necesitar y no casarse si no dispones al menos de recursos suficientes para aguantar el posible golpe de perder una vivienda, mantener una familia y aún así poder seguir viviendo holgadamente… Y con mucha más razón habría que aplicarlo si tenemos en cuenta que las probabilidades de divorcio son infinitamente mayores que las de que suceda un desplome bursátil de proporciones similares.

En otras palabras, o te SOBRAN un mínimo de 500.000 euritos, o desde cualquier punto de vista racional casarse es una auténtica locura… SI ERES HOMBRE ;-)

Alejandro en enero 21, 2008  · 

El artículo que pusiste es interesante, y tal vez pueda reflejar alguna situación concreta y real. Pero lamentablemente son más los casos en que el perjudicado es el hombre.

Cualquier injusticia es mala, y al igual que pienso que la ley debe intentar proteger a la mujer desfavorecida creo que es de PERSONAS justas reconocer que una ley que directamente favore a un sexo en particular incluso a costa de usurpar todos los derechos del otro, es sencillamente INJUSTA.

De todas formas vivimos en sociedad, esa es la ley que hay, y la acepto. Si decido casarme ya se a lo que atenerme… Pero luego que no se hagan los tontos al preguntarse porqué razón bajan los índices de natalidad o porqué, por regla general, suele ser la mujer la que tiene más ilusión por casarse y el hombre el que suele tener más miedo al compromiso (REPITO PARA L@S SUSCEPTIBLES: “por regla general” y “suele”).

Ah, y tampoco creo que necesariamente por pertenecer a un sexo haya que pensar de una forma determinada (aunque sí creo que es un factor influyente en gran medida). Lo digo por el comentario que haces a Nicolás Mango:

” menos mal que no querés casarte con la mujer que escribió el artículo, porque es un hombre: Chiche Gelblung. ”

Mientras que él, sin embargo, nunca asumió que fuera hombre o mujer:

” En cuanto al artículo que publicó Erika, me pareció muy feminista realmente. No quisiera casarme con una mujer que piensa como quien escribió eso. “

Alejandro en enero 22, 2008  · 

Mi comentario, en el numero 34, se me debió olvidar poner que estaba dirigido a ERIKA y al artículo que puso aquí.
Bueno solo eso, un saludo

Erika en enero 22, 2008  · 

Alejandro, coincido con tu lectura de mi respuesta, seguramente leí y contesté muy rápido.
Mi opinión es que nadie tiene la obligación de enamorarse, casarse o tener hijos. A quien se embarque en estas aventuras le conviene saber los riesgos reales que deberá enfrentar, y creo que todos somos hoy bastante ignorantes al respecto. Sobre todo con el tema de los hijos, creo que lo más realista es contemplar antes la posibilidad de tener que criarlos sin pareja, porque hasta se puede enviudar. No creo en el “amor Hollywood”, como dice un amigo, creo en el amor que desea el bien y la felicidad de los otros y que difícilmente termina cuando termina el deseo de estar juntos. Cuando una pareja se separa, lo ideal es que cada cual pueda recomenzar un proyecto de vida, y quizás la ley debería contemplar este aspecto. Aunque creo que, en general, la ley no proteje a las personas en su derecho a tener un proyecto de vida, no se.
Qué tema dificil!
Saludos también!

Dejar un Comentario

Es necesario identificarse para introducir un comentario, para lo que puedes utilizar cualquier de los sistemas que te presentamos a continuación.

Español / English


Últimos Tweets