Mis lectores saben muy bien que no soy una persona religiosa. No creo en un Dios creador y todopoderoso, pero si entiendo que haya personas que crean en él de esa manera y que busquen llegar a Dios a través de intermediarios, ya sean curas, imanes o rabinos. Lo que no puedo entender es cómo alguna de estas personas, en este caso un cura, Christian Von Wernich, una persona en teoría mucho más cercana a Dios y a lo que éste transmite a través del nuevo testamento, un mensaje supuestamente de amor, participó tan activamente en la represión durante el Proceso de Reorganización Nacional que dejó 30.000 muertos y desaparecidos en Argentina, entre ellos mi primo hermano David Horacio Varsavsky.

Christian von Wernich nació en Concordia (una ciudad ubicada en la provincia argentina de Entre Rios, para mis lectores no argentinos) en 1938 y se ordenó en 1976, el mismo año en el que Jorge Rafael Videla y la Junta Militar llevaron a cabo el golpe de estado. En ese entonces el jefe de la policía bonaerense, Ramón Camps (otro represor que en 1986 fue condenado a 25 años de prisión por hallarlo culpable de 73 casos de tormentos seguidos de asesinatos, luego fue indultado en 1990 por Carlos Menem y que finalmente falleció en 1994) lo nombró oficial para que pudiera desempeñarse como capellán de la policia bonaerense.

Von Wernich, si bien ya había declarado como imputado en el juicio a la Junta Militar de 1985, fue sentenciado a cadena perpetua esta semana por su participación en delitos de lesa humanidad que incluyen 7 homicidios, y 31 secuestros seguidos de tortura en los centros de detención clandestinos Puesto Vasco, Coti Martínez y el Pozo, todos ellos ubicados en la provincia de Buenos Aires.

Personalmente, estoy muy contento con este fallo no solo porque de alguna manera siento que hace, al menos, un poquito de justicia con mi primo David, sino porque espero que los familiares de los asesinados y torturados por este cura (entre los que se encuentra mi buen amigo Javier Timerman, hijo de Jacobo Timerman, quien fue secuestrado y torturado por Von Wernich) encuentren algo de paz con este fallo.

Ahora creo que es el turno de la Iglesia de dar un mensaje claro respecto respecto de este tema. No solo tiene que explicar por qué como institución apañó a un cura que ya había declarado en el juicio a las Juntas en calidad de acusado de encubrir torturas y desapariciones. Lo apañó de manera tal que entre 1996 y 2003, año en que fue detenido, Von Vernich ejerció como párroco en El Quisco, una localidad veraniega de Chile, donde se escondió bajo una falsa identidad y se hacía llamar Christian González. Las explicaciones de la Iglesia en este sentido son pobres, evasivas, y giran en torno a que en realidad no se escondía porque nunca fue condenado.

Ahora si fue sentenciado y a cadena perpetua. Pero hasta el momento solo hubo una disculpa pública de su superior, el obispo y monje benedictino Martín de Elizalde, ya que Von Wernich nunca ha pedido disculpas públicas durante el juicio, pero tanto de Elizalde como la cúpula de la Iglesia Católica Argentina evitaron explayarse sobre las sanciones al cura. Esto es particularmente grave e importante, dado que la iglesia tiene sus propias leyes que se rigen por el derecho canónico, y hasta que no sea sancionado se da la absurda situación por la cual Von Wernich puede dar misa y ejercer de cura en la cárcel donde va a pasar el resto de sus días.

Quiero finalmente aportar desde mi blog, más allá de este post, mi granito de arena como recordatorio constante de por qué personajes como Von Wernich deben estar en la cárcel, sea en Argentina como en cualquier parte del mundo. Es por eso que comparto con vosotros algunas de las frases vertidas por los testigos que declararon en su contra y que dejan en claro el horror que se vivía durante la dictadura y las atrocidades cometidas por Von Wernich.

Julio Alberto Emmed, policía

“En la Brigada nos esperaba el padre Christian Von Wernich, quien había hablado y bendecido a los ex subversivos y les había hecho una despedida en la misma Brigada. En el coche donde iba yo se encontraba el padre. Yo debía dar el golpe que adormecería a la persona pero no logré desvanecer al joven y Giménez sacó la pistola reglamentaria. Cuando el NN vio el arma se precipitó contra ella y se entabló una lucha. Le descargué varios golpes en la cabeza con la culata de mi arma. Se produjeron varias heridas y sangró abundantemente, tanto que el cura, el chofer y los dos que íbamos al lado quedamos manchados. Se descendió a los tres cuerpos de los ex subversivos que en ese momento estaban vivos. Los tiraron a los tres sobre el pasto, el médico (Jorge Bergés) les aplicó dos inyecciones a cada uno, directamente en el corazón, con un líquido rojizo que era veneno. Fuimos a asearnos y cambiarnos de ropa porque estábamos manchados de sangre. El padre Von Wernich me habló de una forma especial por la impresión que me había causado lo ocurrido. Me dijo que lo que habíamos hecho era necesario, que era un acto patriótico y que Dios sabía que era para bien del país”.

Luis Velasco, quien estuvo secuestrado en la Comisaría Quinta de La Plata.

“Héctor Baratti le preguntó qué tenía que pagar su hija, que tenía días. El sacerdote le respondió que su hija pagaba por lo que habían hecho sus padres”.

Héctor Ballent, ex funcionario bonaerense y detenido en el centro clandestino de El Pozo

“Nos decía: ustedes tendrían que hablar, así no los castigan más, ante lo cual yo lo increpé y le pregunté cómo un ministro de la Iglesia aceptaba que nos castigaran y por qué no sacaba esto a la luz; no me contestó y se fue”.

Elena Taybo de Pettiná, madre de Rodolfo Pettiná (desaparecido)

“En oportunidad Von Wernich me dijo que no siguiera insistiendo porque me podía pasar algo, lo que fue una velada amenaza. Después me mandó una carta pidiendo que rezara”.

Héctor Timmerman, Cónsul argentino en Nueva York e hijo de Jacobo Timerman (torturado)

“Cuando mi padre era torturado, tenía los ojos vendados. A veces, la venda se caía cuando él saltaba por efecto de la electricidad. Así reconoció a tres personas: Ramón Camps, el médico de la policía Jorge Bergés y el sacerdote Von Wernich….Lo ataban a una cama; le ponían agua sobre el cuerpo; le aplicaban picana en la boca, en los genitales y, a veces, en el ano. Durante los dos años y medio de cautiverio nunca fue acusado de ningún delito. Fue torturado, humillado, violado. Finalmente, se lo expulsó del país y se le quitó la ciudadanía. Ellos dijeron que no merecía ser argentino”.

Actualización: el siguiente es un mensaje que recibí de mi amigo Javier Timerman, hijo de Jacobo y hermano de Héctor.

Queridos amigos: Ayer fue un dia historico. La justicia argentina en un fallo ejemplar y contundente. Concdeno a un cura repressor y asesino a pasar el resto de sus dias en la carcel. Es muy dificil describir lo que fue escuchar las palabras del juez y saber que finalmente , este cura baniado de sangre, este genocida que tormento a mi padre y a muchos otros recibio la condena por la que tanta gente lucho durante tantos anios. Desde ayer , los argentinos tenemos un pais mejor , un pais mas democratico , un pais mas justo. . Aun falta muchisimo , aun hay miles de personas buscando el paradero de sus seres queridos , aun hay miles de personas tratando de rehacer sus vidas marcadas para siempre por la tortura , la carcel , el exilio , el terror. Que este sea el comienzo para que todos los asesinos , civiles y militares , todos aquellos que colaboraron con el terrorismo de estado recorran el mismo camino que Cristian Federico Von Wernich , un juicio justo , la carcel y la condena de la sociedad toda.

Un abrazo

Javier Timerman.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Emmanuel en Octubre 13, 2007  · 

Mariano en Octubre 13, 2007  · 

Francisco en Octubre 13, 2007  · 

Ron en Octubre 13, 2007  · 

JozB en Octubre 13, 2007  · 

Virginia en Octubre 13, 2007  · 

xl en Octubre 13, 2007  · 

Jorge en Octubre 13, 2007  · 

Teresita en Octubre 13, 2007  · 

Gonzalo en Octubre 13, 2007  · 

Margarito en Octubre 13, 2007  · 

Martin Varsavsky en Octubre 13, 2007  · 

emanuel en Octubre 13, 2007  · 

Ernesto en Octubre 13, 2007  · 

pepito en Octubre 13, 2007  · 

Helga en Octubre 13, 2007  · 

Marcelo Levit en Octubre 13, 2007  · 

El Argentino Justiciero en Octubre 13, 2007  · 

patitofe0 en Octubre 13, 2007  · 

patitofe0 en Octubre 14, 2007  · 

nadie en Octubre 14, 2007  · 

Emmanuel en Octubre 14, 2007  · 

Yo en Octubre 14, 2007  · 

Nacho en Octubre 14, 2007  · 

Juan Navidad en Octubre 14, 2007  · 

Jorge en Octubre 14, 2007  · 

Mariano en Octubre 14, 2007  · 

Ibexnoticias en Octubre 14, 2007  · 

alex en Octubre 14, 2007  · 

Patria Libertad en Octubre 15, 2007  · 

nestormarino en Octubre 15, 2007  · 

Fernando López de Ayala en Octubre 15, 2007  · 

javier de sabadell en Octubre 15, 2007  · 

Fernando en Octubre 15, 2007  · 

patitofe0 en Octubre 15, 2007  · 

ana en Octubre 16, 2007  · 

ana en Octubre 16, 2007  · 

ana en Octubre 16, 2007  · 

javier de sabadell en Octubre 16, 2007  · 

willdom en Octubre 16, 2007  · 

Roberto en Octubre 16, 2007  · 

Virginia en Octubre 16, 2007  · 

Virginia en Octubre 16, 2007  · 

Marcelo Levit en Octubre 16, 2007  · 

Martin Varsavsky en Octubre 17, 2007  · 

Margarito en Octubre 17, 2007  · 

Grac en Octubre 17, 2007  · 

Margarito en Octubre 17, 2007  · 

Grac en Octubre 17, 2007  · 

Silvana en Octubre 17, 2007  · 

Margarito en Octubre 17, 2007  · 

Juance de Uruguay en Octubre 18, 2007  · 

Grac en Octubre 18, 2007  · 

javier de sabadell en Octubre 18, 2007  · 

Silvana en Octubre 18, 2007  · 

alex en Octubre 18, 2007  · 

patitofe0 en Octubre 19, 2007  · 

malena en Octubre 19, 2007  · 

Silvana en Octubre 19, 2007  · 

malena en Octubre 19, 2007  · 

Jano en Octubre 20, 2007  · 

Patricia Campbell en Octubre 20, 2007  · 

ana en Octubre 21, 2007  · 

alex en Octubre 21, 2007  · 

Silvana en Octubre 22, 2007  · 

Martin Varsavsky en Octubre 31, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets