Nací en Argentina y de adolescente iba mucho de vacaciones a Brasil. Ahora de adulto vivo en España y frecuentemente voy de visita a Portugal. Estos cuatro países son de los más hermosos del mundo, cada uno a su manera. Pero hay una gran diferencia. Los argentinos y los brasileros frecuentemente nos enamoramos.

Muchos de mis amigos y yo tuvimos nuestras primeras aventuras amorosas en Brasil. El interés de las brasileras por los argentinos cuando yo era adolescente era enorme y el nuestro por ellas igual, y así se producían frecuentes relaciones, amores de vacaciones. Nos gustaba todo de Brasil, las mujeres, la marcha, la naturaleza, la música. En pocos días de estar ahí aprendíamos portugues, nos entendíamos, amábamos la cultura local en todas sus expresiones…bailábamos. Y el interés era recíproco, los brasileros estudiaban castellano en el colegio, querían venir a la Argentina, especialmente a Bariloche –a la que llamaban Brasiloche– sin ofender a nadie, porque ellos tenían las mejores playas y nosotros la nieve. Fiesta en la nieve, fiesta en la playa.

Fast forward a la relación entre España y Portugal y el contraste es triste. En Portugal me hablan en inglés, es como si el español les molestara. Cuando yo como argentino trato de decir que el castellano y en portugues son casi el mismo idioma, cosa que me parece bastante cierta, si contrasto el castellano y el portugues con el inglés, o alemán, parece que ofendiera pese a que no creo que haya más de 1000 palabras de uso corriente que sean totalmente diferentes entre el portugués y el castellano.

Los españoles en su mayoría simplemente ignoran a Portugal, un hermoso país vecino, casi abrazado por España. Nosotros teníamos que ir 3000 km desde Buenos Aires para llegar a Río de Janeiro, una distancia parecida a la que existe entre Madrid e Istanbul, y lo hacíamos contentos. Considerábamos a Brasil un país vecino y hermano. Los españoles tienen a Portugal pegado y simplemente la ignoran. Lo mismo los portugueses a los españoles.

¿Conclusión? Los latinoamericanos seremos bastante desastre en muchas cosas, tendremos una enorme pobreza injustificada en nuestros países y seremos mucho más desorganizados, pero por suerte hay una enfermedad que no tenemos y es la de un alto nivel de nacionalismo que hunde la curiosidad, el romance y lo transforma en desprecio. Los brasileros y los argentinos competimos en fútbol y hacemos chistes los unos de los otros, pero al final, para decirlo de una manera sencilla, follamos, nos enamoramos y follamos. Muchos amigas y amigos míos fueron a Brasil y volvieron enamorados, y es en esos romances que se establecen las mejores relaciones culturales.

Ya escribí un post en el que digo que la religión en la política produce resultados muy negativos. Creo que lo mismo ocurre cuando el nacionalismo va de algo positivo, estar contento con tu cultura, a algo negativo, perder interés en la cultura de los demás o peor, creer que los extranjeros son menos. Personalmente, no veo grandes diferencia entre portugueses, castellanos y catalanes. Sólo veo unas pequeñas diferencias idiomáticas que con solo un mes de estudio se superan para poder comunicarse (no digo para hablar bien, pero digo para comunicarse). Y si hay diferencias, como las que hay entre Argentina y Brasil, ¿no es mejor encontrarlas para enamorarse y no para pelearse? ¿Como sería la relación entre los portugueses y los españoles si los primeros encuentros entre jóvenes de estos pueblos fueran romances, como muchas veces lo es entre brasileros y argentinos?

Si, lo sé, muchos en España y Portugal dirán que tengo una visión muy “sudamericana” de las cosas, pero en este caso sudamericano es bueno porque los mismos portugueses y españoles, que ignoran a sus vecinos, van tanto a Brasil como Argentina y vuelven enamorados. Algo pasa, ¿no?

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

darkglam en noviembre 29, 2006  · 

darkglam en noviembre 29, 2006  · 

saizen en noviembre 29, 2006  · 

Jose en noviembre 29, 2006  · 

FedericoX en noviembre 29, 2006  · 

Carlos en noviembre 30, 2006  · 

Laser15 en noviembre 30, 2006  · 

Juan Navidad en noviembre 30, 2006  · 

josemaria en noviembre 30, 2006  · 

davidp en noviembre 30, 2006  · 

Alex en noviembre 30, 2006  · 

Edu en noviembre 30, 2006  · 

X en noviembre 30, 2006  · 

Manuel en noviembre 30, 2006  · 

XL en noviembre 30, 2006  · 

yeye en noviembre 30, 2006  · 

Anónimo en noviembre 30, 2006  · 

Leonardo en noviembre 30, 2006  · 

jchichom en noviembre 30, 2006  · 

mint en noviembre 30, 2006  · 

Galleguayo en noviembre 30, 2006  · 

Malele en noviembre 30, 2006  · 

El Bambi en diciembre 1, 2006  · 

libero en diciembre 1, 2006  · 

Martin Varsavsky en diciembre 1, 2006  · 

Martin Varsavsky en diciembre 1, 2006  · 

Martin Varsavsky en diciembre 1, 2006  · 

Galleguayo en diciembre 1, 2006  · 

J.A. en diciembre 1, 2006  · 

Anónimo en diciembre 1, 2006  · 

María Teresa en diciembre 1, 2006  · 

Anónimo en diciembre 6, 2006  · 

juan en diciembre 29, 2006  · 

andrea en enero 5, 2007  · 

andre2 en enero 5, 2007  · 

ALEX en enero 20, 2007  · 

sma en enero 26, 2007  · 

rodrigo diaz en febrero 27, 2007  · 

DURÁN en marzo 2, 2007  · 

Eduardo en julio 16, 2007  · 

Antía en agosto 11, 2007  · 

Sergio en octubre 11, 2007  · 

Eliseu en noviembre 20, 2007  · 

mariaaaa en enero 30, 2008  · 

Augusto en agosto 24, 2008  · 

fernanda en noviembre 16, 2008  · 

rodrigo en abril 14, 2009  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets