Conocí a Angeles Espinosa hace bastantes años. Aunque muchas veces no comparto su opinión, este relato sobre el ojo por ojo en Irán me parece excelente. Además es una persona increiblemente valiente. La ley del Talión es como una concepción diferente de la justicia, la justicia como venganza. Creo que en el mundo existen tres tipos de entendimientos sobre lo que es la justicia: la europea, que es la justicia como reeducación; la norteamericana: la justicia como castigo, y la islámica: la justicia como venganza. Me quedo con la nuestra, aunque sé que a veces produce enormes injusticias. Un buen ejemplo es la de el caso de el violento que le dejan salir de la cárcel para visitar a su novia y la mata, casi lo consigue con su ex esposa y hiere gravemente a unos vecinos. Ese tipo no tendría que haber salido nunca de la cárcel.

Termino con este increible relato:

Sentenciado a la ceguera con ácido

Un tribunal iraní ha condenado a un hombre que dejó ciega a una mujer al arrojarle ácido a la cara a perder la vista de la misma forma. La sentencia, que puede recurrirse, se ha pronunciado a instancias de la víctima, quien durante dos años fue tratada en España de las graves quemaduras que sufrió.

Según la prensa iraní, Majid Movahedí, de 27 años, atacó con ácido a Ameneh Bahramí en noviembre de 2004, cuando la muchacha, a la que conocía de la universidad, rechazó su propuesta de matrimonio. “Quería que fuera mía para siempre”, justificó el agresor, que no mostró arrepentimiento.

“Sólo pido que el culpable corra la misma suerte que yo”, manifestó por su parte Bahramí ante el tribunal. Aunque los cirujanos españoles lograron reconstruir su rostro, la mujer perdió la vista. Si la condena se ejecuta, Movahedí recibirá 20 gotas de ácido en los ojos porque a su víctima le parece “salvaje” que le arrojen el líquido corrosivo como él se lo hizo a ella.

La justicia iraní, basada en la sharía o ley islámica, aplica la pena del talión en los casos de daños físicos intencionados y a instancias de la víctima, que puede perdonar el castigo a cambio de una compensación económica.

Las organizaciones de derechos humanos iraníes denuncian a menudo la crueldad de estas penas, que en los últimos años se han hecho más frecuentes. El sábado, el Tribunal Supremo suspendió una nueva condena a lapidación pronunciada pocos días antes por un juez de Shiraz.

Lo que yo me pregunto en un caso así es quien es el empleado del gobierno iraní que tiene que ponerle las 20 gotas de ácido en el ojo, ¿o es alguien de la familia de la víctima?. Es como el trabajo de verdugo; ¿quién puede hacer ese trabajo, ya sea en USA, China, o Irán y volver a casa a cenar con su familia?.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

pepe-1=JOSÉ LUIS LA (A) en Diciembre 1, 2008  · 

pepe-1=JOSÉ LUIS LA (A) en Diciembre 1, 2008  · 

XL en Diciembre 1, 2008  · 

Nacho en Diciembre 1, 2008  · 

KC en Diciembre 1, 2008  · 

XL en Diciembre 1, 2008  · 

Ron en Diciembre 1, 2008  · 

Nacho en Diciembre 1, 2008  · 

Victor en Diciembre 2, 2008  · 

XL en Diciembre 2, 2008  · 

XL en Diciembre 2, 2008  · 

Marcos en Diciembre 3, 2008  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets