Ahora parece que Spitzer, el fiscal que llegó a gobernador del Estado de New York, encarcelando prostitutas, le gustaba pagar por sexo y lo cogieron (en el sentido español de la palabra) cojiendo (en el sentido argentino de la palabra). Lo que me pregunto es por qué es tan frecuente que este tipo de gente moralista como los fiscales o los curas (en USA la iglesia católica pagó el año pasado $675 millones en daños a los niños víctimas de curas pederastras) termina frecuentemente siendo practicantes de lo que persiguen.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

nadie en Marzo 12, 2008  · 

Jose Benegas en Marzo 12, 2008  · 

ana en Marzo 12, 2008  · 

ana en Marzo 12, 2008  · 

Nacho C. en Marzo 12, 2008  · 

pavoreal en Marzo 12, 2008  · 

simon en Marzo 12, 2008  · 

jose en Marzo 12, 2008  · 

Patricia Campbell en Marzo 12, 2008  · 

Rodolfo Llanos en Marzo 13, 2008  · 

Galleguayo en Marzo 13, 2008  · 

fer en Marzo 13, 2008  · 

Gustavo Puy en Marzo 13, 2008  · 

Fernando López de Ayala en Marzo 13, 2008  · 

ana en Marzo 13, 2008  · 

ana en Marzo 13, 2008  · 

ana en Marzo 13, 2008  · 

Matías en Marzo 13, 2008  · 

ana en Marzo 13, 2008  · 

Yehuda Leví en Marzo 13, 2008  · 

Rondamon en Marzo 13, 2008  · 

ana en Marzo 14, 2008  · 

ana en Marzo 14, 2008  · 

Diego Armando en Marzo 14, 2008  · 

swaption en Marzo 16, 2008  · 

Mariana en Marzo 21, 2008  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets