Estoy fascinado con un start up llamado 23andMe que ha lanzado en Mountain View, California, mi amiga Anne Wojcicki. El objetivo de 23andMe es crear una enorme base de datos de genes humanos y realizar todo tipo de tareas interesantes con ese conocimiento a nivel personal y colectivo.

Probablemente, la mejor analogía para describir a 23andMe es “un Technorati de la genética humana”. Pero, ¿cómo funciona en este caso el buscador? ¿Cómo se aplica el concepto de búsqueda a la genética humana si los seres humanos no somos buscables? Bueno, aunque los seres humanos no somos arañables si podemos pinguear (no tengo ni idea como decir estas cosas en castellano, crawl que es lo que hace Google y ping es lo que hace Technorati). En el caso de 23andMe la clave es conseguir que cada persona envíe su mapa genético a la base de datos.

El procedimiento es el siguiente: 23andMe suministra a sus clientes un kit para análisis de saliva. Una vez procesada la muestra, 23andMe construye desde la misma un mapa genético del donantes y entrega le los resultados a través de su sitio seguro en Internet. Además los mete en la base de datos que puede ser anónima o no según opción del usuario (tal como es hoy nuestra presencia en internet, con nick o nombre real).

Lo sorprendente es que este servicio no es tan caro como uno podría suponer. Si bien el primer genoma humano fue secuenciado tras años de trabajo y una inversión de miles de millones de dólares, 23andMe va a analizar los genes de un individuo por 1.000 U$D. Parece que la genética tiene su propia ley de Moore y que lo que costó miles de millones siete años atrás hoy cuesta cinco mil veces menos: por el precio de un ordenador portátil o laptop podemos conocer nuestro mapa genético. Si, se que $1000 dólares son mil dólares pero hoy en día bastante gente está gastando más que eso cuando nacen sus hijos para guardar células madre congeladas. Si se hace esto opino que muchos querrán mapear genéticamente a sus bebés o lo querrán hacer de adultos.

Pero, ¿por qué querríamos ser mapeados? Hay muchas razones. La primera es la búsqueda de uno mismo. ¿quién no ha googleado su nombre? Entonces, si nos gusta saber qué dicen de nosotros los demás, ¿por qué no querríamos saber qué dice sobre nosotros nuestro propio código genético? Además, dado el desarrollo continuo de la ciencia y la medicina es interesante estar informado sobre las novedades que conciernen a nuestros genes. Si hoy en día tenemos alertas sobre noticias sobre nosotros en Google también podríamos tener alertas sobre nuestros genes, de otra gente que los comparte, o de descubrimientos relacionados a esos genes.

El segundo motivo para querer tener un mapa genético es la genealogía. Googleando mi apellido logré contactarme con parientes lejanos y como resultado todos armamos la Varsanet, la red de los Varsavskys en Internet (cuyo sitio ahora estoy recuperando). Aplicando la misma analogía las búsquedas genéticas nos servirían para encontrar parientes genéticos.

Por último, y creo que en el fondo lo más importante, existe una razón altruista para contribuir con 23andMe. La creación masiva de información genética que combina genotipos y fenotipos va a facilitar el trabajo de los investigadores en la búsqueda de las determinantes genéticas de muchas enfermedades y condiciones hereditarias. Estas van a llevar en un futuro, quizás no muy cercano a terapias genéticas.

Conclusión, 23andMe es como la web 2.0, el contenido generado por el usuario, salvo que en esta instancia el contenido generado por el usuario son….sus genes y de ahí en más todo lo que se puede hacer con ellos. Por ahora 23andMe es un proyecto, una empresa en sus comienzos que está tomando gente tanto del campo de la biología como el de la informática y en la que puede ser que invierta.

Sigue a Martin Varsavsky en Twitter: twitter.com/martinvars

Sin Comentarios

Jorge en Febrero 3, 2007  · 

jovialiste en Febrero 3, 2007  · 

Mario Alvarez en Febrero 3, 2007  · 

warren en Febrero 3, 2007  · 

Ron en Febrero 3, 2007  · 

bosco en Febrero 5, 2007  · 

Gadiel Tavarez en Febrero 6, 2007  · 

Dejar un Comentario

Español / English


Suscribirse al boletín por e-mail:
Últimos Tweets